El tío Lucas – Ahora me toca a mí

lucas tio

Ya pasado dos semanas atrás había sido desflorado por Lucas, quién a pesar del dolor de la primera vez, ya me estaba acostumbrando y me excitaba mucho imaginar su verga en mi culo. Cediendo ahora con bastante facilidad a sus deseos y dejándome coger casi a diario, Lucas se enfiebraba cada vez más con mi culo, que debo recordar que para tener 17 estaba bastante grande, paradito, formadito, parecía de una jovencita y generaba envidias; imaginen, blanquito, juvenil, fresco, inocente y casi cerradito aún, pues la verga de mi ahora macho no era tan grande como para partirme en dos cuando me rellenaba de leche.

Por las noches tomaba mi bicicleta y recorría 1klm aproximadamente hasta nuestro nido de amor, un lugarcito al fondo de casa de mi tio político Lucas, dónde parece haber recreado perfectamente un hotel. En el suelo, sobre periódicos, en un lugar amplio y cubierto alrededor de monte. ya se, no es de lo más romántico, pero era lo que había, e importaba mucho el clima que por ser de noche era bastante fresco y las estrellas y la luna formaban parte esencial de aquel espectáculo de dos cuerpos maravillosos dándose placer.

Como comenté en la primera parte de éste relato, mi tío político Lucas tenía un cuerpo exquisito como para comerselo, típico de un hombre heterosexual de 28-30 años, su piel tostada y su pecho poblado hacía contraste perfecto con mi rubia tes, y su verga oscurita parecía una salchicha cada vez que pasaba entre mis nalgas, que ya podía atrapar, tal cual un perro caliente. Su cara de morboso al ir sumergiendo con mayor intensidad su verga en mi rojito hueco le generaba desconcierto, me tenía ensartado cada que él quería.

Mi cuerpo debió generarle mayor deseo aún cuando uno de esos días me pide que lo coja. No sabía que decirle, yo había sido su puta por ese corto tiempo, pero me acostumbré a sentir su leche caliente y a como se derretía con mis nalgas mientras las devoraba o nalgeaba, y ahora cambiaríamos la escena.

Yo nunca había cogido así que pensé en que no sería mayor problema, total, el único inconveniente sería que para esa edad yo ya tenía mi verga bastante formada, aunque no me había crecido del todo, podía suponer ya mediría unos 16cm y bastante gruesa y cabezona; y si mi tío la provaba seguro lo iba a desgarrar, tal como él me desgarró con sus escasos 11-12cm. Mi sorpresa fué que de inmediato me atrapó la verga entre sus labios, era la primera mamada que me daban en la vida, aún lo recuerdo y me excito de sólo imaginarme mi cara de puberto, mientras Lucas me arrancaba gemidos con cada lenguatazo; mi verga quería estallar y me daba una cosquilla increíble revuelta con un no se qué en la panza que era fascinante, supongo que así empecé a sentir mis primeras mamadas, la saliva que cubría mi verga deslizaba a la perfección sus labios hasta la pelvis, y lograba rozar mis suaves y juveniles vellos con su nariz; de rodillas, acostado, de lado y en tantas posiciones más me la tragó para excitarme al máximo, aunque no hacía falta tanto trabajo, yo lo dejaba que gozara, pues esa boca había despertado otro tipo de deseo y cada vez me convencía más de que sí debía cogerlo, que debía darle mi verga como quería. Recuerdo sólo mirar hacia arriba, al cielo estrellado y que por mi mente pasara un dulce: Dios, que rico!!! Ésto es lo máximo! Cómo no se me ocurrió ponerlo a tragar pinga antes!??!!??

Cuando sintió que ya quería bañarle la boca se la sacó para evitar mi eyaculación, y se puso de perrito dándome la espalda. Sus piernas grandes, gruesas y peludas, ese culo fuerte, redondo y sin un pelito, su espalda grande, formada, definida como sus brazos y el resto de su cuerpo, era la mejor escena que pude pesenciar, ni en una porno había visto tal majestuosidad de cuerpo y de hombre.

Sólo lo veía cuando de reojo echaba su mirada hacia atrás, y unos casi llorosos ojos de placer se ponían chinitos para observar como le habría el culo con mi lengua, como le perforaba el cerradito hoyito con cada embestida, como le mordía, chupaba, mamaba cada espacio de su culote y testículos.Con sus manos me ayudaba y lo habría más, separando sus nalgas al tope, como para darle mayor cavidad a mi lengua, pero era imposible, o por lo menos eso sentía.

Mojó uno de sus dedos y lo introdujo de a poquito en su culo con bastante saliva, dirigió con sus manos mi verga aún durísima hasta su culo y así de perrito, en pompas fue pasando cada pedazo de mi verga por su culo, cuando percato ya la tenia toda hasta los huevos.Creo que me dolió más a mí que a él; mi tío no puso mayor resistencia, su culo cedió con facilidad, tanto que ya lo embestía torpemente de adelanta hacia atrás, lo veo tomar su verga y empezar a complacerse, eso hacían los gays de las películas que yo veía mientras los cogían.Mi tío no era ningún inocente por ese culo, por todas sus características ya Lucas había comido buenas vergas, quizá aún más grandes que la mía.:0

Que delicia!, que culo más rico!, era lo que pensaba mientras lo tomaba de sus formados hombros y le ensartaba toda mi verga con fuerza, ya no sentia mi pipe tan presionado, se movía con destreza hacia cada lado de ese hueco que hacían que Lucas se retorciera.Siento que no tardé mucho más de 15 minutos de goce, cuando empiezo a venirme en ese rico culo, le avisé de mi llegada, a lo que él se incorporó con bruscos movimientos hacia atrás para vaciarme por completo, en segundos había descargado como 5 chorros de leche fresca en el agujero de mi puto tío que rápidamente se autocomplació para eyacular sobre el periódico del suelo unos 6 o 7 chorros bastante espesos, la presión que ejercía con su culo en mi verga con cada chorro, fue lo que me hizo contarlas.

Desde ese día mi verga ya no era la misma, había provado los placeres más grandes, un perfecto culo para comer y coger, quién pensaría que desde allí los culos se volverían mi debilidad más grande.Ese fué el inicio de todas las veces que gozamos Lucas y yo, ya más de 10 años y nadie sabe que mi tío es una putica, aún de vez en cuando me lo cogo y él a mí, aunque ya tengo como tres años que no lo pruebo, creo que no se nos ha dado el momento.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

14 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por MarianoKing

El rey del incesto y la pedofilia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *