EL VIAJERO

Pensé que esta seria otra cita infructuosa de las muchas que había concretado por medio de Internet, incluso me excedí al pedirle a mi nuevo amigo me comprara unas medias rojas y unas sandalias de plataforma de cristal como las que usan las bailarinas.

Platicamos tan solo treinta minutos él viajaría de la ciudad de México a mi ciudad por cuestiones de trabajo, por lo regulara ese tipo de citas nunca tienen un fin más que virtual, por eso hasta platicamos que tomaríamos una botella de Moet, puedo decir que en particular no me gusta el sexo virtual pero como ya era tarde y saldría del trabajo se me hizo buena idea platicar con el desconocido.

En realidad no llegamos a charlar de cuestiones eróticas virtuales ya que él de inmediato rompió el anonimato al mostrar su cara por web cam, y estar entusiasmado con el hecho de tener una cita, así que no pretendí más que ser honesto al ver su sinceridad, y le hice llegar un juego de mis fotografías vestido y maquillado de mujer, claro que estas tienen más de una posición erótica ya que su finalidad son mostrarme cual soy cuando me transformo, así también le di los pormenores de quien soy para que no esperara más de un encuentro, tratando así de persuadirlo a sus intenciones.

En vez de que él decidiera no formalizar la cita sucedió todo lo contrario, por eso me atreví a pedir más diciéndole que la ropa que compraría la usaría para él, y hasta Moet comentó comprar para pasarla bien.

Al día siguiente incluso se me había olvidado que debíamos ponernos de acuerdo para la cita hasta que se conectó en internet y me dijo que estaba listo para la cita y que contaba con todo lo requerido, así quedamos de vernos para nuestro encuentro.

Esperé el momento del encuentro ya teniamos comunicación por que habíamos intercambiado números telefónicos, salí de darme baño, claro está que ya había escogido la ropa que me pondría y no sabía si llegaría con lo acordado, es más no sabia si llegaría, miré mi teléfono y vi un mensaje de él a lo cual regresé la llamada, acordamos el punto de reunión y nos encontramos en el sitio.

De antemano los nervios nos abordaron pues no sabíamos a que nos exponíamos por la calentura de nuestros instintos sexuales, pero estábamos puntuales, caminamos un poco y charlamos hasta llegar a mi casa, ya dentro se relajó un poco al igual que yo y tomamos unos vasos con agua a falta del tan mencionado Moet.

Pasamos de inmediato a la recámara para que iniciara mi transformación, la realidad de las cosas es que siendo dos personas con cierto nivel de educación y cultura, tomamos las cosas con calma y cierto respeto, así me desnudé y él hacia lo mismo para quedar en un bóxer entallado el cual dibujaba un bulto de buen tamaño, yo por consiguiente me puse una tanga de hilo dental negra escondiendo mi bulto que de manera ágil queda como si no existiera tal cosa.

Se recostó en la cama mientras me ponía las medias negras transparentes, así me puse mi peluca, y coloque mis zapatillas, para ponerme de pie y ajustar las ligas a las medias, le pedí ayuda para cerrar el cierre del minivestido gris que dejaba ver por completo lo largo de mis piernas y la comisura de mis nalgas, accidentalmente y en beneficio para los dos se me cayó uno de los aretes al piso el cual recogí sin doblar las rodillas y así el vestido mostrara lo que él quería ver, terminé de ponerme los accesorios, y un poco de maquillaje para invitarlo a sentarnos un rato en la sala.

Esto fue con el fin de que pasáramos de la realidad a la fantasía y dejara salir un poco de lo que Sandra Lety le podría brindar, la plática se tornó amena y su relajación me indicó que era el momento de actuar al tratar de acercar su pie a mi pie.

La puta que hay en mi quería tener en sus manos ese bulto de buen tamaño, y le comente que era h

ora que esta putita sé tenia que poner a trabajar así que lo tome con mi mano, él lo ofreció sin dificultad y puso una de sus manos en mi pierna, como trate de quitar su bóxer, el se incorporo para quitárselo y así liberar su herramienta, acaricie rápidamente su miembro y sin dejarlo sentar me puse de pie para invitarlo a pasar mejor a la recamara, mientras caminaba frente a el, Sandra Lety sabia que traía tras de si a un hombre desnudo siguiéndola y mirándole el culo.

Llegamos a la recámara y él se recostó boca arriba acariciando su pene ya desnudo mostrándomelo, retándome a tomarlo y ofreciéndomelo sabiendo que mi mirada se clavaba en el, sin quitar ni una sola de las prendas que adornaban mi cuerpo me subí a gatas a la cama por en medio de sus piernas obligándolo a abrirlas cada ve más, así acerqué mi boca para brindarle humedad y calor a ese miembro que iniciaba su despertar.

Un gemido de placer salió de su pecho, la hinchazón súbita de su virilidad me indico su excitación, el susurro de sus labios al indicarme que no lo rapara con mis dientes mientras lo succionaba me indico que es de los hombres con una sensibilidad extrema en su caramelo, de esta manera traté de suavizar en extremo la caricia con el fin de que gozara el macho que tenia a mi entera disposición.

Lo succioné, lo lamí, lo acaricié, pasé mi lengua por sus testículos mientras lo masturbaba, así también restregué su herramienta en mi cara mientras mi lengua lo envolvía, tenia ya la dureza requerida, pero sentía que no había encontrado al animal que existía dentro de ese semental, así que seguí con mi tratamiento debía llevarlo a sentir que el era el dueño de la situación, que entrara en la fantasía sexual, que entendiera su cerebro que no era un hombre quien lo acariciaba, que entendiera que era su puta quien lo gozaba.

El movimiento de uno de sus pies por en medio de mis piernas me indicó que iniciaba el despertar de mi macho, sobo mi entrepierna con el empeine de su pie, yo curvé mi cadera para restregarme en él y así sentir como llegaba hasta mi trasero su pie y de regreso con el clásico movimiento de mete y saca, él me sujetó de mi cabeza para poder mover su herramienta en mi boca que no soltaba su chupón, fue cuando acerqué en un movimiento rápido mis caderas hacia donde sus manos me alcanzaran.

Trató de masturbarme como es común en un hombre al buscar una vagina, y senti como su concentración se perdió por un instante, así que saqué su pene de mi boca para decirle que no era necesario que me masturbara, que si me acerqué es para que tocara y mirara a su putita mamarlo, una sonrisa salió de él y ese creo yo fue el detonante para sacar a quien sabía tenia dentro.

Sus manos recorrieron mi cuerpo, me tomó de las nalgas, jugueteo con ellas, me apretó los muslos con sus manos, me dio un par de nalgadas sonoras, hurgó entre mis nalgas buscando mi ano tratando de mover la tanga de su lugar, otras nalgadas más para después amasarlas y pellizcarlas, con un movimiento brusco me alejó su pene de mi boca, sabia que el tigre había despertado.

Sujetándome para que no me moviera de lugar ni posición, sujetó de una de mis piernas y así acercó su cara a mi trasero, para morderlo, lamerlo nalguearlo y estrujarlo, me giró de mi posición en cuatro puntos para recostarme boca arriba, después abrió mis piernas para morder mis muslos, en una caricia desesperada y suave a la vez, entendí claramente que esa parte le gustaba demasiado así que lo dejé hasta que el quedara satisfecho claro está que trataba de ayudarle con mis movimientos para que tuviera fácil acceso a donde quisiera llegar, ya que se hartó de morder y chupar mis muslos, se incorporó para bajarme el vestido y salieran las tetillas de este, y se recostó sobre mi, para morder, chupar y pellizcar mis pechos, mientras su pené se restregaba en un recoveco que encontró entre mi muslo y mi entrepierna.

Se separó de mí para incorporarse y ordenarme me sentara al filo de la cama con mis piernas abiertas y le mamara sus tetillas, cosa que hice sin chistar, tomándolo de la cintura y pasando mis manos por sus velludas nalgas, mientras él restregaba su pené en mi pecho, me hizo para atrás y me recostó para tomar mis piernas y abrirlas y así acariciar mis muslos una ve

z más, se acostó sobre de mi haciendo que mis piernas se abrieran a más no poder incluso pensé que me penetraría de esa forma ya que su virilidad la sentía restregándose en mi vientre, y su boca en una de mis tetas.

Nuevamente se separó y me dijo que me quitara la tanga pues ya era momento de penetrarme si es que quería, yo me incorporé y le extendí un condón, quité mis sandalias, liberé las ligas de las medias y quité mi tanga, tomé un poco de gel para lubricarme mientras él se ponía el preservativo.

Me di cuenta que su erección había disminuido un poco cuando unte gel en el, y comentó que no me entraría aquella herramienta, yo le dije que si, me puse a la orilla de la cama abierta de piernas y él trato de penetrarme, pero requeríamos dureza así que intenté girarme para darle un poco de sexo oral y su piel se erizó un poco, así que me quitó mi caramelo de la boca y me giró diciendo haz lo que te diga.

Unos golpecitos de su pene en mi ano, el restregar del tronco sobre mis nalgas, hicieron que me indicara que me recostara boca abajo, con él junto a mí, forzándome a cargarlo mientras nos recostábamos, no entendí, pero al sentir su pene en medio de mis nalgas comprendí que pasaría, así que junté mis piernas y él abrió las suyas para abrazar las mías, sus manos me tomaron de la cintura para levantarla y se inició la masturbación más rica con mis nalgas mientras rozaba mi ano con el tronco de su pene hasta hacerlo arder.

No me importó tener todo el peso de él en mi, yo paraba más las nalgas para sentir repegándome a su ingle y pene, él se restregaba en mi apretando mis piernas con las suyas y mis nalgas con sus manos, fue un instante de fricción fuerte y sublime, su vellosidad en mi piel rozando mis nalgas depiladas, el nylon de las medias entre nuestras piernas, los embates a un ritmo cadencioso generaron ese rico placer.

Sus palabras fueron todo lo que se escuchó antes de un gemido de mi parte, dijo: ya tienes el culo que arde puta, ahora si vas a comer verga, se ve que te encanta, yo digo que no entra, pero igual te la voy a dar, y jalándome hacia él para quedar al filo de la cama con mi culo a su disposición y pulsante, la dejó ir.

Claro está que ya la quería sentir por lo que yo también me enfilé hacia atrás, los primeros mete y saca fueron con cautela después de la primer estocada, pero la excitación ya era suficiente, la piel se hacia sonar por la manera fuerte de la penetración y el rechinar de la cama indicaba el ritmo de la acción, fueron momentos de éxtasis para los dos, las palabras que destacaban fueron halagadoras como, el que rico aprietas mami, me encanta tu culo, y por mi parte es tuyo bebe gózalo cógeme, úsame.

Todo llega a su fin y el deleite rompió en el clímax, de una súbita estocada, su cuerpo se torno acalambrado, sinónimo de su triunfo, pero se quedó quieto así tras de mí, traté de moverme y la fuerza de sus manos me indicaron quedarme quieta con las piernas abiertas en cuatro puntos, sus manos en mi cadera y su pené en mi interior, la escena de ver mis medias a medio muslo una y en la rodilla la otra y ver sus piernas desnudas y velludas relegadas a las mías semidesnudas y depiladas, hicieron que de mi espina dorsal recorriera una corriente eléctrica directa a mi orificio el cual se encontraba con el intruso dentro, aflojé y apreté para verificar la existencia, él empujó más aún, lo que hizo que se resbalara mis piernas sobre la tela de las medias y mi cama, con las plantas de mis pies acaricié sus pantorrillas, solo para verificar que tan puta era, no pude más, llevé una de mis manos a mí pene que estaba estallando de placer, él al sentir mi orgasmo, me dio más dosis de arremetidas, a sabiendas que con eso me dejaría un recuerdo inolvidable.

La despedida fue rápida pues ya lo esperaba un taxi para llevarlo de regreso a su hotel.

Autor: Closetgdl closetgdl (arroba) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

2 Comentarios

Dejar un comentario
  1. soy quien escribió este y los relatos que en su momento publique todos ellos están firmados como closetgdl (arroba) hotmail.com, el por que los firme así es por que en aquel entonces no podía firmar con mi correo, la cuenta de correo aun la tengo activa o se pueden dirigir a la que deje en los datos, todos mis relatos que en total deben ser 12 los firme igual.
    saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *