EMPUTECIDA Y SUMISA I I

¡Comparte!

A la mañana siguiente me levanté tarde con mucho dolor de cabeza, por mi falta de costumbre de beber copas y fumar, no me encontraba bien, me fui al baño y me miré al espejo, tenía ojeras de dormir poco y los excesos, pero mi cara era distinta esa mañana, mostraba una satisfacción plena, y mientras me duchaba empecé a tocarme pensando en Rober, en como me había tratado, en el polvo que me echó, y en lo atractivo que era.

Realmente era un hombre, no como mis compañeros de facultad de mi edad, o mi novio, me sentí culpable por ponerle los cuernos, y aunque Rober al principio del polvo me forzó, realmente a mí me gustó, por eso luego le busqué por la disco para hablar e intercambiar mails y así mantener el contacto.

Era sábado y por la noche salí con Miguel al cine, pero yo no podía dejar de pensar en Rober y me mojaba las braguitas, Miguel me notó rara, no estaba con él, mi mente estaba con Rober.

En los días siguientes no tuve noticias suyas, ni por mail, ni en mi móvil, pasó el siguiente fin de semana, salí con mi novio, lo normal y yo estaba desesperada por saber algo de Rober, así que me decidí a mandarle un mail el lunes lo más sugerente posible, y esto fue lo que le escribí:

Hola Rober, soy Vanesa, espero que te acuerdes de mí, soy la chica que conociste hace 10 días en tu disco, la mojigata ¿te acuerdas? Bueno no soy tan mojigata, creo que eso en parte lo comprobaste, me encantaría volver a verte, y te prometo vestir más sexy.

Bueno a lo mejor no te apetece, me imagino que conoces chicas con más edad o con más experiencia, y que te atraigan más físicamente, pero creo que yo no estoy mal, y podría cambiar algunas cosas si tu quisieras, las chicas podemos adaptarnos a los cambios de imagen.

Un besazo, Vane.

Pasaron varios días yo miraba el mail a todas horas y nada, pensé que claro una niñata como yo no le ponía, y recordé las cosas que me dijo, que parecía una cría que me veía gorda que tenía poco pecho, y como se reía por como tosía al fumar los cigarros que me dio.

El sábado por fin me mando un mail, y esto me escribió, fue bastante correcto, no me lo esperaba, quizás al responderme por la mañana fuera del ambiente de la disco, su carácter cambiaba.

Que tal Vane? Si claro que me acuerdo de ti, la universitaria que nunca había roto un plato, y había sido muy buena hasta que me conoció.

Veo que me quieres volver a ver no? Pásate el jueves por la disco, hay menos lío y podremos estar más tranquilos, además ¿No querrás quedar el sábado no? ¿Qué diría tu novio no?, ja, ja …… vete a eso de las 11.

P.S: No me gustan las niñas buenas

Me encantó su mail, al menos no me había olvidado, y además había complicidad. En cierta forma, me daba miedo ir el jueves a verle, no era habitual que yo saliera los jueves por la noche, a ver que decía en casa, y tenia muy claro que si iba tendría que ir sexy, para que al menos viera que no era una mojigata.

Le respondí el sábado por la tarde diciendo que iría a verle y a tomar algo. Entonces ya empecé a prepararme, para el encuentro.

El domingo me compré tabaco, pensé que si me ofrecía y me ponía a fumar tosiendo como una tonta cortaría el rollo, así que me propuse fumar 5 cigarros todos los días hasta el jueves, a escondidas claro, pero quería acostumbrarme, me costó pero el miércoles ya fumaba sin toser y tragando el humo.

En cuanto a la ropa, tenía que ir sexy, así que me compré un wonderbra negro para ganar una talla (el decía que tenía poco pecho con mi 85-90), unas braguitas negras (no me puse tanga, porque por mi peso de entonces no me sentaban sexys) y un pantalón vaquero ajustado pero no bajo de caderas, para disimular tripita. Me puse un suéter rojo ajustado marcando pecho con escote pronunciado, y cortito para que se me viera algo del vientre. Gracias al Wonderbra, el pecho se me quedaba subido y con el efecto del escote parec&iacu

te;a una 90 de verdad.

El jueves por la mañana estaba súper nerviosa, como tenía clase en horario de tarde, le conté a mi madre que pasaría la noche en casa de una amiga preparando un examen, así podría no volver a casa hasta el viernes por la noche después de la clase del día siguiente.

Por la tarde en clase no me concentraba, iba vestida ya como comenté antes, sexy pero sin maquillar todavía, y no pude evitarlo y en los cambios de clase me tenía que encender un cigarro por los nervios, noté que me relajaba, los compañeros se sorprendieron mucho de verme fumando con tantas ganas, yo que siempre les echaba la charla por el pestazo de tabaco a los que fumaban, les conté que es que estaba nerviosa por los exámenes.

Los chicos de la clase me miraban embobados, y mis amigas muy extrañadas por mi comportamiento, claro mis Amigas eran las más conservadoras, con las chicas que vestían como iba yo ese día o enseñando el tanga yo no me juntaba.

Cuando terminaron las clases, me fui a los baños a pintarme, bastante maquillada, con los labios en rojo, y sombra en los ojos, las uñas ya las llevaba pintadas en rojo de casa. El pelo lo llevaba suelto rizadito hasta los hombros.

Me cogí el coche y me fui a la zona de la disco poniéndome a cenar algo en un bar, para hacer tiempo hasta las 11.

A las 11 entré en la disco y me puse a buscar a Rober con la mirada hasta que le vi, me acerqué, y me dio un beso en la boca poniéndome la mano en el culo, luego nos fuimos a tomar una copa a la barra. Y estuvimos charlando.

Vaya Vane hoy te veo más sexy, ¿no me digas que es por mí? Ja, ja …..

Normalmente visto sexy, lo que pasa que el otro día no me paré a pensar que me ponía – me ofreció un cigarro mientras hablábamos -.

Ya no toses cuando fumas, ja, ja ….. parece que te vas haciendo ya una niña mala ¿no?.

Es que había dejado de fumar unos meses, pero el otro día al ofrecerme tu me he vuelto a enganchar – empezó a reírse, porque sabía que estaba fumando para satisfacerle – mira de hecho llevo tabaco en el bolso.

Seguimos hablando un rato, luego bailamos, no parábamos de tomar copas y fumar, a las 2 AM, nos fuimos a su casa, yo estaba bastante colocada, por las copas y porque llevaba muy pocos días fumando.

En el coche no paró de meterme mano, y en el ascensor nos besamos metiendo lengua a tope. Luego nada mas llegar empezamos a quitarnos la ropa, empezó él por quitarme el suéter, y me miró a las tetas, con el Wonderbra puesto, noté que le gustó, luego empezó a quitarme los vaqueros despacio, fue dulce me besó, y ya en ropa interior me dijo que si adelgazaba estaría muy buena.

Luego me dijo que le desnudara a él, me dio morbo nunca había desnudado yo a mi novio antes de hacerlo, siempre lo hacíamos a oscuras, le quitaba la ropa un poco nerviosa por lo que estaba muy patosa, el se reía.

Cuando le desabroché los pantalones y los deje caer, me puso de rodillas y me dijo que se la mamara. No me lo pensé, con lo del otro día ya le había perdido miedo a eso, una vez de rodillas, le bajé el bóxer, y empecé a cumplir las instrucciones que me daba, para hacerlo bien.

Se reía por mi inexperiencia, y me decía que mientras mamaba que le mirara a la cara todo el tiempo.

Me indicó que le lamiera los testículos, un rato manteniendo la verga sujeta con una mano. Después tuve que pasar la lengua desde los testículos hasta el prepucio lentamente, y luego empezar a mamársela rápido moviendo la cabeza arriba y abajo.

Aquí fue cuando me di cuenta del tamaño de su polla, unos 20 cm y muy gruesa, por eso me hizo daño el día del polvo en la disco hasta que me dilató bien. Se me cansaba la boca de abrirla tanto mientras mamaba, por lo que para descansar le pajeaba arriba y abajo también de vez en cuando, mirándole a la cara y sonriendo. No me podía creer que estuviera haciendo eso a un tío.

Cuando notó que bajaba la intensidad me agarró la cabeza, y se puede decir que empezó a follarme la boca, diciéndome que la relajara que si no sería peor. Me daban arcadas pero al final ya me iba adaptando a dejarle sitio.

Mientras se la mamaba, también me dijo que con la mano que tenía libre estuviera todo el tiempo masturbándome que me quería mojadita. Me sentí sucia pero muy excitada.

Cuando ve&iacute

;a que iba a correrse en mi boca, paró, me subió a la cama y poniéndose encima me abrió las piernas y me penetro por el coño, aunque estaba muy mojada, le volvió a costar, y al principio me dolió.

Por favor, Roberto ponte un condón que me puedo embarazar.

Joder cría de mierda le cortas el rollo a cualquiera, toma pastillas joder!!!!, si es lo que pasa por no joder con mujeres.

Pues a ver si te enteras yo siempre te joderé sin condón, o sea que si no eres gilipollas y quieres que nos sigamos viendo toma pastillas.

Por favor no te corras dentro, de verdad que empezaré a tomar pastillas – Me puse a llorar -.

Y ahora te pones a llorar, joder, me gusta tu coñito por lo apretadito que lo tienes, me da mucho gusto, si nos seguimos viendo no te preocupes que el día que folles con otro, como yo te lo habré dilatado no sentirás nada, ja, ja ….. Joder no sigas llorando, ya me salgo del coño. Pero yo me voy a correr dentro de ti descuida.

Se fue al baño y vino con un tarro rojo, me di cuenta que era vaselina, me puso a 4 patas poniéndose detrás de mí, empezó a untarme vaselina en el culo, metiendo los dedos. También se untó en la polla.

Rober ¿Qué vas a hacer?.

Desvirgarte el culito, el coño casi te lo he desvirgado yo, porque la polla de tu novio debe ser una mierda de pequeña, aunque no me he podido correr dentro, y el culo te lo voy a desvirgar ahora, reina.

Por favor, me vas a destrozar, nunca he practicado sexo anal.

No te preocupes mira te estoy metiendo los dedos, poco a poco con la vaselina y te van entrando. Con mi polla será igual iré poquito a poquito, se buena mi reina – por primera vez me hablaba con cariño y eso me tranquilizó -.

Después de un rato de dilatarme con sus dedos y lubricar bien, culo y polla, empezó a penetrarme, poco a poco, según iba avanzando me iba doliendo horrores, casi me desmayo, y sangré bastante, a el le dio igual empezó un mete y saca, con el culo ya roto entraba y salía con fuerza, yo mentiría si eso me dio placer, sufría lo indecible, pero me daba morbo lo que me hacía, el entregarme a un hombre de esa forma me ponía.

En mis fantasías soñaba que me lo hacían así, o incluso con violaciones, quizás siempre me puso el someterme al hombre, pero nunca encontré a uno tan chulo como Roberto.

Después de 15 minutos mas o menos, se corrió dentro de mi culo, que tenía una mezcla de sangre y semen.

Rober se fue al baño a lavarse, el pene que estaba con mi sangre, y luego yo, casi no podía andar, me di una ducha, y me miré en el espejo poniéndome de espaldas, el ano lo tenía súper dilatado, y con restos de sangre, me lavé bien en el bidet. El coño igual muy dilatado, pero no me dolía, supongo porque la penetración vaginal es más normal.

Realmente no tuve un orgasmo esa noche, pero disfruté mucho, porque me sentía utilizada por un hombre, que ni si quiera se había preocupado por mi placer, antes de salir del baño me tuve que masturbar, para alcanzar el orgasmo.

Me fui a la habitación toda desnuda, y Rober me encendió un cigarro, me acarició la cabeza y me dio un beso, diciéndome que me porté bien, pero que tendría que cambiar, charlamos un poco mientras fumábamos en la cama.

En el mail me comentabas que no te importaría cambiar algunas cosas en tu imagen por lo que te dije el otro día ¿no? De que no eras nada sexy para mí.

Sí, las chicas ya sabes que podemos cambiar de imagen, con sólo tocar el pelo, la ropa, etc ….. ¿Cómo te gustan las chicas?

Pues la verdad que me ponen las tías muy pijas, es decir, tipo niñas de tu edad que van con pantalones bajos de caderas o minis bajas, enseñando tanga, con la tripa al aire, con tops, etc … también me ponen los piercing, en las chicas, al menos uno en la cara, en labios, mentón o nariz, y en el ombligo, también los tatoos, sobre el trasero o la tripa, y por supuesto teñidas de rubia con el pelo liso cortado a capas.

Claro yo la verdad no cumplo nada de esas cosas.

Me gustan las niñas de tu edad que van ya de mujeres con esas pintas que te digo, con el móvil y el paquete de tabaco en la mano, y en cuanto al físico muy delgadas al estilo de las modelos, pero con mucho pecho.

Claro a mí para sentarme bien esa ropa tendría que adelgazar. Nunca he hecho dieta, pero no te

preocupes si me pongo perderé kilos seguro, como las chicas de mi clase.

Además por favor depílate el coño, me gustan del todo rasurados como el de una niña.

Muchas de las cosas que te gustan las puedo hacer Rober, no es problema, no es tan raro que las chicas de mi edad vayan así, mis padres pensarán que es una moda aunque no les gustará. Pero mi novio claro se extrañará un montón, por mi cambio, creo que debería romper con él si estoy contigo.

No, no quiero que rompas con él, mira cielo, conmigo estarás cuando yo quiera, y si haces las cosas que te pido, de momento los fines de semana no quedaremos, ya hablaremos por mail, sigue con tu novio, aunque eso sí, se puta con él, muy pija y caprichosa, caliéntale pero que no te folle, que al final sea él el que te deje preciosa. Quiero que tontees con los chicos, de tu edad, para que seas consciente de lo que una mujer puede hacer con su cuerpo, y si te lías con otros mejor.

Yo le escuchaba, y bueno sabía que lo que me pedía me traería problemas con mis padres, y lo de mi novio, pues era lo mejor, forzar que me dejara, después de los cuernos que le había puesto.

Después nos dormimos.

FIN

Se agradecen comentarios.

Autor: Corsarionegro corsarionegroesp (arroba) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.