En el cine

Os cuento lo último que me ha pasado o mejor dicho que me he buscado.

Hola a todos. Ya me conocéis. Mi nombre es Ángel y ya publiqué otro relato en esta sección. Os cuento lo último que me ha pasado o mejor dicho que me he buscado. El pasado día 26 de julio me levanté muy caliente, llevaba dos días sin follar ni masturbarme. Me duché y mientras lo hacía me recreaba tocándome mucho la picha, la cual estaba muy mojadita y con unas ganas tremendas de lanzar una buena descarga de lechita muy rica y espesa. No estaba muy decidido a salir esa mañana pero o salía a buscar marcha o me la tenía que hacer yo solo, así que me decidí a coger mi coche e irme a buscar con quien me la podía hacer. Al principio pensé en irme al centro de la capital, ya sabéis que soy de Valencia (España) y darme una vuelta por el barrio chino para encontrar a una mujer que me hiciera un francés, pero al final y pudiendo más mis ganas de ver un buen pene en erección, me dirigí a un cine xxx en el que siempre hay por las cercanías tíos enormes de color supongo que para contactar. Era la primera vez que iba a ese cine y la curiosidad podía mucho esa mañana. Aparqué bien el coche y me di algún paseo cerca de la entrada. Eran las 10.30 de la mañana y un tío de color, al pasar yo por su lado, me susurró algo que no logré entender, pero mis deseos de marcha y mi curiosidad hicieron que le dijera con voz algo tímida ¿como dices?.El tío que me preguntó ¿quieres que hagamos algo?.Yo dudé por un momento ,solo un instante, y le dije, sígueme por favor guardando algo de distancia. Llegué a mi coche y le abrí la puerta de al lado, para que subiera y la verdad que quedé impresionado por lo enorme que me parecía ese hombre. Era joven, me dijo que tenía 32 años .No pude resistir mirarle su bragueta. Se le marcaba mucho la forma de su rabo. Prometia ser descomunal. Él era de trato muy sencillo y agradable y me preguntó que era lo que deseaba hacer. Le pregunté cuanto cobraba, pero él sin ninguna otra intención que pasar un buen rato, me dijo que le pagara lo que deseara, que él no era profesional de esto ,aunque si le ayudaba un poco económicamente mejor, me lo agradecería. Le dije que me apetecía vérsela y tocársela hasta regalarle una buenísima corrida y el me dijo que de acuerdo. Le di 30 euros ,lo cual agradeció y enseguida empezó a abrirse el pantalón. Yo estaba empezando a tocarme del gusto que suponía me daría tocar aquel pollón. Se la sacó toda de una sacudida, y a mí al ver el tamaño se me hizo la boca agua y mi pilila también claro. Se la cogí en mis manos recreándome para mirarla muy bien y detenidamente al tiempo que le hacia halagos por tan tremendo pene. Le dije que era muy macho y que era la primera vez que estaba con alguien así. Debía medirle 28 centímetros. Era auténticamente de película y de las buenas. Además hacía que me sintiera a gusto con él; era extremadamente agradable estar a su lado. Me sentía muy cómodo y estoy seguro que él también. Me dijo que me sacara mi pene y se lo ofrecí enseguida para que me lo viera encantado. No se podía comparar en tamaño, pero noté que le encantó mi forma tan cachonda. Le dio mucho morbo, y empezó a tocarme de forma que me excité muchísimo. Me la tocaba dando sacudiditas muy rápidas y muy suaves. Era como si sabía como tratármela para darme el máximo gustito. Me dijo algo que me puso a mil:¡te invito a que me chupes sin límite de tiempo, todo el tiempo que tú quieras!.Creía que me moría del gustazo tan tremendo que me iba a dar y enseguida me incliné para amorrarme a su enorme rabo. No me cabía casi ni su capullo en la boca, lo miré ,como dándole las gracias por aquel regalo y succioné de forma que él suspiraba como un auténtico guarro por el gusto que le estaba dando. El me apretaba de gusto tanto mi picha como los huevos con su enorme mano y me sentía suyo a pesar de estar gozando como nunca de aquel tío tan macho. Le estaba pidiendo que descargara toda su leche mientras se la chupaba más y más deprisa. No me separé de su poya aun cuando noté que se le venía toda la leche. Sentí unos deseos irrefrenables de tragarme toda aquella leche y no hice

nada por evitarlo. Me estuvo riquísima y era muy espesa. Estoy corriéndome de recordar aquello. El se bebió también la mía a continuación. Lo siento no puedo seguir. Me corro. Escribirme..

Autor: josexxx113

josexxx113 ( arroba ) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Relatos Marqueze

Ahora ya puedes tener tu perfil de usuario en Relatos Eróticos Marqueze.

Puedes poner una descripción sobre tí y tus gustos, mostrar tu nombre, tu foto y tu correo públicamente para que otros usuarios de la web puedan ponerse en contacto contigo.

Un saludo, El Equipo de editores de Marqueze.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *