EN LA CAMA CON MI ACTOR FAVORITO.

cama actor

¡Comparte!

 

Me llamo Alejandra tengo 19 años y hoy es un día muy especial para mí, Fernando Cirilo, un actor de telenovelas en mi país, ira esta noche a mi casa…y espero conocerlo de una manera muy íntima.

Fernando es mi actor favorito en las telenovelas, tiene 35 años. Es sumamente atractivo y tiene fama de mujeriego…como anhelaría ser una de sus conquistas!…es un papacito, a mí que me conquiste cuando quiera!.

Para mi fortuna conoció a mi madre, y gracias a eso vendrá hoy a nuestra casa. Mi madre se llama Astrid, y ya está en sus 43 años, mamá trabaja como maquilladora en sets de novelas y dramatizados, y por primera vez le toco laborar en una telenovela donde Fernando actúa.

Mamá a pesar de su edad madura, es una mujer atractiva y seductora, llegando incluso a ser desvergonzada en mi humilde opinión…la verdad yo no me quedo atrás y saque esos aspectos negativos de mamá…ahora mismo tengo un novio, pero esta noche con la visita de Fernando estoy sola y sin compromiso.

A diferencia de mí, ella tiene dos enormes armas en el pecho….y sabe cómo usarlas para atraer machos, y es que aunque mamá ya tiene algo de relleno extra en la cintura, sigue siendo muy atractiva, y con tremendas tetonas, no desaprovecha la oportunidad de usar escotes reveladores…los tipos caen por montones ante Astrid…de hecho así fue como engatusó a papá…el único problema es que mamá después de casada siguió usando sus armas con otros hombres, y a papá no le gustó compartirla y se divorciaron…De eso ya 10 años.

Esta noche no habría nadie en casa, somos 3 hermanos, David el mayor ya está casado y vive aparte, Simón el segundo, estudia en la universidad como yo, pero los fines de semana se queda en casa de su novia…ya saben a hacer que…En fin el punto es que estaba sola con mamá y esperaba fuera una maravillosa noche con Fernando Cirilo.

Deben saber que ya antes mamá y yo hemos compartido hombre, a pesar de su molestia, en ocasiones entro en su cuarto y me uno a la fiesta, mamá lo tolera, claro que luego del show me regaña…Pero cuando tiene un hombre bien bueno y no quiere intromisiones coloca seguro en la puerta prohibiéndome le acceso; Pero hoy podré entrar…le deje claro desde que me informó de su acercamiento con Fernando, que adoro a ese actor, es mi ídolo y como sea debo estar con él…ella entendió y estuvo de acuerdo con que fuera participe de aquel festín con el actor.

Me preparo con mi mejor ropa interior, la más diminuta, deseo dejarlo boquiabierto con un baby doll rojo y un fino maquillaje, quiero impactarlo…anhelo que mamá nos deje solitos un rato, luego de ella tener su ración de pene jajaja.

Pero mamá me engañó!, había jurado que me compartiría un poco de Fernando, pero cuando los escuche entrar baje a la sala a toda prisa, solo para encontrarme que de inmediato entraron al cuarto…de una vez iban a hacerlo…ni siquiera pude verlo!…fui al cuarto de mamá y lo encontré con seguro…mamá me negaba el acceso…quería a Fernando para gozarlo a sus anchas.

Me sentí traicionada. Mamá lo quería para ella sola…que mala madre resultó ser!.

Me quede en baby doll afuera de la puerta, ni siquiera pude saludar a Fernando…Pensé en tocar la puerta, pero no me atreví, pues ¿qué pensaría Fernando al verme pidiendo dormir con él junto a mi propia madre?, eso me dejaría como una cualquiera ante sus ojos… y mamá ya había expuesto su claro deseo de estar a solas con él.

Pude escuchar como mamá gemía de la culiada que le daba mi actor favorito….tenían la luz encendida, se veía por la ranura inferior de la puerta…a mamá le gustaba fornicar viendo lo que tocaba; No soporte mucho escucharla gemir como una loca y me fui a la cocina, un tarro de helado de chocolate estaba a mi merced y me desahogue devorándolo. No recuerdo que paso pero tanto chocolate me dio mareo, así que apoye la cabeza en la mesa dela cocina y me dormité.

Cuando reaccione había pasado más de una hora, regrese a la entrada del cuarto y pude escuchar que seguían destrozando la cama, el ruido de las tuercas sin aceitar era repetitivo y molesto…

…Un rato después cesaron los embates, la cama dejo de hacer ese molesto sonido y vi que apagaron la luz, por fin habían terminado, estaba tan molesta que toque la puerta para reclamarle a mamá.

Finalmente abrió!, salió desnuda como si nada preguntado que quería,  casi me puso sus enormes tetas en la cara, note sus pezones erectos y húmedos, estaban ensalivados…de seguro casi ahogó con sus melones a Fernando, y este no paro de pasarle la lengua como bebe hambriento.

Desvergonzadamente se tocaba su coño peludo, como si algo le diera comezón, de seguro ese montos de pelos le incomodaba otra vez después de fornicar, y es que a pesar de mi insistencia para que se afeitara como yo, mamá prefería mantener sus partes peludas, según ella así le gustaba más a los hombres, peluda como es natural…pues que siga tocándose su tarántula porque estaba enojadísima con ella.

Le reclamé por dejarme fuera del cuarto:

  • La señora de la casa al fin quedó satisfecha de una buena polla?

Respondió con una pasividad:

  • Ay hija perdóname, pero es que está muy bueno.

–    Me engañaste mamá…lo querías para ti sola!.

–    Hija perdón, pero es que yo también soy su admiradora.

–   Pero si tú nunca vez sus telenovelas! no me vengas con eso!…

–   Soy en secreto fanática de Fernando, nunca te lo había dicho…créeme mi amor.

Era una excusa que ya tenía pensada desde que decidió no darme participación. Era una justificación muy rebuscada y la verdad mamá nunca fue buena mintiendo de frente, se notaba que tenía poca inteligencia e imaginación para la mentira…por eso mismo papá siempre le pillo las infidelidades…su cerebro no le daba para más…claro solo en eso, porque para seducir y hacer mañas ahí sí que es lista…ahí era toda una Albert Einstein!.

Pero era inútil seguir discutiendo, tenía una esperanza de aun poder estar con Fernando y quise aprovecharla, no perdería el tiempo con mi señora madre, y su mala excusa…esa traidora!

  • Déjame entrar un rato.

Mamá seguía tocándose abajo, y metiendo dos de sus dedos en el coño, comenzó a sacarse la leche que Fernando le había dejado guardadita.

La regañé:

  • Mamá vez a lavarte!…ve al baño de mi cuarto y por Dios, no regreses hasta que amanezca.

Me reclamo por darle órdenes, pero sintiendo por fin algo de culpa pareció obedecer, más lo que dijo a continuación me enfado:

  • Perdóname hija pero no sé si Fernando pueda cumplirte, aunque quien sabe, no es un hombre cualquiera… pero de todas formas lo deje muy satisfecho…y para serte sincera esta fue la quinta vez que me lo echó adentro.

Mamá siguió sacándose leche del coño.

  • Vaya, me lleno toda!.

Le recrimine enseguida:

–    Mamá no es justo!, tu sabias lo que me gusta Fernando.

–    Perdón hija, no pude evitar desfogarme con él…y ahora que recuerdo bien, no fueron 5 fueron 6…porque antes de coger se la chupé y se vino en mi boca…si, fueron 6 en total.

–    Mamá se la mamaste?  Y te tragaste su jugo de macho? …No!,  yo quería hacerle eso!

–    Alejandra no fue mi intención, se la chupe un ratico para encenderlo y que me la metiera, pero el insistió en que siguiera y que le recibiera su carga de leche, él quería echarlo en mi boca y no puede negármele.

  • Mamá 6 veces!…me lo dejaste seco!

Mi madre se disculpó de nuevo y tomó camino a mi baño, decidí entrar y tentar a Fernando, esperaba que aun tuviera algo para mi…lo excitaría a como fuese lugar.

Entre en la oscuridad de la habitación y me deslicé bajo las sabanas, enseguida le bese el pecho fornido, estaba tan excitada de poder tocarlo, sus pectorales eran famosos en las telenovelas, cuando se quitaba la camisa en una escena el rating femenino subía.

Lleve una mano a su verga buscando despertarla. El tocaba mi cadera y espalda…con suavidad palpó mi piel, sus dedos me hacían cosquillas.

  • Quien eres tú?

Supo que no era mamá, de seguro por mi menor peso y voluptuosidad.

  • Soy Alejandra, la hija.
  • Y que haces aquí muchachita?…quieres lo mismo que tu madre?
  • Claro que si…para que sepas, a diferencia de ella yo si soy tu admiradora Fernando…he visto todas tus novelas…y hoy se cumple mi sueño de estar a tu lado.
  • Qué bueno es saber eso.

Me acaricio con una mano de arriba a abajo, me acerque a su rostro y le bese. A pesar de la oscuridad alcance a verle sonreír, detallo mi cara y dijo:

  • Pero que en esta casa solo hay bellezas?

Me halago su comentario, me subí por completo sobre él y lo besé de lengua, respondió a mi caricia, de repente me tocó el trasero.

  • Vaya que culito más parado y lindo tienes aquí.

No tengo un enorme culo gordo como el de mi madre, pero mis nalgas son paradas por naturaleza, y las he trabajado en el gimnasio otorgándole una dureza sin igual…

Comenzó a apretar mis nalgas con decisión, me sorprendió sentir su pene crecer rápidamente…Fernando me olía el cuello y mientras más caricias me daba, más le crecía la verga…hasta que se volvió un grueso y duro garrote…

…Al parecer le gustaba estar ante carne joven!, el nuevo menú lo revitalizó…se veía enérgico y muy viril, casi un veinteañero a pesar de sus 35; Me mordí los labios de la excitación ante lo que me vendría de parte de mi actor favorito.

De pronto me sorprendió quitándome de encima suyo, me puso con rudeza sobre la cama y enseguida se me subió…me dio un beso, y durante este me penetro!, el beso calló mis quejidos de sorpresa y dolor…tenía el pene grueso, y aun no estaba tan húmeda para recibir semejante tamaño.

  • Oh qué coño tan apretadito…adoro los coños jóvenes.

Eso sí me hizo sentir apreciada, y viniendo de mi actor favorito me elevo la autoestima al máximo, mi vagina pronto se empapo sin ningún movimiento de Fernando. Él no se movía para nada, quería sentir mi coño un rato.

  • Te gusta lo que tienes dentro?
  • Si, lo adoro…tienes todo un garrote.

Lleve una mano a su área baja y le palpé las huevas…me asombro lo grandes que eran, me entusiasmé aún más!…con esos huevones, era seguro que Fernando tenía una gran virilidad, no solo demostrándolo con mi madre sino ahora conmigo…y de igual manera, en esos huevos debía tener bastante leche para darme a mí también…no importaba que le hubiera dado 6 corridas a mamá, yo también recibiría una ración de esperma.

Fernando comenzó a bombear con buen ritmo…era un gran macho, cada embate de su cadera me generaba jadeos y sentía como los fluidos de mi coño salían en abundancia…

  • Oh Fernando dame más duro!
  • Como ordene la niña de la casa.

Un nuevo embate y sentí su verga en el fondo de mi vagina, apenas podía corresponder a la fuerza de sus empujes, el redujo la frecuencia para gozarme toda, ahí aproveche para con las uñas rascarle los huevos…le fascinó el contacto y redujo aún más la velocidad de penetración.

  • Como sobas de rico mis bolas.
  • A todos les gusta eso.

Pasó un rato y deje de tocarle, fue la señal para volver a darme con todo.

Mientras nuestras lenguas se entrelazaban me entraba con fuerza, tuve que dejar de besarlo para respirar mejor….el jadeo era imparable, comenzó a sudar del esfuerzo, y yo no me quedaba atrás.

Era delicioso su pene entrando y saliendo…a veces lo sacaba bastante, para meterlo entonces con más fuerza.

  • Chúpame las tetas!

Enseguida sentí dientes apretando levemente mis pezones, los estiraba un poco…me gustaba que fuera rudo con mis pechos.

Pero no duro mucho en sus caricias porque redobló las energías de su bombeo…Así terminé ante que él….las contracciones de mi vagina me llevaron al cielo…mis gemidos eran intensos y se escuchaban fuera de la habitación…Fernando aceleró más por un instante y se corrió!

Lo bese mientras sentía su leche inundar mi coño…tardo bastante corriéndose…que papacito era Fernando Cirilo!.

Tras terminar, la inactividad no fue larga, al poco tiempo estaba dedicada a su verga, chupándosela, Fernando solo gozaba sintiendo como le hacía elevar de nuevo el pene…mi lengua degustaba las últimas gotas de semen de su glande, con lengüetazos largos y lentos recorría el tronco de su polla…para luego hacer circulitos de lengua contra el frenillo de su prepucio…

…No descuide sus pelotas, llenándolas con todas las caricias del mundo…le complació.

  • Siii, bésame las bolas!.

La verga una vez más estaba dura y caliente, y se senté en ella, comencé a cabalgarlo, y ahora era él quien jadeaba a montones.

Mientras con el coño me comía su verga, comencé a masajear mis pechos…De repente, sentí un nuevo orgasmo que me dejó sentada sobre su polla…En medio de los espasmos, él me remataba con bravíos movimientos de su pelvis, ampliando mi placer….mis jugos se escurrieron por su polla empapándosela.

  • No pares querida…aún tengo leche para darte.

Fue una orden que me complació cumplir, y a pesar de la debilidad de mis piernas, retomé lentamente mi ritmo restregándosela.

La pelvis de Fernando aceleró sus empujes y cerró los ojos…

…Estaba por venirse y dijo que me levantara, le obedecí y Fernando se puso en pie…con una mano se jalaba la verga y con la otra me hizo arrodillar, acercó su polla a mi cara y se corrió. Sentí su leche calientita en mis mejillas abrí la boca y un chorro entró, lo deguste con pasión…pero faltaba más corrida, los envíos de Fernando terminaron en mi cuello y tetas.

…Él estaba exhausto y se sentó, descansando contra la cabecera de la cama…por mi parte restregaba su leche alrededor de mis pechos, y degustaba los dedos manchados de su líquido viril.

Por fin se fue calmando mi respiración…Busque la sábana y me limpié la leche de las tetas con ella… Fernando me pidió uno más y lo complacería…me puso boca abajo, y empezó a restregar su vergota entre mis nalgas.

  • Que duras nalgas!…tu mamá tiene el culo grande, pero no se lo metí…
  • Y me lo meterás a mí?

Lo invite a tomar mi culo, lo moví un poco de adelante a atrás haciendo que con su restregar, el miembro se fuera acomodando más y más profundo entre mis nalgas.

  • Tu culo duro es irresistible…te lo voy a meter por atrás! Y te va a gustar muchachita!!.
  • Si…dame por el culo.

No se lo tuve que pedir de nuevo, cuando me separó las nalgas, apunto a mi ano y entró así nada más!.

Sentí como me enterró el glande, lance un grito confundido con gemido del goce…no me dio respiro clavándomela entera, sentí sus huevos chocar contra mis nalgas…y empezó el mete y saca, mi intestino vacío desde el mediodía ahora lo sentía lleno…no de caca, sino de su carne viril. Era delicioso, mi recto estaba siendo barrido por dentro con su polla; Estaba súper caliente, y empujaba el culo hacia atrás con cada embestida de su verga…así la sentía más honda…Fernando jadeaba, y cada choque de mis firmes nalgas contra su pelvis y bolas, le aceleraban la respiración…Vaya que era un macho al que le gustaba en exceso el ano femenino… y le estaba dando el mayor de sus placeres.

Casi me la metía con rabia…parecía un animal…y me estaba haciendo enloquecer.

  • Oh Dios!
  • Te voy a hacer cagar mi leche!
  • Siiiii!!, Échamela toda dentro para cagarla!

Obviamente no quería cagarme, pero si quería tener su esperma en mis entrañas.

No se pudo contener más, embistió con salvajismo mi ano y se vino…me encantó sentir toda su caliente leche en mi recto, y como avanzaba más profundo en mí…

Me la sacó y tuve apretar el ano para no cagar su leche…lo mantuve hasta que se me paso el impulso de defecar…quedé jadeando y él se extendió sobre la cama abierto de piernas y exhalando de felicidad…

…Pero de repente me llegó un cólico!, el intestino me traicionó y debí bajarme corriendo de la cama, no pude dar más de dos pasos cuando tuve que agacharme…el baño a unos metros me pareció a un kilómetro, y tuvo que ser ahí, en pleno piso del cuarto donde cague la leche de Fernando, acompañada de unos muy mínimos pero olorosos restos de mi caquita.

Él lo tomo de buena manera, se rio al verme apurada….y hasta se sintió orgulloso de haberme hecho cagar.

A mi regreso a la cama, tome una sábana y limpie los restos de su leche en mi ano. Fernando me recibió con un tierno beso, y me invito a recostarme sobre él.

Fue delicioso tener su pecho de almohada.

Ese fue el fin de aquella maravillosa experiencia con Fernando…Minutos después se disponía a marcharse.

Mamá y yo, ambas desnudas, lo despedimos en la puerta, Fernando nos regaló a cada una un beso de adiós. Fue ahí cuando mamá intentó tocarle el paquete… pero ya la conocía y me le adelanté!, fueron mis manos las que acariciaron por última vez los grandes, pero ahora vacíos testículos de Fernando, me sonrió y me dio las gracias, no solo por la caricia sino por lo ocurrido en la cama. Mamá sintiéndose excluida retrocedió dándonos espacio, respondí a mi ídolo:

  • Aquí siempre a la orden Fernando.

Una sobadita final a su verga…y un Fernando sonriente nos dio la espalda…Mi amor platónico Fernando Cirilo, había dejado nuestra casa.

  • Entonces ya estas más alegre, no es así Alejandrita?, pudiste estar con él.
  • Si mamá…lo disfruté.

Había estado en la cama con Fernando…lo goce todito…que maravilloso hombre era, y ahora era más fanática de él que nunca.

Enseguida deje a mamá casi hablando sola y me encerré en mi habitación…Y vaya sorpresita le esperaba cuando entrara a su cuarto…Estaba loca si creía que iba a limpiar la defecada de leche en su piso….que limpiara ella!, ese sería su castigo por intentar dejarme sin la polla de Fernando Cirilo, una polla que deseo pronto volver a probar.

 

FIN.

Comentarios a [email protected]

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.