EN LA PLAYA LA VIDA ES MAS SABROSA

Llevaba tiempo deseando escribir un relato y al final me decidí, Escribirla pensé que me sería útil, pues nunca me había atrevido a contar a nadie lo que yo pensaba o sentía, y creí que al contarlo me quitaría un peso de encima.

El relato trataba de mi primera vez con dos de mis mejores amigos. Pero que nunca pensé lo bien que lo pasaríamos. Sin embargo, para mi era un día cualquiera de pesca, ya que los tres acostumbrábamos a ir de pesca en nuestro días libres y fines de semana, nosotros vivimos en Margarita, éramos unos chicos de 18 años, bien parecidos yo de 1,75 Aquiles de 1.78 y Raúl de 1,75, ahora tengo 44 años, con nuestros cuerpos trabajados por el constante ejercicio de la natación y con una buenas vergas dada por la naturaleza, la mía de 17 cm y la de Aquiles y Raúl de 18 cm, con todo el despertar de la juventud.

Como siempre salíamos muy temprano a pesca a una de las playa de aquí de Margarita, en aquel tiempo era más que solitaria ya que había que atravesar un cerro, no pusimos nuestro equipo y procedimos a pescar, al rato de estar pescando busco a mis amigos y no los encuentro, y como estaba un poco turbia el agua decido salirme del mar y esperar por ellos en la arena, cuando estaba en la orilla veo a mis amigos que están en la arena de la playa conversando y tomando el sol desnudos.

Al verme, Raúl trató de tapase con su mano su verga, ya que la tenia media parada, y Aquiles le dijo que no se preocupe, que estábamos solo y que a mi me gustaba bañarme desnudo en la playa, ya que varia veces lo habíamos hecho los dos cuando pescábamos, o nos fugábamos de clase, de inmediato también me quité mi traje de baño y me senté en la arena.

Aquiles dijo que porque no jugábamos algo, ¿como qué?, preguntó Raúl, pues corriendo la ola, y no volvimos a meter en la playa para correr la ola, a veces chocábamos entre nosotros mismo o nos hundíamos para adelantar unos a los otro, de tanto roce y tocada se nos fue poniendo la verga dura y Aquiles, propuso darnos un pajazo para bajar la calentura, nos fuimos a la arena y empezamos a jalar, cuando en eso Raúl propuso que cada uno masturbara al otro.

Nos dimos una breve caricia y nos untamos aceite bronceador lo que nos calentó aún más, y de inmediato Aquiles me masturbaba a mi, yo a Raúl, y él masturbaba Aquiles, nos acariciábamos y nos dábamos besos, así tuvimos un rato hasta que Raúl me dijo que parara, que todavía no podía llegar, que podríamos disfrutar más proponiendo que no las mamáramos uno a otro, así yo se la mamaba a Raúl, que tenía una verga buenísima de 18 cm, gruesita, venosa y llena de precun que estaba delicioso, él se la chupaba a Aquiles que también tenia una verga buenísima de 18 cm y gruesa, con una nalga buenísima, y le metía un dedo y la lengua, y Aquiles me metía su lengua por mi culo y me chupaba mis bolas y verga, besando y pasando su lengua por mis muslos.

Así tuvimos un rato hasta que Raúl sacó su verga de mi boca para no acabar, igual hicimos Aquiles y yo, de inmediato Aquiles sacó la crema para sol y no la untó a Raúl y a mi, por nuestros culos y vergas poniendo su culo para que fuera penetrado por nosotros, Raúl fue el primero en meter su verga en el culo de Aquiles, quien pedía que se lo metiera todo, moviéndose de una forma increíble, luego Raúl me pidió que lo penetrara, metiéndoselo y besándole la espalda, haciendo un trencito maravilloso, disfrutado el mete y saca que teníamos los tres, cambiando luego, Aquiles penetrando a Raúl y dándome esto una vista de su cuerpo que me excitaba más y poniéndome al frente de Raúl para que me lo mamara.

Al rato le pedí a Raúl que parara ya que deseaba disfrutar de la verga de Aquiles, paró Raúl y nos acostamos boca arriba, Aquiles le ponía la pierna en los hombros a Raúl para que se la metiera, mientras yo le mamaba la verga a Aquiles, para luego sentarme en esa rica verga metiéndomela poco a poco, y disfrutando la penetrada que me culeaba, hasta sentir su pelvis chocar con mis

nalgas, y me masturbaba hasta el punto de explotar en varios chorros de leche cayendo en el pecho y cara de Aquiles, sintiendo como también se estremecía de éxtasis, Aquiles mientras me llenaba mi culo con su leche y Raúl en el culo, de él fue una llegada de fotografía. Cayendo extasiado de placer y sexo en la arena Nos recostamos en la arena durante un rato para descansar, Después de un rato se dijeron entre ellos que me había tardado un poco en actuar, ya que ellos habían tenido sexo y desde hace tiempo se habían dado cuenta de mi interés por ellos, tras lo cual habían ideado este día de pesca. Muchas gracias por leerlo y espero que haya pasado un buen rato, que es la finalidad de haberlo escrito.

Algún comentario me puedes escribir a mi correo.

Autor: espartano-6 espartano-6 (arroba) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *