EN UN CINE X EN BASILEA

¡Comparte!

La siguiente historia ocurrió en la ciudad suiza de Basilea, a finales de abril de hace ya algún tiempo.

Me encontraba por cuestiones de trabajo en la citada ciudad de Basilea, situada en la Suiza de habla alemana y limítrofe con Alemania y Francia.

Paseando por la estación del ferrocarril me percaté de la existencia de un cine X, y como tenía tiempo decidí ir a ver una película.

Nada más entrar me percaté de que había un grupo de cinco personas en posiciones extrañas en una zona de la pequeña sala.

Al acercarme comprobé rápidamente como había una señora desnuda y a su lado un hombre también desnudo pero con los pantalones en los pies, el resto de los hombres estaban vestidos pero con los miembros fuera.

Evidentemente me apunté a la fiesta, saqué el miembro que enseguida fue atrapado por la señora, a una indicación del hombre desnudo, la señora se arrodilló y comenzó a mamármela.

Mientras tanto el hombre desnudo le iba diciéndole cosas en alemán, que no entendía pero que sonaban a insultos.

Después me colocó con la boca un preservativo, se levantó y dándose la vuelta se agachó, haciéndome indicaciones que la penetrara.

No me hice repetir la indicación, le enfundé la verga hasta el final, se la enterré hasta los huevos, estaba tan húmeda que entró fácilmente.

Y comencé el entra y sale, lento, salvaje luego…

Sentí naturalmente un grito de dolor que se transformó enseguida en gemidos de placer, mientras yo paladeaba ese delicioso momento.

A la vez iba mamando los miembros de los hombres vestidos, que se turnaban a indicaciones del hombre desnudo.

Y cada uno de ellos conforme se iban corriendo le depositaban el semen caliente sobre su espalda.

Cuando ya habían acabado todos los hombres, el que estaba desnudo me hizo indicaciones que lo hiciera también, pero en la boca de ella.

Desenfundé el miembro me saqué el preservativo y eyaculé, depositando el semen en su lengua, ella me miró a los ojos y se tragó todo sin derramar una gota.

Se vistieron sin limpiarse, y sin mediar palabra salieron del cine, los demás hombres también marcharon, y me quedé solo en el local.

Por temor a quedarme dormido salí también.

Al caminar por la estación vi como la pareja del cine se subía a un tren, observados de lejos por los hombres que habían participado en la relación.

Antes de volver al hotel me di una vuelta por los márgenes del río (el Rin).

Lástima que no pudiese estar más días, para comprobar que en Suiza había muchas cosas para descubrir.

Autor: Buenrollo

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.