En un restaurante Hooters IV

¡Comparte!

Me ordenó desnudarme y ponerme encima de la cama en cuatro y empezó a lamerme el chocho que estaba bien mojado, te has puesto así por mí, ¿no es así nuerita?, si suegrito le dije, el morbo que sea el padre de mi esposo me ponía a mil, lamía mi ano con una paciencia que me mojaba mientras me masturbaba con sus dedos, ya no me guardaba nada empecé a gemir.

Luego de mi último relato quiero contarles lo que me ha pasado, como les comenté ya hace 4 días que me llamaron por teléfono amenazándome de contar sobre mi amante a mi esposo y esto me tenía muy nerviosa, es más, hasta dejé de trabajar en el restaurante ya que me di cuenta que me estaban siguiendo y era alguien que me conocía y sabía de mis hábitos. Muy a pesar del dueño dejé el trabajo y estuve muy asustada, mi esposo no sabía mi motivo yo no quise decirle nada, a Eduardo le conté de lo sucedido y preferí cortar con él.

Ayer por la tarde me desperté, y decidí ducharme, estaba tan asustada así que por instinto empecé a hacerme mimos a mi entrepierna y a mis senos deseando que Eduardo estuviera aquí conmigo y me haga gozar, me estaba sobando mi entrepierna y el agua caía tan rico, para colmo mi esposo no vendría hasta muy tarde, en eso llaman a la puerta, me tuve que secar muy rápido, ponerme una bata sin nada más y fui a atender a la puerta.

Se encontraba mi suegro que sonriendo venía a visitarme, al menos no estaría tan sola, lo dejé entrar, él es un hombre alto y se conserva bastante bien, tiene más de 50 años, su nombre por coincidencia es Eduardo, al verme en bata me abrazó más de lo debido y lo hice pasar, él me decía lo guapa que era su nuera y toda clase de halagos, yo sonreía y le ofrecí unas bebida, mientras tomábamos el refresco noté como me miraba mucho el escote así como la abertura de la bata, no quise darle mucha importancia pero al rato el giro de la conversación cambió y fue más íntimo, preguntándome si  su hijo me satisfacía en todo sentido, yo sonrojada no quise hacer ningún comentario pero luego me dijo: Tal vez eres demasiado caliente que solo un hombre no te satisface…

Yo me incomodé y quise desviar el tema, sin embargo puso una carpeta que antes no me había percatado que traía y me dijo, nuerita deberías ver esto. Al revisar sorpresa, eran las fotos en las que estaba con Eduardo besándonos, me puse nerviosa y comencé a llorar, él se puso a mi lado y me consoló, mientras, acariciaba mi espalda, mis brazos y mis piernas, entonces fui dándome cuenta que el que me había llamado era mi suegro, él me había estado atormentando estos días, estaba muy asustada pensando que le diría a su hijo.

El me dijo, Jaqui, ¿que haremos con esto?, yo le pedí perdón, que cambiaría y todo había sido un error, pero luego vi un brillo en sus ojos, él quería otra cosa, no sabes lo linda que eres Jaqui, acto seguido acariciaba mis piernas y abría con sus manos mi bata, yo retrocedí y me amenazó con contárselo a su hijo, el maldito estaba chantajeándome.

Lo que te pido es simple me dijo, quiero que seas mía y me la chupes, que me obedezcas en todo lo que te ordene.

Yo no sabía qué hacer y él me dijo, o tus padres se enteraran, yo bajé la cabeza y acepté derrotada, mientras eso me pidió que me vistiera de la forma más sexy. Fuimos al cuarto matrimonial y me tuve que cambiar frente a él, mientras me ponía una minifalda negra muy ceñida a mi cuerpo, una blusa sin mangas que realza mi escote y me ponía unos zapatos de taco alto, noté que él además de mirarme se había sacado su verga y me tomaba fotos, no dije nada para no molestarlo.

Ahora muévete para mí y acaríciate, me ordenó, mientras se tomaba una pastilla, me movía lento mientras con mis manos acariciaba mis senos, y movía mis caderas, iba haciendo lo que me ordenaba, levantarme la mini, abrir mi escote y sobarme los senos, jugar con mi cabello, esto empezaba a gustarme, sin duda sabía lo que quería ver, noté su verga flácida, no se le había puesto dura, eso me hizo gracia pero luego él me ordenó que me arrodille en el piso y me ponga a chuparle su verga.

Me sentía humillada y empezó a caerme una lágrima, él se molestó y ordenó que lo haga. Su verga al probarla era de sabor similar a la de su hijo, empecé con unos lametones pero luego empecé a sentir como se iba poniendo dura, como sus  huevos se iban recogiendo y eso me excitó, empecé a comérmela más y crecía más, entonces noté que debía haber tomado viagra o algo parecido, mi suegro con la verga bien hinchada tomaba mi cabello y me preguntó: ¿te gusta la verga de tu suegro?, que rico la chupas, lo haces mejor que una puta, sigue nuerita, estaba excitándome y  él sobaba mis senos y frotaba mis pezones, algo que me moja mucho, de ahí salió tu esposo, no lo olvides me dijo,  por instinto empecé a gemir con la verga en la boca ya que se había puesto bien dura y no se venía.

Me ordenó desnudarme y ponerme encima de la cama en cuatro y empezó a lamerme el chocho que estaba bien mojado, te has puesto así por mí, ¿no es así nuerita?, si suegrito le dije, el morbo que sea el padre de mi esposo me ponía a mil, lamía mi ano con una paciencia que me mojaba mientras me masturbaba con sus dedos, ya no me guardaba nada empecé a gemir, y excitada le decía, suegrito, ¿no le gustó verme con otro no es así?, No, me respondió, además ese chocho debía ser mío por ser mi nuera, me pertenecías, eso me excitó más y le pedí que me follara, se subió encima mío y me la metió, se movía de una forma que me arrancaba gemidos, sus manos sobaban mis senos y tiraban de mis pezones, y empezó a tirar de mi cabello.

De ahora en adelante serás mi perrita, ¿lo has entendido? Si suegrito, entonces él me dijo, no me digas así, dime papi, Si papiiii.

Esa palabra me dio vueltas en la cabeza, era cierto, podría ser mi padre, y no se ustedes amigas si les ha pasado, pero el morbo se me multiplicó, y me vine en un orgasmo muy fuerte, él seguía bombeándome y no terminaba, caí en la cama y él desde ahí seguía follándome y lamiendo mi nuca, aahhh, suéltame papi, déjame recuperarme, y él solo se movía más rápido y más fuerte, aahhh, me vino otro orgasmo y otro y él no se venía, casi pierdo el conocimiento.

Mientras eso él ya preparaba con sus dedos mi ano, y cuando estaba ya dilatado metía la cabeza, uhmmm papi, si, fóllame, folla a tu perrita por atrás, él me hizo suya y gozamos mucho con sus movimientos hasta que él me ordenó chupársela porque se venía, al girar recibí su descarga en mi boca, cara, senos, en fin. Lo limpié como pude, estaba muy maltrecha, ufff, caímos a la cama y me abrazó como si fuera su mujer y nos dormimos.

Luego de un par de horas nos duchamos y preparó la cena, él prometió que no diría nada a mi esposo, pero que yo seguiría con él, acepté feliz, y saben que más vale el diablo por viejo que por diablo, ya que a su edad es un toro en la cama, bueno gracias a sus pastillitas claro jijjijijiji.

Quien iba a decirlo me han pasado muchísimas cosas desde el primer relato que les envié y bueno, Eduardo, mi suegro, me ha pedido que me consiga un uniforme de colegiala para nuestro próximo encuentro. Sobre el jefe de mi esposo pues la verdad no se ha  comunicado y bueno prefiero olvidarlo y de Eduardo mi amante pues no me llama.

Gracias por leer mi relato, espero que sigan enviando sus comentarios y más adelante les contaré más cosas.

Autora: Jaqueline

[email protected]

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

3 Comentarios

Dejar un comentario
  1. creo que ahora deberias de empezar por otra historia… bueno espero que sigas escribieno, por favor
    … cuidate mucho

  2. Algo inverosímiles tus historias mi estimada Jackie. Aunque a decir verdad, no hay nadie con tus caracteristicas que describes en tu primera historia en Hooters. Yo tbm he ido y no te he visto. Ninguna de las chicas en la página web se parecen a tu descripción. Pero te espero en el mensajero que ya te agregué. Pero me gustaría conocerte. Att.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.