Entregando a mi esposa 5

entregando esposa

¡Comparte!

Puedes leer la cuarta parte de esta serie de relatos: Entregando a mi esposa 4

Me desperté el domingo profundamente revuelto. Deborah no estaba en casa y Jazmín tampoco. Me molestaba la idea que Jorge viniera a casa, pensaba que iba a estar mi hija y no me parecía bien. Tengo que hablar con Deborah, pensé. Vinieron de comprar facturas, Deborah notó mi cara seria.

-Epa, que cara… que pasó?

-Quiero hablar con vos…

-Después del desayuno, la voy a llevar a Jaz donde mi mamá asi se mete un poco en la pile, aprovecho que mi vieja la quiere cuidar.

El desayuno fue en silencio y el viaje en auto también. Cuando llegamos a la casa de los padres le dije que la esperaba en el auto. Me clavó una mirada.

-No pensas, bajar… ok me quedo en casa de mis viejos, llevate el auto yo vuelvo en remise.

-No quedatelo vos que estás con la nena, me voy en bondi.

-Ok… nos vemos.

Me fui caminando despacio pensando que había arruinado mi domingo.

Decidi aprovecharlo igual, me fui a comer a un restaurante, fui al cine, pasé por el mercado y compré cosas para hacer la cena y unos Jazmines para Deborah, que son las flores que más le gustan.

Por suerte llego a casa sin cenar, siempre le encanta el detalle de las flores, nuestra hija habia cenado y dormía. Deborah la acostó y vino a la cocina, entró desnuda, se giro y me mostró la marca del sol, tenía una marca chiquita, un triángulo en la parte de arriba de su culo. Mi pija creció de inmediato. Se giró y me mostró de frente, se había depilado del todo.

-Nunca la vi esa malla… te deja el culo al aire… -dije mientras me apretaba el bulto- y porque te depilaste? sabes que me encanta esa liñita de pelos en tu chuchi…

-Jorge quiere que me depile del todo… -separó sus piernas- veni a comermela, quedate solo con los boxers…

Me arrodillé entre sus piernas, y empecé a chupar, que delicia. Ella jugaba con su pie derecho frotando mi bulto, después enganchó sus dedos en el elástico y lo bajó.

-Que duro que estás, quiero que te pajees y acabes así… chupandome… -me agarró de la nuca, ella estaba llegando- pajeate dale… quiero que acabes así … ya que estás enojado… dale cornudo…  ahhhh si move bien esa lengua … no la tendrías que usar más para hablar…

Mi pija escupió varios chorros de leche. Deborah se separó de mi acariciando su almejita y mirando como escupia mi leche.

-Me voy a poner algo, limpia el piso y servi la cena…

Volvió con un vestido floreado, muy transparente, seguía si ropa interior. Nos sentamos a comer. Hablé yo

-Que bueno que no hablamos temprano, pude procesar mejor las cosas, mirá por ahora no estoy preparado para que venga Jorge como un amigo, que este la nena, mis celos… demasiado…

-Sabes que me encantan las cosas claras… Lo voy a ver a Jorge el martes y el jueves… y el sábado tiene un asado en una quinta con pileta, con los amigos del laburo… por eso me compre la malla…

quiere ir con su amante…

-Pero el martes yo juego al fútbol…

-Conseguí quién cuide a Jaz o no vayas…

Después me quede lavando los platos.

Cuando fui al cuarto, Deborah estaba en el baño. Cuando salió tenía puesta la malla debajo del vestido.

-Hoy tenía muchas ganas de hacerlo con vos… pero tus enojos me enfrían rápidamente… te gustaría ver como me queda la malla?

-Me encantaría…

-Pero te tenés que pajear de nuevo…

Me levante me fuí hacia ella y la abracé.

-Y porque no te re cojo mejor…

-Por lo que ya te dije… -dijo poniendose seria, desarmando mi abrazo y parándose arriba de la cama- queres ver o no…? -dijo poniendo voz de puta y arqueando la cadera dejando ver el comienzo de sus gluteos-

-Si!!!! Quiero ver!!!

-Desnudate y empeza a pajearte entonces…

Asi lo hice.

-Que linda pija tenes…

-Y porque no te la comes?

-Pensá con la pija antes de enojarte…

Ella dejo caer el vestido se giro dandome un primer plano de su culo.

-Te gusta mi malla?

-Estas en bolas…

-Te gusta?

-Me volves loco… y tu amante no se pondrá celoso…? los amigos son pendejos como él… calentones…

-Que miren todo lo que quieran… mi amante no es un pajero entregador…

él me cuida… no como vos… que acabas mirando como me coge y sin tocarte… ahhhh… si… que lindo… me encanta ver como te pajeas…

-Te puedo tirar la leche en la cola?

-Pero sin tocar… será bueno para fijar el bronceado…?

Me acerque a la cama, me moría de ganas de apretarle los glúteos, pero aceleré mi paja y descargué muy abundante por ser mi segunda corrida en un rato.

Deborah se la esparció por la cola.

-Cuanta… estás dando mas ultimamente… los celos te hacen bien…

La semana pasó tranquila, no pude ir a jugar al fútbol y Deborah se durmio en el sillón los dos días que salió con Jorge y volvió tarde.

El sábado a la mañana se preparó temprano, se puso un short blanco que marcaba la malla en su culazo.

-Estás para matarte…

Me dio un beso muy tierno.

-Cuida a la nena… vuelvo tarde… no me esperes despierto…

Hacía mucho calor, pensaba que hacer con la nena. Llamó mi suegra, el marido se iba a ver un pártido de fútbol porque no ibamos y aprovechabamos la pile.

Mi suegra anda cerca de los 60 tuvo su buen culo, pero lo mejor son esos melones deliciosos que tiene. Cuando llegamos ya estaba en malla, tenia un pareo arriba de su ombligo queriendo tapar su pancita. Varias veces me sorprendió mirandole los pechos y me pareció que hacia una leve sonrisa.

Charlando me preguntó donde andaba Debi, que siempre había sido caprichosa, que tendría que estar conmigo.

-Estamos siempre juntos suegra… es un sol. . . dejela que descanse un poco…

-A mi me parece que tiene que atender un poco más al marido.

La tarde siguió tranqui, la nena cenó en casa de mis suegros y mi suegro nos llevo hasta casa. La acosté, cené con un buen vino y me fui a dormir. Desde el domingo pasado que no tenía sexo, ese par de pajas habían sido lo último, esperaba que Deborah viniera con ganas de jugar.

Me desperté a las nueve, Deborah no estaba en la cama, sali al living, dormía en el sillón. La dejé dormir un rato más, fui a comprar facturas y las desperté a las dos con el desayuno. Jugué un rato con Jazmin que después se puso a ver una peli. Deborah se había ido a bañar, salió vestida de entre casa, tenía cara seria.

-Ahora estás enojada vos… -le dije en tono de broma- te esperaba en la cama… a ver si quedaba algo para mi…

Se acercó a mi, me dió un beso y me apretó el bulto.

-Tonto… sabes que te amo… marido cornudo… Necesito pensar un poco… voy a ir a tomar algo con las chicas a la tarde… me la llevo a Jaz y la dejó donde mis viejos la abuela quiere que se quede… a la noche vamos a cenar y te cuento… tene paciencia… es fuerte lo que te voy a contar. Volvió a besarme. Despues del almuerzo se fueron. Me tire una siestita y despues series netflix. Deborah vino cerca de las ocho se puso un vestido negro,  corto, entallado que le marcaba su culazo, medias a medio muslo, zapatos de taco aguja, unos aros colgantes, los labios pintados de un rojo fuerte. Se paró delante mio y dio una vueltita.

-Estoy linda…?

-Estas hermosa pero espera que me cambio yo, no sabía que era tan formal…

Fuimos escuchando música en el auto. Ella me llevo a un restaurant al que solemos ir que tiene unos reservados que son muy cómodos y tranquilos.

Deborah me miró a la vez que senti como con su pie presionaba mi bulto.

-Si estás muy caliente y te cuento lo de ayer  vas a explotar acá mismo -dijo y volvió a presionar con su pie mi bulto- te cuento?  -dijo poniendo la voz mas sexi del mundo.

-Por favor contame…

Justo vino el mozo, encargamos y Deborah espero que llegara el vino, brindo conmigo y dijo:

-Te cuento… -sonrió y empezó- Primero me sentía enojada con Jorge, me empezó a molestar que me quisiera exhibir delante de sus amigos como si fuera un trofeo o algo así, cuando lo levante en la esquina que quedamos salí bien duro.

-Me molesta bastante que me quieras exhibir como si fuera un cacho de carne… sos mi amante… que mi marido disfrute exhibiéndome y calentándose con que le sea infiel, lo entiendo… el intentó hablar pero no lo deje… pero no te hagas problema, me puse una malla que me deja el culo bien al aire… querés que tus amigos me vean… quedate tranquilo que van a ver bastante…

-No pero entendeme… sos hermosa y me gusta que vean con quien estoy… pero nada que ver…

-Después no me vengas con escenas de celos ni nada de eso… les voy a mostrar bien el culo a tus amigos… se van a coger a las novias pensando en mi culazo…

él ahí me beso y me metió mano, nos pegamos una buena apretada en el coche, y después pasamos a buscar a una pareja que vivía cerca de la casa de él.

Cuando llegamos a la quinta ya estaba la mayoría, cuando me los presentó, eran todos pibes más o menos normales, nada del otro mundo, al final fuimos para la parrilla estaba el que él me dijo su mejor amigo, Nicolas se llama. Ni bien lo vi sentí una calentura como hacía tiempo no sentía, tenía un lomazo, era bastante obscuro de piel, con unos brazos como me gustan a mi bien duros, fibroso, tenía unos tatuajes caseros, fue verlo y sentirme caliente, después me enteré que era el putañero del grupo.

En un momento me saqué el short al lado de la piscina, sentía la mirada de varios de ellos, pero la que me calentaba era la mirada de Nico, la parrilla no estaba muy lejos de la pileta, los chicos y chicas se fueron a jugar al fútbol, quede sola en la pileta, me puse en la mejor posición para que Nico me viera, los lentes de sol y me empecé a pasar bronceador por la cola muy lentamente, quería darle un show especial a él. Despúes metí mi cabeza en una almohada que había y me empecé a quedar dormida. Me despertó Nico que venía con un baso de cerveza bien fría.

-Te vas a incinerar con este sol…. toma un poco de cerveza… -se acuclillo al lado mio, yo aproveche que tenía los lentes de sol, para mirarle el bulto. parecía que era bien largo, pero me daba la sensación que era más fino que él de Jorge y el tuyo, me sentía la más puta de todas y me encantaba, pensaba que podía jugar tranquila con él, calentarlo un poco, total estaba Jorge cerca.

-No me pones un poco de bronceador…?

-Pero claro…

Primero me pasó bien por la espalda, después se entretuvo con mis piernas y después me paso por el culo con el mayor descaro.

-Te pongo en la cola porque se ve que no está todavía bien tostada, es nueva la malla no…?

-Si…

-Te queda muy linda… pero hay que cuidar la piel… -dijo y se entretuvo con mi culo un rato. Después se fue a seguir con el asado. Me encantó, lo sentí, fuerte, decidido. Me sentía recaliente, me encantó sentir sus manos en mi culo.

Vinieron de jugar al fútbol, todos transpirados, felices, re alegres, Jorge vino a mi lado, me dio un beso y me dijo que me marcaba un culazo esa malla, que todos sus amigos se iban a morir de envidia. Le dije que me tenía que cuidar, que por ahí a alguno no le alcanzaba solo con mirar. El me dijo que si alguno me tocaba le rompía todos los dientes, me hizo gracia.

En eso vino el mozo con la comida y mi sra interrumpió su relato. Empezamos a comer y al ratito ella siguió.

Después nos sentamos a comer, Nico se sentó al otro lado de Jorge, y me dí cuenta que todo el tiempo le llenaba el vaso con vino. Los amigos después me dijeron, que Jorge siempre tomaba mucho. Pero en realidad era Nicolas el que lo empujaba, cuando terminamos de comer Jorge estaba totalmente en pedo, Nico dijo que le parecía mejor que el lo acompañara a la casa, que así no podía estar, todos estuvieron de acuerdo, Juan otro amigo, le dijo pero vos no tenés coche Nico.

-No, pero bueno acá la amiga nos lleva…

Me sentí caliente, me di cuenta que todo lo hacía a propósito, pero yo solo quería decirle todo que si…

Nico lo cargó atrás en al auto, estaba regrogui, el se sentó al lado mío y salimos para la casa de Jorge, Nico me iba guiando, yo giraba de a ratos para mirar a Jorge y cada vez que me giraba se me escapaba una mirada al bulto de Nico, que me parecía que estaba duro bajo su malla. En un momento paré en un semáforo y él tomo mi mano y la llevo a su bulto, me lo hizo palpar, yo intenté retirar la mano pero el la tenía firme sobre su miembro, después dejo mi mano, pero yo seguía apretandole el bulto.

-Ya te solté…

Retiré la mano ante la sonrisa victoriosa de él.

En otro semaforo libero su pija y no pude dejar de mirarla, era no muy gruesa pero relarga, me sentía volar de calentura, sus brazos me excitaban su carácter de tipo decido, no podía más, me tomo de la nuca y se la chupe hasta que escuche los bocinazos de los que estaban atrás, el sonreía.

-Le dije que no estaba bien, que tratara de comportarse o se bajara…. él no dijo nada pero se quedo tranquilo.

Llegamos a la casa de Jorge y él se encargo de bajarlo, me dijo que si quería me fuera, que él veía como iba a su casa.

-te espero y te llevo le dije… no se que buscaba pero me sentía caliente.

Cuando subió al auto estaba más relajado, mas bromista, en otro semaforo me volvió a hacer que se la chupe. y otra vez los bocinazos.

Le dije que parara y se comportara. no me molestó más, me contó que vivía solo y algunas cosas de su vida, cuando llegamos a la casa, me miro serio y me dijo.

-Dame una última chupadita y me voy feliz… me voy a masturbar pensando en vos…

-Pero no me molestas mas… -dije y me sentí una puta regalada.

Cuando me agache para chuparlo el estiro su mano derecha hasta la llave paró el auto y saco la llave, se bajo del auto y me dijo-

-Si querés que te la devuelva subí a tomar una cerveza en casa.

Ni bien el bajo yo baje atrás. Deborah me frotó un par de veces el bulto con su pie.

-para amor que me vas a hacer acabar…

-En el ascensor no pasó nada… dijo mientras me  apretaba el bulto con su pie y yo empezaba a tener un orgasmo, sentí lo abundante de mi corrida y como me manchaba todo el pantalón.

-Me corrí… que vergüenza… me muero de verguenza…

Te sigo contando en casa dijo ella, terminamos la cena y salimos del restaurant, yo tratando de disimular el lamparón que tenía en mi pantalón.

En casa cuando estuvimos en la cama la monte

-Te sigo contando… en el ascensor no hizo nada… cuando entramos al departamento, puso la llave arriba de la mesa.

-Ahí esta la llave si te querés ir…

Yo me arrodille a sus pies y baje la malla, con las manos lo agarré fuerte de ese culo fibroso y me dedique a darle una buena mamada, también tiene las bolas depiladas así que les di un buen repaso, le chupaba ese palo lo más profundo que podía

El me desnudó la parte de arriba, me empezó a chupar las tetas con detenimiento, yo le agarré la pija y lo pajeaba, me bajo la malla y me llevó a la cama, me tiró en la cama y empezó a jugar con una lengua casi tan hábil como la tuya, estaba que volaba de calentura y el lo sentía. hacía rato que no me sentía así.

Empecé a gemir cada vez más fuerte y a apretarme los pezones, me daba cuenta que el estaba encantado. Se incorporó y le pedí que se pusiera un forro, medio con disgusto lo hizo, y después lo sentí entrar, me montaba salvajemente, su pija entra bien adentro, y con su cadera movía a un costado y al otro, cogeme mucho le dije, que rico me coges. El no hablaba sólo seguía bien duro con su cogida y ahora me chupaba bien las tetas. Yo sólo gemía y ahora que el se había incorporado un poco veía como mis tetas se movían con cada embestida que me daba. Perdí noción del tiempo, solo sentía lo dura que estaba y como se movía sin parar, yo gemía cada vez más y el seguía en silencio. Quiso que yo lo montara, se acostó sobre la cama, me acomodé sobre él y lleve su aparato a mi cuevita, me la dejé ir de a poco, que larga es… lo cogía bien duro, movía mi cintura como si quisiera arrancarle la pija y sentí como un orgasmo me sacudía cuando lo sintió y sin darme cuenta, me metió un dedo en el culo, después dos, no podía parar de acabar, con la otra mano me cacheteaba el culo.

-Como me calentaste la pija culona… que culazo te gastas… -y jugaba con sus dos dedos en mi culo.

Yo estaba sobre Debora y le empece a dar bien duro

-Que puta sos te cogiste a un amigo de tu amante…

-Si pero no termina ahí… ahí me puso de perrita, y me empezó a coger en cuatro, escupía en mi culo, dejaba caer una baba abundante con cuatro dedos me agarraba mi culo y el gordo jugaba en mi ojete, de a ratos lo metía y volví a tener un orgasmo.

-Que puta caliente sos… necesitas un hombre de verdad…

-Como vos…?

-Y a vos que te parece… -dijo al tiempo que me la sacaba de la conchita y me la empezaba a meter en el culo…

-Te hizo el orto pedazo de puta…

-La fue metiendo de a poco… despacio por favor le dije… y así lo hizo, cuando la tuvo bien adentro empezó un bombeo delicioso… al no ser tan gruesa no podía parar de gozar… cogeme por favor le decía… si partime el culo guacho… No se cuanto estuvo, pero fue delicioso, en un momento la sacó, se sacó el forro y sentí como me dejaba toda su leche en mi culo, me pintaba la cola con su leche. Me la dió a chupar y por más que pensaba en que era un putañero, que podría tener alguna peste, se la limpiaba con pasión…

Deborah, me metió el dedo en el culo.

-Dale perro movete y llega…

-Al rato el estaba listo para seguir…. pero le dije que por la cola no…

-Si no queres la cola chupala entonces…

Y así fue… se la chupé un montón de tiempo yo en cuatro sobre la cama y el de pie en el piso. jugaba con mi culo llevando los restos de su corrida hacia mi agujerito. Cuando estaba por acabar la sacó y me salpicó toda la cara y los pechos. Se acercó a mi cara y me metió la lengua hasta la garganta.

-Sos una puta de mierda…. dije mientras acababa abundantemente de nuevo.

 

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Un comentario

Dejar un comentario
  1. Espero escribas mas de esto es una muy buena historia y de verdad te entiendo pues se lo que siente uno. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.