Entregando a mi esposa 3

¡Comparte!

Puedes leer la segunda parte de este relato: Entregando a mi esposa 2

El viernes llamé a mis padres, se iban el fin de semana a un club de campo, no podían cuidar a Jazmín, averigüe con mis suegros y mi cuñada, tampoco podían. Si queríamos podían el domingo. Finalmente decidí llamarla a Débora y hablar con ella.

– Hola amor, vas a tener que suspender, nadie puede cuidar a la nena.

 Se hizo un silencio corto

-Quizás podemos anticipar los tiempos de lo que te dije…

 Haciéndome el tonto le dije no sé a qué te referís…

-Nada amor esto de salir sola con él… me parece que sería ideal… me pongo linda… me visto delante tuyo… me ayudas a arreglarme…

 yo sentía que me iba calentando a medida que iba hablando

-Y después agarró el auto, lo pasó a buscar y salgo con él a solas… como tiene que ser con un amante… no mi amor? te gustaría?

-No se… me parece muy pronto…

-Pensalo amor …después hablamos tranquilos a la noche… un beso grande…  te amo…

 Pase a buscar a Jazmín  por la guardería y fuimos a casa, la bañe, le preparé la cena. Débora llegó un poco más tarde. Tenía una reunión en el trabajo, cuando llegó venía sonriente, feliz, estaba hermosa como siempre, me dijo

-Está todo arreglado amor… ya hablé con Jorge… mañana lo pasó a buscar con el auto… y nos vamos a pasear…  te parece?

-Pero me parece un poco pronto…

-Amor no seas tonto… ya tenemos la suficiente confianza con él… yo me siento confiada con él…  creo que le puedo entregar muchas cosas…

Le comí la boca, la puse contra la puerta empecé a acariciarle las piernas, subiendo mis manos por sus piernas le levante el vestido, metí la mano entre las piernas acariciándola suavemente, su conchita estaba bien mojada, jugosa.

-Me muero de caliente… -me dijo- tengo unas ganas de sentir una pija gorda… negra… bien dura…

Nos fuimos besando hasta la habitación, La desnude dejándola sólo en ropa interior, se tiró sobre la cama, corrió a un costado su tanguita, se acariciaba su pepita.

– Porque no venís mi amor… esto es todo para vos…  al menos hoy… mañana  no va a ser para vos… mañana va ser para Jorge… para todo lo que Jorge quiera… Me abalancé sobre ella. Traté de recuperar la calma, jugué largo rato con la cabeza de mi pija pasándola por sus labios, haciendo que iba a entrar y no entraba, prolongando el momento de la penetración, en el momento que la penetre, ella cruzó sus piernas por detrás de mis muslos y me empujó bien adentro

-Cógeme fuerte… como un marido celoso y caliente… eh Rolly?

La empecé a bombear bien duro, estaba que volaba de calentura, le comía la boca, le chupaba los pechos. Le puse los pechos sobre el sujetador y se los comía estaba deliciosa.

-Te amo mi amor… -dijo.

-Yo también te amo cielo…

Después seguimos en silencio, duro, bien duro.  Cuando estaba por llegar ella me apretó fuerte la cola, con el dedo medio empezó a jugar en la entrada de mi agujerito, nunca lo había hecho, senti una excitación extraña ella, sólo jugaba por los bordes recorriendolo lentamente, con detenimiento, en un momento sentí que se contraía, sentí su conchita cómo apretaba alrededor de mi pija, creía que me iba a volver loco de la exitación. Acabé a chorros,  clavandola.

A la mañana siguiente me desperté cerca de las 10. Finalmente Débora decidió mientras almorzábamos juntos los tres, que aunque le encantaría que yo estuviera presente mientras se preparaba para su encuentro, podía aprovechar el sábado y llevar a Jazmín a pasear, había un espectáculo muy lindo en el abasto. Así que me fui con Jazmín al abasto. Deborah  me mandó  dos videítos cortos, los iba a ver cuando volviera a casa.

Llegamos a la tarde a casa.  Jazmín estuvo en su cuarto jugando, le prepare la cena, estuvimos jugando un rato, le leí un cuento, después la acosté a dormir.

Me preparé la cena para mí, un rico plato de pastas,  un buen tinto, me senté a comer. Abrí el primer video, se la veía a Débora en ropa interior, unas medias hasta medio muslo, ropa interior blanca calada, una tirita que se perdía en ese culazo, caminando por la habitación, pintándose frente al espejo.

-Te gusta como estoy Rolly? Te parece que le gustará a Jorge? me parece que hoy le voy a mostrar la pancita a ver si se asusta…

Terminé de cenar. A mis treinta y pocos, nunca había fumado marihuana, un compañero de trabajo me había traído un porrito, me dijo fumalo, dale un par de secas, te aguantas un cachito el humo no lo sueltes y nada más. O sea que no pasa nada, estaba ansioso, había terminado de comer, me terminé la botella de vino que había abierto, fui al cuarto de la nena, dormía tranquila, decidí que no sería tan tremendo, que seguramente me ayudaría a relajarme. Le dí un par de secas, sentí que no me hacía nada, pero me empecé a sentir raro, a reírme como un loco,  pensaba en Deborah todo el tiempo, me excitaba, veía el primer video en el que estaba en ropa interior,  después el segundo en el que se la veía lista para salir, le tiraba  un besito a la cámara y me decía te voy a extrañar mucho… riéndose con cara de malvada. Fui al baño empecé a masturbarme lento, despacio, en ese momento sentí que quería tomar más y abrí  otra botella de vino. Me senté desnudo en el sillón del comedor, pensando en Deborah acariciando mi pija y tomando vino, mi pija bien dura apuntando al techo,  no podía borrar la imagen de Débora de mi cabeza, que estaría haciendo.  Cada vez más excitado me fui al baño acabé como un cerdo en la pileta de lavarse las manos. Volví al comedor, me puse los boxers, vi como dormía Jazmín, me terminé la 2 botella de vino y quedé seco en el sillón.

Me desperté cerca del mediodía. No había nadie en casa, me asusté, miré el celular tenía un wapp de Deborah

-Sos un pelotudo, fui a casa de mis viejos con Jaz, nos vemos a la noche.

Me dolía la cabeza, estaba nervioso y angustiado, me puse a limpiar la casa, fui a comprar un ramo de rosas rojas, lo puse en la mesa del comedor. Me quedé escuchando música, descansando, almorcé sólo, me fui a dormir la siesta.  Salí a caminar un rato por la plaza, volví a casa, me bañé y a esperar a Débora.  Cuando entró me miró con cara de enojo, Jazmín dormida en sus brazos. me pareció que le gustaba el detalle que estuviera la casa limpia y también las flores.

– Qué pasó ayer? me preguntó.

Le conté un poco lo que había pasado con este compañero que me había dado para fumar, le pedí disculpas,  se fue aflojando, me dijo.

– Bueno pero tené cuidado… estaba la nena durmiendo…

– Sí pero  me fijé y estaba todo bien… Y cómo te fue a vos?

-Hermoso… la pase genial… te iba a contar ayer con detalle… pero cómo llegué y estabas tirado como una porquería… no pude compartir nada con vos…

Hija de puta pensé, venis de garcharte al pendejo y encima con reclamos.

-Lo podemos compartir ahora…

-Todavía estoy un poco enojada… vamos a ver después en la cama…

Acostamos  a la nena, fuimos a la cama, me acosté primero esperando ansioso a Débora.  Ella vino caminando con la misma ropa que tenía en el video, la ropa interior con las medias a medio muslo, los zapatos de taco alto y caminaba por la habitación, de golpe me miró, dijo

– Le encantó a Jorge el conjuntito… te gusta a vos?

-Si!!! estás hermosa…

-Se volvió loco el pendejo, no sabes como estaba,  sacadísimo!!!. El guacho me dice que soy mucha hembra para un solo hombre… -me hablaba mientras estaba ordenando una ropa en su placard-  Tenías razón no le molestó ver mi pancita…

Ella empezó a caminar sensualmente por la habitación como si estuviera desfilando en una pasarela.

-Bajate el bóxer despacito para mi… te pasaste anoche… empezá a pajearte despacito…

-Estaba muy caliente con el faso, el alcohol, me pajie como un mono

-Que marido pajero… él pajeandose  y la esposa comiéndose una pija re gruesa…

-Porque no venís a la cama?

– Pajeate  un poquito más para mi… – Se sacó los pechos sobre el sujetador- te cuento… cuando me tuvo solo en ropa interior en la cama me comió los pechos así, por arriba del sujetador, mientras me bombeaba bien duro la concha, corrió la tanga a un costado y así me cogió, con la tanga corrida a un costado, me cojió bien fuerte, duro, haciéndome sentir ese grosor, esa dureza, me acuerdo y me mojo toda…

-Porque no venís a la cama…

Se fue acercando a la cama,  se acostó al lado mío, Corrió la tanga a un costado y se empezó a acariciar gimiendo suavemente

-Venía a montarme que te cuento más…

La monte despacio,  la fui penetrando lento, qué sensación tan hermosa . Ella dijo

– Te extrañaba… necesitaba sentirte también a vos… que sos mi marido… mi marido cornudo que tiene que disfrutar sus cuernos… no?

-Siiii!!!

– Qué lástima que estabas dormido anoche… venía calentísima… estaba regalada…

Me agarró de la cola apretándome contra ella y empezó a jugar con su dedo medio por mi agujerito,  solo lo movía suavemente, en círculos alrededor de mi culito.

-Cómo te late la pija… estás bien caliente… te calienta ser cornudo…?

-Me calentas vos… que vos me hagas cornudo me parece justo…

-Que bueno… voy a ser rejusticiera… por vos lo voy a hacer… te pone caliente eh…

-Me tenés loco, no aguantó más de celos, de angustia, pero sobre todo de excitación. Me volvés loco, sos un hembrón…

-Me tenés que cuidar más entonces… no puedo llegar y encontrarte tirado borracho en el sillón… si pasa otra vez lo llamo a mi amante y me voy a dormir con él…

 -No!! no va a pasar nunca más algo así…!!!

Me mantenía apretado contra ella sin dejarme mover, solo clavándola a fondo.

– Bueno me parece bien… si no voy a tener que salir más seguido con mi amante…

-Ahhh que hija de puta como me calentas…

Le di varios bombazos y me  volvió a dejar clavado sobre ella.

-Sabes que nos pusimos de acuerdo con Jorge…?

-En qué…?

-Que lo queremos hacer sin forro… -mi pija cabeceaba, tenía vida propia.- quiero sentir esa vergota cómo me llena… quiero sentir que me explote bien adentro… como llena mi conchita… -al sentir como latía mi pija hizo una larga pausa mientas nos comíamos la boca, después siguió-  nos vamos a hacer un análisis de hiv y quiero que vos también te hagas así podemos estar tranquilos… Me parece que tengo amante para rato…

Sentí que ya no me agarraba la cola y empecé a bombearla furiosamente, salvajemente, estaba sacado. Necesite quejarme

-Pero amor es muy pronto… me parece…

-No es pronto es un pendejo divino y me encanta como me coge… es el momento justo… marido cornudo…

Acabé  un montón, mi pija seguía morcillona. Nos comimos las bocas, nos mordimos, después dormimos, uno en cada punta de la cama.

El lunes mismo fuimos a sacarnos sangre, ella quería agilizar el tema son sólo 48 horas para tener el resultado. El jueves a la noche estaba feliz.

-Hablé con Jorge está todo bien los análisis de él y los nuestros… no estás contento amor?

Serví la cena y nos sentamos a comer, como era temprano la nena cenaba con nosotros, después la fui a acostar y volvi a terminar de cenar con Debora

-Ah… me olvidé de contarte…  el otro día también me dijo qué tenemos que vernos por lo menos 2 veces por semana como mínimo… si no se va a tener que buscar una amante… y es joven… tiene razón… -se acercó a mi y me beso metiéndome lengua.

-Que pendejo hijo de puta…

-Ya arreglé para el sábado… ya hablé con mi mamá y quiere que la nena se quede a dormir en su casa… que se la llevemos a la tarde, así que vos podes llevar la nena a la casa de mis papás… después volves… va a venir Jorge a casa… cuando Jorge llega  vos te vas… cuando Jorge se va… vos volves…

-Pero amor!!!

-Pero amor ya está resuelto… el sábado viene Jorge se queda hasta la hora que quiera… cuando él se va te mandó un mensajito y vos podes volver a casa…

-Y qué hago yo mientras tanto…

-Anda a dar una vuelta en coche… andate a la costanera… pensá mucho en mí… en lo que Jorge me estará haciendo… pero no te toques… que quiero seguir después con vos… quiero compartirlo con vos… todo lo que él me de…

El sábado llevé a  la nena a la casa de mis suegros,  cuando volví Deborah se había bañado, se había peinado,  estaba en ropa interior con las mismas medias a medio muslo, pero con otro conjunto nuevo, zapatos de taco alto,se había pintado.

-Qué vestido te vas a poner amor?

-No me voy a poner vestido… lo quiero recibir así… me parece más íntimo…no te gustaría que la mujer de otro hombre te esperara así…

-Pero amor…!!!

-Pero amor… cuántos peros… a él le va a encantar que es lo importante… si tenes tantos problemas lo puedo transformar en un amante que solo vea fuera de casa y sin decirte nada, sin que te enteres… preferís…

Yo estaba recaliente la acariciaba cuándo podía, ella me rechazaba.

-No puedo tocarte mucho porque espero a mi amante… me arreglo para él… no es momento de que me toque mi marido… tenes que ser más paciente amor… Vicioso,  vos querías que tenga un amante…

-Si que quiero… pero estoy nervioso, angustiado… triste… pero sobre todo muy excitado… me tenes loco…

-Que bueno porque quiero disfrutarlo con vos…

Cerca de las 20:30 sonó el timbre, fui a abrir yo,  Jorge me dio un  fuerte apretón de manos,

-Maestro tanto tiempo…

Sentí que era sincero, que no le molestaba, más bien le encantaba que yo fuera el marido cornudo y consentidor.

Cuando Jorge entró y la vió a Débora casi se vuelve loco.

– Qué hermosa que está mi perra…

-Te gusta?

-Estas divina…

-No te da asco mi pancita…

Se acercó a ella, que se colgó de su cuello, quedó abrazada a él besándose , el le acariciaba el culo, Debora metió su mano dentro del pantalón de él y le apretaba su pija, dejó de besarlo, me miró y dijo.

– Ay amor… con mi amante tenemos ganas de estar solos… porque no vas a dar una vuelta… yo te aviso cuando Jorge se va…

Salí de la casa sintiéndome un poco más estúpido que de costumbre, no podía borrar las imágenes de mi cabeza, me volvía todo el tiempo mientras manejaba, la imagen de Débora en ropa interior con esas medias a medio muslo, los zapatos de taco y Jorge acariciándole el culo mientras ella lo besaba y le acariciaba la pija por dentro del pantalón. Me fui a la costanera di un montón de vueltas y finalmente me quedé a dormir en un costado. A las 5 de la mañana, sonó mi celular, un mensaje de Débora, podes venir, no tardes mucho, te espero.

Salí de raje para casa, cuando llegue la encontré totalmente desnuda sobre la cama, el olor a sexo en la habitación era insoportable, había una acabada sobre sus pechos que no debía ser muy vieja, más bien reciente, cuando me vio, me sonrío. Tomó un poco de semen y lo llevó a su boca, el resto se lo restregó por los pechos.

-Me dijo Jorge que es muy bueno para la piel… no sabes cómo debo tener la piel de la vagina entonces…

Hija de puta,  me desnude, me tiré encima de ella la penetre de una, la sentía más caliente que de costumbre, mucho más mojada, llena de la leche de Jorge, la  empecé a bombear

-Estás llena de leche hija de puta…!!!

-Si… estoy llena de la leche de Jorge… qué bien me coge ese pendejo… por favor…  qué lindo sentirlo sin forro… sentir como le explota esa pijota…

-Me vas hacer acabar enseguida…

-No importa… igual tengo un machito que me coge si quedo calentita… trata de aguantar un poco más amor… -dijo mientras con el dedo medio y por primera vez me lo metía en el culo haciéndome explotar como un cerdo una vez más.

-AAAhhhh …!!! Hija de puta…

-Que lindo que estés tan caliente… tan servicial… me encanta… -mi pija seguía morcillona- Te gustó encontrarme recién cogida…

-Me volvés loco…

Nos besamos un largo rato. Ella me dijo

-Si alguna vez me coges antes que él… tiene que ser con forro… el no puede encontrar la corrida de otro hombre… no es un cornudito… te gusta cogerme llena de la leche de él???

Mi pija empezaba a ponerse dura de nuevo, ella sonrió.

-Me encanta cogerte…

-Termina la frase…

-Me encanta cogerte llena de la leche de Jorge…

-Y viste cómo me salpicó los pechos…? porque no me los chupas un poco…? ya se secó la leche… Chúpame que me calienta mucho…

Con todo lo que ella me decía no se había salido en ningún momento y empezaba a estar bien dura de nuevo, empecé a chuparle los pechos como un desesperado,  como queriendo sacar esa leche, como queriendo limpiarla de su amante, aceptando que era casi su sirviente, y estos pensamientos me excitaban cada vez más.

-Si chupa bien… te gustan…? Están ricas…?

-Vos estas rica… me encantas… me volves loco… sos una perra divina… y que más te hizo ese pendejo hijo de puta…?

-Nada por ahora… no sé qué le pasa… si no le gusta mi culo… porque todavía no me lo pidió…  cuando me lo pida…

-Cuando te lo pida que…?

-Ay amor… con las cogidas que me da y los orgasmos que me regala que le voy a decir…

-Pero es muy grande… te va a hacer doler…

-No te hagas problemas… cuando estoy bien caliente me encanta aunque me duela… y más con el pendejo…

-Y ahora no estás caliente…?

-Si ahora estoy recaliente…

-Y por qué no me dejas…?

-Te voy a dejar después que me haya cogido Jorge… cuando le de el culo por primera vez… me vas a coger con el culo lleno de la leche de él…

Voví a acabar y ella también estaba acabando otra vez mordiéndonos las lenguas, los labios, mientras bajaba la calentura.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.