EXPLOTANDO DE PLACER

¡Comparte!

Al día siguiente, todos recibimos una felicitación por el buen trabajo y ellos coincidieron en nombrarme a mí como la responsable del éxito del trabajo, y yo dije que ellos también habían hecho lo suyo, y bien que lo habían hecho.

Debía arreglar algunas cosas para la campaña así que estuve fuera casi todo el resto del día, al volver, me dediqué a leer los mails que siempre recibo y me conecté al messenger para contactarme con alguno de mis amigos, y sí podía tener una buena sesión de cibersexo, me encontré con Ricardo, él es de Chile, nos encontramos a diario, y siempre disfrutamos mucho, hacia unos días que no sabía de él, así que me alegró mucho encontrarlo, tuvimos un buen rato de cibersexo, logré masturbarme rico con él.

Al terminar me dijo algo que no esperaba, que él estaba en mi país que había venido por su empresa y que solo estaría esa noche, quería verme, él sabía que yo siempre me niego a los encuentros, que solo disfruto los contactos por la red y mis encuentros de sexo los vivo con gente conocida, eso siempre lo dejo claro, pero él insistía mucho, y la verdad yo estaba muy excitada.

Los encuentros con él siempre eran muy calientes y excitantes, así que finalmente me convenció y quedamos en encontrarnos en su hotel, nos conocíamos por fotos, solo le pedí tiempo para ir a cambiarme a casa y luego lo vería. Fui a casa y me vestí con un vestido corto, ajustado, no me puse sostén y me puse una tanguita muy pequeña.

Al llegar al hotel, Ricardo me esperaba en el hall, al verme me sonrió, me regaló una rosa y me dio un beso en mi mejilla, agradecí la rosa y devolví el beso, me preguntó sí deseaba salir a cenar, contesté que no, prefería solo algo ligero en su habitación, así lo hicimos, cenamos algo, charlamos un poco, conociéndonos un poco mas que lo que lo habíamos hecho por la red, él era muy agradable, simpático, sensible y atractivo. Pero ambos sabíamos como queríamos concluir la noche, haciendo realidad nuestros encuentros, él me tomó entre sus brazos y me besó con pasión, nuestras lenguas se entrecruzaron en mi boca, sus manos recorrían mi cuerpo, por sobre mi vestido, llegaron a mis nalgas y me apretó contra sí, sentí su sexo duro apoyarse contra el mío, mis pezones se pusieron duros y se marcaban a través del fino vestido, clavándose en su pecho, él los sintió y llevó su boca sobre ellos pero sobre mi vestido, mis pezones se pusieron duros como piedras.

Yo acariciaba su cabello, su boca lamía mis pezones por sobre el vestido, deseaba más y tomé mi vestido deslizándolo de mis hombros, Ricardo lo liberó un poco y mis pechos saltaron desnudos frente a él, hice deslizar un poco más mi vestido que finalmente cayó al piso, dejándome solo con la tanguita, Ricardo se alejó un poco solo para contemplarme y elogiándome, diciéndome que era más hermosa que lo que me había visto en la foto o incluso imaginado. Volvió sobre mis pechos, ahora desnudos y tomó mis pezones duros en su boca, los lamía, los chupaba, los mordía suavemente, mi excitación crecía, mi vagina se humedecía por completo, entonces me tomo y me llevo a la cama, me recostó, boca abajo, tuvo una visión especial de mi tanguita hilo dental que se perdía entre mis nalgas grandes y duras que quedaban todas desnudas, se quitó su camisa y se recostó sobre mí, comenzó a besar mis mejillas, mi cuello, mis hombros, con besos suaves y tiernos, por sobre mi espalda, bajaba por ellas, hasta llegar a mis nalgas, las besó, las lamió, separó levemente mis piernas y abriendo un poco mis nalgas, pasó su lengua entre ellas.

Comencé a gemir, mi humedad mojaba mi tanguita, mi olor a hembra comenzaba a salir de mí, él lo noto y dijo que lo adoraba, su lengua siguió lamiendo, metiéndose entre mis nalgas, corrió mi tang

uita y ahora su lengua recorría desde mi ano hasta mi conchita húmeda, mis gemidos aumentaban, entonces quitó mi tanga, deslizándola por mis piernas, subió besando mis piernas hasta llegar a mis nalgas, pasó por ellas y siguió besando más mis hombros y mi espalda, volvió a bajar hasta mis nalgas, comenzó a morderlas suavemente, las besaba, las mordía, las chupaba, las abrió y su lengua lamió mi ano, bajó hasta mi conchita y se hundió en ella, gemí fuerte de placer, su lengua me penetra fuerte, juega en mi interior, mis gemidos aumentan, chupa mi clítoris y con dos dedos me penetra la concha, lo hace fuerte y rápido, mi respiración se acelera, él siente llegar mi orgasmo, me pide que acabe para él, chupándome y penetrándome fuerte con sus dedos, lo complazco y estalló en un orgasmo intenso, que baña su cara y sus dedos con mis jugos, me muevo un poco, refregando mi concha por su boca, él bebe todos mis jugos, lame mi concha hasta secarla de jugos, pero vuelve a excitarla.

Ahora le pido que se desnude, que lo haga frente a mi, él se para frente a la cama junto a mí, saca su pantalón, noto bajo su slip, su bulto grande y duro, lo quita y su verga grande y dura salta desafiante, es algo grande y gruesa, esta muy dura, le pido que se pajeé frente a mi cara, quiero ver su verga crecer junto a mí, él la toma en su mano y se pajea al lado de mi cara, su verga crece y se pone mas dura en su mano, lo veo pajearse y llevo mi mano a mi concha para pajearme también.

– Mira lo que tengo para ti, meneando su verga dura me dice Ricardo – Sí, la deseo, pajeáte más fuerte para mí – Te gusta? La quieres? – Sí la quiero, dámela en la bocaSe acerca a mí y pone su verga sobre mis labios, pero agita su verga dura sobre mí, me da vergazos sobre la cara, en mis mejillas, en mis labios, saco mi lengua y comienzo a lamerla, Ricardo se aproxima mas sobre mí, tomo su verga en mi mano, mi lengua la recorre entera de arriba abajo, hasta sus huevos, también los lamo, mientras pajeo su verga grande y dura, chupo sus huevos, los meto en mi boca, ahora él gime de placer, sigo lamiendo su verga y vuelvo sobre su cabeza, la lamo en circulo y comienzo a chuparla, poco a poco mas profundo, la voy tragando toda, hasta que mi boca choca contra su pubis, su verga llena mi boca hasta mi garganta, la saco y vuelvo a tragarla entera, mis labios aprietan su verga dura, la rozo con mis dientes mientras la recorro de arriba abajo.

Ricardo gime fuerte y me pide que le coma toda la verga, la trago entera, la saco y me doy mas vergazos en la cara, mojo mi cara con su verga dura y vuelvo a comérmela toda, la chupo fuerte, la saco de mi boca y la pongo entre mis tetas, apretó su verga y se la pajeo con mis tetas grandes y duras, él toma su verga y me da vergazos por las tetas, sobre mis pezones duros, vuelve a ponerlas entre ellas para que se la pajeé fuerte, coge mis tetas con su verga caliente, la vuelvo a llevar a mi boca y me la como toda, toma mi cabeza y la aprieta contra su verga, me clava la verga hasta el fondo de mi garganta, y comienza a moverse, cogiendo fuerte mi boca, mis gemidos se ahogan en su verga, mi boca se llena de su verga, entonces la sacas de mi boca y la lleva a mi concha, me recuesta en la cama y golpea mi clítoris con su verga dura, la refriega por mi concha, le pido que me coja, que me meta toda su verga, pero solo recorre mi concha de arriba abajo, le pido que quiero sentirla.

Entonces de un golpe entra en mi concha hasta el fondo, grito de placer, comienza a moverse fuerte y rápido con toda su verga clavada en mi concha, mis jugos caen sobre su verga, solo gimo fuerte y le pido más, me coge fuerte y rápido, clavándome toda su verga, se mueve salvajemente, cogiéndome con toda pasión y fuerza, estoy por explotar de placer, siento su verga hincharse en mi interior y estalla junto conmigo, el orgasmo nos invade a ambos, mi concha chorrea jugos y su verga escupe leche caliente regando toda mi concha, nos movemos juntos descargando ambos todos nuestros líquidos, quedamos extasiados, te recuestas junto a mi.

Tomo tu verga y la limpio toda con mi boca y mi lengua, lamo su verga llena de tu leche y mis jugos, la dejo toda limpia y eso la hace ponerse dura de nuevo, vuelvo a tragármela entera, chupándola toda, tomas mi cabeza y otra vez la hundes en tu verga, pero me levanto y me pongo montada sobre ti con mis piernas a tus lados.

Tomo mis tetas y te las ofrezco para que las chupes, lames mis pezones, suelto mis grandes tetas y las pongo junto a tu cara, me muevo y balanceo mis tetas, haciendo gol

pear tu cara, sacas tu lengua y las lames mientras te golpean, bajo rozando mis pezones duros por tu cuerpo, hasta llegar a tu verga, la apretó con mis tetas y te la pajeo de nuevo, se pone muy dura entre mis tetas, ahora me monto sobre tu verga, refriego mi concha por ella, la mojo con mis jugos, y lentamente comienzo a metérmela en la concha, la sientes entrar en mí , mi concha caliente la aprieta y se la va devorándola, hasta que mis nalgas chocan contra tus huevos, entonces la cabalgo fuerte, tu aprietas mis tetas que saltan en cada embestida sobre tu verga, clavándomela entera, subo y bajo fuerte por tu verga, los dos gemimos fuerte, me pides que me clave más, que me la meta toda adentro, así lo hago, saco y meto toda tu verga de mi concha ardiente y mojada.

Ahora la saco por completo y vuelvo a montarme , pero notas como la pongo sobre la entrada de mi culito, refriego tu verga por mis nalgas, mojo mi agujerito con los jugos, apoyo la cabeza de tu verga sobre mi ano y comienzo a empujar, tu verga abre mi culito apretado, sientes como se dilata para dar paso a tu verga grande y gruesa, se la va comiendo poco a poco, me la metí hasta la mitad, y entonces subo un poco y me siento de un golpe sobre tu verga, clavándomela entera en el culo, ambos gritamos, mezcla de un poco de dolor y placer, quedo toda clavada en tu verga, dejo que mi culo se adapte a tu verga y al sentirla , la cabalgo fuerte y rápido, sacándola casi por completo y clavándomela entera otra vez, así hasta que acabo nuevamente clavada en tu verga, que al sentir mi orgasmo explota en mi culo, inundándolo de tu leche caliente y abundante, siento como llena mi culito, me muevo más sobre tu verga, exprimiéndola toda, hasta la última gota de leche dentro de mi culo.

Me acuesto a tu lado, algo cansada, me abrazas, me besas, lames mis pechos, besas mi boca con pasión, ambos estábamos exhaustos pero sabíamos que queríamos mas, era nuestro único encuentro y deberíamos disfrutarlo al máximo, tus besos y caricias me hicieron reaccionar una vez más, nos unimos en un 69, tu lengua lamía mi concha y mi culo, no te importó que aun estaban llenos de tu leche y mis jugos, los lamías y chupabas con pasión, yo devoraba tu verga, toda en mi boca, entonces me pusiste en cuatro patas y dirigiendo tu verga a mi concha la penetraste entera de un golpe, clavándola hasta el fondo, me cogías fuerte y bien rico, lo hiciste por un buen rato, a punto de mi orgasmo, me clavaste por el culo, solo algunas embestidas profundas bastaron para hacerme acabar muy fuerte otra vez y tú no parabas de cogerme fuerte y duro, te pedía mas y más que me hicieras volver loca de placer, que me hagas acabar más fuerte, que me rompieras el culo con tu gran verga, así lo hacías.

No parabas de darme placer y tu verga no daba signos de querer acabar, un nuevo orgasmo me invadió, entonces algo vino a mi mente que me habías contado en nuestros encuentros, que a veces te sucedía, que en momentos de mucha excitación y cuando ya habías terminado un par de veces, te pasaba que no podías acabar, tu verga se mantenía dura y no acababa, ahí sentí que eso te ocurría, ya no pude pensar más porque tus cogidas eran cada vez más fuertes y placenteras, habías empezado a alternar la penetración entre mis agujeros, salías de mi concha a mi culo y así de vuelta a mi concha, eso me hizo tener una cadena de orgasmos seguidos, pude comprobar que era verdad lo que me contabas, por más de media hora me cogiste por los dos agujeros, haciéndome tener orgasmo tras orgasmo, estaba totalmente exhausta, ya no podía mas, mis agujeros estaban irritados, tú sabías que eso te sucedía también, que en un momento la mujer ya no aguantaba.

Decidiste parar, y me dijiste que no había nada que te hiciera acabar, yo te miré y te dije que eso lo veríamos, te hice recostar boca arriba en la cama, tu verga inhiesta apuntaba al techo, la tomé en mi boca y la chupé fuerte, profundo, metiéndola toda en mi boca, estaba muy dura y caliente, la chupé toda, lamiéndola completa, lamí hasta tus huevos, bajé por ellos y llegué al canal de tu ano, pajeaba tu verga y mi lengua se deslizo por tu ano, lamiéndolo, abriéndolo con la puntita de mi lengua, tu verga reaccionó más en mi mano, tú gemías, lamí más tu culito y tu verga se hinchaba, volví a lamerla, la chupé entera, y ahora la puse entre mis tetas.

Sabia lo que eso te gustaba, sentir la piel de m

is tetas suaves pero duras y excitadas, la pajeaba fuerte con mis tetas, tú me pedías que lo hiciera así, bien apretada y fuerte, sentí tu verga hincharse en mis tetas, tú gritaste y estallaste, los chorros de leche alcanzaron mi cara, sobre mi cuello, caían sobre mis tetas, tu verga no dejaba de escupir leche, tú gemías de placer, puse tu verga en mi boca y la chupé, succionándola para sacarte hasta la última gota, la lamí toda y la dejé limpia y brillante, te besé en la boca, compartimos tu leche en tu boca, toda tu acabada sobre mi volvió a excitarme, pero mi concha ya no resistía una verga adentro, así que volví a sentarme sobre tu cara, refregaba mi concha sobre tu boca, enterraste tu lengua en ella, y yo me movía sobre tu cara, refregándome sobre tu lengua, mis jugos comenzaron a caer sobre tu boca, los bebías y me lamías más fuerte, no tardé en tener un nuevo orgasmo que inundó tu boca y tu cara con mis jugos.

Me movía mojando toda su cara, hundió mas su lengua en mi concha y mis jugos explotaron sobre él, Ricardo lamía, chupaba todo lo que le daba y decidí darle algo más, él sentía como mis jugos lo bañaban y lamiendo todo lo que le daba, pero enseguida notó sobre su cara mas liquido, este era mas caliente, miró mi concha y pudo ver como mi meada estaba cayendo sobre su cara, un chorro entró directo a su boca, otro corrió por su mejillas, y así fueron cayendo sobre él hasta que terminé de mearlo, él solo bebió todo lo que pudo y lamió mi concha para dejarla toda seca, ahora sí, caí rendida a su lado, mi cuerpo se encontraba exhausto y convulsionado por los orgasmos y el placer, cerré un momento mis ojos, descansando.

Noté como te levantaste y te pusiste a mi lado, te siento junto a mí, me pides que me dé vuelta y al hacerlo un chorro se estrella en mi cara, y otro lo hace contra mis tetas, veo tu verga meándome toda, bañas mi cara, siento como entra en mi boca, trago tus meos, tomo tu verga y la chupo, meas directo en mi boca, tu meo desborda mi boca y cae por mis tetas, bañándolas también, chupo tu verga hasta que me das hasta la última gota, la lamo entera y la limpio toda, caes rendido junto a mi, nuestros cuerpos se unen y abrazan, el sexo y la pasión nos invadieron, nos besamos y nos dormimos abrazados como enamorados, sabemos que fue solo una noche, que mañana ya no nos volveremos a ver, pero hemos vivido la noche más placentera y excitante.

Por la mañana desayunamos y nos despedimos, ya no había tiempo para nada más pero el recuerdo de esa noche quedara en nuestras mentes y en nuestros cuerpos y cada vez que nos encontremos en la red, viviremos un nuevo y apasionado encuentro como este.

PD : dedicado a mi amigo Ricardo, el protagonista de esta historia, con mucho cariño y compartiendo nuestras fantasías. Le envió un beso enorme.

Autor: Angela_lobo

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.