Fantasia bisex HMH en Monterrey.

Este relato es acerca de mi y una fantasía que he deseado hacer realidad desde hace algún tiempo, es una historia que gira en torno al ámbito strap-on, para los que no conocen el termino es una practica denominada fetichista donde la dama porta un arnés con un dildo o vibrador el cual usa en el ano de su hombre y va desde la simple penetración hasta la humillación, en algunos casos es brindarse placer mutuamente y en otros hacer la dominación de la pareja dándole un poco de dolor, yo en lo personal no soy muy afecto al dolor.

Era una vez de esas tantas en que me encontraba surfeando la red buscando algún material erótico que diera satisfacción a mis instintos y de pronto buscando por ahí me encontré con algunas paginas que trataban este tema el cual me pareció muy agradable y satisfactorio por lo general el material trataba de una dama y un hombre pero he de admitir que me pareció mejor la idea de un trío bisexual a lo cual he puesto un poco de empeño y logre algunas platicas con damas o parejas que gustaban de esta practica pero debido a las distancias que existían entre nosotros no pudimos hacer nada mas que hablar al respecto.

En una de esas búsquedas me tope con una pagina llamada marqueze.net donde ofrecen una sección de contactos, ahí fue donde tuve mas suerte ya que había algunas personas que eran de mi región exactamente Monterrey, Nuevo León, México. ahí conocí a una dama que llamare alma, con ella he tenido algunas platicas sobre sexo, gustos y preferencias, dentro de esas platicas tocamos el tema de la bisexualidad, ella me preguntaba si había tenido curiosidad al respecto a lo cual conteste que si, que soy una persona que conocía el placer de la estimulación de la próstata pero que nunca había estado con un hombre, solamente que había introducido un consolador y algunas otras cosas mas, siguiendo con la platica me confeso que a su esposo le gustaba que ella lo penetrara con un pene de hule a lo cual reaccione con una erección, siguiendo con la platica me indico también que su esposo deseaba tener un encuentro con otro hombre, algo bisex en parte ya que ambos tanto su esposo como yo no gustamos de los besos entre hombres solamente el simple placer de una buena mamada o una buena enculada.

Paso algún tiempo y después de varias platicas mas, nos dispusimos a conocernos, he de decir que me sentía algo incomodo ya que no tengo experiencia en estos menesteres y ya que seria mi primera experiencia de este tipo me ponía los nervios de punta, se dieron las 8:00 p.m. y nos encontramos en el lugar previamente acordado, un bar donde tomaríamos algunas copas y pues conocernos mejor ya que la vista nace el gusto, llegue algo temprano unos 10 o 15 minutos para poder relajarme un poco, poco después por medio de las fotos que intercambiamos por la red los pude reconocer y les hice una seña para que se dirigieran hacia donde estaba, nos presentamos y nos sentamos para pedir algo de beber, era un lugar con poca luz y algo apartado, con poca gente, era una esquina de esas donde el asiento es una L y que ocupa toda la esquina con mesa de manteles largos, al sentarnos primero por caballeros dejamos que se sentara alma y luego ella me toma de la mano y me sienta a su lado y luego se acomoda su esposo, así que quede exactamente entre los 2, estuvimos platicando acerca de como fue el contacto, de cosas eróticas y de gustos, etc.. después de unos 20 minutos de platica note que alma había subido su falda un poco mas arriba de las rodillas y me tomo la mano para que acariciara sus piernas vi que traía puestas unas medias que sabia me volvían loco, tarde un poco ya que del otro lado estaba su esposo, solo voltee a verlo y asintió, como diciendo sigue no hay problema, esto de las medias debió hacerlo porque lo habíamos platicado por la red, sobre mis gustos por las damas que usan medias y liguero pero sin tanga, entonces me dedique a pasar mi mano sobre su pierna y deleitarme con el tacto de las medias y de su piel, luego un poco mas arriba su panochita con un poco de bello, escurriendo jugos a no decir mas, muevo mi mano y acaricio, toco y poco a poco siento mis dedos empaparse de sus jugos, comienzo a sentir una erección que hace que mi pequeño pero firme pene de 17 cm. se ponga a su máxima expresión, de pronto siento que su esposo toma mi mano y la dirige a su paquete, lo cual hago sin rechistar, ahora tengo mi mano izquierda en la vagina de ana y la derecha en la ver

ga de su esposo, con un poco de cuidado bajo el zipper y la saco para poderla tomar mejor, era grande un poco mas grande que la mía, así estuve un rato acariciando y jalando cuando tuve que parar porque se acerco el mesero a ver si estábamos bien de bebidas a lo cual ordenamos una ronda mas, nos trajeron las bebidas y seguimos con algo de platica, tomando el tema de strap-on, admito que me puse algo rojo al estar hablando con alguien en persona de ese tema, pero se pasa rápido al entrar en detalles, nos pusimos a platicar de nuestras fantasías y comencé a explicarles mi deseo de compartir con una pareja algunos momentos donde estando los 3 el, ella y yo. haríamos un trío todos contra todos, algunas cosas que le dije acerca de ello era el estar a cuatro patas siendo penetrado por ella y estar mamandole la verga a el, también como a ambos nos gusta sentir el placer anal, estar los 2 a cuatro patas hombro con hombro siendo penetrados por ella un poco a el un poco a mi, cediéndoles la palabra escucho que ella desea penetrar a su marido mientras yo observo y me masturbo con un consolador en el ano, compartiendo tantas palabras creo que nos pusimos algo calientes y decidimos ir a algún lugar a relajarnos un poco y a hacer realidad algunas de esas fantasías.

Salimos de bar y nos dirigimos a su auto, a lo que decidimos dar un paseo por ahí, siendo yo el invitado me tocaba ir en la parte de atrás a lo que se turnaron para conducir diciéndome alma que ella iría conmigo atrás, nos subimos al auto y arrancamos tomamos por algunas calles sin tanta luz ya serian como la 11:00 p.m. y comenzamos a acariciarnos un poco, levante su falda y comencé a acariciarla a lo que me pidió que lamiera todos esos jugos que salían de su vagina, lo cual hice sin poner pero, ahí me encontraba yo lamiendo vagina con los vidrios negros del auto no se veía nada hacia adentro, lo cual aproveche muy bien, lamía y lamía, viendo esta oportunidad di unas cuantas pasadas con mi lengua por su ano y de regreso a su vagina en algunos casos lamí y metí mi lengua en su ano un poco como si la estuviera penetrando, acostado yo en el asiento trasero y ella sobre mi me tenia aprisionado, claro que no dejaba de acariciar sus piernas con esas medias que me ponían a 100.

Después de un buen rato de lamer y relamer ese clítoris tan delicioso y de tomar esos jugos tan abundantes que no dejaban de fluir, escuchamos una voz que dijo, creo que es mi turno de pasar ahí atrás y que tu conduzcas hasta casa, el esposo de alma se dirigía a ella, a lo cual nos detuvimos en un crucero y cambiaron de lugar, ahora alma conducía a casa y su esposo estaba ahora en el asiento de atrás, me dijo he visto como te comías la panocha de mi mujer por el espejo retrovisor, ahora te toca darme algo a mi y me indico a su paquete que parecía que iba a reventar, me dirigí ahí y desabroche su pantalón y lo bajamos hasta las rodillas dejando al aire una verga grande y algo gruesa con algo de líquidos en la punta por causa de la erección al ver lo que hacia con su esposa, me dirijo a ella y la empiezo a mamar tomo la cabeza con mis labios y la beso, chupo un poco y me delito con el sabor del liquido preseminal que de ahí emanaba, luego como todo un inexperto ya que jamás había tenido el placer de mamar una verga hice lo mejor que pude , recordando algunas películas porno que había visto, lamí, chupe, relamí, me la comía casi toda, pero era difícil para alguien que nunca lo había hecho, la jalaba como masturbándola y lamía al mismo tiempo, en ese momento me quede mudo al escuchar que el me preguntaba si ya había probado el sabor del semen, a lo que conteste que solamente el mío, me dijo que si deseaba probar el de el, dije que si, que me agradaría tener ese gusto, entonces el comenzó a masturbarse no tardo mucho en venirse yo creo por la excitación de ver a otro hombre mamando su verga, jalo y jalo unos cuantos minutos claramente que yo no dejaba que cabeza saliera de mi boca y el jalaba y jalaba, cuando por su respiración y sus movimientos pude entender que estaba por venirse y así fue dejo salir toda su leche en mi boca, no deje escapar nada ya que no quería perder ni una gota, retire su mano de su verga y la tome con las mías y termine de masturbarlo, lamí hasta la ultima gota, el sabor ácido y salado con pequeños toques de dulzura y esa pizca de sabor canela me dejaron satisfecho, en esos momentos estábamos casi por llegar a su casa entonces nos preparamos y el regreso al asiento delantero para no parecer sospechosos.

Una vez ahí pasamos a la recepción y me invitaron a tomar algo a lo que procedimos a tomar algo de beber, ella seguía caliente ya que con solo unas lamidas de vagina no serian suficientes para calmar esa calentura que tenia, tomamos las bebidas y nos preguntamos si no estaríamos un poco mas cómodos si nos quitábamos la ropa y nos quedamos totalmente desnudos excepto alma que se dejo las medias y el liguero, era una escena tan excitante que no tarde en tener la verga bien dura, incitados por lo que veíamos propusieron pasar a la recamara donde habría algún lugar mejor para pasar el rato, nos dirigimos hacia allá y encontramos una recamara con una gran cama donde nos sentamos y ansioso pregunte a alma si deseaba tener un 69 conmigo a lo que me dijo me encantaría y me tumbo sobre la cama yo boca arriba y ella sobre mi con su culo apuntando hacia la orilla de la cama, comenzamos a lamernos mutuamente y su esposo nos observaba desde un lado de la cama, creo que lo que veía le era muy excitante ya que tenia de nuevo una erección pidió a alma que se acomodara y comenzó a penetrarla por esa vagina tan deliciosa que estaba comiéndome, aprovechaba cualquier momento para sacarla y ofrecérmela ya que yo estaba debajo de alma y manteníamos la misma posición, yo la lamía y el la volvía a meter yo lamía el clítoris de alma y en ocasiones los huevos de su esposo y su verga de nuevo, así estuvimos un rato hasta que recordamos algunos juguetes que tenían por ahí guardados y alma nos acomodo a los 2 en la cama con el trasero apuntando hacia la orilla y se dirigió al closet y tardo un poco cuando regreso traía un consolador en la mano y un arnés puesto con un vibrador integrado, claro que no nos iba a hacer sufrir así que trajo algo de aceite y nos comenzó a frotar algo de aceite en el ano a ambos y luego metía un dedo y jugaba con nuestros anos, mientras tanto yo jugaba con los penes de ambos, estuvo así hasta que logro meter 3 dedos y se preparo untando abundante aceite en ambos juguetes y dijo por ser el invitado te toca primero y comenzó a meterme el pene de platico que traía en el arnés y poco a poco fue empujando hasta que lo metió casi todo, al mismo tiempo introducía el que traía en la mano en el ano de su esposo, de pronto comenzó con un buen ritmo de mete y saca, en esos momentos me sentí en la gloria, siguió un rato mas y sentí que su esposo se levantaba pero ella no dejaba de darme por el culo, de pronto disminuyo sus embestidas y se retiro lentamente para no lastimarme, fue entonces cuando sentí un pene igual o in poco mas grueso y caliente no tan frió como ese de platico, que apoyaba su cabeza en mi ano dilatado, sin batallar lo empujo y entro lentamente hacia adentro y hacia afuera, era fascinante sentir esas delicias, su pene se adaptaba mas a mi forma y le daba duro pero suave, metía y sacaba, a veces casi la sacaba toda y la metía de nuevo hasta adentro, podía sentir sus huevos tocando con los míos, cuando platicamos alma y yo me contó de la fantasía de su esposo de estar con un hombre pero el no se dejaría penetrar por y que no mamaria el deseaba que se la mamaran y el penetrar, así que en esos momentos el debería sentirse satisfecho ya que estaba cumpliendo una de sus fantasías, de pronto siento que alma empieza a penetrarlo a el en esos momentos estábamos haciendo un trenecito, mi culo abierto recibiendo verga y el dueño de esta a su vez recibiendo un gran pende de goma, era algo muy excitante, de pronto paramos y cambiamos de roles, alma deseaba que la penetrara y así lo hice ella se tumbo boca arriba con las piernas abiertas, que maravilloso espectáculo estaba presenciando, me dirigí a posicionarme sobre e leches, diría que falto alguien mas para probar ese delicioso postre de 3 leches, nos besamos por un buen rato hasta que devoramos casi toda la leche y nos recostamos un poco para descansar de tanta acción que habíamos tenido en esos momentos.

Pasaron algunos momentos y alma seguía con ganas de mas, a lo que ya repuestos su esposo y yo nos acomodamos de nueva cuenta para disfrutar de otro momento inolvidable esta vez alma comenzó a mamar mi pene y yo el de su esposo, hasta que estuvieran bien erectos, una vez logrado, alma se sentó y volvió a colocarse el arnés y me indico que me sentara sobre el, así que me acomode y comencé a meterlo y luego a cabalgarlo de ponto se acerco su esposo y nos ofreció su verga la cual no despreciamos y lamimos en conjunto un rato ella un rato yo y los dos al mismo

tiempo, dejamos esa posición y me indicaron que deseaban que yo lamiera el pene de el mientras ella lo penetraba y así lo hice ahora el se puso a cuatro patas y ella lo penetraba, me acomode por abajo y comencé a lamer su pene, una vez mas debió haber sido la excitación o yo no se que pero se volvió a venir en mi boca y repetí el procedimiento, lamí, lamí y me comí toda su leche.

Ahora solo quedábamos alma y yo, así que me dijo, ven acá y dame por el culo, que a poco nadamas ustedes se lo van a gozar, así que me prepare con un poco de aceite y comencé a frotar mi pene en su ano poco a poco comenzó a entrar, inicie con unas suaves embestidas, para ir aumentando el ritmo, era maravilloso, me sentía soñar esa sensación de meterla en el ano de alma era incomparable pero como todo tiene su fin, ella empezaba a gemir y se veía un gran orgasmo en camino, así que apresure mi ritmo y ella exploto en un orgasmo dejándose caer por el cansancio y la satisfacción, yo casi enseguida me salí de esa cueva tan suave y me vine sobre su panochita exactamente sobre su clítoris para proceder con mi penúltima tarea, lamer ese clítoris lleno de leche hasta dejarlo limpio, creo que con tan reciente orgasmo su clítoris era muy sensible ya que no aguanto mucho y le llego un pequeño orgasmo mas, por ultimo me dirigí a su esposo y como muestra de agradecimiento me arrodille ante el y termine de lamer las ultimas gotas de semen que quedaban en su pene, haciéndoles saber que me sentía muy afortunado de haber encontrado a gente como ellos y mas aun que me permitieran ser parte de su fantasía, claro que de pasada realice algunas de las mías.

Autor: Lord

maturelover_mty ( arroba ) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

1 voto
Votaciones Votación negativa

Escrito por Relatos Marqueze

Ahora ya puedes tener tu perfil de usuario en Relatos Eróticos Marqueze.

Puedes poner una descripción sobre tí y tus gustos, mostrar tu nombre, tu foto y tu correo públicamente para que otros usuarios de la web puedan ponerse en contacto contigo.

Un saludo, El Equipo de editores de Marqueze.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *