FOLLANDO CON MIS PRIMOS Y MI HERMANO II

El siguiente fin de semana no iba a venir nadie a visitarme, así que me fui yo para casa, quería ver a todos.

Cuando llegué a casa teníamos visita, unos primos de mi madre que tenían un hijo de 18 años, llamado Álvaro, este era primo segundo mío.

Durante la cena del viernes, Álvaro no dejaba de mirarme, era un chico muy tímido, pero muy guapo, seguro que estaba empezando ahora su época con las chicas.

Cuando acabó la cena, mi hermano me llevó a la habitación. – ¿has visto al primito que no te quita la vista de encima? – No me había fijado – Si, ya seguro – Bueno y ¿qué? – Pues que he estado pensando unas cosas y la verdad es que me he excitado bastante – Y que has pensado? – Quiero que le seduzcas – Explícate – Quiero que hagas cositas con él, que lo excites para que yo puede grabarte con mi cámara y luego lo disfrutamos los dos – Y que gano yo con esto? – Que quieres? – Pues que si hago lo que me dices me prepares a Mónica para que Sergio y yo podamos hacer un trío con ella, se que es lo que más desea Sergio en esta vida – ¿Como que la prepare? – Si, que nos la dejes un poco colocada y también excitada, luego llegamos nosotros, tu pones la excusa de que te tienes que ir y el resto es cosa mía – De eso ni hablar – Entonces te quedaras sin tu peli porno con nuestro primito – ¿Que harías con él? – Le pondría mis tetazas en la boca, en su polla, incluso si me caliento demasiado le haría una buena mamada y le dejaría que se corriera en mi boca.

Esto se lo dije poniéndole la mano en el paquete y pasándola de arriba abajo – veo que esta se ha puesto bien tiesa – esta bien acepto, pero solo tendréis una oportunidad con Mónica – tranquilo que no se nos va a escapar tu putita.

Después me contó el plan, lo iba a sacar de marcha por ahí con nosotros, le daría tres cubatillas, luego nos vendríamos pronto para casa y me lo dejaría en el salón para que yo hablara con él, el resto era cosa mía, él nos grabaría desde la escalera, no se ni como había aceptado, pero el caso es que ahora tenia que seducir a mi primito.

La noche discurrió como habíamos planeado, estuve un rato con mi novio, todos juntos, hasta Sofía, también salió Álvaro.

A las 2 nos fuimos para casa, dije que estaba un poco cansada del viaje, cuando llegamos a casa mi hermano Carlos, Álvaro y yo.

– me voy a la cama, dijo mi hermano – yo también, dijo Álvaro – espera un momento que tengo que hablar contigo, le dije – ¿y eso? – Hace que no te veo un año y nos tenemos que poner al día, que ya eres todo un hombrecito.

Nos sentamos en el sofá, yo le puse de forma que mi hermano nos pudiera grabar desde la escalera de casa y Álvaro no le viera, tenia que centrar su atención en mi, yo vi a mi hermano que se situaba en la escalera estratégicamente con su cámara, ese día yo llevaba una camisa blanca, unos vaqueros desgastados y unos náuticos y el pelo recogido en una coleta, el iba con vaqueros y un jersey, estaba muy guapo con el pelo engominado y peinado a raya, muy pijo iba.

Se ve que le daba mucha vergüenza hablar conmigo.

– porque te da tanta vergüenza estar conmigo? – No se – Te da corte con cualquier chica? – No con cualquiera no, lo que pasa es que tú eres mayor y muy guapa, esto lo dijo agachando la cabeza y poniéndose rojo – Hombre no soy tan mayor que solo tengo 23 para hacer 24 – Y yo 18 – No tienes novia? – No – Pero seguro que hay alguna que te gusta – Claro, una de clase – Como se llama? – Paula – Mira ves como no es para que me tengas miedo – Es que no se, soy muy tímido con las chicas – Nunca has estado enrollado con ninguna – No – Pero si eres muy guapo, otra vez se puso rojo – Es que a la hora de la verdad me corto mucho – Eso hay que arreglarlo – Como? – Mira hay que acabar con esa vergüenza que tienes conmigo y con las chicas, venga tócame el pelo – No – ¿Pero porque no? – Es que me da mucho corte.

Le puse la mano en mi pelo, – acaríciamelo, te g

usta? – Si es precioso, con esas mechitas rubias y te queda muy bien la coleta – Ves como no es para tanto? – Tócame la cara con la mano.

Pasó su mano muy suavemente por mi mejilla – ves? Puedes tocar lo que quieras, claro siempre que me pidas permiso – de veras? – Bueno no todo, jajaja – Bueno ya, dijo poniéndose rojo de nuevo – Pero los labios puedes tocarlos con tus dedos.

Pasó sus dedos por mis labios, la mano le temblaba ligeramente, cogí un dedo de su mano y me lo metí en la boca, se lo chupaba con mi lengua y le miraba poniendo cara de puta, esto hizo que un bulto asomara en sus vaqueros – ¿te gusta como te chupo el dedo? – Si me ha encantado – Ves?, no todo es besos y meterla como os pensáis los chicos, hay caricias que pueden ser muy excitantes – Muchas gracias Marta – Te ha excitado? – Mucho – Te tienes que ir soltando con las chicas – Ya poco a poco

Muchas veces se le escapaba su vista hacia mis pechos, ya me había dado cuenta – Pero que majo eres, mira de premio, te voy a dejar que me veas un poquito el sujetador, piensa que es como si estuviera en biquini – No tienes porque hacerlo – Pero tu quieres que lo haga? – Hombre yo si

Me desabroché 2 botones de la camisa y apareció un poquito de mi sujetador blanco con florecitas embutiendo mis dos tetazas – habías visto alguna chica en sujetador? – Solo en la tele – Te gustaría tocar el sujetador? – Bueno

Estiró la mano y me tocó la parte del tirante – no hombre puedes tocar un poco de la copa del sujetador, pero no te pases.

Bordeó su mano por las costuras del sujetador, lo hacia muy suavecito – te gustaría apretar y notar las tetas? – Uffff, eso seria mucho, – Aprieta un poquito

Se puso con una mano a apretar muy suavecito una teta, luego pasaba a la otra – tienes unas tetas preciosas – te gustan? – Mucho – Estoy pensando – ¿Que? – No se que por enseñártelas tampoco pasa nada – Tú veras, a mi me gustaría vértelas – Si me lo pides te las enseño – Puedo vértelas? – Claro, pero solo para que no te de vergüenza estar conmigo

Me desabroché el sujetador y lo tiré a la alfombra, solo me quedé con la camisa puesta y las dos tetas al aire, puse mis manos una a cada lado de la camisa sujetándola – cuando me lo pidas te enseño las tetas un momentito – ¿me enseñas las tetas? – Pero que majo eres.

Me abrí la camisa de par en par, sus ojos se le pusieron como platos – ¿te gustan? – Son maravillosas, como las de la tele, eh bueno mejor – Si quieres te las dejo tocar

Estiró su mano para tocarlas, yo le di un manotazo retirándole la mano, Álvaro se quedó a cuadros – no me has pedido permiso – ¿lo siento, puedo tocarlas? – Por supuesto, te doy 20 segundos.

Estiró las dos manos, una para cada teta, las tocó como si fuera lo último que iba a hacer esta vida, yo me estaba poniendo calentísima, mientras mi primo pequeño me tocaba las tetazas en el salón y mi hermano grabándolo todo desde la escalera – te has masturbado alguna vez pensando en mis tetas? – El año pasado – cuando, ¿cuando estuvimos en vuestra casa? – Si, no dejaba de mirarte, me parecías preciosa, durante dos meses después de que os fuerais he tenido toda clase de fantasías contigo – Cuéntamelas, a lo mejor podemos hacer alguna realidad esta noche – Es que me da vergüenza

Él seguía tocándome las tetas, estaba ya excitadísima – venga cuéntame algo – pues no se, que hacemos el amor – ¿donde?, le dije – en mi cama – ¿solo? – Y que me haces sexo oral – Una mamada, te la cascas pensando en que te la chupo no? – Si, eso – Y en tus fantasías te corres en mi boca – Si – Y en mi cara? – También – Te imaginas mi cara llena de semen – Si como las actrices porno – Quieres probar mis tetas? – Como? – Que si quieres chupármelas – Me encantaría – Pídeme permiso – Puedo chuparte las tetas? – Que partes de las tetas? – Todo – También los pezones? – Lo que más me gustaría – Anda ven

Le recliné la cabeza contra mi y se lanzó ávido a por mis tetazas, le metía su cabeza entre mis tetas, parecía que lo iba a asfixiar – ahhh que bien, eso es chúpame los pezones, los pezones

Mis pezones estaban completamente erectos, joder no podía controlar esta situación – eso es chupamelas, Álvaro te gustaría verme las bragas? – De veras? – Bueno, la verdad, te voy a ser sincera, empecé esto como un juego, pero ahora estoy tan caliente que no se donde podré detenerme, me est&aacut

e;s excitando mucho

Dicho esto me quité el pantalón quedándome con las braguitas blancas de florecitas a juego, era lo único que llevaba puesto a parte de la camisa – ¿Te gustan? – Son muy bonitas – ¿Que te parece mi monte de venus? – Es muy excitante – Te gustaría ponerme la mano encima de mi coñito – si

Le cogí la mano y se la puse encima de mi agujerito por encima de la braga – que te parece? – Está muy caliente – Si, yo también estoy muy caliente, si quisieras ahora podrías meter la mano en mi coño y como estoy tan caliente ni siquiera te lo impediría, te dejaría que jugaras con tu mano en mi coño húmedo – Puedo meterla? – Claro

No tardó nada en jugar torpemente con su mano en mi agujerito – como es mi coño? – Es húmedo, esta muy mojado, me encanta que sea tan blandito – Seguro que piensas que soy una puta – Claro que no, dijo poniéndose rojo – Reconócelo, sabes, me gusta que me insulten mientras me tocan el coño – Te gusta como lo hago? – Ahhhh, siiiiii, vamos mueve la mano en mi agujerito, tócame las tetas con la otra mano

Estaba descontrolada, le estaba dando un buen video a mi hermano, menos mal que Álvaro no tenia experiencia sino cualquiera ya me estaría follando en su situación – esto está muy mojado – siiiii, ahh ahhhhh, ahhhhhh, sigue

Mi cuerpo se movía al ritmo de la mano en mi coño – Álvaro – Que – Quiero verte la polla – Lo quieres Marta? – Si enséñamela.

Le retiré las manos de mi cuerpo y le desabroché la bragueta – ¿la tienes dura? – Si muchísimo

Se la saqué, era normalita para su edad, unos 15 o 16 centímetros, estaba dura como una piedra – tienes una polla preciosa – gracias

Le bajé los pantalones hasta las rodillas – seguro que ahora estás pensando en que vamos a follar – no – es lo que pensaría cualquier chico de tu edad

Se la cogí y se la menee un poquito muy despacito – me encantan las pollas – lo haces muy bien – sabes que cuando tengo una polla en la mano me vuelvo loca, me encantan las pollas – sigue por favor – tranquilo que voy a hacer que te corras conmigo – me haces algo mas? – Algo como que? – No se, lo que te dije antes, sexo oral – Quieres que te la chupe? – Sii, me encantaría – Sabes que estoy caliente como nunca lo he estado? – Me vas a hacer sexo oral? – Si me lo pides en condiciones, di que quieres que te haga una mamada y que te vas a correr en mi boca de puta y que quieres que me restriegue tu leche por toda la cara – Noooo – Pues te quedas sin ella – Chúpamela – Chúpamela que? – Chúpamela, puta? – Más cosas – Chúpamela, puta, chúpamela, me voy a correr en tu puta boca, – Eso es – Chúpamela putita – insúltame – eres una zorra! cómeme la polla puta!

En esos momentos un chorrito de líquidos escurrió entre mis piernas, se la estaba meneando muy despacito, me acerqué a su oreja, – te voy a hacer una mamada que no olvidaras en la vida, quiero que te corras en mi boca – ahhhh, ahhhhhh

Acerqué mi boca a su polla y cuando estaba a 15 cms de introducirla en la boca empezó a contraerse con su polla en mi mano – me corro, ahhhhhh, siiiiiiiiiiii

El primer chorro fue a parar a mi cara, por la zona de los ojos, mi primera reacción fue apartar la cara, luego la puse de nuevo, el segundo chorro a mi nariz, en el tercer disparo ya me había metido su pollita en la boca para que acabara de vaciarse allí mismo. Después se la mamé bien dejándosela bien limpita, el muy cabrón no pudo ni esperar a que empezara chupársela para correrse.

– espera un momento aquí que voy a limpiarme.

Me levanté, en bragas y con la camisa y fui hacia donde mi hermano en la escalera que pillaba de paso al baño, cogí el semen de mi cara y mirando hacia la cámara me metí el dedo en la boca poniendo cara de puta, después deja caer saliva de mi boca mezclada con el semen de mi primito hacia mis tetas y me las restregué 10 segundos delante de la cámara.

Después pasé de largo, me limpié en el baño y fui donde primo para irnos a la cama.

Antes de acostarme, todavía muy excitada por lo que acababa de suceder, fui a la habitación de mi hermano, había echado el cerrojo, llamé a la puerta – ¿quien es?, dijo en bajito, porque era de noche y todos dormían – soy Marta – estás sola? – Claro.

Me abrió, solo iba en calzoncillos que no podían disimular su empalme, – ¿que ta

l tu video? – Has estado genial – Mañana ya sabes que iremos a casa de Mónica y nos la tienes preparada – He pensado que estaré presente, no me lo perdería por nada del mundo – Y como lo vas a hacer? – Cuando la tenga excitada y colocada, le propondré que os folle a Sergio y a ti, la diré que os llamo por teléfono y le digo que hago como que no estoy para no preocupar a Sergio – ¿Y si no quiere? – Tranquila, para cuando lleguéis estará con el coño calado como el tuyo ahora

Y dicho esto puso su mano por encima de mis bragas todavía húmedas, había ido en bragas, solo cubierta con la camisa y el sujetador – ¿quieres ver el video? – Claro

Carlos lo conectó en su video de la habitación, era en blanco y negro y sin volumen pero se veía muy bien, la cámara lo enfocaba a mi primo desde la izquierda, un poco alto al estar en la escalera, a mi me tapaba un poquitín mi primo pero también se ve veía bastante bien.

Mi hermano se sentó apoyando su espalda contra la cabecera de la cama. – siéntate entre mis piernas, me dijo, antes se quitó el calzón y se quedó con su pollaza totalmente tiesa al aire

Yo me senté entre sus piernas quitándome la camisa, notaba su polla por mi columna vertebral, estaba a puntito de explotar, me empezó a tocar las tetas mientras veíamos el video.

– me he contenido para no hacerme una paja mientras os grababa – te has puesto cachondo? – Muchísimo

Yo estiré mi mano hacia atrás y le agarré la polla, me la froté contra la espalda – te veías muy puta con el primito – se ha corrido el pobre antes de que se la mamara – y tú estabas calentísima, se te notaba – y ahora estoy a mil – vas a aguantar hasta mañana sin follar? – Claro que no

Me metió la mano en el coño y me lo empezó a frotar.

– quiero que me folles tu ahora – ohhh, que puta eres, quítate las bragas

No tardé nada en quitármelas, en el video mi primo me chupaba las tetas.

– mira que puta eres, como le metías la cabeza entre tus tetazas – ahhhh, sigue – te hubiera gustado meter su polla entre tus tetas verdad? – Si y que se hubiera corrido en mis tetas

Me recosté un poco hacia atrás, me levanté, coloqué su polla a la entrada de mi coño y me dejé caer en la misma postura, introduciendo toda su verga, mientras los dos seguíamos viendo el video.

– ahhhh, que bueno, como echaba de menos tu polla – vamos muévete, me encanta tocarte las tetas mientras te sientas en mi polla.

En el video mi primo me estaba haciendo un dedo, había primeros planos de mi cara y su mano en mi coño.

– ahí estabas a puntito de correrte, verdad? – Si el cabrón me frotaba el coño de maravilla – Eres una puta, vamos sigue – Fóllame, vamos, tu polla incestuosa es mía, solo mía

Yo seguía sentada sobre su polla y viendo el video, ahora se la meneaba despacito a mi primo, mientras le hablaba al oído, cuando me iba a agachar para chupársela a mi primo hubo un zoom, primer plano y de repente su polla descargando en mi cara – me corro, no aguanto más, dijo mi hermano

Se la saqué me la puse a lo largo de la raja del coño y me froté el clítoris con su polla, tres segundos hasta que al fin me corrí, descargando toda mi tensión acumulada – ahhhhhh, siiiiiiiii, yo también, ahhhhhhhhh. masssssssss, dame tu crema, dámela.

Su polla empezó a descargar sobre mi pelo del coño y sobre mi ombligo, echó gran cantidad de semen mientras yo le sujetaba la polla y la apuntaba hacia mi barriga – toma mi leche puta, toma mi leche

En el video yo estaba frente a la cámara dejándome caer la saliva y su semen de mi boca a las tetas y luego restregándomelas – es fantástico el video, fantástico, dijo mi hermano.

Fue un gran polvo, de los mejores con mi hermano.

Autor: Marta

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *