Hace un par de años

¡Comparte!

Pero un día tuve la oportunidad de relacionarme con una mujer mayor que yo, y desde ese día la verdad es que cambié mis gustos, y ahora sólo me dedico a cazar mujeres de 40 años para arriba

Soy un chico de 25 años, normal en todos los aspectos. Mi vida sexual se reducía a algunos contactos esporádicos con chicas de mi edad, o más jóvenes. Pero un día tuve la oportunidad de relacionarme con una mujer mayor que yo, y desde ese día la verdad es que cambié mis gustos, y ahora sólo me dedico a cazar mujeres de 40 años para arriba. El relato que les voy a contar es de lo más real, y se me pone tiesa sólo de recordarlo y escribirlo.

Fue hace un par de años. Trabajaba de administrativo en un conocido centro de salud de mi ciudad, y no me podía quejar de mi trabajo. No era mucho y estaba bien pagado. Lucía era la gerente del centro, y lo conducía de manera impecable. Era una mujer de 41 años, no muy alta. Morena, ojos azules y un cuerpo de lo más apetecible. A nuestro centro acudían muchas mujeres a agrandarse los pechos, y ella siempre decía que algún día se operaría y se lo reduciría. Chicos, os tengo que decir que mi jefa tenía un inmenso par de tetas. Grandes, redondas, alzadas, y con unos pezones como dedos. Así que no me extraña que se lo quisiera reducir, pues se quejaba siempre de la espalda. Su trasero también estaba muy bien, pero lo de las tetas ya era de película.

Yo, una vez al mes, debía ir una tarde a otra oficina procesar unos datos e imprimirlos. Siempre me quedaba solo, y trabajaba con mas tranquilidad. Un día me sorprendió verla allí, hablando con otros trabajadores.

– Que haces aquí, vaya sorpresa! Le dije.

– Ella respondió: He venido a ayudarte, que siempre te quejas que te dejan solo.

Yo le dije que gracias, pero que no hacía falta, aunque por dentro empecé a pensar que nos quedaríamos solos y mi imaginación voló. En efecto, al cabo de media hora vino el jefe de esa oficina y se despidió, diciéndole a Lucia que al marcharnos cerrara la puerta de golpe, que ya no quedaba nadie.

Yo estaba enfadado porque había una cosa en el ordenador que no podía imprimir. Ella, al verme así, me puso su mano en la nuca y me dijo que no pasaba nada, que al día siguiente avisaríamos al técnico y lo solventaría. Yo me quede tieso, al sentir su mano que bajaba por mi espalda y se posaba en mis nalgas.

– MMMMM….! vaya culo duro que tienes…..joder!

– Lucia….yo…… La verdad es que no era lo único que tenia duro.

Se inclinó sobre mi, y me beso en la boca. Yo la abrí y nuestras lenguas se juntaron en un revoltijo. Enseguida mis manos volaron debajo de su falda y acaricié sus labios vaginales por encima de sus braguitas, sintiendo su vello y su humedad.

– Por que no tocas por debajo de ellas? Dijo.

Y se subió la falda y se las bajó y ante mis ojos apareció un coño depilado sólo por los bordes, y un clítoris grande como sus pezones. Ella se abrió los labios para enseñármelo mejor. Mientras, yo estaba acojonado por si venía alguien, pero lo olvidé enseguida al desabrocharse ella la blusa. No podía apartar los ojos de sus sujetadores, mientras mi pulgar se metía en su vagina y mi dedo corazón en su culo. Luego me bajo los pantalones y los calzoncillos, y me acarició la verga con sus manos. Con la mano libre arranqué literalmente su sujetador y me puse a succionar y amasar sus pechos. Ella, después de soltar jugos a raudales, se agachó y empezó a mamarmela. Un dedo suyo fue a parar al agujero de mi trasero, y me lo entró. Joder, no puedo negar que me gustaba como me la comía, y como su dedo entraba y salía. Buffffffff!!!! Como sabía la perra……….. Yo no quedaba atrás, y metía los dedos por donde podía, amasaba sus pechos, y acariciaba su cabello.

Cuando ya estaba por correrme, la tumbe encima de la mesa despatarrada, y empece a comerle el coño, mientras con mi dedo perforaba su culo. Al cabo de un rato, le metí la polla hasta el fondo, y empezó a gemir. AAAHHHH! Cabrón, mas rápido. Dicho y hecho, bombeé mas rápido y profundo, y de repente noté como su cuerpo temblaba y me clavo sus uñas en mi brazo, al mismo tiempo que unos goterones se escapaban de su coño para cae

r encima de la mesa. Yo la saqué y le pedí que me mostrara su trasero, a lo que ella accedió. Se dio la vuelta y me enseñó sus nalgas, y en medio un agujero negro y bastante dilatado por mis introducciones manuales.

– Oye, si me la vas a meter por ahí, espera…….. tráeme el bolso.

Yo fui a buscar el bolso, y ella saco una botella de aceite para niños. Lo destapó y con sus manos empezó a acariciarme el nabo, para que no decayera, y me la mamó un poco más. Me untó la verga con una buena dosis de aceite, y con lo que le quedaba en la mano, ella mismo se introdujo dos dedos en el culo, para lubrificarlo en profundidad.

-Ahora ya puedes, pero ve con cuidado, poco a poco……….. Y te corres fuera, eh?

– Mujer, eso de fuera…….lo voy a poner todo perdido.

– Bueno, pues cuando estés a punto me avisas, y ya haremos algo.

Y me plantó un beso en los morros, se giró y puso su culo en pompa. Y la puse en la entrada y la fui metiendo poco a poco, mientras ella se tocaba los pechos, y repetía que despacio, que no quería romperse.

Cuando ya entró, la saque poco a poco y volví a entrar, ahora ya sin dificultad, y empece a bombear. A los pocos minutos ya noté que iba a correrme, y se lo dije. Ella volvió a encararse a mi, y me la cogió. El primer chorro fue a parar directamente a sus tetas, y los siguientes dentro de su boca, mientras subía y bajaba mi glande para que lo expulsara todo. Se lo trago enterito.

Después de un rato de caricias, besos, hubo una mamada de última hora, a la que yo respondí acariciando con mi lengua su clítoris y su ano, y lo volvimos a dejar todo perdido, por las corridas sucesivas que sufrimos. Nos vestimos, limpiamos un poco la mesa y el suelo, y nos fuimos cada uno a su casa. Desde ese día tenemos algunos contactos más, y espero que continúen por mucho tiempo. También os digo que esta historia es totalmente real, y animo a todo el mundo el intentarlo con una madura. Son las mas dulces y dispuestas. Si alguna mujer madura quiere contactar conmigo, mi e mail es el siguiente

Autor: ERICSSON

desoxir ( arroba ) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.