HERMANOS II

El hermano filma a escondidas a su hermana, mientras ella sale del baño

Esa noche, como nunca, mi hermana tardó mucho en irse a acostar. Ya cerca de las 22:00 horas, ella se va a su habitación. Antes pasa al baño, momento donde yo aprovecho de entrar y encender la cámara.

Entro a mi habitación y me quedo viendo televisión a la espera que ella comience a desvestirse. Estaba nervioso, me imaginaba las imágenes que revelaría la cámara mañana cuando ella estuviese en el colegio y yo pudiera retirar la cámara desde su repisa. No quería correr riesgos y puse la alarma de mi despertador en 45 minutos, para evitar que sonara la advertencia del fin de la filmación.

Cuando esta suena, me levanto y entro a la habitación de ella con el pretexto de buscar un CD. Lamentablemente, mi hermana estaba despierta y vestida, con la luz encendida, tendida sobre la cama estudiando., así que trajiné dentro de sus CD mientras ella me reclamaba por interrumpirla y disimuladamente apagué la cámara con el control remoto.

En la tarde cuando ella no estaba , vi la filmación y tal como yo pensaba, ella entró, se dio una vueltas y luego se acostó sobre la cama y no se movió hasta que yo entré a apagar la cámara. No perdí las esperanzas, retrocedí la cinta y la volví a colocar en la misma posición.

A la otra noche, nuevamente esperé que ella entrara al baño, para entrar a su habitación encender la cámara y dejar algo para volver más tarde a buscarlo. Al igual que la noche anterior, programé la alarma para los 45 minutos y me quedé viendo televisión a la espera que el plazo se cumpliera.

Cuando ya habían transcurrido los 45 minutos de grabación, me dirigí a la pieza de mi hermana. Ella ya tenía la luz apagada entré solo un poco y presionando el botón, apagué la cámara. La tarde siguiente, cuando ella se fue a estudiar, entre a su habitación y retiré la cámara. Igual que un cazador, revisa sus trampas, esta vez la mía traía premio.

Se veía muy bien cuando mi hermana entraba a la pieza y luego de ordenar un poco, comenzó a desvestirse. Lo primero que hizo fue sacarse la parte de arriba, quedando solo en sostenes. Eso para mi no era novedad ya que muchas veces la había visto así, sin embargo el morbo de verla a escondidas, provocó inmediatamente en mi una terrible erección. Luego sacó detrás de su almohada su camisa de dormir. La tendió sobre la cama y se sacó la parte de abajo. Solo con ropa interior dio unas cuantas vueltas a la habitación. La verdad tenía un cuerpo fabuloso. Posteriormente se sacó su brasier y se colocó su camisa de dormir y se acostó.

Fueron solo unos segundos que pude ver los pechos de mi hermana, pero bastaron para excitarme de sobre manera y terminar masturbándome viendo la imagen congelada en la pantalla. Aún a su temprana edad, tenía unos pechos muy desarrollados, redondos, duros, con pezones aún no muy marcados, pero grandes y muy rosados.

No quedé conforme con eso, debía verla entera, una vez más. Pensé que el mejor momento era cuando saliera de la ducha, sin embargo cuando yo llegaba de clases, ella ya se había duchado, a si que tendría que esperar hasta el fin de semana.

Al llegar el fin de semana y mi hermana entró a bañarse, para salir después a la calle, a eso de las 8 de la noche. Rápidamente me metí a su habitación e instalé la cámara, dejándola correr inmediatamente ya que después no tendría forma de echarla a correr. Ella demoró mucho en la ducha, pero al fin salió y se encerró en su pieza a cambiarse de ropa.

Yo sabía que ahora no podía fallar, la ansiedad me dominaba y no podía hacer nada, pensando en lo que me esperaba. Los minutos parecían horas, estaba nervioso que la cinta se fuera acabar y sonara la señal. Pasaron como 20 minutos y mi hermana no salía de la pieza más el tiempo que había estado prendida mientras ella se duchaba ya llevábamos como 45 a 50 y la cinta duraba una hora.

Decidí ir a buscar algo para poder apagar la cámara antes que sonara. Ella no me quiso abrir, por que me dijo que se estaba cambiando de ropa.

El tiempo pasaba y no sabía que hacer. Al final, tomé el celular de mi madre e hice sonar el telé

fono de la casa tres veces. Contesté y llamé a mi hermana, diciendo que la llamada era para ella.

Ella salió de la habitación y fue a contestar. Como un rayo me metí a su pieza y saqué la cámara entre sus peluches. Desgraciadamente se me cayeron varios y no alcanzaba a recogerlos. Apagué la cámara y me la metí dentro del pantalón, justo en el momento que ella entraba a la habitación. Al ver todos sus peluches en el piso, me preguntó que estaba haciendo. No se me ocurrió nada mejor que decirle que necesitaba uno de sus peluches , para dibujarlo. Me miró un poco extrañada, como que no me creyó mucho, pero al fin salí de la habitación con el peluche.

Al poco rato ella termina de arreglarse y salió de la casa. Recién en ese momento, me pude relajar y ver que es lo que mi filmación había captado. Preferí entrar al baño . me bajé los pantalones y sentado en la taza, comencé a ver la cinta. La adelanté hasta que mi hermana entró a la habitación. Con la toalla atada a su cuerpo, comenzó a secarse el pelo con otra toalla. Luego ocurrió lo que yo estaba esperando.

En un rápido movimiento, se desprendió de la toalla, dejando todo su cuerpo desnudo Estaba hermosa, sus lindas curvas eran apreciadas por mi sin perder ningún detalle. Comenzó a secarse la espalda, los brazos, sus hermosos pechos, suavemente, una y otra vez dejándome loco. Pero cuando colocó una de sus piernas sobre la cama, ahí pude apreciar su sexo, completamente expuesto ante mis ojos. No lo podía creer, su monte de Venus completamente expuesto ante los ojos de su hermano, pequeño, muy rosado y coronado con un leve vello púbico que la hacía verse exquisita.

Luego cambió de pierna dándome el mismo espectáculo. Continuó secándose y cuando quedó completamente seca, comenzó a buscar su ropa, completamente desnuda, caminando por toda la habitación.

Sacó sus prendas íntimas y aún siguió desnuda hasta buscar cada una de sus prendas de vestir. Ya a esa altura mi leche no aguantaba más, pero me aguanté hasta ver que se ponía su última prenda de vestir. Luego retrocedí la cinta y prestándole especial atención al momento en que ella me muestra su rosada cosita, comencé a botar mi leche caliente sobre mi mano, gimiendo en silencio para que nadie se diera cuenta que me estaba masturbando gracias a mi hermana.

Continuará.

Espero sus comentarios

Autor: David

david800210 ( arroba ) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *