Historias con Manuel (II)

Hetero. Las fantasías junto con mi amigo Manuel continúan.

Día Viernes

Angela :

Despertamos por la mañana, ambos teníamos un día complicado, así que contra nuestros deseos de seguir amándonos, nos levantamos y salimos al trabajo, pero ya habíamos planeado nuestro fin de semana, el día paso rápido con mucho trabajo, por la tarde pasaste a buscarme por la oficina, antes habías ido por casa y agarraste algunas cosas.

Nos subimos al coche y salimos directo a la casa de fin de semana que alquilamos, era un lugar a una hora de viaje, lejos, tranquilo, íbamos a estar solos, sabiendo que solo nos necesitamos el uno al otro… viajábamos, vos manejabas, me veías el pelo un poco al viento, yo sonreía… no dejabas de mirarme, mi vestido se ajustaba a mi cuerpo, dejaba ver mis pechos grandes, marcando mis pezones…te mire y sonreí, quedaba algo de viaje aun, charlábamos y el deseo aumentaba, te sonreí y mi mano se deslizo entre tus piernas, te sobresaltaste un poco y reíste, te reí y apreté un poco tu verga por sobre tu pantalón, la note endurecerse, te dije que parece que esta necesitando de su hembra, solo reíste y dijiste siempre amor.

Entonces te seguí acariciando fuerte, hasta notarla bien dura, y la saque del pantalón, salto fuera desnuda, grande y dura, te la comencé a masturbar despacio, mi mano la apretaba, caliente y dura, entonces me agache sobre ti y la puse en mi boca, notaste como se deslizó entre mis labios y se metía en mi boca caliente… disminuiste la velocidad y te entregaste al placer que mi boca le daba a tu verga ahora muy dura, sentías como mis labios la apretaban deslizándose arriba y abajo, mi mano acariciaba tus huevos, mi boca se devoraba tu verga, la trague fuerte, profundo, la notaste llenando mi boca, hasta mi garganta, subía y bajaba fuerte por tu verga, mis dientes la rozaban al subir y bajar por ella, sentí tus gemidos, te chupe mas fuerte y rápido, sentí tu verga hincharse anunciando tu orgasmo.

Chupe mas rápido y fuerte, hundí toda tu verga en mi boca y explotaste, tu leche caliente empezó a caer directo en mi garganta, fui tragando tu elixir de placer, inundaba mi boca, sentías mi boca succionar tu verga, exprimiéndola, bebiendo toda tu lechita, era abundante, pero la trague toda sin dejar caer una gota, hasta dejar tu verga vacía, la lamí y chupe y la deje limpia y brillante… la guarde en tu pantalón y dije “espero que eso alcance hasta llegar…me miraste…te sonreí y un pequeño hilillo de tu lechita corría en mi boca, reíste y te sentiste feliz de tener una mujer así a tu lado.

Llegamos, era una casa hermosa, hacia calor… recorrimos la casa y encontramos la piscina… viste como me desnude rápidamente y me tire a la piscina…te mire, sonreí y te dije… te estoy esperando y estoy muy caliente…

Manuel

Me quité la ropa casi en seguida y me lancé a la piscina tras de ti…. me sumergí y vi tu cuerpo de mujer hermosa bajo el agua… estabas feliz, el agua te relaja y te hace ver más fresca y salvaje… comenzaste a buscarme y no podías encontrarme, hasta que aparecí de pronto al frente tuyo… me sonreíste y te lanzaste a mis brazos… nos besamos, nos abrazamos en el agua, dejando nuestros cuerpos mojados amarse también en un apasionado abrazo… ardiente, incitante… tus curvas te tienen vuelto loco… tus labios, tu rostro y tu cabello mojado… te ves exquisita…

Jugamos un rato en la piscina, nos tiramos agua, jugamos a las escondidas bajo el agua… estamos felices de estar juntos y de que el tiempo sea solo para nosotros… pero a medida que jugamos y nos seducimos, comenzamos a calentarnos más y las caricias eran más y más atrevidas… así que con el deseo a flor de piel me sumergí en el agua, te tomé de los muslos, los abrí y me lancé a comerte tu conchita debajo del agua… te sentiste sorprendida… no lograste darte cuenta de lo que haría, así que te entregaste de inmediato a esa lamida rápida entre tus piernas… hasta donde logré contener la respiración lamí y chupé y besé y mordí tu conchita ardiente y exquisita… tu cuerpo comenzó a contornearse respondiendo a mi lengua y mi boca en tu sexo y tus manos buscaban mi cabeza bajo el agua.

Cuando sentí que me faltaba el aire subí a la superficie entre tus piernas y apegado a tu cuerpo… tomé aire y me trague tu boca… te tomé de la cintura… como pude te llevé a un costado de la piscina… cruzaste tus piernas en mi espalda… “poséeme… estos deseosa…”, “te deseo, no sabes cuanto…”, te apoyé contra el costado, te tomé de la cintura, mi sexo erguido y caliente buscó tu conchita… tomaste mi verga con tu mano y me indicaste el camino a tu sexo, mientras nos seguíamos besando… con mis dedos tomé tu conchita y la abrí para penetrarte hasta el fondo… el agua me hace moverme despacio, y eso nos excita aún más… tus brazos se cuelgan de mi cuello y movemos nuestros cuerpos ondulando el agua… tus senos acarician mi pecho, tus pezones dibujan suspiros y gemidos en mi pecho.

Colocas tu cabeza al lado de la mía y con una de tus manos en mi espalda me llevas a penetrarte con más fuerza… me tomo del borde de la piscina y te dejo prisionera entre el borde y mi cuerpo, no hay espacio entre tú y yo… te penetro más y más fuerza mientras gemimos y suspiramos… “si… te quiero duro…”, “no puedo moverme más rápido, el agua no me deja…”,”sigue… ya viene…”,”si, voy a explotar…”,”más… dame más…”

Las ondulaciones del agua son más frecuentes, nuestros cuerpos busca el orgasmo deseado, liberador de nuestro placer… nos besamos en los labios, nuestras lenguas mojadas se recorren… me calientan al máximo y exploto en leche dentro de ti… tu acabas casi conmigo… mi verga no renuncia fácilmente y te sigue penetrando… te entregas a mi verga, al placer, al deseo… tu cuerpo está poseído por el orgasmo y mi cuerpo está poseído por tu exquisito aroma, por el color de tu piel, por tu pelo mojado, por las increíbles curvas de tu cuerpo… No lo pienso dos veces, te giro, te apoyo contra el costado de la piscina y mi verga comienza a pajearse en tu culito… nos apoyamos ambos en el borde de la piscina, tus pechos aplastan el costado, nuestros cuerpos debajo del agua… te mueves dejando que el centro de tus nalgas acaricie mi verga… bajo un poco y mi verga está entre tus piernas… “te gusta así?….”…

Angela

Sentí tu verga grande y dura entre mis nalgas, la apreté con ellas y me movía masturbándola, de arriba a abajo, tomabas mis pechos grandes y duros, besabas mi espalda y mi cuello, me moví y acomode tu verga en la entrada de mi culito…me miraste y me preguntaste si la deseaba..te mire y sonreí y te dije ” la quiero toda en mi culito”…

Sonreíste y empezaste a penetrarme despacio, sintiendo como tu verga se abría paso en mi culito apretado… sentía tu verga que abría mi culito y lo disfrutaba sintiendo como se deslizaba dentro mío, gemía mezcla de dolor y placer, pero me gustaba y te pedía mas… seguías penetrándome y besándome, me tomabas las tetas y empujabas…sentí tus huevos golpear mis nalgas, me dijiste eso querías ?…te mire y te dije si así todaaaa, ahora cogeme bien el culito.

Comenzaste a moverte fuerte, entrando y saliendo de mi culito que se dilataba y daba paso a tu verga caliente e hinchada, ahhhhh ahora gritaba de placer, te pedía mas, tomaste mis caderas y me hundías hasta el fondo de mi culo tu verga ahhh así pedía mas, gozaba, tu también, nuestros cuerpos comenzaron a convulsionarse, lleve mi mano a mi conchita y hundí dos dedos en ella, y así ambos gritamos y juntos llegamos a un orgasmo intenso… mi concha exploto en jugos sobre el agua y tu verga inundo mi culito con tu lechita caliente, ahhhh abrí y cerré mi culito exprimiendo tu verga hasta vaciarla de leche, y así blanda salió de mi culito.

Me levante y me senté sobre el borde de la piscina, tu cara quedo de frente a mi, abrí mis piernas y viste mis agujeritos, de mi culito chorreaba tu lechita y mi concha llena de jugos pase mis dedos por mi conchita y mi culito, mezclando mis jugos con tu leche y los chupe, lleve mis dedos de nuevo a mi conchita.. vos solo mirabas contemplando esa hembra caliente frente a vos, moje mis dedos con mis jugos y los lleve a tu boca, los chupaste con deleite, entonces volví a meter dos dedos en mi conchita, y luego otro mas ahhhh me masturbaba fuerte y vos eras un espectador en primer plano de mi concha caliente y jugosa, ahhhh así metí otro dedo mas ahhhh sí así gemía fuerte, vos mirabas extasiado a tu hembra dándose placer, te gustaba… ahhhh así me di mas fuerte, mi orgasmo llegaba ahhhhh y acabé ahhhhhh lo que hizo que vos hundieras tu boca en mi concha y me chuparas fuerte, bebiendo mis jugos y prolongando mi acabada al máximo ahhhhhh, quedé extenuada acostada en el borde de la piscina, tu lengua seguía comiéndome y note tu verga bien dura de nuevo… te mire y te dije… todavía quiero mas amor…y se que vos también…

Manuel

Me senté en el borde de la piscina, con los pies en el agua, te pedí que te sentaras en mis piernas… tu cuerpo ardía y yo quería extender el placer al máximo, así que mientras nos comíamos la boca a besos, comencé a acariciar tus muslos, tus piernas por dentro… llegando al centro de tu sexo, lo acaricié con una de mis manos, tomaba un poco de agua en mi mano y la vertía y esparcía entre tus piernas… refrescando el ardor de tu cuerpo…”ahhhhh… que rico”… seguí acariciando la entrada a tu sexo con una de mis manos sin penetrarte… la otra te rodeaba por tu espalda hasta tomar uno de tus senos generosos, pellizcando y erotizando tus pezones mojados… querías penetrarte con tus dedos, pero yo te detenía… quería erotizarte al máximo y desesperarte lo más que aguantaras… te recosté en mi brazo, quedando un poco más extendida y comencé a devorarme tus pechos con mi boca Mientras mi otra mano seguía acariciándote las piernas, entre ellas… tu sexo… olías a hembra en celo… te devoré el cuello y te besé en la boca cada vez que suspirabas o gemías… “damelo de una vez…”, tranquila… te quiero deseosa al máximo…”, “no… ahora….”, me mordías los labios, me rasguñabas pidiéndome que te cojiera una vez más… te extendí en el suelo, al borde de la piscina… con mis dos manos comencé a acariciarte el cuerpo, a lanzarte agua sobre tu piel y extenderla desde tus pechos hasta tu sexo… con mis dos manos te acaricié entre las piernas… ya estabas húmeda… caliente… abrí tu conchita y mi lengua comenzó a entrar en ella hasta su extensión máxima… comencé a moverla en círculos dentro de ti… te convulsionaste… latías por dentro… te tomé del culito y lo levanté, dejando tu cuerpo en 45 grados, a disposición directa de mi boca… mi lengua repetía su recorrido dentro de tu sexo… tus jugos comenzaron a llenar mi boca, corrian por la comisura de mi boca… ardiendo… exquisitos… te hice bajar.

Tu sexo estaba abierto al placer… comencé a penetrarte con mis dedos medios de ambas manos… los moví a ritmos desiguales, mientras uno salía, el otro entraba, como si fueran dos vergas dentro de tí… o en círculos, recorriendo las paredes de tu sexo… mis dedos índices acariciaban su entrada, uno de mis pulgares acariciaba la entrada a tu culito… mi otro pulgar acariciaba entre la entrada a tu sexo y la entrada a tu culito… tus contorsiones eran violentas… tus gemidos… mientras mis dedos jugueteaban dentro de tu sexo, mi lengua y mi boca recorría por fuera todo tu sexo y la entrada a tu culito… comenzaste a gritar… explotaste en jugos… a medida que chorreabas lo esparcía con mi lengua entre tus piernas… después de que alcanzaste el orgasmo, te dejé mojada por tus jugos y comencé a secarlos con mi lengua y mi boca, devorándote y mordiéndote con mis dientes suavemente… te relajaste y te entregaste a más placer.

Mi verga ya no daba más de deseo… cuando te vi dispuesta a ser penetrada otra vez, te recorrí con mi boca por tu vientre, tus pechos, tu cuello, tu boca… mi sexo empezó a penetrar dentro de ti.

Angela

Senti tu sexo entrar en el mío, lo hacia fácil ya que estaba muy mojada, tu verga se deslizó hasta el fondo de mi conchita, tus huevos chocaron contra mis piernas, me moví en círculos sobre tu verga toda clavada en mi, me penetrabas fuerte, al mismo tiempo comías mis pechos, mordías mis pezones duros y me penetrabas profundo, tu verga entraba y salía casi por completo llenándome toda ahhh me oías gemir fuerte y tu gemías ahogado en mis tetas, me las comías con gusto y me clavabas mas fuerte.

Entonces me moví y te hice girar sobre el suelo, quedando montada yo sobre vos ahora y comencé a cabalgar tu verga dura, veías como mi conchita la devoraba, la veías desaparecer y aparecer de mi conchita que se la tragaba completa, en cada embestida mis tetas saltaban fuertes, las tomaste en tus manos y las acariciaste, y luego te incorporaste un poco y volviste a comérmelas, yo gemía fuerte y no dejaba de cabalgarte, ahhh así ambos gozábamos y prolongábamos nuestro placer, sentí tu verga hincharse, la caba

lgue mas duro y fuerte, cogía salvaje sobre tu verga y al clavármela toda, exploto en mi conchita, tus chorros de leche golpeaban mi interior, y eso me hizo estallar a mi también, acabando fuerte sobre tu verga mojándola toda con mis jugos, la convulsión de mi orgasmo contraía mi conchita exprimiendo tu verga que me dio toda su lechita caliente.

Caí sobre vos, mis pechos contra tu pecho, tu verga ahora un poco blanda pero aun dentro mío, te bese con pasión, nuestras lenguas se unieron… nuestros cuerpos estaban en contacto pleno, excitados, deseosos uno del otro y ambos pedíamos mas… acariciaste mi pelo, me besaste, mi cara aun denotaba el placer, sonreí… sonreíste y te dije…quiero mas amor…

Manuel

Miré tu rostro y entendí que no mentías, estabas tan deseosa como yo, así que hice mía tu boca y mientras nuestras lenguas tejían un nuevo juego sensual y erótico, mis manos comenzaron a recorrerte entera… tus manos también acariciaban mi cuerpo, mi verga seguía dentro de tí y lentamente comenzaba a despertar… nos acomodamos, me senté y tú te montaste sobre mí, nos atamos en un exquisito, ardiente y erótico abrazo, tu cuerpo se amoldaba a mis caricias, tu calor se convirtió en el mío, tu cuello fue prisionero de mis besos.

Me comiste a besos en la boca, ayudándome a que mi sexo comenzara a crecer dentro de ti… comenzaste a sentirlo crecer y me sonreíste y me abrazaste deseosa… llevé mis dedos a tu boca y los mordiste y chupaste y besaste y con eso mi verga se endureció dentro de tí… comenzaste a cabalgarme lentamente, mientras mis manos acariciaban tu culito mojado por el sudor más que por el agua de la piscina, tu inmenso cuerpo de mujer tomó posesión de mi cuerpo y comenzaste a cabalgar sobre mi verga con más fuerza… me comí tus senos a besos y mordiscos, cuando comenzaste a gemir te tomé de la cabeza y mi lengua jugó dentro de tu boca.

Me dolía la boca y la lengua con tanta pasión, nos abrazamos con fuerzas, a medida que nos movíamos más rápido… mi verga dura te clavaba hasta el fondo, mis huevos parecían explotar al chocar con tu cuerpo… tu aroma de hembra en celo era intenso… “más… más… más… más…, si.. asi, sigue… más duro… me gusta…” llegamos al clímax de nuevo, llené tu sexo otra vez con mi leche y tus jugos inundaron mi verga… extasiados, te convulsionaste al penetrarte duro y fuerte varias veces para acabar el orgasmo… hicimos un 69 para limpiar con nuestras lenguas la leche y los jugos de nuestra pasión… chupaste mi verga ya relajada, chupé tu conchita hasta dejarla brillante, sin rastros de leche y jugos… mi verga renunció, estamos excitados, respirando fuerte, felices… nos pusimos de pié, nos abrazamos, nos besamos, nuestros cuerpos están juntos otra vez.

Te tomo de la mano y nos lanzamos a la piscina para relajarnos y descansar… me siento en la escalerilla y tú te colocas de espaldas al frente mío… el calor de nuestros cuerpos se funde otra vez, no hay nada más exquisito que sentir tu piel pegada a la mía… que sentir tus labios en los míos, que abrazarte y tomar tus senos con mis dos manos… que sentir tus piernas apretando mi mano posada sobre tu sexo… puse mis dos manos entre tus piernas, bajo el agua, acariciando y lavando tus muslos, tu sexo… tu vientre… el calor de nuestros cuerpos se funde otra vez.

No hay nada más exquisito que sentir tu piel pegada a la mía… que sentir tus labios en los míos, que abrazarte y tomar tus senos con mis dos manos… que sentir tus piernas apretando mi mano posada sobre tu sexo…

Angela

Te mire… me sentí abrigada entre tus brazos, tus manos recorriéndome, sobre mi sexo…te pregunte si deseabas beber algo, dijiste si…me di vuelta y me levante…vos estabas sentado en la escalera y yo subí de frente sobre vos, te rocé con mis pechos por tus piernas, tu pecho y sobre tu cara, me pare sobre vos, pasando tu cabeza entre mis piernas, eso expuso mi conchita mojada, la que al pasar lamiste con tu lengua caliente, me hiciste suspirar y reír y te dije vuelvo muy rápido.

Me observaste alejarme, desnuda…mis curvas delineadas, mis nalgas duras con mi culito parado bamboleándose de un lado a otro, mi pelo mojado cayendo sobre mi espalda…me miraste hasta perderme de vista al entrar a la casa…te reíste, pensaste lo hermosa que era y que bueno era tenerme allí junto a vos…me viste volver…ahora veías desnudo mi frente, mis grandes pechos con mis pezones parados, mi conchita depiladita…me veías aun mas hermosa…traje dos cervezas bien frías, nos sentamos junto a la piscina uno al lado del otro…bebimos y descansamos un poco, charlamos, reímos…sentíamos como nos amábamos…nuestras miradas se cruzaron, el deseo era evidente…

Tome mi cerveza y la tire sobre mis pechos, te pregunté ” quieres tomar??, rápidamente te echaste sobre mis tetas excitadas por el frió de la cerveza y las chupaste fuerte, me las comiste enteras, seguí tirando cerveza y tu bebías y comías mas fuerte, caía por mi conchita y también me la comiste ahhhh hasta llevarme a un orgasmo que bebiste con pasión… esto endureció tu verga, te arrodillaste a mi lado y yo estaba sentada con tu verga frente a mi, la pajeaba despacio y se puso muy dura, le tire cerveza encima gemiste del frió, y me la trague completa ahhhh hasta mi garganta, gemías de placer…te la chupaba fuerte, entera, completa en mi boca ahhhh gemías mas fuerte, te la chupaba mas duro, sentí como se hinchaba y cuando estabas por acabar la saque de mi boca y la pajeaba frente a mi cara.

Tu verga explotó…tus chorros de leche se estrellaron en mi cara, sobre mis mejillas ahhhh abrí mi boca y tu leche entro en ella, la bebí y más leche salía de tu verga, corría por mi cara, cayo sobre mis tetas, me la metí en la boca y la succione fuerte, bebiendo hasta tu ultima gota de lechita…quedamos exhaustos…te dije que fuéramos a bañarnos…entramos a la casa…nos duchamos…te pedí que nos quedáramos desnudos todo el fin de semana…reíste y te gusto la idea…teníamos algo de hambre, empecé a preparar algo de comer, estaba de pie en la cocina, me tomaste por detrás y me besaste, sentí tu sexo blando contra mis nalgas, me moví un poco refregándome sobre él, pero estaba muy rendido ahora…reí y te dije, “ahora comamos, después tenemos tiempo para más…..

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *