Historias con Manuel (III)

Las fantasías con mi amigo Manuel continúan.

Manuel :

Te ayudé a preparar la comida y además preparé algo de postre, una rica ensalada de frutas con crema… Cada vez que nos acercábamos nos besábamos en los labios y nos abrazábamos… es casi imposible estar cerca de ti y no querer abrazarte y besarte… nos sentamos a la mesa uno al lado del otro, con nuestros cuerpos juntos… yo te daba de comer de mi plato y tú del mío… me excitaba mirar tu boca alcanzando el tenedor con la comida…

Cambié el tenedor por mis dedos… me miraste pícaramente, y me imitaste… las primeras veces comiste igual desde mis dedos sin hacer nada especial, pero luego comenzaste a tragarte mis dedos y a morderlos suavemente, lo que hizo mi cuerpo entrar en calor nuevamente, mis dedos acariciaron tus labios, dibujaron la hermosa línea dueña de los más intensos besos… me imitaste y comenzaste a acariciar los míos, mientras mirabas mis labios, miraba tus ojos… parecían sonreír… luego acaricié tu rostro, tus mejillas con el dorso de mi mano, suavemente… hiciste lo mismo y nos encontramos mirándonos a los ojos… nos acariciamos el rostro suavemente, cada vez que pasaba cerca de tu boca me mordías los dedos o los chupabas…

Tomé entonces algo de fruta con crema y lo llevé a tu boca, te pedí que la comieras lentamente, la crema comenzó a pintar tus labios rojos y a ratos sacabas la crema con tu lengua… «déjamela a mí…». A medida que tus labios se cubrían de crema, la limpiaba con mi lengua lentamente… tomé una frutilla hermosa, la cubrí con crema… te dije «déjame la mitad…» mientras la dejaba atrapada en tus dientes… con mi boca tomé la otra mitad y nos amarramos en un beso con sabor a deseo y frutilla… de ahí en adelante seguimos comiendo algunos trozos de fruta de a dos…

Tomé algo de crema en mis dedos y la dejé suspendida en uno de tus pezones… la esparcí por ellos suavemente… luego mi lengua se paseó por tu pezón duro y ardiente, dejándolo limpio de crema.. hice lo mismo con tu otro pecho… tus pechos son exquisitos bañados en crema, me imitaste, pintaste con crema mis tetillas y las chupaste hasta dejarlas mojadas y limpias… luego, tomaste mi verga y la untaste con crema en la punta… eso me encendió y la comenzó a endurecer… te la tragaste de una sola bocanada, tragaste la crema y fuiste por más… seguiste lamiendo mi sexo y mis tetillas… me encendiste… dejaste mi verga muy dura.

Me agaché y abrí tus piernas… dejé abundante crema en la punta de mi lengua y la llevé a tu sexo… esparcí la crema en sus labios, a la entrada de tu sexo, dejándolo pintado de blanco… «Cómetela toda…» me dijiste… tomé el tarro de crema que quedaba y la eché en mis manos, refregué tus pechos con la crema… te gustó… limpié tus pechos con mi lengua, me los tragué con mi boca y dentro de ella mi lengua recorrió tu aureola, tus pezones, mientras suspirabas y gemías de deseo… dejé tus pechos mojados con mi saliva y tus pezones duros y enormes.

Te miré sonriendo… «ahora le toca a tu conchita…», «si, límpiala..»… mi lengua recorrió tu conchita sacando la crema que quedaba en ella… tomé un trozo grande de fruta y los dejé sujeto en la entrada a tu sexo… «no, no hagas eso…».. «ok…», me lancé con mi boca a tu conchita y saqué el trozo de fruta con los dientes, reemplazándola por mi lengua… eso te encantó y gemiste largo… te penetré profundo con mi lengua hasta que no pude más… te recorrí con ella por dentro… puse tus piernas sobre mis hombros… te comí completa… mi verga quería penetrarte, pero tu orgasmo estaba ya listo, gemías intenso, gritabas… contenías la respiración para gemir largo… tu cuerpo reaccionaba y se movía con cada recorrido de mi lengua recorriéndote toda por dentro… así que preferí hacerte acabar con mi lengua dentro… gritaste fuerte, explotaste en jugos, los bebí deseoso.

Me agarraste del pelo y te tiraste sobre mí… nos abrazamos y besamos en el suelo, girando uno sobre el otro… me diste vueltas y te subiste a caballo sobre mi espalda… recorriste tu sexo por toda ella… te levanté como pude y te senté sobre la mesa… te tomé de las caderas y de una sola entrada te penetré duro e intenso… clavé mi verga en tu sexo… me abraza

ste… te levantaste de la mesa… tu cuerpo en vilo se clavaba en mi sexo…

Angela

Seguía clavada en tu verga, te tome por el cuello con mis brazos y cabalgaba sentada en tu verga grande y dura, me embestías fuerte, salvaje, hundiendo toda tu verga en mi conchita mojada ahhh te pedía mas y más, me seguías cogiendo duro aahhhhh, me moviste un poco, me acomode y tu verga se ubico en la entrada de mi culito… me miraste y te mire fijo y de un golpe me la clavaste toda en el culito, grite de dolor y placer y me aferré fuerte a vos, me movía en círculos sobre tu verga y me clavabas duro, toda en mi culo ahhhhh gritaba pero ahora llena de placer… la sacaste de mi culito y la clavaste en mi concha ahhhhh y empezaste a cogerme alternando tu verga en mis agujeros ahhh así te pedía mas y más.

Sentiste llegar mi orgasmo ahhhhh acabe fuerte sobre tu verga, vos me seguías cogiendo mas, prolongando mi placer hasta que tu verga se hincho y al acabar la sacaste de mi sexo y empezaste a lanzar grandes chorros de leche por mi vientre, alcanzaste mis tetas, chorreaba por mi conchita ahhhhh sentí tu lechita caliente recorrer mi cuerpo, me agache y puse tu verga en mi boca, lamiéndola, chupandola toda y dejándola bien limpia… esto la hizo ponerse dura de nuevo, lista para mas.

Manuel

Esparcí la leche que quedó en tu piel por todo tu vientre y por tus tetas… tomaste una de ellas y comenzaste a lamerla… tu lengua en contacto con tus pechos me erotizó aún más… te tomé de las caderas, por detrás y te llevé contra el muro, levanté tus brazos y los dejé sobre tu cabeza… empecé a pajear mi verga dura entre tus nalgas, las tomé y las abrí para que sintieras toda mi verga ardiente entre ellas… luego una de mis manos se posó sobre tu sexo y recorri con ellas tu entrepiernas… mi otra mano te sujetaba por la cadera, tus pechos estaban apretados contra el muro… la mano en tu cadera pasó a tus muslos rasguñándolos… cuando ya te sentí ardiente y comenzabas a gemir, te di vueltas y te monté sobre mis hombros, mi boca comenzó a lamerte y chupar tu sexo… como pude te pedí que tomaras una botella de cerveza que estaba abierta.

En esa postura y mientras me deleitaba con el sabor de tu sexo, te llevé a nuestra habitación.. una cama de agua nos esperaba, cubierta con una cubrecamas de seda rojo soberbio, y al costado de la cama un gran espejo… te pedí que te bajaras, no querías, pero al ver la cama y el espejo te lanzaste sobre ella… te pedí que te arrodillaras frente al espejo sobre la cama… yo desde el borde comencé a recorrer tu cuerpo con mis manos.. el espejo te reflejaba ya ardiente, con el pelo desordenado y entregada al placer… mis manos acariciaron desde tu sexo hasta tus hombros… recorrieron tus grandes pechos… al verte cerrabas los ojos abandonándote a las sensaciones… mientras apretaba y acariciaba y pellizcaba tus pezones, te besaba en el cuello y en la espalda.

Te hice ponerte en cuatro patas de costado al espejo… «quiero tu culito otra vez…»,»tómalo… está esperándote…»… pajee mi sexo en tu culito, abrí nuevamente tus nalgas, lamí todo el contorno… tomé la cerveza y la agité un poco para hacer espuma… dejé caer un hilo de cerveza sobre el centro de tu culito, mojándo toda su zanja… lamí toda la cerveza y volví a verter cerveza en tu culito y tu espalda… bajó por tus hombros y tus brazos… por tu cuello… la esparcí con mis manos por tu espalda, volví a mojar tu culito, lamí su entrada hasta que noté que latía.. mojé mi sexo en cerveza y lo pajee… lo tomé y la punta de mi sexo empezó a entrar en tu culito… gritamos… nos duele… te pegué palmaditas en tu culito para relajar el músculo y seguí entrando en tí… gritaste, te viste reflejada en el espejo cómo te penetraba… te pregunté «lo quieres acá o en tu sexo ?, En mi culito respondiste.

Angela

Te dije "la quiero toda en mi culito si, tomaste mis caderas y me clavaste profundo ahhhhhh así me veías la cara en el espejo gritando con algo de dolor pero llena de placer, me cogías fuerte y duro, te pedía mas y mas, sentía tu verga llenando mi culito entrando profundo, me tomaste del pelo y tiraste de el, clavándome profundo, embistiendo fuerte, tus huevos golpeaban mis nalgas, me movía empujando mas contra tu verga, me jalaste fuerte el pelo ambos gritábamos de placer.

Me empujaste contra atrás y sin s

acar tu verga de mi culo, te fuiste acostando y yo montándome sobre vos, así quede clavada en tu verga por el culito y de frente al espejo, veía tu verga desaparecer completa en mi culito, la comencé a cabalgar fuerte el espejo mostraba mis tetas saltando y tu verga entrando y saliendo de mi culito apretado, así ahhhh todaaa en mi culo ahhhhh el espejo mostraba mi concha chorreando jugos.

Metí dos dedos en ella y me clave hasta el fondo tu verga ahhhhh y juntos acabamos fuerte, tu leche lleno mi culo y mis jugos chorreaban por tu verga y mis piernas ahhhhhh, el espejo reflejaba mi cara de placer y mi concha palpitante y jugosa, ahhhh me acosté sobre vos, con tu verga aun clavada en el culo, me besaste, me abrazaste y al oído te dije… "me encanto amor y quiero mas mas y mas……

Manuel

Nos comimos los labios, nos besamos con más pasión que nunca, te abracé fuerte, nos miramos al espejo y vimos tu cuerpo desnudo adelante del mío, cubierto por mis brazos… te ves hermosa deseosa, sin maquillaje, desnuda… sonriente… te acaricié suave el pelo y la espalda… besé tus hombros… mi verga necesita un pequeño descanso… así que te propongo arrodillarnos sobre la cama, frente a frente, abrazarnos…

Me tragas con tu abrazo, me dominas, me llenas con tu cuerpo fabuloso… te abrazo y beso muchas veces… tomas mi cara y la llevas sobre tus pechos… quieres que me los trague… los beso y chupo y lamo sin descanso, los tomo con mis manos y los acaricio suave… recuerdo que ante todo eres una mujer y mereces ser tratada con cariño, te miro a los ojos, te sonrío pícaramente, vuelvo a comerme tus pechos… acaricias mi cabeza con toda tu ternura… me sonríes, te ríes… me abrazas… te beso nuevamente en los labios… nos abrazamos arrodillados en la cama.

Tenemos sed, bebemos algo de la cerveza que quedó, voy a la cocina a buscar algo de beber, me acompañas, quieres lanzarte a la piscina… nos lanzamos los dos para refrescarnos un poco, nos secamos para no mojar la cubrecama roja… vuelvo a buscar algo para beber que había olvidado en la cocina, llego a la habitación y estás de pie, semicubierta con el hermoso cubrecamas rojo intenso… me enciendes con solo mirarte, dejaste uno de tus senos sin cubrir, el otro se ve dibujado perfectamente bajo el rojo, tu pezón encendido… tu cintura delineada… el contorno de tus piernas…

Abro el cubrecamas lo suficiente para envolvernos los dos en el… yo detrás de tí con mi verga encendiéndose atrapada entre tus nalgas… una de mis manos acariciando tu sexo, la otra acariciando tu pecho desnudo y recorriendo por encima del cubrecamas tu otro pecho… nos miramos al espejo… nos excitamos… buscamos quedar frente a frente sin quitar el cubrecamas… nos besamos y acariciamos nuestros cuerpos hasta calentarnos aún más… nos olvidamos del cubrecamas y este cae al suelo.. nos encontramos desnudos de nuevo, frente a frente, te lanzaste sobre mi cuerpo colgándote de mi cuello y cruzando tus piernas en mi espalda… nos besamos apasionadamente mientras mi sexo rozaba el tuyo…. te recuesto sobre la cama y con tu cabeza casi colgando de ella, te penetro de una sola embestida, suave, pero larga, intensa, dura.

Te miras al espejo y me ves montado sobre tí… poseída… conquistada… relajas tus brazos… te estiras… tus senos casi caen sobre tu cara… los ves moverse, mientras mi verga te penetra fuerte y duro una y otra vez… tu conchita está rica y humeda… subes una de tus piernas en mi hombro… te abres más y eso me ayuda a penetrarte aun más profundo… gemimos, gritamos… nos deseamos, somos uno de nuevo… estás a punto de acabar, yo también… exploto yo primero y te lleno otra vez de leche… te da un placer infinito, lo noto en tu rostro… acabas luego… chorreando tu conchita mi leche y tus jugos… te sigo penetrando como puedo y sigues moviéndote, vamos a tratar de alcanzar otro orgasmo… aun mi verga está dura dentro de tí… quiere más y más… " Me abrazaste fuerte, gire mi cabeza y te bese con pasión… estábamos cansados, quedamos algo dormidos… juntos el uno al otro… nuestros cuerpos desnudos excitados, estremecidos por el placer… dormimos, pero pronto despertaríamos deseando mas….

En el sueño, nos abrazamos y besamos entre dormidos… cambiábamos de posición… no sé en qué momento hicimos cucharita invertida, es decir, tu detrás de mí, con una de tus manos sobre mi sexo… tus pezones se me enterraban en la espalda y sentía tu respiración en mi cuello… seguí durmiendo, al

rato sentí que mordías mis orejas… mis manos buscaron tus piernas, las recorrí suavemente… «mmmm… despierta, te deseo…», me dijiste al oído… te pasaste por sobre mí y me abrazaste y besaste en la boca… recogimos el cubrecamas rojo y nos cubrimos, te subiste sobre mí y ya despierto nos besamos largo y suave… estamos despeinados, nos miramos al espejo… decidimos ducharnos juntos.

Continuara…

Autor: Angela

angela_lobo ( arroba ) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Relatos Marqueze

Ahora ya puedes tener tu perfil de usuario en Relatos Eróticos Marqueze.

Puedes poner una descripción sobre tí y tus gustos, mostrar tu nombre, tu foto y tu correo públicamente para que otros usuarios de la web puedan ponerse en contacto contigo.

Un saludo, El Equipo de editores de Marqueze.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *