Invitados a mirar

¡Comparte!

Según permanecía con los ojos cerrados la joven, disfrutando de los dedos de Yolanda, yo me aproximé a una de sus tetas y comencé a lamerle uno de sus pezones, Yolanda, al verme, hizo lo mismo con el otro pezón. De vez en cuando, los dejábamos de lamer para besarnos y, a continuación, volvíamos a imitarnos el uno al otro con lo que hacíamos con nuestra lengua y el pezón de la chica.

Os voy a contar lo que ayer noche hice. Todo comenzó como un juego.

Acudí al cine con mi mujer a una película subtitulada que ella había insistido que quería ver, aunque a mí no me apetecía mucho, pues ir leyendo mientras veo las escenas no es algo que me atraiga.Yolanda se puso especialmente guapa y provocativa, con una falda por encima de la rodilla blanca, con mucho vuelo, una camisa azul oscura y un pañuelo que le había regalado hacía unas semanas.Entramos al cine y nos sentamos en la fila quince de las veinte más o menos con que contaba la sala de proyección. No había casi nadie, algún hombre solo por delante de nosotros y alguna otra pareja desperdigada por las butacas.

Comenzó la película y escuchamos a una pareja de unos 30 años que llegaban a oscuras, cogidos de la mano, no dieron muchas vueltas para elegir el sitio donde tomar asiento y se colocaron en la misma fila en que estábamos nosotros. Nos separaban cuatro asientos.

Dado que la película me aburría bastante, me dediqué a mirar a la pareja cercana: él era delgado y muy alto, menos mal que no se sentó nadie detrás, pues se tendría que haber cambiado de asiento si quería ver toda la pantalla. Ella, también flaquita, tenía un precioso perfil, sus pechos se dibujaban muy bien puestos bajo una camiseta fina de tirantes. De cintura hacia abajo llevaba una minifalda negra con unas botas del mismo color y muy altas.

En el silencio de la sala, y dado que la peli me resultaba muy tediosa, comencé a prestar atención a la conversación que tenían nuestros vecinos:

-¿Estás preparada? – Dijo el joven con una sonrisa de oreja a oreja. -No te pases que me marcho del cine – le respondía ella con voz algo temblorosa. -No haber jugado, tú aceptaste la apuesta y perdiste, ahora serás mi esclava durante las 2 horas de cine. -Vale, ¿qué tengo que hacer? -Vamos a ver con qué comenzamos… Tú tranquila que ya verás como lo pasamos muy bien – Y la dio un beso en los labios al que ella se entregó sin poner reparo alguno.

Bueno, bueno, parece que al final me iba a entretener en el cine, aunque fuera sin prestar atención a la película. Me encontraba impaciente por ver qué era lo que la pedía hacer. Me daban ganas de levantarme y darle ideas, o decirle que a qué esperaba. De repente, le escucho decir:

-Quiero que salgas hasta la fila central y vayas a los servicios – que estaban en la parte delantera del cine, justo debajo de la pantalla – y cuando regreses haz que te caes por la falta de espacio y te apoyas en las piernas del hombre, así llamarás su atención.

Si ellos supieran que no perdía detalle de lo que hacían… La joven se levantó de su asiento y pasó por delante de mí y luego de mi mujer, entonces pude mirar muy de cerca su cuerpo, y sólo de imaginar lo que yo haría si fuera ese chico, me comenzó a excitar, mientras Yolanda seguía absorta con la historia de la película.

-¿Te gusta? – me preguntó, refiriéndose, claro está a la peli.-Me lo estoy pasando fenomenal, por mí como si dura toda la noche – la respondí sonriendo.-Volvió la cara hacia mí y me sacó la lengua, mientras me decía: “eres bobo, es muy interesante”.-Que sí, que te lo digo en serio, que creo que si no hubiera venido me habría arrepentido.-Anda, calla, tú siempre tan irónico – me respondió ya sin mirarme si quiera.

Cuando mi vecina de cine me dio la espalda para pasar, me dieron ganas de meter mis manos bajo su falda, pero su paso fue rápido y yo tampoco me habría atrevido. A los cinco minutos regresó, entonces sería cuando debía cumplir la orden que le habían impuesto. Muy obediente, al pasar ante mí, hizo como si tropezara con algo del suelo y fue a apoyarse en mis piernas, mi reflejo involuntario fue dirigir mis manos a su cuerpo para ayudarla a levantarse, al hacerlo deslicé una de mis manos levemente por su culo, ella volvió su mirada hacia mí y sonrió con picardía.

Se sentó de nuevo en la butaca y su chico la premió con un beso muy largo en su boca. Tan pronto se separaron él se la quedó mirando y le dijo:

-Ahora quiero que te quites las braguitas y las dejes en el asiento de tu derecha.-¿Me voy al servicio de nuevo para hacerlo? – preguntó sonriente. -Ni mucho menos, aquí y ahora.

Aunque yo no deseaba ser muy descarado, no quería perderme detalle, así que medio volví la cabeza hacia mi izquierda para no perder detalle. Ella se metió sus dos manos bajo la faldita, alzó un poco el culo del asiento, y vi como se sacaba unas bragas negras, una vez que las tenía en su mano la colocó en su asiento contiguo, a tres butacas de mí.

-Ahora quiero que te subas la falda y dejes tu sexo al aire.-¿Estás loco? ¿cómo voy a hacer eso? Me da vergüenza.-O lo haces o no volvemos a jugar, y piensa que el próximo día puedes ganar tú.

La joven volvió la cabeza hacia donde estaba yo para comprobar que no miraba, casi me parto el cuello para girarlo y que pareciera que estaba muy atento a la película. Poco a poco fui mirando de reojo hacia ella.

-Súbete la falda ahora – le ordenó el joven.

Ella volvió a mirarme, esta vez me descubrió observándola, pero parece que no la importó mucho, mientras hacía que seguía la película se fue subiendo la falda hasta su cintura. Por la oscuridad del cine casi no podía apreciar detalle, pero sí era visible el tono de su piel desnuda, lo suficiente para excitarme hasta tal punto que sentía como mi corazón se iba a salir de mi pecho y mi pene del pantalón. Comencé a besar y acariciar a mi mujer, deseaba saciar mi sed de sexo, por lo que intenté contagiar mi necesidad a Yolanda. Ella me miró sonriente y me dijo en voz baja:

-¿Pero qué te ocurre?, te noto muy caliente.-Pues… los chicos de mi izquierda, que me están poniendo… – le respondí mientras dirigía mi mirada hacia ellos.-¿Por qué? -Están haciendo un juego muy excitante, ella hace como de esclava de él, y si te fijas, ahora se ha levantado la falda y está sin ropa interior.

Yolanda se inclinó hacia delante en su asiento y comprobó lo que le contaba.

-No veo casi nada, pero sí que tiene la falda muy subida. Ahora entiendo que no prestes atención a la película – me dijo sonriente.

Mientras ambos les mirábamos, advertimos que él le pide algo nuevo en voz baja al oído, ella se moja los labios con su lengua y vemos como su mano se dirige hacia la cremallera del pantalón del chico. Se la baja, empieza a meter la mano por dentro y le saca su polla, completamente erecta, dejándola ante nuestra vista.  Miro a mi mujer y compruebo que no pierde detalle, pero lo que más me sorprende es cuando la veo bajar su mano derecha y meterla bajo la falda. Yo tampoco me quedo parado y también escondo una de mis manos bajo su falda, en busca de la suya. Así compruebo que se está acariciando el sexo por encima de sus braguitas, pongo mi mano sobre la suya, como si de su sombra se tratara, y la ayudo al masaje. Entremezclo mis dedos con los suyos, noto como su braguita está mojada, lo que hace que ya no me pueda aguantar más y también me saqué la polla, para poderla acariciar libremente.

Yo también pido a Yolanda que se quite las braguitas y me las dé. Lo hace de inmediato pues así se podría acariciar mejor. Vemos a nuestros vecinos que se han quedado quietos, ya no hay órdenes, ahora les toca a ellos disfrutar de nuestro espectáculo. Cuando el chico ve que tengo las bragas de Yolanda en mi mano se levanta de su silla y se sienta a mi lado. Me pregunta si quiere que juguemos los cuatro juntos. Yolanda le ha escuchado y me mira con unos ojos que claramente me pedían que le diera una respuesta afirmativa.

-Toma, póntelas – le pidió el joven a mi mujer con las bragas de su novia en la mano, a la vez que cogía las de Yolanda y le decía a su chica, que ya se había cambiado también de silla, que se las probara.

Ambos vimos como ellas se ponían las braguitas ajenas, imposible no pensar que se notarían la humedad de la otra en sus sexos. Yolanda nos dijo a ambos:

-Ahora quiero ser yo quien pida mi deseo. -¿Y qué es lo que te gustaría? – le respondió el joven a mi mujer. -Pues… me gustaría verles a ambos pajeándose mutuamente – nos pidió riéndose mientras no apartaba la mirada de nuestras pollas. -Por mí no hay problema – dijo mi vecino de asiento. -Yo… es que nunca se la he cogido a otro hombre. le contesté mirando a Yolanda a los ojos. -Andaaaaa, vengaaaa, me pidió poniéndose muy mimosa, luego me podrás pedir lo que gustes y yo lo cumpliré muy obediente sin poner reparos.

Cuando quise reaccionar, noté como mi pene estaba siendo agarrado por otra mano que no me era para nada conocida. Miré al chico de mi derecha y comprobé como me estaba masturbando mientras me la miraba golosamente. El tenía su polla completamente dura a mi lado, así que…sin pensarlo dos veces dirigí mi mano a ella. Fue una sensación extraña notar una polla en mi mano, gruesa y muy caliente, que no fuera la mía. Miré a mi mujer y se sonreía, de repente alzó una de sus manos y me empezó a hacer el gesto de que le pajeara también. Obedecí y comencé a masturbarle, devolvía lo que él me hacía a mí en ese mismo momento.

-Uffff que bueno, es lo más excitante que nunca he visto – dijo la novia de mi pajeador.-Bueno, ahora nos toca a nosotros ver satisfecha una fantasía – dijo en alto el chico.-Claro que sí, ¿qué les ordenamos hacer?  Contesté uniéndome al deseo de mi socio de sexo.-Quiero verlas besarse a ambas y luego las seguiremos pidiendo cositas muy calientes.

Yolanda tomó la iniciativa, se cambió de asiento y se sentó junto a la joven. Se miraron mutuamente a los labios y, sin esperar ni un segundo más, comenzaron a devorarse con sus bocas y lenguas.

-Muy bien, ahora quitaos mutuamente las camisas y camisetas. – Ordenó el joven.

Así lo hicieron y se quedaron en sujetador ambas.

-¡Fuera el resto! – Continuó ordenando.

Ellas se abrazaron y se desabrocharon sus sujetadores, se los quitaron y los dejaron colgando del asiento de delante de Yolanda.

-Ahora me gustaría ver como frotan sus tetas la una con la otra – les pedí yo.

Y así hicieron, resultaba muy excitante ver el pezón de la joven jugando con el de mi mujer. Nosotros ya habíamos dejado de tocarnos el uno al otro y lo hacíamos cada uno a nuestra respectiva polla.

-Venga, que sobran ya las faldas – les dijo el joven a las mujeres – que queremos ver como os sientan las braguitas de la otra.

Las dos se desabrocharon un botón que mantenía sujeta las faldas y se las quitaron. Sólo sus bragas nos separaban de su total desnudez. Yolanda no necesitó ni que se lo pidieran. Metió su mano entre las piernas de la joven e introdujo sus dedos por un lado de las braguitas, así empezó a meterla dos dedos en su sexo. La joven arqueaba la espalda y gemía mientras abría todo lo que podía sus piernas. Nosotros no podíamos aguantar más tiempo quietos, así que decidimos pasar al ataque. El joven se pasó al lado de Yolanda y yo le sustituí a él en su sitio, de tal manera que cada uno quedó junto a la mujer del otro.

Según permanecía con los ojos cerrados la joven, disfrutando de los dedos de Yolanda, yo me aproximé a una de sus tetas y comencé a lamerle uno de sus pezones, muy puntiagudos en esos momentos. Yolanda, al verme, hizo lo mismo con el otro pezón. De vez en cuando, los dejábamos de lamer para besarnos y, a continuación, volvíamos a imitarnos el uno al otro con lo que hacíamos con nuestra lengua y el pezón de la chica.

Mientras, el joven, aprovechando que se encontraba Yolanda de espaldas a él, le bajó las bragas y le metía su lengua por el agujerito de su culo, mientras introducía varios dedos por su vagina.Me bajé casi al suelo del cine, me coloqué entre las piernas de la joven y le quité sus braguitas, así comencé a masturbarla con mi lengua hasta que dijo que ya no podía aguantar más.

Fue entonces cuando los chicos nos sentamos en dos butacas y las pedimos a ellas que se sentaran sobre nosotros. Las follamos durante unos minutos, no muchos, la verdad, pues todos estábamos a punto de acabar tras tanto juego.

Tanto Yolanda como la otra chica nos pidieron que, por si acaso, no nos corriéramos dentro de ellas. Así que los dos nos pusimos en pie y cada una de ellas al chico de la otra, empezaron a hacernos una mamada tan deliciosa que les llenó rápidamente de leche sus bocas.

Ellas luego nos reconocieron que nunca habían tenido tantos orgasmos seguidos. Así que decidimos repetir en pocos días otra aventura, pero para esa elegiríamos algún otro lugar, eso sí, siempre repleto de morbo.

Autor: Xuxurrox

Me gustaría conocer a otros amantes de relatos eróticos y vuestras opiniones, que podréis enviar a mi email [email protected] También MSN.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

2 Comentarios

Dejar un comentario
  1. que relato tan bueno me imagino que mi mujer quisiera hacer lo mismo y me encanta la verdad, yo la voy medio convenciendo para que le haga una paja a otro

  2. Buen relato pero quizá hay un exceso de fantasía. En el cine no se pueden hacer algunas cosas. Quizá si os hubieseis ido a otro lugar mas privado para continuar después de la toma de contacto hubiese quedado mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.