JUGUETES SEXUALES (II).

¡Comparte!

Continuación del relato erótico "JUGUETES SEXUALES (I) " publicado en "El Rincón de Marqueze.net" el día 03/01/2003.

Hola soy yo de nuevo Ricardo ya les había dicho en mi relato anterior que tengo 27 años que trabajaba en una oficina en el departamento de contabilidad de una empresa pero un día hubo reajuste y pues me quede sin trabajo y ahora trabajo para una tienda Sex Shop Vendiendo artículos sexuales como consoladores, lubricantes etc. Pues resulta que el otro día llegué con una cliente que quería que le mostrara los productos le mostré un consolador grande como de 22 cm le gusto pero dijo que ella quería algo más cómodo que fuera un poco más pequeño pero no tanto entonces le mostré uno que trae como unas correas, que lo puedes introducir y luego lo sujetas a tu cuerpo por medio de las correas me dijo que ese le agradaba.

Entonces se me ocurrió algo le dije que una de las condiciones es que nos describiera lo que sentía al usar el producto, me dijo que estaba bien, le dije que regresaría en una semana para ver como le había ido, pues resulta que regrese a la semana siguiente y esto fue lo que me contó: me dijo que luego que se lo deje, inmediatamente se metió a bañar luego se perfumó y como estaba muy excitada de solo pensar en lo que sentiría al traer ese pene dentro de ella pues ya estaba muy mojada, puso la punta del pene de plástico en su vagina y sintió un estremecimiento luego se empezó a acariciar el clítoris y toda su vagina con la punta de aquel pene.

Después introdujo una parte del consolador y sintió como se abría su vagina para dar paso aquel trozo duro empujo un poco mas y sintió otro estremecimiento así continuo hasta que lo introdujo todo luego se ajusto las correas y listo se sentó, sintió como el sillón hacia presión y lo sentía todo dentro de ella le dio vuelta al botón y empezó a vibrar, dijo así despacio nadamas para sentir un poco.

Se puso un vestido solo encima sentía como estaba totalmente desnuda solo con el vestido y el palo que tenia dentro que le producía un cosquilleo riquísimo. Salió a la calle y cada paso que daba sentía como se le movía dentro sigue caminando un poco mas hasta la parada del autobús y ya estaba toda mujada se tubo que detener y agrrarse de un poste porque sentía que las piernas se le doblaban del orgasmo que estaba sintiendo, alguien paso y le pregunto que si sentía mal y ella le dijo que no y que se iba a sentir mal si estaba gozando de lo lindo y mas excitada se sentía de solo pensar que en plena calle ni se lo podía quitar ni apagar siguiera pero pues eso era lo menos que quería.

Subió al camión y se sentía toda mojada y pensó si me siento se me va a mojar la falda por lo que se la hizo hacia atrás poniendo sus nalgas directamente en el asiento y cinto como se le hundió un poco mas el consolador ahí mismo volvió a sentir otro orgasmo escurriéndole mas de sus flujos hasta mojar el asiento.

Volvió a sentir otro pero un orgasmo diferente como que llegaba al clímax y bajaba un poco y otra ves de nuevo así como cinco veces, es un orgasmo múltiple le explique pues no se me sentía en la gloria, continuo, llegué al banco pero antes me dirigí al baño para limpiarme un poco porque estaba toda empapada y luego ya hice los depósitos que tenia que hacer regresando a la casa de nuevo, casi sin fuerza por tanto orgasmo alcanzado, me saque el vestido y empecé a desatar el consolador sin apagarlo para seguir sintiendo rico lo empecé a sacar poco a poco alcanzando otro orgasmo mas despacio muy despacio hasta que lo saque todo y me que do un huequito me lo vi en el espejo me dijo, donde estaba el consolador que poco a poco se fue cerrando hasta alcanzar su estado normal, después me recosté y me quede profundamente dormida recordando los momentos que pase al estar casi toda la mañana ensartada, y así lo he hecho todos los días, de hecho ahorita lo traigo puesto se levanto un poco la falda y pude apreciar una vagina bien depilada y totalmente dilatada y en el centro solo se observaba la punta del consolador y se veía como vibraba, para esto yo esta ya bien duro pero pues ella se sentía tan a gusto con su consolador que me dijo que ni falta le hacia el pene de un hombre as&iacut

e; que me quede con las ganas y tuve que ir a otro lado en donde apagar mi fuego.

Espero que les guste este relato espero sus comentarios.

Autor: Ricardo

ricardo27 ( arroba ) terra.com.mx

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.