La bañera del viaje de estudios

Antes de comenzar mi relato quiero decir que he cambiado mi nombre y el de las personas de esta historia para guardar la intimidad.

Me llamo kinim y cuando ocurrió esto yo tenía 20 años, mido 1.90 y gracias al deporte me mantengo muy en forma, peso 93 kilos. Nos fuimos varias clases de la universidad de viaje de estudios a Roma. El viaje fue normal y llegó la hora del reparto de habitaciones. Mi habitación era sencilla, pero lo que más llamaba la atención era la gran bañera que tenía el cuarto de baño.

Nos tocaba ir de visitas así que dos muy buenas amigas mías Sara y Vane con las que nunca había tenido más que amistad y no quería estropearlo, llamaron a la puerta de mi habitación para avisarme de que nos íbamos.

Sara mide 1.75, pelo rubio rizado hasta media espalda, delgada, unos pechos grandes para su cuerpo, pero firmes y un culo respingón que me volvía loco, pero era mi amiga ufff por desgracia, Vane era más baja, mide 1.65, pelo castaño, también a media espalda, unos 90 de pecho aproximadamente, delgada, un culo firme, vamos que también me volvía loco…

Al pasar a mi habitación empezaron a cotillearla y al ver el baño Sara dijo joder que morro mira que bañera tiene, yo tenia mucha confianza debido a que eran muy buenas amigas mías les dije en tono de broma cuando queráis podéis venir a probarla, se rieron pero todo quedo ahí.

El día transcurrió con visitas y más visitas andar y andar fotos y fotos, hasta que llegamos al hotel. No dio tiempo a nada así que fuimos directamente a cenar al restaurante del hotel. Al terminar yo me fui a mi habitación, estaba cansado y necesitaba un baño.

Ya en mi habitación empecé a desnudarme y cuando me iba a meter al baño escuché que alguien llamaba a la puerta. Quien coño podría ser, no había quedado con nadie y además estaba en pelotas y no podía abrir. Pregunté quién es y acto seguido escuché somos nosotras Vane y Sara, joder y yo desnudo, como me habían visto muchas veces en la piscina solo me puse un bóxer y abrí la puerta.

Al abrir las dos me desnudaron de arriba abajo con la mirada aunque tampoco era difícil porque solo llevaba un bóxer, y que de hecho a que estoy bien dotado se me marcaba todo el paquete del que Sara y Vane no quitaban ojo. La verdad es que sabía que les atraía, pero nunca las había visto como ese día me miraban como dos perras en celo.

Sara que era más atrevida me agarró del paquete y dijo vamos a darnos ese baño que nos prometiste, un escalofrío recorrió mi cuerpo y mi polla creció hasta límites insospechados.

Cuando nos metimos en la bañera todos estábamos ya fuera de si nos besábamos, nos chupábamos, yo con mi lengua recorría los pezones de mis dos mejores amigas, joder no me lo podía creer, que gusto me faltaban manos. Vane me mandó sentar en un escalón de la bañera y me dijo que hace tiempo que deseaban follarme, pero no encontraban la manera de hacerlo.

Eso me puso aún más caliente, me senté y Vane se puso de pie enfrente de mí de manera que su precioso coño depilado me quedaba en la cara, así que no podía perder esa oportunidad y empecé a besarlo chuparlo, metía mi lengua por entre sus labios le daba mordiscos al clítoris, por sus gritos y gemidos se estaba muriendo de gusto mientras yo se lo chupaba a Vane, Sara comenzaba hacerme la mejor mamada que me han hecho nunca, se la metía en la boca y pasaba la lengua por el capullo como si fuera un helado como chupaba la muy cabrona.

Vane me agarró mi cabeza y empezó a apretarla contra su coño me decía sigue que me gusta me voy a correr, joder me voy… aghhhh y se corrió en mi cara notaba toda su miel por mi cara mientras jadeaba yo empecé a notar espasmos y avisé a Sara que me faltaba poco para correrme, pero no se apartó es más, aceleró el ritmo, aaaaa sigue coño que gusto, más siiii, me corroooo y solté esperma como nunca, pero Sara no desperdició ni una gota siguió chupando hasta dejarla limpia de semen.

Sara me dijo que no habíamos terminado que ella quería correrse también y le dije que le hacía lo que quisiera. Ella me dijo que mi leche le había encantado, pero que la quería dentro, solo con oírlo mi polla estaba dura otra vez, Sara se puso encima de mí a horcajadas y como una profesional se la introdujo, entró suave debido a lo excitada que estaba, pero le costó clavársela hasta dentro debido al tamaño de mi erección, cuando se acomodó empezó a moverse joder parecía que lo había hecho toda la vida como se movía la muy cabrona, que movimiento de caderas.

Como Vane no quería quedarse fuera del juego se puso entre nosotros y se agachó para darme sus sabrosas tetas que yo le chupaba y mordía los pezones mientras Sara a la vez que se meneaba con mi polla dentro le podía comer el coño a Vane joder hacíamos un triángulo perfecto yo no podía más, era increíble, Sara empezó acelerar el ritmo apretaba el culo de Vane y chupaba su coño mientras se corría nunca había sentido algo así, nos corrimos los tres a la vez y yo llené de mi leche a Sara que era lo que quería, al terminar nos besamos, y descansamos los tres en la bañera. Aún hubo muchas más veces con ellas y también por separado, pero esa historia la reservo para otra ocasión.

 

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Un comentario

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *