LA BODEGA (IV).

¡Comparte!

Continuación de La Bodega III publicado en esta pagina el 2 de julio de 2002…..

No sabia que estaba pasando y mi corazón palpitaba a mil. Don José y “el mijo” estaban de acuerdo. Me encontraba atolondrado, pero esto no duró mucho ya que Don José se acercó a mí, flexiono mi espalda y quede nuevamente en cuatro patas. La imagen estaba así: “el mijo” recostado boca arriba sobre la cama, yo de rodillas enfrente del “mijo” y dándole el culo a don José que estaba atrás de mí, de pie, ya que lo largo de la cama solo alcanzaba para que el “mijo” estuviera acostado y yo de rodillas. Don José agarro el frasco de vaselina, tomo un poco y me la unto en mi culito, yo confundido mire al “mijo” y el muy cabron solo me sonrió y pude leer en sus labios que me decía: “te va a gustar culito.., no te vas a arrepentir ..”. Don José ya con los pantalones abajo, enfiló su gran verga hacia mi culo y yo pude sentir el gran pedazo de carne palpitante y caliente, rozando mis nalgas y mi raja estaba excitadísimo, Don José rozaba con su trozo de carne mis nalgas suavemente y en mi raja movía su verga haciendo movimientos de abajo hacia arriba, yo me seguía calentando más.

– Ya don José, no haga sufrir a la perrita, se ve luego que ya quiere su pedazo de carne cruda.. – dijo el mijo.

– Ahorita se la vamos a dar, nada mas que había que jugar un ratito. – dijo don José.

Don José me agarro de la cintura y fue entonces que sentí su gran verga, abriéndose camino por mi culito, que aunque ya antes la había recibido y estaba dilatado, sentía el espacio que se iba llenando de carne..Don José siguió metiendome la verga lentamente, despacito, y mi culo la recibía abriéndose cada vez. Yo sentía el enorme mástil caliente que me penetraba y suplicaba que terminara de una vez de meterme toda su verga. Cuando por fin la tuve toda dentro de mí, don José empezó el mete y saca rítmicamente.

– No que no te comías mi verga con tu culito, chiquita..si tu colita quería tenerme y comerse mi verga. ahora te vas a portar bien y vas a dejar que tu papito gocé de tu colita… – me decía don José.

Entonces don José empezó a bombear mi cola. yo sentía riquísimo como su verga entraba y salía de mi agujero y como las paredes de mi culo se abrían para recibirle la verga y se cerraban para tratar de evitar que se saliera.

El gandalla del “mijo” entonces, agarro mi cabeza y la acerco a su verga y me decía:

– Abre tu boquita de reina, mi amor..quiero inundar tu boquita de mi lechita y que te la tragues toda..

Y empecé a mamar la verga del “mijo” . Estaba siendo utilizado como una autentica puta mi culo estaba siendo atacado una y otra vez por la verga de don José, y mi boca, besaba y mamaba desesperadamente la verga del “mijo”.

Pero estaba en la gloria, tenia dentro de mí, dos vergas deliciosas, dos pedazos de carne dura, caliente y palpitante en mi cuerpo y lo estaba gozando increíblemente.

– Que rico tienes tu culito, pinche putito.. – decía don José- . esta calientito y apretado.

– Es tuyo papito, cogeme la colita mas y mas.

– Trágate toda mi verga, perrita y te voy a llenar tu culito de lechita… – decía don José.

– Metemela mas mi amor, metemela..metemela.. quiero toda tu verga

– Eh, perrita sigue mamando mi verga abre tu boquita… -decía el mijo.

– Si mi amor, deja chupartela..

– Pinche culito estas bien rico, cabrón.. – don José

– Así, chiquita, mamala mas y mas.. – el “mijo”.

Yo le estaba dando una mamada de campeonato al “mijo” , porque en cada embestida que recibía de Don José yo apretaba mas mi boca y exprimía la verga del puto del “mijo”. Don José empezó a acelerar sus embestidas contra mi culito, sentía sus huevos una y otra vez chocar con mis nalgas. Me estaba doliendo y una lagrima rodó por mi mejilla, pero me estaba dando un cogida riquísima, yo aventaba mas mi cola hacia atrás tratando de que cada penetración fuera lo mas profunda posible. Esta totalmente entregado y ellos lo sabían. Era increíble ver la fortaleza del ruco parecía un joven en cada cogida que me daba, apretaba mas mis nalgas tratando de impedir que la verga de don José se saliera de mi colita. Chupaba insistentemente la

verga del “mijo” y me enloquecía el sabor salado de sus líquidos, eran deliciosos, besaba la punta gorda de su verga y cuando la introducía en mi boca mi lengua jugueteaba con el hermoso falo del “mijo”. Obviamente también le tocaba una mamada a sus huevos grandes y peludos. Era un autentica puta, me había convertido rápidamente, en cuestión de días en una puta que le gustaba sentir el sabor y textura de la verga en la boca y en el culo. De repente sentí la enorme descarga de semen en mi culo, el viejo había terminado en mi cola, inundándome de su lecha mi orificio. Empezó a disminuir el ritmo y sus jadeos eran pesados. Yo me sentía en la gloria y vacié también mi leche sobre la cama y las piernas del “mijo” y finalmente el termino en mi boca y yo trague todo su delicioso semen, su sabor era riquísimo.

Yo me deje caer sobre el abdomen del “mijo”, con el culo repleto de leche caliente y mis labios con algunos restos de semen. Don José se dejo caer sobre la cama a un lado del “mijo”. Yo estaba feliz, nunca me podría haber imaginado todo lo que había ocurrido (y lo que faltaba). Me moví lentamente sobre el “mijo ” y empecé a besar sus tetillas que aun estaba algo duras por la excitación que había sufrido antes. Después me acercando a su boca y le di un beso, que el mijo correspondió para después terminar sobre su pecho acariciando sus brazos y piernas con mis manos. Y así estuvimos durante un rato, sin decir nada..hasta que el “mijo” se voltio hacia el Don José y lo empezó a acariciar..yo quede en medio de ellos ..El “mijo” estiró su mano y alcanzo la verga de don José y la empezó a acariciar suavemente don José acariciaba la cara del mijo y acerco su dedo índice a los labios del mijo, el cual abrió su boca y devoro el dedo, chupandolo una y otra vez..

– Como eres golosa, perrita ya quieres otra vez.. – dijo don José al “mijo”

– Mi amor, te quiero otra vez dentro de mi.. – respondió el “mijo”

– Bueno, chiquita vente con tu dueño.

– Quiero que me cojas mi culito, papito..

No lo podía creer, el “mijo” cambiaba su personalidad grandemente, conmigo hasta el momento había sido todo un macho, pero al estar con don José se convertía en toda una putita.

Entonces el mijo se puso sobre don José, abriendo sus piernas y quedando sobre la cintura del ruco, después, agarro el cacharro del viejo y empezó a introducir la punta en su culo, yo me ubique atrás de ellos para poder ver toda la acción que ya me estaba poniendo cachondisismo otra vez… La verga de Don José estaba semi-erecta y el “mijo” la tomo con una mano y empezó a acariciar su raja con la verga del viejo, esta al sentir el calor y suavidad de la rajita del mijo se puso a mil y totalmente firme. Fue entonces que el mijo empezó a tragársela toda con el culo. El espectáculo era maravilloso, un hermoso culo devorando una gran verga lentamente. Era sexy y altamente excitante ver como la verga del ruco iba desapareciendo entre un par de nalgas redondas y firmes. Finalmente se trago todo el cacharro, espero un momento y empezó el riquísimo mete y saca. El “mijo” empezó a cabalgar a don José, yo me empalme de volada al ver como el culo del mijo se comía una y otra vez la verga.. Se podía oír los gemidos del mijo cada vez que la verga entraba en su culo, era cachondisimo.. Las embestidas del culo del mijo eran fuertes y rítmicas..

– Acércate Gerardito.. Dale un besito a la colita del “mijo”… – me decía don José jadeando.

– No podía creer lo que me estaba diciendo, pero sin embargo le hice caso. me acerque y pude oír de cerca el ruido que hacia el culo del mijo al golpear con los huevos del ruco estaba excitadísimo, agarre al mijo de la cintura y con mi lengua empecé a saborear su culo y la verga de don José . Cada vez que la cola del mijo bajaba para ser embestida hasta el fondo, mi lengua también la estaba esperando..Yo chupaba los huevos de don José y la base de su verga y cuando se acercaba la colita del mijo también le dada un lenguetazo y disfruta su sabor, aparte de que mi saliva servia también de lubricante. Yo estaba enloquecido saboreando a mis dos hombres, cuando un estallido de semen inundó la colita del mijo y por sus nalgas escurría un poco de esta leche. Yo rápidamente limpiaba el culo del mijo y de la verga del ruco con mi lengua. Don José estaba exhausto, había hecho felices a dos culos ese día y con creces..pero ya no podía mas.. El mijo no

quería que la verga del viejo se fuera de su colita y se veía que quería mas, que no había sido suficiente la cogida que le habían acabado de propinar. Don José se lo quito de encima y me dijo:

– Quiero que te lo cojas… quiero que termines de satisfacer a mi perrita, déjalo satisfecho.. Además yo se que te lo quieres coger, vi tu mirada de lujuria sobre su culo, bueno pues es tuyo..

No podía creer lo que estaba oyendo, me iba a coger al mijo este culito que tanto me gustaba y que me había hecho empalmar una y otra vez.. Ese colita deliciosa y apretada iba a ser mía.. Voltie a ver al mijo y pude ver como sumisamente se ponía en cuatro patas, preparándose para recibir mi verga obedientemente como toda una putita. Don José se paro de la cama y se sentó en una silla a ver el espectáculo fumándose un cigarro.

Yo me acerque al culito del mijo y lo primero que hice fue olerlo, abrí sus nalgas y pude ver su lindo agujerito aun con los restos de la leche de don José, empecé a saborear y a mamar su colita, agarrando sus redondas nalgas con firmeza, limpiando su culito para poder recibir mi verga.

Cuando termine de saborear y de limpiar su culo, dirigí mi verga a su ano.

Mi verga es de regular tamaño, pero estaba dispuesto a hacer que el mijo disfrutara de la cogida que le iba a dar..Recordé lo que el cabron me había hecho sufrir cuando me iba a coger y le hice lo mismo, agarre mi verga y empecé a rozar sus nalgas con ella, la pase por su rajita lentamente una y otra vez el mijo empezó a gemir como perrita yo gozaba haciendo lo sufrir y mi excitación aumentaba mas y mas..Hasta que el mijo me suplico que se la metiera fue cuando yo empecé a introducir mi verga en su colita..

– Metemela ya…Metemela ya por favor …Te quiero dentro de mi..- suplicaba el mijo.

– Ya mi amor ya te la voy a meter.. Te gusta mi verga , te la quieres comer.??

– Si mi amor ya cogeme..

Lentamente metí mi verga en su culito. Yo estaba a mil. Me estaba cogiendo al hombre de mis sueños. Podía verlo sometido ante mi con la mitad de mi verga ensartada y su culito abriéndose para dar paso a mi trozo de carne que el devoraba gustosamente. Cuando al fin le metí toda mi verga, saboree el momento de sentir su culito húmedo y caliente que abrazaba mi verga deliciosamente. Era como lo imaginaba, un culito estrecho, rico, apretado, jugoso y calientito, que mas podía pedir.. Vi a don José sentado, fumando su cigarro y disfrutando del espectáculo que le estábamos dando y diciéndome: Dale, Gerardito, cogetelo todito, es tuyo.. Metesela hasta el fondo… Entonces yo empecé el rico mete y saca, disfrutando del rico culo del mijo y porque no, de que el ruco nos estuviera viendo..

Estaba gozando increíblemente la cola del mijo, estuve varios minutos bombeando su culito apretado.

– Estas bien bueno mijo..ahhhhggg

– Es tuyo mi culito, mi amor gózalo mhhhhmhh

– Esta bien apretadito y calientito..esta riquísimo..

– Párteme la cola en dos, papito, hazme tuya una y otra vez..

– Ahggghaahh ahggg..rico.

– Mhhhhhhhm mmhhhh, dame mas mi amor..dame mas..

Finalmente vacié mi leche en la colita del mijo, inundando su agujerito nuevamente.. Había cumplido uno de mis sueños.. poseer el culito del mijo y lo había logrado.. Termine cansado sobre la espalda del mijo, el cual también exhausto cayo sobre la cama..Estuvimos así un rato yo con mi verga dentro de su hermoso culo. Cuando nos reincorporamos, Don José ya no estaba, se había ido.. Nosotros nos metimos a bañar para quitarnos los restos de semen y sudor. En el baño nos estuvimos besando apasionadamente y acariciando nuestros cuerpos libremente. El “mijo” se volvió a empalmar y el cabron se desquito de mi, cogiendome nuevamente… Yo disfrute de su cogida “rápida” en el baño y terminamos de bañarnos dándonos un tierno beso en la boca.

Como el “mijo” traía una de las camionetas de la bodega me fue a dejar a mi casa y en el camino me fue diciendo que el se había dado cuenta de que yo los había visto (a el y don José) cuando tuvieron sexo en la oficina de don José y decidieron lanzarse sobre mi ya que supieron que a mi no me espantaba la onda gay sino por el contrario. Cuando llegamos a mi casa, nos despedimos con un beso francés y entonces me dijo que lo de hoy solo era una pequeña muestra del principio de nuestra “amistad”.

Yo no sabia lo que me deparaba y las vueltas que iba a dar el destino.. Pero eso será tema de otro rel

ato..

Si te gusto mi historia y quieres mandarme tus comentarios, escríbeme a: gerardo_macias78 (arroba) hotmail.com

Autor: gerardo_macias78

gerardo_macias78 ( arroba ) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.