La cena parte 1

¡Comparte!

Javier llega ansioso a casa y no puede esperar por ver la cara de su mujer cuando vea lo que le acaba de comprar para la cena de esta noche, lleva días planeándolo y no puede desaprovechar esta oportunidad, Tania había prometido que si durante un mes no salía con sus amigos y le apoyaba con las tareas en casa le cumpliría una fantasía que hace tiempo el tenia.

Una semana atrás Javier había pasado por una tienda de ropa y desde que lo vio por primera vez quedo convencido que ese era el vestido ideal para esa fantasía, su mujer luciría espectacular con él y sin duda sería quien se robaría las miradas de todos cuanto la vieran pasar, hace tiempo que deseaba ir a un restaurante con su esposa y poder fantasear con cada mirada puesta en ella, acaso no es excitante ver como otros, por más que disimulen y lo intenten, se devoran a tu mujer con la mirada (Pensaba) uff bueno ya tengo la elección perfecta para ella.

Subió las escaleras apresuradamente pues tenía reservaciones en un restaurante lujoso de la ciudad y ya iba un poco tarde.

Buenas noches corazón, dijo Tania al verlo entrar con tanta prisa, ¿qué tal tu día?

Excelente Princesa pero vamos tarde necesito que te apures y te pongas lo que viene en esta bolsa, Ella sonrío y dijo Yo ya estoy lista si quieres podemos salir ya.

No no no, hoy es esa noche y llevo una semana imaginando como se te vera así que no estas lista aún, sonriendo pícaramente.

Ella sonrío y dijo ok pero no desesperes, veamos que hay ahí para mi entrando al cuarto lentamente.

Javier estaba muy nervioso y emocionado, tomo un vaso y se sirvió un poco de agua, pararon unos pocos minutos cuando escucho: ¿En serio quieres que use esto esta noche? ¿No crees que es un poco atrevido?

Al dar la vuelta casi escupe el agua, no podía con lo que estaba viendo, su mujer enfrente y vestida así rebasaba por mucho sus expectativas, Tania lucia espectacular, unas medias de red con liguero apenas cubiertas por un vestido negro muy ajustado que apenas le cubría el frente y marcaba perfectamente su monte de venus, estaba tan entallado que su enorme trasero no alcanzaba a cubrirse del todo, a los lados tenia aberturas que permitía observar el hilo de la tanga negra que también le había comprado, era una escena increíble la que estaba viendo pero la cual ella corto de forma seca al decir: Ni creas que saldré así esta noche!!!

Javier le insistió, mira lo prometiste y ya habíamos platicado antes … Ella interrumpió diciendo si lo sé pero no te parece algo … atrevido? El asintió con la cabeza, Pareces una ninfa luces increíble seguramente vas a robar todas las miradas, ella sonrío y le dijo mira que te parece si hacemos un trato, las medias las uso solo contigo y a la cena vamos pero solo con el vestido, Javier no tuvo problema en aceptar pero a cambio le dijo: De acuerdo pero con una condición. no lleves sujetador .. Tania con una sonrisa acepto y le dijo, vaya que eres todo un caso pero esta bien al final es negro y llevare un abrigo encima, así que no te hagas muchas ilusiones.

Ambos salieron rápidamente pues ya era tarde y la reservación esperaba, Javier conducía emocionado y le decía: Luces genial todos van a quedar boquiabiertos al verte y ni se imaginan lo feliz que eso me pondrá, todos vas a soñar contigo esta noche.

Mientras caminan al lugar Tania no puede evitar sentirse un poco incomoda, pues la tanga que le compro Javier, es tan diminuta que apenas cubre su depilada panochita y por lo ajustada aveces siente como el hilo rosa constantemente sus labios, Javier.. te importaría si me cambio de ropa interior, la verdad me aprieta un poco… Javier Sonríe y le dice claro mi amor solo que te reto a que lo hagas aquí enfrente de todos mirándola fijamente mientras se forman en la entrada del restaurante.

¿Estás loco? ni creas que voy a hacer eso aquí.

Entonces no hay trato y sonrió nuevamente Javier al contestarle

Tania definitivamente siente que la diminuta tanga está siendo devorada por sus labios a cada paso que da, ante la situación ella no se había percatado que más de tres tenían puesta la mirada en ella, con el caminar no había notado que el vestido se había subido ligeramente dejando ver a todos los presentes ese perfecto contorno de nalgas que escapaba ante la mirada atónita de todos, Javier estaba como nunca, con una cara de alegría y tremenda satisfacción de ver como todos estaban admirando a su esposa con deseo y lujuria, era una escena única y muy cachonda, todo parecía pasar lentamente hasta que por fin les asignan su mesa.

Ella camina y siente alivio pero no puede evitar sentir un cosquilleo que recorre todo su cuerpo al sentirse tan deseada en solo esos instantes.

El mesero los acompaña a la mesa y ofrece un un perchero para colocar sus abrigos, el cual ella pensaba que erróneamente no uso antes, pues aunque era noche el clima era templado, y pudo evitar ser vista por todos.

Al sentarse, Tania no puede evitar que el vestido suba un poco y sin querer y solo por unos segundos ofrece al mesero una vista increíble de esa microtanga siendo devorada y apretada por sus labios carnosos, Javier no puede evitar que el color le suba a su rostro y el mesero disimula no haber visto nada diciendo que volverá pronto a tomar la orden, Tania se sonroja y sonriendo a Javier le dice: ¿Es esto lo que querías? ¿Te esta gustando?

Javier tomándola de la mano y con una voz suave le dice, si mi amor esto es increíble, deberías de haber visto la cara del mesero cuando te sentaste seguramente le has provocado la mejor erección de su vida, pero esto apenas comienza corazón.

Tania sintiéndose aun algo incomoda insiste a Javier que debe cambiar su ropa interior, El solo repite nuevamente que acepta siempre y cuando lo haga ahí mismo y se quede sin nada debajo, pero ante la negativa ella le ofrece una segunda opción: acepta el reto de Javier de quitársela pero con la condición de que no sea enfrente de todos y a cambio ofrece traerla en la mano y entregársela enfrente de todos.

Javier cree que es un trato justo y acepta sin pensarlo dos veces, ella se levanta lentamente para ir al baño y a cada paso que da, además de sentir como sus labios carnosos van devorando esa tanga, siente encima las miradas de los comensales, incluidas las mujeres del lugar, no puede creer lo que está sucediendo, parece como si el tiempo de detuviera y todos la miran a cada paso que avanza, siente como si todos observaran detalladamente el hilo que se nota a los lados de su vestido y los que quedan detrás sin duda pueden observar el pequeño triangulo de la tanga marcado perfectamente y coronando ese majestuoso par de nalgas apenas cubierto por el entallado vestido que hace una semana Javier había visto para ella.

Un escalofrío y cosquilleo la recorre poco a poco, siente como sus labios se humedecen y permiten a ese pedazo de trapo deslizarse lentamente, dejando de ser molesto y por el contrario ofreciéndole mayor placer en cada paso… de pronto descubre que no solo las miradas están puestas en sus nalgas y su costado, siente como todos miran fijamente el frente observando su pecho, ella de la emoción, había olvidado que no usaba sostén esa noche y en el lugar las luces claras e intensas ofrecían a todos una vista perfecta de cómo se transparentaban sus ya erectos pezones, era un espectáculo increíble el que estaba ofreciendo a todos, ahora entendía porque Javier no protesto porque no usara las medias de red a cambio de no llevar sostén, él sabía perfectamente que ese vestido expuesto a la luz ofrecería a cualquiera, la mejor vista de los senos de su mujer, redondos y aunque no muy grandes, con unos pezones de ensueño… Su corazón late a mil, nunca había sentido tal cosa y lo estaba disfrutando como nunca, entro al baño y limpiando un poco el sudor se miró al espejo y pudo notar entonces porque todos la observaban con tanto lujo de detalle, sonriendo se dijo así misma: Me veo increíble, este vestido me va de lujo y Javier me atrapo de la forma más increíble que pude imaginar.

Lentamente y con algo de placer retiro la diminuta tanga que ahora le parecía muy coqueta, se preguntaba si el mesero seguía con esa imagen de ella al sentarse, vaya que estaba ya algo caliente por toda la situación que estaba viviendo.

Tomo aire y regreso a su mesa, no sin antes disfrutar nuevamente las miradas de todos los que seguramente notarían que ya no llevaba el hilo pues los costados del vestido la delataban inmediatamente, disfruto cada centímetro recorrido y notaba las miradas de descontento de algunas chicas, vaya Javier tenía razón, ella se robaría la noche.

El mesero que los atendía la seguía lentamente y ella se había dado cuenta, así que pensando en lo que Javier le dijo (“seguramente le has provocado la mejor erección de su vida”) decidió aprovechar la situación y unos pasos antes de llegar a la mesa se detuvo lentamente inclinándose como para recoger algo que se le había caído, la escena era digan de una de las mejores películas eróticas de Tinto Brass, el mesero sintió que el corazón el explotaba, pues el espectáculo enfrente lo dejaba entumido, Tania le ofreció la mejor vista de ese para de nalgas rodeando ese triangulito depilado que solo dejaba ver un par de labios carnosos completamente al aire, fue solo un instante pero sin duda su pantalón estaba por estallar y por más que intentara disimular su rostro de sorpresa y satisfacción era el reflejo de todos aquellos que queriendo o no, habían sido testigos de esa escena.

Javier nuevamente sonriendo y extasiado ante lo que su mujer hacía le ofreció la mano para sentarse y ahora fue el quien tuvo la mejor vista de la noche cuando Tania se sentaba lentamente y abriendo las piernas le ofreció el mejor panorama de su panochita húmeda al tiempo que le daba la tanga notablemente mojada y diciendo: Eres un cabroncito!!!

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.