LA CHICA DEL AUTOBUS SE CORRIO

¡Comparte!

Estoy que te voy a contar me sucedió hace algunos años, en ese entonces vivía en una ciudad de la costa y tuve que viajar a la Ciudad de México para atender unos asuntos. Mi viaje lo hice en autobús y, dado que el viaje duraba alrededor de 9 horas, preferí hacerlo de noche.

El autobús salía a las 10:00 pm, llegue un poco antes y lo aborde, mi asiento estaba en la tercera fila y era el lugar del pasillo, me acomode y me resigné a dormir y aburrirme por toda la noche. Unos minutos antes de que el autobús saliera, lo abordó una muchacha, le preguntó al chofer algo y mientras tanto yo pude verla a mi gusto, sin ser una súper belleza se veía atractiva llevaba un pantalón blanco con el ajuste necesario para ver que tenía buena pierna y un culo de muy buen tamaño, traía puesta una blusa roja de tirantitos sin mangas la cual dejaba ver una cintura sin grasa y unos pechos medianos pero que se veían firmes. Pensé para mis adentros, "Con ella seguramente no me aburriría en el viaje". Y cual fue mi sorpresa que avanzó por el pasillo hasta la fila donde yo me encontraba y me pidió permiso para pasar al lugar de la ventanilla. Nos saludamos cortésmente y pude ver que tenía una cara bonita.

Una vez que el autobús partió, tanto ella como yo tratamos de dormir, con el movimiento del autobús, en un momento dado nuestros brazos se tocaron y como ella llevaba una blusa sin mangas y yo una camisa de manga corta, hubo cierto contacto de piel con piel que a mi me gustó y me puso en alerta olvidándome de dormir, ella aparentemente estaba dormida y yo crucé mis brazos quedando mi mano izquierda por debajo de mi brazo derecho, ella también tenia cruzados los brazos y de pronto con un brinco del autobús, mis dedos tocaron los dedos de su mano que también estaba por debajo del brazo. Al ver que ella no reaccionaba me incliné un poco hacia la derecha para estar más cerca y poder mantener constante el contacto. De pronto ella mueve sus dedos y permite que mis dedos toquen su blusa, poniendo sus dedos sobre los míos. Yo en ese momento no supe si era una reacción por estar dormida o si era por querer algo más. De una manera muy suave inicié una caricia sobre su blusa sintiendo el calor de cu cuerpo, así como una piel firme. Así seguí durante un rato, haciendo cada vez más evidente mi caricia sobre su cuerpo hasta que de pronto ella abrió los ojos y se volteo hacia mi, en ese momento pensé que me soltaría una bofetada, pero no, en lugar de eso se sonrió conmigo y miró mis labios, con esa señal de por medio me acerqué a su boca y le di un beso, al principio muy suave pero que fue volviéndose más cachondo a medida que nos tomamos confianza, ella abrió su boca y me permitió recorrerla con mi lengua, fue un beso riquísimo y que me fue subiendo la temperatura cada vez más.

La abracé para poder besarla más a mi gusto, mi mano derecha la rodeó por detrás tomándola de la cintura y pude corroborar que era una cintura a la que no le sobraba nada y dado que la blusa no era muy larga pude sentir su piel en mi mano, tenía una piel lisa y muy sabrosa al tacto. Mientras tanto con la mano izquierda la tomé de la cara y fui acariciando sus mejillas y su cuello. Ella por su parte alargó su mano derecha y me tomó del pelo acariciándomelo de una manera suave que me hizo se me erizaran los vellos de mi espalda. Los besos fueron subiendo de tono pues ya estaban adicionados con caricias constantes de mi parte a su espalda, cintura y en un momento dado a su culo a través del pantalón, pude comprobar que tenia unas nalgas firmes y de un muy buen tamaño.

En un momento dado intenté con mi mano derecha pasar de su cara al cuello y de ahí continuar bajando hasta llegar a sus senos, para mi sorpresa me detuvo, con lo cual supuse que hasta ahí se acabaría todo, pero ella me dijo que le daba pena que nos fueran a descubrir y dado que había personas en los asientos de alrededor que, aunque dormidas, podrían despertarse y notar lo que pasaba. Pensando rá

pido le dije que tal vez en la parte posterior del autobús estaría vacío y ahí podríamos continuar lo que habíamos empezado, se me quedó viendo como pensándolo y me dice, bueno haz como que vas al baño del autobús, si no regresas en un momento significa que encontraste un lugar y yo te alcanzo, vale? Bueno, pero no me vayas a dejar allá solito, le digo yo. No, como crees, si ya estoy bien prendida. Me arranco a buscar un lugar en la parte trasera y para mi buena suerte, las últimas cuatro filas estaban vacías, así es que me acomodé en la última esperando que mi compañera de aventura no se fuera a arrepentir.

A los pocos minutos veo que se acerca y le hago señas para indicarle donde estoy y la dejo pasar al lugar de la ventanilla. Reiniciamos la sesión de besos, pero ahora con más pasión pues al saber que no había gente cerca, la oscuridad era nuestro aliado. Vuelvo a abrazarla acariciándole su espalda, cintura y nalgas con mi mano derecha, y con la izquierda la tomo de la cintura e inicio una caricia que alcanza su pancita y que poco a poco voy subiendo hacia sus senos, ahora no me detiene y toco su seno derecho a través de la blusa y el sujetados, se siente firme y toco su pezón el cual es pequeño, pero con la excitación se ha puesto duro, vuelvo a bajar mi mano y ahora la introduzco por debajo de su blusa tocando ahora ambos pechos a través de un sujetados de esos que son lisitos y delgados, me encanta sentir sus pechos a través de esa tela y los estrujo firmemente pero si lastimarla, ella deja escapar un suspiro de excitación y aumenta la fuerza con la que me acaricia mis brazos.

Con la mano derecha que tengo por su espalda subo su blusa y busco el broche de su sujetados pues lo que más deseo en ese momento es poder tocar sus pechos pero piel con piel, suelto el broche y al mismo tiempo con mi otra mano jalo para arriba el sujetador soltándose sus senos, inicio un masaje que voy distribuyendo a cada uno de los pechos, de estarla besando en la boca bajo a besar su cuello, sigo bajando y me detengo en la unión entre sus dos apetitosos senos, ella momentáneamente se queda expectante como preparándose para sentir mi boca en ellos. No la hago esperar y bajo hasta su pecho izquierdo, los recorro todo con mi lengua tocándolo por toda su periferia pero muy suave, voy dando vueltas acercándome cada vez más a su pezón el cual presiento duro. Al llegar a él lo tomo con mis labios y al mismo tiempo mi lengua le da un masaje húmedo lo que le provoca a mi amante un estremecimiento muy patente. Sigo lamiendo ambos pechos, acompañándolos con caricias de mi mano, la cual al haber sido desplazada por mi boca busca otros lugares donde arrinconarse, así es que la bajo y retomo las caricias a su estomago, sigo bajando tocando su vientre pasando a los muslos, los cuales se me muestran duros, acaricio uno y otro desde la rodilla hasta donde inicia su monte de venus, pero si tocarlo pues me estoy dando gusto con todo su cuerpo y no quiero correr.

El viaje de su rodilla al nacimiento de su monte es interrumpido por su mano, quien toma mi mano y la coloca ahí, en su centro de placer, abre sus piernas para poder sentir lo más posible mi mano sobre su conchita, y yo sin tardanza le aprieto toda esa zona con toda mi mano sintiéndola caliente y presagiando la humedad que seguramente hay debajo de su pantalón. Ya que ella tomó la iniciativa de llevar mi mano a su conejito, le aplico la misma y tomando su mano se la coloco en mi paquete el cual por supuesto esta súper durísimo a estas alturas, al principio ella solo deja la mano ahí apretándola para sentir mi dureza, pero poco a poco inicia una caricia circular que me transporta, de la caricia circular pasa a dibujar mi pene con su mano recorriéndolo todo por sobre el pantalón, mientas tanto yo sigo acariciando su concha con mi mano, comiéndole sus pechos con mi boca y al mismo tiempo mi mano derecha que sigue por su espalda la bajo para sobar sus nalgas, ella se inclina un poco hacia un lado, permitiéndome que meta mi mano debajo de sus nalgas y le pueda sobar por encima del pantalón su rajita trasera. La verdad era de locura estar así pues mis manos casi se tocaban una por delante y la otra por detrás.

Yo quería más, así es que empecé a recorrer con mi mano la parte delantera de su pantalón para abrirlo y entonces me di cuenta que su pantalón traía dos cierres al frente y no solo uno como es lo común, me fui sobre ellos y en un instante los bajé ambos, con eso tuve a mi alcance

su panty, el cual, al igual que su sujetador era de tela muy suave al tacto y pude sentir los pelos de su sexo, además de estar ya húmedo por la excitación,

Al apretar su conchita con mi mano no pudo evitar soltar un gemido que me incitó a seguir apretando, ella abrió un poco más sus piernas para permitirme tocar más a mi gusto cosa que le agradecí recorriendo la raya que formaban sus labios vaginales de arriba abajo, alcanzando a tocar un poco su clítoris. Ella por su parte continuaba restregándome mi pene con su mano combinando apretones con recorridos de arriba abajo, todo a través del pantalón. Como pude, ya que la posición no me ayudaba, metí mi mano izquierda por dentro de su panty y al fin pude sentir su intimidad en carne viva, tenía una matita de pelos ensortijados, los cuales ya estaban bañados de sus fluidos vaginales, ya sin el panty pude recorrer su rajita, pero ahora si sintiendo perfectamente su clítoris el cual era de buen tamaño, fue cosa de tomarlo con mis dos dedos y frotarlo repetidamente para que ella sin aviso previo tuviera su primer orgasmo, de pronto la escuché murmurar "aaahhh.. oooohhh.. assssiii. Dale duro. daaale duuuuro. Estoy acabando!!!!!." y su cuerpo se tensó fuertemente apretando sus piernas y tomándome de la cabeza la cual seguía inclinada sobre sus senos, yo al darme cuenta de que se estaba viniendo, incrementé mis fuertes caricias que le hacia con mi mano derecha sobre sus nalgas, sobándole su raja trasera con mi dedo medio de arriba abajo pues yo lo que quería es que sintiera la mayor cantidad de cosas al mismo tiempo. Como ella no quería hacer ruido solo apretó la boca y emitió un largo suspiro mientras era presa del clímax que había alcanzado. Provocarle ese orgasmo incrementó mi excitación pues una de las cosas que más me dan placer es ver el placer evidente en mi pareja.

Ella se abrazó a mí hundiendo su cabeza en mi pecho para recobrarse, pero yo deseaba hacerla sentir más, así es que sin dejar de tocarle su conchita, aunque haciéndolo con cuidado sabiendo lo sensible que queda esa parte después de un orgasmo, volví a la carga sobándole con toda mi mano. Al ver que ella recobraba el control pues volvió a abrir sus piernas, le pedí se alzara del asiento pues quería bajarle un poco su pantalón y su panty, no puso resistencia y así lo hizo, pude bajárselos hasta medio muslo aproximadamente, pero por el momento me bastaba. Ese movimiento permitió que mi mano derecha que seguía colocada a la espalda de mi amada pudiera tocar sus nalgas en directo, lo cual me encantó pues como todo el resto de su piel, sus nalgas eran firmes y de piel muy suave, me di gusto recorriendo su culo mientras que mi mano izquierda retomada el ataque delantero pero ahora si pudiendo recorrer a mi gusto toda la parte externa de su concha.

Ella bajó su mano nuevamente a mi pene reiniciando su caricia, pero entonces me dijo al oído, "quiero tocarlo", ni tardo ni perezoso bajé el cierre de mi pantalón, abrí el botón superior y bajé un poco, tanto el pantalón como mi trusa pues quería que ella no tuviera obstáculo para darse gusto con mi pene. Le permití que metiera su mano, lo cual hizo tomándome el miembro el cual tenia una pequeña gota de humedad producida por mis líquidos preseminales, lo estrujó con más seguridad, cosa que yo agradecí pues de tan duro que estaba me dolía un poco por haber estado encerrado y parado tanto tiempo. Ella lo tomó con su mano y empezó a masturbarme muy rico, le daba abajo y arriba con su manita, acercó su otra mano y mientras con una me tomaba mi tranca meneándola arriba y abajo, con la otra me tomaba las bolas, acariciándolas de forma circular y yo estaba en el cielo.

Pensé agacharme y darle con mi boca en su conchita, lo cual me encanta hacer, pero el lugar y la posición no me lo permitían, así es que empecé a recorrer su rajita con mis dedos tratando de llegar a su intimidad, cosa que me resultó posible gracias a la gran cantidad de fluidos que salían de ella, comencé a meter mi dedo medio, poco a poco sintiendo las paredes internas de su vagina y ella al sentir eso se empujaba hacia delante para sentirme más adentro, pude meter cada vez más profundo mi dedo en ella, y tratando de simular lo que haría mi pene en su vagina le hacia un juego de mete saca, pero aprovechando para tocar su parte interna y si tenia suerte encontrar su punto G (

ya ven que dicen que esta en la parte interna y superior de la vagina). Esto le resultó por demás excitante dado que sus movimientos hacia atrás y adelante fueron subiendo de intensidad, no queriendo desaprovechar nada, reinicié las caricias con mi mano derecha sobre su cola y con el movimiento que ella hacia pude volver a colocar mi mano de tal manera que mi dedo medio quedara sobre su rayita trasera, pude sentir su culito el cual al igual que su conchita estaba caliente y mojado por todos los fluidos que salían de su vagina así es que mientras la tenía ensartada con mi dedo por delante, por detrás le recorría su cola, haciendo presión sobre su ano, sin meter el dedo pero tocándolo y sobándolo de manera circular, quería que se sintiera en la gloria.

Con voz queda para no ser escuchada me dice "maaas. maaas., dame más"

Y yo "así mamita?"

"Si metelo, metelo, aaah, aaah, asiiii. ohhhhhhhhhhhhhh "

"imaginate que es mi verga que esta entrando dura y parada, te llega hasta el fondo mamita"

"sssssiiiiiiiiiiiiiiiiiiii es tu verga rica y caliente mmmmhhh.. mmmmhh, metémela hasta el fondo, mmmmhhh, aaahh"

Yo seguía dándole dedo por delante y por detrás, al recorrer con mi dedo su raja trasera y acariciarle su ano, pero al incrementar ella sus movimientos por la excitación que sentía, en cierto momento la punta de mi dedo (una tercera parte aprox.) entró en su agujerito y ya no lo saqué, la empecé a dedear en su chiquito y por la reacción que tuvo me di cuenta que le gustó. Ella estaba descontrolada y se movía para incrementar el roce de mis dedos en su intimidad, mientras tanto seguía masajeándome mi pene apretándolo y sobándolo todo.

Yo quería más sobre mi pene y le dije "cómetelo mamita.." y ni tarda ni perezosa se inclinó en el asiento hasta que quedo a la altura de mi pene e inició una mamada que me elevó de inmediato, le besaba en la punta y luego lo recorría con su lengua a todo lo largo, no dejó de tenerlo agarrado con la mano, así es que combinaba la mamada con la sobada, en momentos lo introducía lo más que podía en su boca succionándolo de una manera que me hacia ver estrellas, en verdad sabia como comerse un pene. Al acomodarse así para comerse mi pene levantó un poco su pierna derecha lo que me permitió mayor libertad con mi mano que tenia en su culo, ahora si pude meterle aproximadamente medio dedo poco a poco.

Solo se oía el chapotear de su boca al chuparme el pene y de su vagina al entrar y salir de mis dedos,

Sentí que mi orgasmo estaba cerca y le dije "me vengooo, me vengooo.. ohhhhhhhhhhhhhh", al escuchar esto, incrementó la presión de su boca en mi tranca, ambos incrementamos el ritmo del mete saca hasta que explotamos juntos,

Yo con un potente chorro inicial de leche y después con más y más leche la cual ella recibió toda en su boca sin dejar caer una gota y al mismo tiempo, ella soltando una cantidad impresionante de fluidos por su vagina, mis dedos (atrás y adelante) sintieron tremendas contracciones de sus dos agujeritos las cuales seguían el mismo ritmo de la presión de su mano y su boca sobre mi pene. Fue una venida muy intensa de ambos y que duró una eternidad (bueno así la sentí)

No dejamos de sobarnos nuestros sexos hasta que poco a poco fuimos recobrando la calma, yo me llevé mi mano a la boca pues quería probar sus fluidos que inundaban mi mano y su olor me resulto exquisito, ella se trago toda mi leche saboreándola.

Nos abrazamos como queriendo que el tiempo se detuviera pues ahí estábamos dos desconocidos después de habernos dado una tremenda satisfacción.

Me di cuenta que llevábamos la mitad del viaje avanzado, así es que pensé que esto todavía no se acababa pues teníamos al menos otras 3 horas de oscuridad y soledad para darnos gusto, lo cual por supuesto hicimos, pero esto te lo contaré en otra ocasión.

Espero te haya gustado mi relato y que lo hayas podido disfrutar mientras lo leíste tal como lo disfruté yo mientras lo escribía y recordaba todo esto.

Hasta la próxima.

Para cualquier comentario sobre este relato, favor de comunicarse a mi e-mail

Autor: Ferr fm.stereo (arroba) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.