La cinta

¡Comparte!

Me he casado a los 34 años, luego de haber vivido todas las experiencias que cualquier persona tiene que vivir intensamente, decidido totalmente a sentar cabeza y ser eternamente fiel a la mujer que amo.

Me he casado a los 34 años, luego de haber vivido todas las experiencias que cualquier persona tiene que vivir intensamente, decidido totalmente a sentar cabeza y ser eternamente fiel a la mujer que amo.

La elegida para la boda fue Mónica, una antigua compañera de la facultad de Ingeniería, con la cual durante nuestros estudios tuvimos algún encuentro sexual, pero no cuajó una relación duradera sino que fueron solamente pecados de juventud.

Años después me la volví a encontrar luego que la vida nos había enviado por caminos diferentes. Ella había terminado la carrera mucho antes que yo y le había perdido el rastro, yo la terminé exactamente el día que cumplí 33 años y de nuevo el destino nos puso en el mismo camino. Una noche en un concierto nos encontramos, nos pasamos toda la noche hablando y recordando compañeros comunes e inevitablemente terminamos en mi cama, y no nos hemos separado mas. Desde ese día hasta un año después que nos casamos y legalizamos nuestra convivencia fue una pasión increíble y estoy enamorado de mi esposa y ella de mi.

Debo contar que es lo que pasaba en la Facultad de Ingeniería. Casi no hay mujeres. En cada curso la relación es cada 15 hombres una mujer mas o menos. Los años que compartí curso con ella que fueron 3, hasta que yo me quedé atrás y ella siguió en un grupo de 50, solo eran tres mujeres, Mónica, Amanda que era un taponcito de un metro veinte y otra Mónica que estaba muy colocada de novia con otro compañero.

La verdad es que mi Mónica siempre fue el fruto deseado de todos los compañeros, y ha tenido varias aventuras con compañeros.

Conozco por lo menos siete hombres que me han dicho alguna vez que se la habían follado, y siempre quise preguntarle si era verdad o si eran fantasías de adolescentes o realmente era verdad.

Nunca me quiso contestar, siempre me ha dado evasivas, le preguntaba, con este follaste? Y con este otro ? Pero siempre me contestaba lo mismo, lo pasado, pisado.

Pero había algo que me atormentaba la cabeza, una vez, Daniel y Fernando, dos compañeros habían contado al resto del grupo que se la habían follado entre los dos y que además lo habían filmado.

Nunca enseñaron la cinta a nadie, así que siempre pensamos que era una mentira, pero a mi me atormentaba la idea y no sabía como preguntarle a Mónica si era verdad o no, hasta que se me ocurrió una idea. Un día le dije que había visto la cinta, que era inútil que se siguiera escondiendo que sabía lo que había pasado. Ahí no solo me di cuenta que lo de la cinta era verdad, sino que también me di cuenta que no había solo una y que no había sido solo una vez, y además ella sabía la existencia de esas cintas.

Se puso muy mal, maldijo a Fernando y a Daniel por su falta de ética de mostrar eso y me pidió disculpas, a lo cual le dije que no era necesario que me pidiera disculpas, a lo pasado pisado, éramos libres.

Todo quedó ahí, pero a mi me volaba la cabeza por conocer esas cintas, quería verlas a cualquier precio, me subían los ratones por todos lados y decidí pasar a la acción.

Llamé a Fernando que en esos tiempos tenía una tienda de calzados (la ingeniería ¡!! Que poca salida laboral tiene ¡!! Me presenté en su tienda y nos pusimos a hablar, de los dos era con el que mas confianza tenía y con el que más habíamos compartido años.

Fui directamente al grano, le dije… tu sabes que ahora estoy casado con Mónica, te recuerdas aquellas cintas que me dijiste que grabaron con ella y Daniel, quiero recuperarlas, quiero destruirlas, no me apetece que terminen en una página porno de internet y creo que por todos los años que compartimos, me podrías hacer este favor.

Fernando me dijo que le había perdido el rastro, pero que en todo caso si existían todavía las tendría Daniel que era el que tenía la cámara y el video en aquella época.

Con Daniel jamás me he llevado bien, así que le pedí a Fernando que por favor se las pidiera.

Ellos todavía conservaban la amistad y se veían a menudo. Fernando me dijo que no me preocupara que vería lo que podía h

acer.

Quedamos en vernos unos diez días después para ver si había conseguido algo.

Esos días tenía la ansiedad por las nubes, cada día me venían ganas de llamar a Fernando, pero me contuve.

A todo esto Mónica estaba un tanto extraña, no quería hacer el amor cada noche, me trataba con distancia, hasta que un día le pregunté que le pasaba..

Después de discutir un rato, me contó lo que había sucedido, el idiota de Daniel le ha llamado para contarle que quería recuperar esas cintas.

Y ella se sentía dolorida porque le había mentido y porque no entendía mis celos.

Con las cartas arriba de la mesa, le confesé todo lo que sentía, que no eran celos lo que sentía, sino que ardía de deseos de ver esas cintas. Que me subían los ratones verla con otros hombres.

Se ofendió bastante y me dejó de hablar por unos días. Yo estaba hundido y arrepentido, temía perderla y ella se mostraba intratable.

Pasó mas o menos un mes y ni siquiera me animé a ir a ver a Fernando, me sentía tonto, culpable, vergonzoso.

No hacíamos el amor con Mónica y casi no nos veíamos, yo siempre solía llegar tarde a casa porque mi trabajo me obliga a quedarme hasta tarde y ella siempre me esperaba despierta, pero ahora cada día llegaba y ella dormía.

Estaba desesperado, quería esperar que se le pase, pero ya iba demasiado tiempo y pintaba todo muy mal, hasta que una mañana me despierto (ella se va a trabajar muy temprano, yo duermo un poco mas cada día), una cinta de video en la almohada de Mónica, con una carta. Mírala, haz lo que quieras con ella y cuando termines da por terminado este tema, volvamos a ser los que fuimos, te quiero. Se me paralizó el corazón, tenía a mano la cinta que tanto quería, pero a su vez me sentía mal, pasaban por mi mente mil cosas.

No resistí ni cinco minutos, ya estaba encendiendo el video y poniendo la cinta.

Los primeros minutos de la cinta eran ellos tres tonteando en la casa de Daniel.

Jugaban a un juego que no entendí demasiado bien con prendas, el que perdía tenía que hacer algo.

Mónica se negaba todo el tiempo a hacer lo que le pedían, hasta que quizás acosada por los dos, decidió enseñar las tetas.

Cuando vi sus tetas (son muy lindas, es lo mejor que tiene), desnudas delante de los dos, mis ratones comenzaron a ir a mil.

Luego se corta la cinta, aparecen escenas cortitas, como trozos de grabaciones, siempre del mismo día, y ella siempre con las tetas al aire.

Y de repente se me paralizó el corazón, apareció la imagen de ella con una polla en la boca, a partir de allí fueron unos cincuenta minutos de imágenes increíbles, se la follaron juntos, separados, por el culo, le acabaron en la boca, ella se tragó todo (le encanta), lo único que no pudieron hacer fue una doble penetración que querían pero no pudieron porque a Fernando ya no se le ponía dura, y no encontraban la manera.

No pude contenerme y me maturbé tres o cuatro veces.

Cuando terminó la sesión de sexo, apareció en la cinta ella, ahora, actualmente, con sus añitos de mas, y en el comedor de casa, en el mismo lugar donde yo estaba sentado.

Trataré de reproducir exactamente sus palabras: Pablo, he pasado unos días muy malos con todo lo que ha pasado, quiero que volvamos a estar juntos, te quiero y entiendo en parte tu posición, pero me has hecho mucho daño, te perdono, pero tu también tendrás que tener algo que perdonar.

Inmediatamente aparecieron en la cinta Fernando y Daniel, los de ahora, y en el comedor de mi casa, ahí mismo donde estaba yo con los pantalones bajados y con mi mujero haciendo lo que les había quedado pendiente, la doble penetración, y vaya si les ha salido bien ¡!!! Con la boca llena del semen que apenas le habían depositado los hijos de puta, me dijo, ahora haz lo que quieras, solo debes saber que te quiero.

Autor: Pablo

mertxmertxmertx ( arroba ) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.