La colegiala se la aguantó toda

¡Comparte!

Mamó como nunca me mamaron, calidad y cantidad de movimientos bucales increíbles.  La acabada llegó urgente y perentoria, ni siquiera pude ponerla sobre aviso, sus ojos fijos en los míos y el rostro encendido eran datos fehacientes que disfruta su labor.   Siguió chupando hasta asegurarse que no me quedaba más leche calentita.  Retiró mi carne de la boca, se relamió el resto, había tragado todo.

 

La vida se va jalonando con recuerdos y vivencias, gratas y de las otras. De las otras, mejor olvidarse, de las gratas, algunas más caras a nuestros afectos van quedando como gota de miel sobre tantas otras cosas que nos amarga.  Algunos aún hoy se muestran vívidos, con grato sabor, recordándonos que fuimos protagonistas y quedan por siempre incorporados a la rica historia personal que, como forma de gratificarme voy a tratar de recrear para los amables lectores de este prestigioso sitio en la web. Sea pues este testimonio personal, un reconocido agradecimiento para alguien que hoy transita por otro andarivel de la vida.

Mi hijo y sus compañeros se reunieron para organizar el tradicional viaje de fin de curso a Bariloche.  No tuvieron mejor idea que venirse a casa.  estar toda una tarde, varones y muchachas, hasta bien entrada la madrugada delineando proyectos e intercambiando opiniones acerca del futuro viaje que los despega a una importante etapa de sus vidas, para muchos una despedida.

Llegada la hora de marcharse, ayudé en la devolución a sus hogares de las niñas, en realidad es una forma de decir, casi todas rondan los dieciocho años y algunas de belleza contundente capaces de hacer perder la cabeza al más pintado. Yo me ocupé de tres, a cuál más apetecible, ni pensar en eso, traté de comportarme como una persona de otro planeta, luchaba fuertemente por no verlas como el fruto prohibido, de no hacer caso de la serpiente haciéndome ver donde no debía.

Todas con el desenfado propio de la adolescencia y el “sex a peal” de quien quiere beber el mundo de un sorbo.  La vestimenta de fin de primavera, top ajustado y mini, muy mini, mostrando más allá de lo prudente, no contribuía demasiado en calmar mi ánimo ya de por sí soliviantado por haber compartido buena parte de la tarde con ellas, menos mal que los muchos no están como este veterano con intención de pegarles una revolcada para guardar en la memoria corporal.

Estábamos por llegar a la casa de Claudia, la última en cuestión.  Rubiecita, todo picardía y sensualidad adolescente con sus deliciosos 18 años, toda ella emanaba un halo de tentación y pecado. Me pidió detener el auto, en una zona cubierta por un espeso manto de sombras.  Me miró, sin otra prevención se colgó de mi cuello, la cara en sus manos y me zampó un besó, tan dulce como sorpresivo, pero con tanta pasión que necesitaría revolver un buen rato en mi memoria para poder compararlo. Poco se esforzó para meter la lengua en mi boca. Me besó con intensidad, todos los condimentos de febril pasión se estaban expresando, liberando los efectos del cóctel de hormonas en ebullición.

Nos separamos, agitados, trastornados, me dejó el sexo excitado, como nunca.   Posó una mano sobre él y se asombró de lo rápida reacción.

– Papi, ¡qué bien!, ¡cómo te pusiste! – Nena, yo no soy de  madera.- Sí, y yo te puse al palo ¿no?

Por suerte a esa hora de la madrugada nadie nos vio.   Con tal de irme, acepté pasé a buscarla al día siguiente, después de la salida del colegio, menos más que eligió un lugar discreto.

Dudé en ir a buscarla, pero tenía miedo que esta pendeja me acosara y se me viniera a casa, esa había sido una especie de velada amenaza, esto me estaba complicando la existencia, pero como contrapartida me gustaba a morir.  Este era una de esas situaciones en que se debe optar entre el placer y la honestidad, pero bien sabido es que el pecado siempre triunfa sobre la virtud, este caso fue otra derrota de la virtud, sin más problemas de conciencia la cabeza de abajo decidió el curso de los acontecimientos.   En cinco minutos estuve para buscarla.  Subió y salí como una exhalación puse distancia del lugar, ya tenía pensado el sitio poco transitado para pegarle una buena “apretada”.   Esta vez los dos estábamos con la pasión a flor de piel para dar rienda suelta a la calentura que nos consumía.

– ¡Qué bueno, otra vez estás al palo!

Sin tiempo para nada, la muchacha derribó todas mis prevenciones y precauciones, abrió  la bragueta y metió mano y la liberó del encierro forzado, con la soltura de quien está tocando lo que le pertenece,  masaje, acaricia, seguridad y experiencia hablan de que no es una improvisada a la hora de excitar a un hombre.  Sabe cómo y dónde aplicar la experiencia acumulada, controla y maneja a su antojo mis reacciones.
 
– ¡Qué gorda y caliente!, ¡ahhhh! -le hizo efecto el contacto, por un momento llegué a pensar que nada la conmovía.

Fue lo último que le escuché, la metía en la boca.  Hacía los honores y comenzó la deliciosa mamada.  La situación era tórrida, yo no podía concentrarme demasiado, mirar para todos lados, inquieto de que pudieran vernos mientras ella hacía su faena.   La adrenalina por el peligro, era un nuevo ingrediente, que eleva el morbo de la relación  bucal con esta preciosura.

Mamó como nunca me mamaron, calidad y cantidad de movimientos bucales increíbles.  La acabada llegó urgente y perentoria, ni siquiera pude ponerla sobre aviso, sus ojos fijos en los míos y el rostro encendido eran datos fehacientes que disfruta su labor.   Siguió chupando hasta asegurarse que no me quedaba más leche calentita.  Retiró mi carne de la boca, se relamió el resto, había tragado todo.  Otro detalle para mencionar fue que para no mancharme el pantalón, había puesto un pañuelo a modo de babero.  Sin dudad era experta en “oratoria”.

– ¡Tocame acá!

Llevó mi mano a su entrepierna, con un par de dedos en ella comprobé lo mojada que la tenía.  Se abrazó a mí, apretó mi mano contra su fuego interior, gemía, estaba acabando con mi mano en su chocha.   Al serenarse, corrió la tanga y limpió y recogió todo el flujo en el pañuelo, me lo regaló como trofeo.

Por ahora me basta, pero quedamos con ganas de más ¿no?  Asentí.   Acordamos que el viernes nos “diéramos con todo”.No podía conciliar el sueño, andaba al palo, quería sacarla de mi mente, otra vez el conflicto de pasión y obligación moral:  pudo la pasión.

Llegó el momento, la llevé al hotel.  La desnudé casi a mordiscos, le dejé la piel toda besuqueada, y lamida.  Los pechos firmes, cúpulas de azúcar coronadas de frutilla, goloso quise comerlas.  Recorrí la planicie del vientre dejando mi saliva en el hoyo del ombligo, rodé por el matorral de pendejos hasta saciar la sed en el oasis de su sexo.  A esta altura ya nos habíamos colocado en la clásica postura del sesenta y nueve.

No perdió el tiempo, trabajaba a destajo con el miembro, poniéndolo en condiciones de dar guerra.  La lamida de los labios vaginales, terminaron por ponerla en condiciones de pedir que la carme masculina fuera a calmar el hambre de fémina.     La calentura aceleró los tiempos, pidió urgente tenerme en ella.  Abrí de piernas y le apoyé la verga en la entrada, empujé en ella, se resistió retrocediendo un poco diciendo que sentía dolor. No entraba fácil.  Repetía, que a pesar de las ganas le costaba, por no tener mucha experiencia o por tan gorda, era visto que toda su experiencia había no había pasado demasiado de la exposición oral, ahora estaba rindiendo sexo tradicional en examen práctico.. 

-Teneme paciencia, muero de ganas, andá despacio.

Colaboró con voluntad y dedicado esmero en la cogida, hasta que fue entrando, resbalando por el estrecho pasadizo.  Se sentía estrecho y disfrutaba en él, por momentos apuraba la penetración, urgente, ir y venir de la pija en su conchita.  No paró de gemir y respirar con dificultad, entrecortado en toda la extensión del polvo. 
 
La fui trabajando ahora ponía en práctica toda la experiencia, era el momento de lucir las medallas ganadas en buena ley, la estaba haciendo caminar por las nubes, el estado de excitación hacía estragos en ella, balbucea algo inteligible, sonidos sin sentido, hasta que pude interpretar que pretendía avisar que estaba cercana al momento de gloria.   El pene respondió al pedido, noté que se hinchaba más todavía, se movía más a prisa dentro de la cueva.
 
El final estaba cada vez más cercano, trataba de mantener la concentración para no terminarle dentro, la premura del calentón no dejó tiempo de comprar preservativos y ni siquiera sabía si se cuidaba, de todos modos yo debía cuidarla.  Mi placer subía por el ascensor y el de Claudia por la escalera.  

Ella se mueve aferrada a mi cuerpo, arquea su cintura para aproximarse en  cada embestida, estamos llegando al borde del precipicio, la orden cerebral era un par de pasos más y era el salto al vacío, ella urgía más intensidad en las acciones, yo pretendía detenerme al mismo borde y ella continúa caminando por el borde de la cornisa.  Nuevamente el conflicto de mi responsabilidad y la pasión, ella exige urge acción, como puedo le hago saber el riesgo, imposible congeniara riesgo y pasión, me sujeta para imponer su criterio de goce, ella corre los límites más allá de la prudencia, pide que siga, que nada importa más que su felicidad, nada ni nadie la separa de mi.

-¡Sólo un poco más! es la exigencia suprema, justo el espacio que la separa del glorioso orgasmo que avanza dentro de sus entrañas. Un tsumani, un maremoto fueron sus palabra para contarme el placer de ser mujer y poder gozar esa experiencia inédita. Se convulsiona, ondas de calor la recorren, oleadas de placer la trastornan. Retenido y exigido salté al vacío, nada más importaba que dejar fluir el volcán que ella había fogoneado, el magma lácteo produjo una nueva onda de calor que apuró un nuevo y más prolongado orgasmo.
 
Le costó reponerse, las emociones las superaron, abrazados durante un tiempo, recuperamos el deseo de otro polvo.  Lo hicimos, dolió menos que el anterior, lo disfrutó con igual intensidad, gritó el orgasmo, sostuve la penetración alargando su placer y el mío hasta el último momento.   Previo al desenlace no quise terminarle dentro, contra sus deseos, la retiré y busqué su boca.   Me permitió entrar en su dulce boquita, chupó con fruición sus propios jugos conjugados con los míos.   El borbotón de leche se derramó dentro de ella y la degustó todita.

Intenté, sin éxito, convencerla de olvidar lo sucedido. -Ya está, te sacaste el gusto de tener sexo con un tipo mayor, ahora hagamos de modo que esto no sucedió. Cumplida la fantasía y todos en paz.   Estaba visto que no compartíamos el mismo criterio, la pendeja tenía otros planes de momento, me hizo saber que era tarea imposible, pretendía seguir con estas experiencias. 

Seguimos teniendo sexo una vez a  la semana, hasta el viaje a Bariloche, luego muy de vez en cuando. Ahora tiene un machito que la tenía bien nutrida de lácteo.  Por suerte para todos, esta deliciosa aventura tuvo un final feliz, nos hicimos amigos, ¡qué bueno!

Joven mujer si la experiencia de Claudia te pareció interesante, puedo explicarte los detalles omitidos por razones de espacio y transmitirte la personales en forma privada y confidencial.   Te estaré esperando en la dirección que figura al pie.

Autor: Arthur
 
[email protected]

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.