LA FIESTA (II y Final).

¡Comparte!

Continuación del relato erótico “LA FIESTA” publicado en “El Rincón de Marqueze.net” el día 07/08/2002. Nos miramos y ella se acerco a mi y rodeándome con sus brazos me beso, nuestras bocas se unieron en un beso tierno y largo mientras nuestras lenguas parecían bailar acariciándose una a la otra. Sentí la mano de Almud acariciando mi entrepierna

-“Espera”-le dije-“Esta vez te toca a ti” -le dije mientras acariciaba uno de sus pechos que por cierto estaba duro como una piedra, la gire sobre si misma y ella apoyo sus manos en el lavabo, desde atrás le agarre de las tetas suavemente y presione sus pezones entre mis dedos, se retorció de placer al sentirme, muy despacio le baje los pantalones y observe que no llevaba bragas, baje mi mano entre sus piernas hasta llegar a su coño y le introduje un dedo buscando su clítoris, estaba empapada y se retorcía ligeramente debido al placer, le acaricie por durante unos segundos y recorrí su espalda con mi lengua bajando hasta su culo, tenia un culo de modelo, una vez ahí abajo le abrí los cachetes del culo y comencé a chuparle el coño por detrás a la vez que le metía dos dedos en la vagina, sus flujos inundaban mi boca y mi empalmada era terrible, lamí su ano delicadamente y apoye mi dedo pulgar en el presionando ligeramente, ella gemía sin parar pero sin hacer demasiado ruido, introduje mi dedo por completo en su ano y con los otros dedos de la mano aprisione su clítoris lo que hizo que jadeara de placer mucho mas rápidamente, la tensión de sus músculos me indicó que estaba a punto de correrse de modo que acelere el ritmo de mis dedos me incorpore y me apreté contra ella para que sintiera mi polla contra su culo, se corrió entre espasmos de placer retorciéndose como si le estuvieran dando descargas eléctricas, continué con el masaje durante unos minutos antes de sacar mis dedos de su interior, se giro y en su mirada había una expresión de mezcla de lujuria e inocencia que me volvió loco, se quito la camiseta de tirantes que llevaba y pude comprobar que si su culo era de modelo sus tetas eran de actriz cuando menos, Dios que pedazo de tetas, duras como rocas y tiesas mirando hacia arriba desafiando la las leyes de la gravedad, la atraje hacia mi y comencé a besar y lamer aquellos dos manjares que me ofrecía, ella busco mi polla con sus manos y sin que yo pudiera hacer nada por evitarlo me bajo los pantalones de un tirón se arrodillo ante mi y se metió toda mi polla en la boca de un solo movimiento, lo estaba haciendo de nuevo, me la estaba mamando como nunca nadie lo había hecho, despacio metía y sacaba mi polla de su boca mientras me miraba buscando mi aprobación, me acariciaba los huevos con la mano mientras con la otra me pajeaba mientras mantenía mi polla en su boca y yo le acariciaba las tetas y la cara, me la mamo durante unos minutos que os aseguro me transportaron al cielo pero no quería correrme así, quería follarmela a toda costa, la levante y de nuevo nos besamos, sin yo pedírselo ella se giro y cogiendome la polla con la mano la coloco a la entrada de su vagina, entre mi mamada y su orgasmo estaba completamente empapada de modo que no me costo nada en absoluto penetrarla, se la metí hasta el fondo desde el primer empujón y un gemido de aprobación acompaño aquel movimiento, comencé a moverme agarrandole de las caderas, ella gemía y jadeaba, la imagen que me devolvía el espejo fue algo que aun hoy me provoca erecciones, Almud tenia los ojos en blanco y sus tetas se balanceaban al ritmo de la follada, ahora Almud gemía bastante fuertemente fuera de si misma, deslice mi mano entre sus piernas y cuando comencé a masajearle el clítoris su orgasmo fue casi automático, se corrió gimiendo y apretando las piernas como queriendo sentir mi polla mas adentro aun, lo cierto es que se corrió varias veces aquella vez, estuvimos así un buen rato disfrutando el uno del otro hasta que sin poder aguantar mas me corrí dentro de ella apretando mi polla en su interior como si quisiera sacársela por la boca, tuve un orgasmo tremendo, cuando se la saque ella me beso agradecida y se arrodillo para limpiarme la polla con una delicadeza total, estando así ella arrodillada con mi polla en la boca y yo en el cielo de pronto alguien llamo a la puerta diciendo algo que no entendí, me alarme pensando que seria mi novia o al

gún conocido pero Almud contesto en alemán y sonriéndome fue a correr el cerrojo, era un baño muy grande por lo que yo no veía lo que venia pero Almud estaba desnuda y sus pezones parecía que iban a salir despedidos de sus tetas de lo resaltados que estaban, eso unido a la empalmada que llevaba yo hacia que resultara bastante obvio lo que estaba pasando allí, desde luego todo lo que paso aquel día fue del todo alucinante para mi, Almud entró y tras ella entro una chica de unos 25 años con otro cuerpo de impresión, era morena con un rostro precioso, era mas pequeña que Almud y tenia los ojos azules como dos piedras preciosas y como os he dicho un cuerpazo de escándalo al que, como no, acompañaban de nuevo dos tetas de revista. Y allí estaba yo, desnudo, totalmente empalmado en el baño de la casa de un amigo con dos extranjeras que parecían sacadas de la portada del Play-Boy, Almud nos presento, su amiga se llamaba Victoria y no hablaba español, Victoria se acerco y me beso en los labios, yo estaba completamente avergonzado, desnudo y empalmado presentándome a una señorita que no conocía de nada, Victoria miró mi rabo dijo algo y las dos se rieron, esto acabo de matarme de modo que “sonriendo” me dirigí hacia mi ropa dispuesto a vestirme, ellas se acercaron nerviosas hacia mi impidiéndome coger mis ropas.

-” No te enfades”-dijo Almud-” Victoria me ha dicho que como se me ocurre disfrutar de algo así sin avisarle a ella, por eso nos hemos reído”-y mientras decía esto me besaba la cara y la frente (era casi tan alta como yo) y me acariciaba la polla y los huevos con la mano, mientras Almud hacia esto sentí otras manos acariciar mi culo y mi espalda, me gire y vi a Victoria con una cara de culpabilidad terrible-“No irte verdad?”- dijo mientras su mano apretaba levemente mi culo, ahora si que no podía creer mi suerte, era de ese tipo de cosas con las que sueñas y que no ocurren nunca y me estaba ocurriendo, dos tías de impresión y yo en un baño desnudos y apunto de follar, las rodee a las dos con mis brazos y bese a Almud en la boca, tenia los ojos cerrados cuando sentí unos labios bajar por mi pecho y besar mi polla, una boca caliente apretar mi capullo y unas manos pequeñas acariciar mis huevos, no pude evitar que un suspiro saliera de mi boca, Victoria estaba arrodillada a mis pies chupandomela como una descosida, el estilo era muy parecido al de Almud (será cosa de Alemania), mientras Victoria me comía la polla como si fuera un helado, Almud se arrodillo también y comenzó a desnudar a Victoria, termino de hacerlo y comenzó a acariciarle las tetas y a pasarle la mano por el coñito, yo estaba en la gloria con aquellas dos bellezas arrodilladas a mis pies, comenzaron a comerme la polla por turnos, se la pasaban de una boca a la otra como si fuera un helado y a veces las dos lenguas acariciaban mi capullo a la vez, se besaban una a la otra y se acariciaban las tetas y los coños, estuvieron así un buen rato hasta que Almud se sentó en el lavabo y le pidió a Victoria que le comiera el coño, esta se giro y comenzó a trabajar sobre el coño de Almud como toda una experta, Almud gemía como una descosida, yo me arrodille también y colocando mi polla en la entrada de la vagina de Victoria comencé a empujar suavemente, Victoria me miro y me dijo algo que no entendí

-“Quiere que se la metas por el culo”- dijo Almud, buah, aquello si que me puso como una moto, coloque mi polla en su ano y empuje despacio para no hacerle daño, Victoria seguía trabajándose a Almud como una experta sin importarle el dolor que seguro le estaba causando así que yo ya fuera de mis cabales empuje con todas mis fuerzas y su agujero cedió y se trago toda mi polla como si nada, Victoria no pudo evitar que un gemido saliera de su garganta-” GMMMMMMMFFFF”- y por unos instantes se quedo quieta para luego comenzar a mover las caderas ligeramente indicándome que podía moverme si quería, sus dedos no habían dejado de masajear a Almud que nos miraba con una cara de puta digna de la mejor de las actrices porno, comencé a moverme despacio al principio clavando mis manos en las caderas y el culo de Victoria, Almud se corrió entre gritos, esta vez no se corto en gritar y su orgasmo pareció interminable, yo resoplaba de placer y Victoria gemía como una loca diciendo cosas que yo no entendía, algo salvaje despertó en mi y comencé a moverme deprisa agarrandome a las perfectas tetas de Victoria, sentía su culo caliente en mi po

lla cuando sentí algo mas, Almud se había tumbado debajo de Victoria y su lengua alternaba el clítoris de Victoria y mis huevos, el orgasmo de Victoria fue inevitable, jadeaba como una perra y cuando se corrió gimió como una desesperada, si no la llego a tener follada por el culo se hubiera caído al suelo allí mismo, yo no pude aguantar mas y busque mi propio placer, ellas parecieron darse cuenta por que Victoria se saco mi polla del culo y haciéndome poner de pie se metió toda mi polla en la boca hasta los huevos, Almud se arrodillo también y entre las dos comenzaron a mamarme la polla de nuevo como solo ellas sabían hacerlo, les agarre de la cabeza y anuncie mi corrida entre espasmos, cuando el primer chorrito salió de la punta de mi capullo antes de que los chorros comenzaran a salir las dos cogieron una mis huevos y la otra mi polla y agachándose me pajearon con fuerza con las lenguas expectantes esperando el baño de semen, no se ni cuanto tarde en correrme pero fueron décimas de segundo, el tener a aquellas dos preciosidades agarradas por el pelo debajo de mi esperando a ser regadas en semen me hizo correrme como nuca me había corrido, me corrí sobre sus lenguas, sobre sus caras y los últimos chorros fueron a parar a sus tetas, cuando termine de correrme las dos se tomaron mucho tiempo en limpiarme la polla a conciencia y en limpiarse la una a la otra de los restos de semen que les quedaban, después nos besamos cariñosamente como si fuéramos conocidos de toda la vida.

Salimos de allí los tres y nos incorporamos a la fiesta, encontré a mi novia charlando con su amiga, no pregunto donde había estado yo no se lo dije pero supongo que lo suponía, luego camino de casa me contó que había estado con los dos alemanes y que lo había pasado de miedo, yo también le conté lo que había pasado y quedamos en llamarles para repetirlo pero esta vez todos juntos.

Autor: Anonimo

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.