LA HERMANA DE MI AMIGO

¡Comparte!

En esta oportunidad voy a relatarles algo que me sucedió hace un mes con la hermana o hermanita de un amigo muy cercano

LA HERMANA DE MI AMIGO

Hola amigos, hace unos meses relate una historia que me sucedió con la esposa de mi tío, no se si la recuerden, soy de Cali, Colombia.

En esta oportunidad voy a relatarles algo que me sucedió hace un mes con la hermana o hermanita de un amigo muy cercano. Yo acostumbro mucho tomar en mi casa después de salir, pues bien, una noche salimos a rumbear mi amigo, llamado Andrés, su hermana, llamada Catalina, de unos 18 añitos, alta, blanca, ojos azules, un cuerpo delgado, con un culo provocativo y unas tetitas más bien chiquitas pero también provocativas. Además de ellos, nos acompañaban, mi novia, mi hermano, su novia, y otros amigos. La noche transcurrió normalmente, estuvimos en un bar en el norte de la ciudad, donde colocan música alternativa, y estuvimos tomando mucho, al punto de que casi todos estábamos muy prendidos. Al otro día mi novia se tenia que ir de viaje para Cartagena, a acompañar a su mamá a unos asuntos de negocios, por ese motivo a las dos de la mañana me dijo que ya se tenia que ir porque debía levantarse muy temprano.

Entonces la lleve a su casa, con Andrés y Catalina, los demás se quedaron allá. Me despedí muy normalmente de ella, con Catalina en la parte de atrás del carro, no vi nada raro en eso. Luego Andrés se paso a la parte de adelante, y Catalina se quedo atrás y ya se le notaba el peso de los tragos, asi que empezamos a hablar ella y yo, ya que Andrés, su hermano, se encontraba hablando por celular con una amiga, quizá para encontrarse más tarde, no recuerdo muy bien.

Por el espejo retrovisor alcanzaba a verla cara que tenia Catalina, cada vez ponía más cara de picara y la verdad me estaba calentando mucho. Entonces le dije a mi amigo que fuéramos a mi casa a terminar la rumba como siempre, el aceptó, igual que ella por supuesto. Cuando llegamos, Andrés subió con su amiga y yo me quede abajo con su hermana, no había nadie más en la casa, hasta el momento no tengo ni idea que se había hecho mi hermano y los demás. Asi que seguimos tomando, nosotros dos, solos abajo, de un momento a otro me entro la curiosidad por saber hasta donde era capaz de llegar la niña, asi que le fui calentando el oído.

Le dije: me esta empezando a subir el alcohol a la cabeza Ella dijo: Con tal de que no sea a la cabeza de abajo no importa.

En ese momento los dos soltamos una risa nerviosa, más bien picara, y le di un beso, muy apasionado, ella comenzó a respirar muy duro, asi que comencé a manosearla un poco, mis manos tocaban sus senos, sus nalgas, todo, y ella seguía jadeando muy fuerte, y metió la mano a mi pantalón, yo no me la creía, pero debía tener mucho cuidado con que no nos fuera a ver su hermano, porque se enojaría muchísimo, pero yo estaba muy caliente, hasta el punto que metí mi mano en su pantalón y comencé a sentir su clítoris en mis dedos, ella no decía nada, entonces yo seguía, solo decía: aaahhh mmmm y se mordía la boca y seguía masturbando mi verga cada vez mas duro.

A ese punto yo ya no aguantaba más, asi que me saque la verga y me puse encima de ella y se la metí a la boca, ella la agarro con una mano y me daba unos lengüetazas increíbles, riquísimos, nunca pense que una chica a esa edad lo pudiera hacer tan rico, pero yo quería mucho más que eso, asi que le quite una parte de su blusa, fue muy fácil, ya que llevaba una de esas ombligueras que de solo levantárselas ya se les ve todo, y me metí una a la boa, la niña inocente se convirtió en una diabla y empezó a gritar un poco fuerte, yo tenia mucho miedo de que su hermano nos fuera a sorprender, entonces le dije que nos fuéramos a un cuarto que hay en el fondo, al lado de la piscina, y ella aceptó.

Una vez entramos ahí, la termine de desnudar, primero la pusé boca abajo, normal, se sentía muy rico, ya que estaba todavía un poco cerrada, pero ella lanzaba unos gemidos espectaculares, como toda una gata, entonces la puse en cuatro y creo que le di casi hasta romperla toda, hasta que me vine, ella solo gritaba y gritaba aaayyy aaahhhh rico rico rico si si si, luego salimos y subimos donde estaban ellos, todavía lo recuerdo como si hubiera sido anoche, porque fue muy rico, a pesar de que mi gusto se incl

ina más por las veteranas, esta niña me enseño que también las jóvenes lo pueden hacer muy rico. Por favor si les gusto escríbanme, muchas gracias.

Autor: Anonimo

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.