La maestra Neni 9

¡Comparte!

Neni convencida de que es una mujer ardiente, exhibicionista y puta, se atreve a hacer realidad sus fantasías. Luego del espectáculo de cine porno donde Neni fue tomada por dos serenos y nosotros en plena calle y con el riesgo de quedar encarcelados por impúdicos, nuestro querido amigo Daniel tomo la determinación de alejarse por los hechos suscitados, dejándonos solamente a Neni y mi en esta aventura que ambos disfrutaríamos al máximo. Habían pasado ya varias semanas donde el sexo entre Neni y yo se estaba convirtiendo en monótono, con algunos juegos de exhibición en la calle terminábamos en unos polvos fenomenales, pero como toda pareja voyeur necesitábamos mucha mayor intensidad, así que comenzamos a planear quien sería nuestra nueva víctima o cómplice. En esos días nuestro querido portero había caído enfermo con un cuadro de apendicitis los médicos habían solicitado descanso absoluto, para cubrir su ausencia contrataron un reemplazo eventual, así que llego nuestra querida institución un joven ex militar poco apuesto pero bastante fornido debido a las actividades físicas que mantenía en el cuartel a quien llamaremos Rubén, Neni desde que lo vio sintió que sus braguitas se humedecieron de arrecha e inmediatamente lo eligió como su nuevo amante eventual así que poniéndonos manos a la obra comenzamos a planificar como, donde y cuando Neni mostraría sus encantos a Rubén. Rubén aparte de encargarse de la puerta de la escuela también tenía a cargo la limpieza del mismo, así que por ahí lo cogería Neni para realizar su acostumbrado exhibicionismo y provocación. El día indicado Neni iba vestida con un vestido rojo con tirantes bastante ceñido en el tórax con un escote no muy exagerado pero las enormes tetas que Neni se maneja hacían que le quedara de maravilla, la falda del vestido era de vuelo que le llegaban a mitad de sus deliciosos muslos, cualquier inclinación sin doblar las piernas permitirían ver su deliciosa concha y culo protegido por sus diminutos hilos, que mayormente eran transparentes ya que Neni tenía la conchita siempre bien rasurada, limpia y olorosa. En la hora de la lonchera uno de los pequeños alumnos de Neni ensucio el piso del aula vaciando por error un vaso con jugo para evitar accidentes y que se esparciera lo pegajoso por todo el aula Neni pidió la ayuda de Rubén para que recoja y limpie el lugar, mientras Rubén limpiaba el piso y la silla del pequeño, Neni aprovecho para limpiar el mandil del mismo, es en ese instante dándole la espalda a Rubén que se encontraba arrodillado sobre el suelo se inclinó donde se encontraba el pequeño alumno y limpiando el mandil le regalo a Rubén una detallada vista de su blanco culo, cuyos cachetes se encontraban desnudos ya que el hilo que tenía puesto solo cubría su delicioso ano, su conchita húmeda indicaba que estaba disfrutando de su exhibicionismo y era muy fácil ver su depilada concha ya que la insignificante tela que lo cubría era transparente, eso quiere decir que prácticamente estaba desnuda, como una presa frente a la fiera que en ese momento sentía solo el deseo de comerse ese manjar de zorrita. El regalo duro varios minutos, Neni meneaba su colita de un lado a otro provocando con mayor intensidad a Rubén que estaba perplejo con el regalo, luego Neni pudo ver que Rubén acomodaba su paquete ya que la erección lo estaba incomodando, Neni en ese momento se recompuso y dejo que Rubén continúe con su labor. Otro día ya terminada las labores normales de escuela Neni se quedó terminando unos trabajos, sentada frente a su pupitre muy concentrada estaba una espectacular mujer, con sus tetas aprisionadas queriendo salirse de su escotada blusa gracias al sostén de media copa, sus piernas cruzadas dejando en detalle sus muslos gruesos y bien formados cubiertos de unas delicadas medias con encaje elástico que se aferraban al inicio de sus piernas muy cerca de sus ingles, verla así para mí ya era costumbre pero para Rubén no. Cuando me percate que nuestro amigo Rubén estaba casi próximo a ingresar al aula donde estaba Neni le envía un mensaje a su celular incitándola a provocar una vez más a su víctima le dije que se quitara su hilo y que jugara con Rubén mientras esta aseaba el aula. No paso mucho tiempo cuando vi a Neni dirigirse a los baños y cumplir mis deseos, luego Rubén muy educadamente pidió el permiso para ingresar a limpiar el salón Neni sin dirigirle la mirada asistió con un movimiento de cabeza, aparentando que estaba muy concentrada en sus labores, Rubén ingreso y dio inició a sus actividades, Neni en ese instante estaba ya húmeda, su concha resumía sus flujos y había mojado el asiento donde se encontraba, así que comenzó con su exhibicionismo, con miradas muy lascivas se percató que Rubén no perdía detalle de las piernas cruzadas de Neni de cuando en cuando las miraba y pasaba su lengua por sus labios como saboreando un manjar, Neni aprovechando un descuido de la mirada de Rubén levanto más su minifalda tanto así que se podían ver sus elásticos encajes y descruzo las piernas, las dejo así medio abiertas, esto dejo a Rubén una vez más perplejo e inmóvil Neni haciendo uso de su descaro abrió lentamente las piernas, haciendo ver que era un descuido ya que no aparataba la mirada de sus papeles sobre el pupitre, Rubén por poco babeaba por lo que estaba viendo una deliciosa arrecha concha que había mojado el asiento de sus descensos, para cualquier mortal estaba invitándolo a violar a esa puta exhibicionista, la mirada de Rubén indicaba solo una cosa, cogerse a esa hembra ahí mismo, pero como aun no era el tiempo ni el lugar yo hice mi aparición rompiendo con los pensamientos oscuros de nuestro amigo y terminando con el exhibicionismo de Neni. Cuando Rubén salió del aula habiendo terminado sus labores, se le notaba que iba con una erección de caballo la que no pudo cubrir por completo. Los días fueron pasando y Neni seguía provocando a Rubén, tanto así que este uno de esos días casi la toma a la fuerza ya que su mirada y disposición indicaban eso, pero gracias a que aparecí yo no pudo dar rienda suelta a sus bajos instintos. Pero el día tenía que llegar así que Neni y yo preparamos el lugar y día, el acto debería aparentar una violación, ya que Neni había soñado siempre con eso luego que los serenos la tomaran sin su consentimiento, todo estaba listo nadie quedaría en la escuela yo haría la finta que ya me había ido de la escuela y que se quedaba en manos de Rubén cerrar todo, Neni como siempre ese día estaba deliciosa ese día vestía el mismo vestido rojo de la vez anterior sin sus diminutas bragas, con sus medias de encaje y unos tacones de aguja, estaba tan rica que yo mismo no pude soportarlo, en un descuido la jale al baño de la dirección ahí mismo me comí esa concha arrecha saboreando sus fluidos y se la clave por el culo ya que la concha estaba reservada para Rubén, fue un rapidito intenso y delicioso tanto que Neni tuvo dos orgasmos que dejaron su concha bien lubricada, yo salí de la escuela di una vuelta y volví a ingresar a la escuela muy despacio tanto así para que Rubén no se diera cuenta que retorné, me escondí en uno de los armarios vacíos que tenía en el almacén e iniciamos el plan. Neni llamo a Rubén pidiendo que llevara la escalera hacia el almacén ya que tenía que guardar algunas cajas, Rubén se dirigió al sitio con la escalera una vez ubicada se estaba retirando pero Neni le pidió que la ayudara reteniendo la escalera ya que tenía miedo de caerse, eran 4 cajas pequeñas que debería colocar en los altos de la estantería, así que Neni muy coqueta y provocativa fue subiendo escalón tras escalón le pidió a Rubén que le pase de una en una las cajas, luego que Neni ya se encontraba ubicada sobre la escalera acomodando sus cajas, Rubén no perdía detalle alguno de lo que había debajo del vestido de Neni, unas piernas gruesas, un culo desnudo completamente con un ano dilatado por la cogida de hace unos minutos y su concha mojada y bien lubricada, los tacones y las medias la hacían ver como una mujer de película porno, deliciosa, exquisita era una diosa, Rubén ya no podía soportar tanta provocación tanto exhibicionismo, era su penúltimo día de trabajo en ese lugar esa zorra se había dedicado a provocarlo todo este tiempo que permaneció ahí laborando, necesitaba descargar la fiera que vivía dentro, necesitaba tomar por la buenas o por las malas esa hembra, así que tomo fuerzas y dio el paso definitivo, subió un peldaño y metió sus cabeza por debajo del vestido de Neni, se apodero inmediatamente de su ano, lo chupo y paso su lengua por ese delicioso hoyo, mientras Neni haciéndose la sorprendida recriminaba a Rubén por lo que estaba haciendo, le ordenaba que la dejara, pero esas palabras calaban en Rubén haciéndolo más animal aún, cambio de posición y ahora su lengua no jugaba con el ano si no con la concha, Neni evidentemente excitada lanzo un gemido casi mudo para que Rubén no se percatara que lo estaba disfrutando, pero su concha no podía callar la arrechura, Rubén al sentir sus descensos con mayor afluencia, saco la cabeza debajo del vestido diciendo “eres una zorra, me ha mostrado tus partes todo este tiempo y encima dices que te deje cuando tu concha dice que quiere que la penetre” dicho esto la tomo de la cintura y cargándola la hizo bajar de las escaleras así en el aire la llevo hasta un pupitre polvoriento que ahí estaba almacenado la tiro de espaldas sobre la mesa y con las piernas completamente abiertas le comió la concha, se apodero se su clítoris, lo lamia, mordía y babeaba sobre el, Neni haciéndose la ultrajada emitía sonidos de llanto y desesperación que cubría muy bien sus gemidos y gozo, Rubén no dejaba tranquila la concha de Neni, ahora comía también su ano, así estuvo un rato intercambiando entre su ano y concha, Neni ya casi entregada a la “violación”, daba quejidos de gozo ahí es cuando Rubén abre su cremallera y saca su pinga, una herramienta normal pero bastante gruesa, venosa y brillante, se coloca un condón y en una le clava la pinga en el culo de Neni, está evidentemente sorprendida lanza un grito de dolor el que se va desvaneciendo según el accionar de Rubén, en todo lo que duro la “violación” Rubén jamás se la clavo por la concha a Neni la tomo muchas veces por ahí eyaculo dos veces y evidentemente agotado, limpio su pinga con la falda del vestido de Neni y la dejo ahí tirada con el culo roto con una concha encharcada y con sus tetas intactas, yo salí de mi escondite mire a los ojos de Neni como pidiendo explicaciones de que paso, pero de la boca de Neni solamente salió “que haces ahí, rómpeme la concha no viste que ese marica en toda su vida solo se ha tirado a maricones, por eso le encanta romper culos” las palabras fuertes despertaron en mí el libido saque mi pinga y se la clave, mientras que sacaba sus tetas del encierro, se las chupaba cual lactante, las mordía y lamía, mientras que con mi pinga atacaba su deliciosa concha sacando de Neni quejidos de placer, en ese delicioso momento Neni tuvo 3 orgasmo, el ultimo interminable que la dejo casi inconsciente, Neni había sido violada por el culo y tomada por su concha por su macho, había tenido tantos orgasmos que no tenía fuerzas de sobreponerse, después de unos minutos ayude a Neni a recomponerse arreglar sus ropas y salimos de ahí, para ese momento, Rubén había fugado ya no estaban sus cosas y se había llevado un CPU como parte de pago de sus funciones, bueno además que se había comido el culo de la maestra más puta de la escuela, a Neni le costó varios días volver a sentarse ya que el culo roto le había dejado su secuelas, pero ni aun así dejamos de hacer el amor, en varios lugares de la escuela, cómplice de nuestras aventuras amorosas donde se dio inició dio el nacimiento de la Maestra Neni la sexy, provocativa, exhibicionista y puta mujer. En el siguiente capítulo les narrare el final de estas historias esperando volver a contarles lo que hizo la Maestra Neni, más adelante.

Continuara…

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

-1 votos
Votaciones Votación negativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.