La mujer del Cyber II

¡Comparte!

Podía oír aquellos gemidos llenos de placer hasta que las dos llegaron al orgasmo, ellas estaban muy contentas pero yo todavía no había eyaculado, me puse detrás  de mi amiga para penetrarla y de una vez la penetré por atrás, aproveché sus jugos para que la penetración fuera más fácil mientras podía sentir la lengua de su amiga lamiéndole su vagina y parte de mis testículos.

Hola, como están amigas lectoras y lectores de esta página, hace meses escribí un relato sobre como conocí a mi amiga del cyber ahora ella es algo más que una amiga, si no lo leyeron léanlo ahora.

Les voy a contar lo que pasó después, luego que me despedí de ella aquella noche y después de habernos bañado juntos ella me llamó un fin de semana y me dijo que si podía ir hasta su apartamento, yo no lo pensé dije si directamente, diciéndole allá voy mi bella damita.

Cuando llegué a su apartamento ella me esperaba con una bella bata y al ingresar hacia el interior de su departamento ella me abrazó muy fuerte y dándome un beso muy bello y apasionado como solo ella sabe hacerlo mientras yo sentía su busto en mi pecho y mi pene comenzaba a despertarse, ella lo notó y me tomó de las manos he hizo que tomara sus glúteos, hizo que los pegara más a mi pene ya que ella estaba muy excitada y yo también.

Ambos nos besábamos con tal pasión mientras nuestros cuerpos se rozaban uno con el otro ella me dijo, vamos a la habitación amor, en ese momento y tal como lo hice la vez pasada la cargué en mis brazos y la llevé a la cama, mientras la llevaba al cuarto ella me besaba el cuello y yo con una mano le agarraba uno de sus bellos pechos que sentía que sus pezones estaban bien erectos, duritos, que maravilla tocar aquellos pechos.

La acosté sobre la cama y me puse encima, ella me dijo, amor, quiero que tú estés abajo, me puse abajo, ella se paró y comenzó a quitarse la bata, pude ver que tenía puesto una ropa interior muy sexy, además con el cuerpo que tiene ella más me calenté.

Se quitaba la bata y lo hacía con sensualidad, luego yo me quitaba la ropa hasta solamente quedarme en bóxers, llevé un bóxer que decía, “esta vez prohibido descansar”, ella me dijo, amor quítatelo que quiero ver a mi osito despierto, quiero que explore la cuevita humeada que tengo, así lo hice mientras ella se acercaba con su ropa sexy.

Me tomó de las manos y me las puso sobre su cama donde habían unas esposas de policía, ella me decía, esta vez yo seré quien tome el mando, yo no lo podía creer pero la idea me gustaba, luego tomó mis piernas y las ató, así yo estaba inmóvil, luego me tapó los ojos y puso una música suave, yo mientras tanto estaba con una erección a full y ella me dijo, amor, esta es mi fantasía, espero que te guste, le contesté, linda, no me gusta me encanta, luego comenzó a pasar su mano por mi pene y por mis testículos y pude sentir que ella comenzaba lamer con suavidad hasta chupármelo poco a poco.

Mientras lo hacía yo lo único que podía hacer era menear mi pene dentro de su boca a lo que ella al sentirlo me chupaba más fuerte, mi pene sabía que quería que eyacule pronto pero aguanté mucho que me dijo, dame mi leche pronto, así que  seguí aguantando, ella me dijo, verás lo que es bueno ahora.

Me destapó los ojos y puede ver que ella aun seguía con aquella ropa sexy pero  mi sorpresa fue mayor cuando vi a mi lado a una mujer muy bella y exuberante también,  estaba vestida muy sexy con ropa de policía así que comprendí de donde habían salido las esposas, ella me dijo, no quieres cooperar así que vamos a sacarte esa leche a la fuerza,  le respondí, inténtalo, luego cambiaron la música a una música como de de Streep Thies.

Mientras ellas bailaban al ritmo de la música la que estaba de policía, con un ese palo de policía se lo pasaba por medio de sus pechos  mientras mi amiga del cyber me mostraba sus glúteos, luego su amiga pasó el palo de policía en medio de sus glúteos, mi erección se ponía como roca al ver a esa mujeres bailando y con aquellos movimientos yo quería estar sin aquellas esposas y poder lanzarme sobre ellas y ellas parece lo notaron y comenzaron a desnudarse al ritmo de la música hasta quedar sin ropa

Ellas juntaron sus pechos y se rozaban una a la otra y me veían como sufría de la excitación, ahora si nos vas a dar tu leche me dijeron las dos, así que les contesté sáquenla si pueden, ellas dos pusieron sus lenguas a trabajar con mi pene, mientras una lamía mi glande la otra lamía mis testículos, luego las dos comenzaron a chuparme el pene, una se lo tragaba y la otra metía mis testículos en su boca.

Así las dos comenzaron una buena chupada mientras yo me deleitaba viendo como lo hacían, pasaron varios minutos hasta que les dije, no aguanto más, ellas con una sonrisa se prepararon para recibir mi lechecita en sus pechos ya que me masturbaban con sus senos pegados una  a la otra hasta que finalmente eyaculé, solté 5 chorros de esperma en sus senos y parte de sus caras, luego ellas se sobaban los pechos con mi lechecita y se lamían lo que les había caído en sus caras mientras yo aun tenía una fuerte  erección.

Estaba algo cansado pero no agotado, ellas me miraron y me soltaron de la cama pero no me dejaron que me acomode, mi amiga se sentó sobre mi cara y la otra de una se sentó directamente en mi pene aun erecto y las dos sincronizaron sus movimientos de caderas de adelante hacia atrás mientras que con mis manos podía acariciar esos pechos mientras lamia aquellos labios vaginales ya húmedos.

Era una sensación muy excitante la que experimentaba mientras lamía y la otra me cabalgaba más  frenéticamente, podía oír aquellos gemidos llenos de placer hasta que las dos llegaron al orgasmo, pude sentir como chorreaba por mis piernas, el otro pude beberlo, ellas estaban muy contentas pero yo todavía no había eyaculado así que hice que las 2 se pongan en la posición del 69, me puse detrás  de mi amiga para penetrarla y de una vez la penetré por atrás, aproveché sus jugos para que la penetración fuera más fácil mientras podía sentir la lengua de su amiga lamiéndole su vagina y parte de mis testículos, comencé un mete y saca muy rápidamente que podía oírla gemir de pasión hasta que llegó a su otro orgasmo pero ya estaba muy cansada  pero su amiga me dijo ahora me toca a mí.

Y así lo hice, la puse en posición de perrito y comencé a penetrarla también por detrás muy suavemente y luego seguir más rápidamente mientras que con mis manos agarraba unos de sus pechos, estaban duritos y suaves a la vez, así que luego de eso me acosté pero sin sacarle el pene de su culito mientras ella me cabalgaba  dándome la espalda, yo me deleitaba acariciando sus  pechos y mi amiga me besaba apasionadamente, pude oír un gran gemido, sabía que había llegado al orgasmo y yo estaba a punto de eyacular pero ellas hicieron me hicieron una tijera, y comenzaron con bello movimiento de cadera hasta hacerme eyacular, quedé con mi pene aun erecto pero ellas ya estaban cansadas así que descansamos una media hora.

Seguimos así toda la tarde hasta la noche… espero que les haya gustado mi relato.

Autor: Mogoes

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.