La noche que compartimos la cama

¡Comparte!

Yo le empecé a mamar y ella a Alberto y ahí tuvo su primer orgasmo, él se la mamó un buen rato, vino su segundo orgasmo y dijo, ven papito méteme esa hermosa verga nueva para mi, Alberto la montó y la empezó a bombear, sus gritos eran fuertes y en medio de ellos me decía, dame verga que estoy acabando, vente dame leche bastante calentita, coño estoy acabando y se vinieron los dos.

Todo comenzó me imagino que como a muchos el pedido a la esposa de querer verla haciendo el amor con otro hombre: en el caso mío la respuesta fue: – Tú estás loco de remate. Somos un matrimonio de 22 años de casados aspecto normal físicamente, ella muy tetona y extrovertida, bueno el caso que cada vez que podía le insinuaba lo del trío, trío HMH y la respuesta era la misma No, pero no de una forma molesta sino con frases de rechazo, pero cómplices.

Un viernes como a las 8 de la noche llegó un amigo a la casa de mucho años, casado y su esposa muy íntima con mi mujer, la esposa de Alberto se encontraba en una despedida de soltera de una amiga de su hija y nuestros hijos estaban en la playa hasta el domingo con unos amigos, comenzamos a charlar y tomarnos unos tragos y hablar de todo un poco.

Ya bastante pasaditos de tragos mi mujer le dice a Alberto. -Mira cuídate que en esas despedidas de solteros siempre van stripper y a lo mejor Nidia se entusiasma con él y te monta los cuernos jajajaaja; y él le contestó: -Bueno, ojos que no ven corazón que no siente, jajjaja, además después de vieja sarampión agregó él y nos reímos todos, -Bueno serás tú porque yo tengo dos años más vieja que ella y a este loco le ha dado porque quiere verme haciendo el amor con otro a lo que él contestó: -Eso casi todos lo queremos, pero Uds. son las que se echan para atrás, jajjaja.

Ella se paró a traer otra botella y unos pasa palos y él me preguntó que si eso era verdad yo le dije que sí, pero que yo no iba a insistir más, él me dijo:-Yo quiero planteárselo a Nidia, pero no sé, como tú sabes cómo es ella de arrecha y empezamos hablar de otras cosas. Alberto me dice cuando llegó mi mujer con la botella, -Me tomo uno más y me voy y yo le dije.  -Si yo también, estoy cansado, nos tomamos otro trago y yo le digo:

-Amigo yo me voy a bañar y acostarme, estoy muerto y él me dice, – Me termino el trago y me voy. Me paro y le digo a mi mujer, -Apaga todas las luces cuando subas y ella me responde:

-Apaga tú, yo enciendo la de las lámparas de aquí del salón, hace mucho calor. Apagué y me despedí de de él. Entré, encendí el aire y me metí a duchar, cuando salgo del baño me entretengo con la tv y me asomo a la ventana y veo el carro de Alberto afuera de casa, no le di importancia, me puse mis short, pero no sentí que se fuera el carro con Alberto, salgo del cuarto descalzo y cuando empiezo a bajar me percato que las luces están todas apagadas y me siento en el escalón a escuchar la conversación la cual era muy cordial y escucho que ella le dice:

-Yo lo haría, pero con una persona de mi entera confianza y él le responde: -Como yo jajajajajaja, -No sé y lo pensaría muy bien, de verdad te lo digo. La idea es excitante. Él le dice: -Mira, me voy, ya es tarde y tú te quieres acostar, y lo dejamos así, la vuelve a besar, ella responde al otro beso y ella le pregunta: ¿Como se lo planteamos? y Alberto responde: -Sube y cuéntale lo que está pasando aquí a ver si es verdad.

Cuando yo escucho eso me voy rápido a mi habitación y me acuesto, a los pocos minutos subió ella con su blusa arreglada, se sienta a mi lado de la cama y me empieza a besar y yo como si nada le digo: -¿Ya se fue Alberto? me responde, no y le digo bueno despídelo y sube rápido me pusiste a millón y ella me dice -¿Y si le digo más bien que suba?, -¿Quuuuuuuuue? contesté yo.

-¿Quieres vivir tu fantasía o no? y le dije si y ¿él que piensa? -Nada tranquilo ya lo hablamos, me metió la lengua en la boca, me agarró mi verga y me dijo está rica durísima. Bajó y subieron los dos, nos acostamos y la empezamos a besar entre los dos y la fuimos desvistiendo. Cuando le quitamos el sostén él dijo: -Como yo me las había imaginado, que ricura, y empezó a mamárselas, pero ella dijo,

– Vamos a bañarnos los tres, nos paramos y nos metimos los tres en la ducha. Comenzó mamándoselo a Alberto y después a mí, así estuvimos jugando con su cuerpo un rato y nos salimos, la secamos entre los dos y la llevamos a la cama.

Yo le empecé a mamar y ella a Alberto y ahí tuvo su primer orgasmo, nos cambiamos Alberto y yo, él se la mamó un buen rato, vino su segundo orgasmo y dijo: -Ven papito méteme esa hermosa verga nueva para mi, anda, métemelo rápido. Alberto la montó y la empezó a bombear, sus gritos eran fuertes y en medio de ellos me decía, -Papi que rico lo tienes, dame verga que estoy acabando, vente dame leche bastante calentita, dame duro, ahhhhhhhhhhhh coño estoy acabando y se vinieron los dos.

A mí me dijo, -Ven papi para mamártelo hasta que te vengas y no tardé mucho, se lo saqué y le acabé sobre las tetas, ella se lo pasaba por sus tetas y vientre. Nos acostamos un rato, Alberto se paró, se lavó y se fue, esa noche nos bañamos nuevamente y tiramos como si fuera la primera vez.
Después me confesó que Alberto tiraba rico, que ella quería esa verga dentro de ella más veces, lo cual hacemos muy a menudo los tres y otras veces ella viaja con Alberto con el pretexto de visitar a su familia en la capital y pasan unos días tirando como locos…

A todas estas, Alberto no ha podido convencer a Nidia de hacer un trío.

Espero les guste y aguardaré sus comentarios.

Autor: Roberto

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.