La primera vez de Inma

¡Comparte!

Inma me dijo que tras su primera relación sexual tenía sensaciones muy raras, se sentía como abierta, incluso cuando posteriormente se había masturbado, notaba que ya lo que se metía le sabía a poco, su ano, me comentó, que se había quedado casi igual, ya que no es que lo hubiese usado mucho esa noche, aunque según manifestaba ahora si lo tenía un poco más abierto.

Este relato que os describo aconteció hace unas fechas, un día estaba yo usando el ordenador cuando en el Messenger apareció un contacto nuevo, lo agregué y empezamos a hablar, era una chica que me añadió debido a mi faceta como asiduo escritor de relatos eróticos de esta página, a la cual le gustaba como escribía y estaba deseando charlar conmigo, esta joven se llamada Inma, tiene diecinueve años, es extremeña, 1,55, delgada, cara linda, pelo rubio, rizado, ojos verdes, sus medidas son 95-63-91, pechos redondos, y un culito bastante interesante, respingoncito.

Una vez agregada, estuvimos hablado durante unos días, llegando a coger una cierta amistad, me comentó que le gustaban mucho los relatos, que ella se ponía cachonda con ellos, que se solía poner mojadita al leerlos, y que se masturbaba con ellos cuando le apetecía, poco a poco las conversaciones fueron elevando el tono hasta que estas comenzaron a ser íntimas, contándome Inma sus experiencias sexuales, y de todas las que me relató, me llamó la atención su primera vez, con la edad de dieciocho años. Ella según manifestaba no era la típica chica que salía de marcha una noche, conocía a un tío y se liaba a follar con él, para esta chica la palabra follar significaba mucho más que sexo puro, aunque eso no lo respetó en su primera vez.

Inma me comentó que salieron una noche de marcha, ella ese día portaba una minifalda vaquera oscura, una camiseta negra con escote de pico de mangas cortas, también llevaba una chaqueta negra atada a la cintura, además lucía medias en las piernas y tacones negros, esa noche hicieron un botellón en la zona de movida, su grupo lo formaban ocho chicas y catorce chicos, durante el tiempo que permanecieron bebiendo en esta zona, apareció Manuel, un amigo de ella que estaba con sus amigos haciendo botellón en el mismo lugar…

Él tenía diecinueve años cuando acontecieron los hechos, su aspecto era espectacular, era rubio, cara muy linda, alto, delgado, un cuerpazo, vestía muy elegante, complexión atlética musculada, un culo precioso, ese día llevaba un pantalón vaquero oscuro, una camisa blanca, y un jersey encima azul y blanco con listas anchas. Este chico la tenía enamorada, él le llevaba gustando mucho tiempo, ella pensaba que estaba enamorada de él, sin ni tan siquiera haber pasado aun el umbral de ser amigos, era una buena amistad de ella, y durante un gran tiempo durante el botellón estuvieron hablando, Inma estaba deseosa de estar con Manuel, la chica sabía que tarde o temprano tendría que pasar, ya que además él estaba siempre con las típicas indirectas.

Finalizado el botellón, el grupo de ella se fue a la discoteca, estando allí llegó él, estuvieron hablando un rato todos, y pasado un tiempo, Manuel invitó a todo el mundo a unos chupitos, estuvieron en la barra un rato, poco a poco la gente se fue dirigiendo a la pista, quedándose en esa zona únicamente él y ella, hablaron un poco y al mirarse una de las veces a la cara, se besaron, estuvieron enrollándose un rato, hasta que ella, según comentaba por los nervios, se marchó a la pista de baile con las amigas, dejándolo solo en la barra de la discoteca. Al cabo de un rato, él volvió a su lado en la zona de baile, le comentó que se iba ya a casa, preguntándole a ella que si quería que la acercase a la suya, todo esto acompañado por un guiño de ojo por parte de Manuel, ella inmediatamente aceptó.

Llegaron a donde estaba el coche estacionado, era un Volkwagen Golf de tres puertas negro, y antes de montarse en el coche se estuvieron enrollando durante bastante tiempo, hasta que él comenzó a calentarse y comenzó a sobarle los pechos a ella, inicialmente por encima de la ropa, para después meter una mano por el escote y acariciar los pechos dentro del sujetador, la otra mano agarraba el culo de la chica, pero tras hacer Manuel esto, ella supuestamente por los nervios, se quitó las manos de su cuerpo y se metió en el coche, diciéndole seguidamente que era tarde y que la llevase a su casa, Inma mintió, eran las tres y media de la noche, y para su horario normal cuando sale de marcha era aun temprano, pero los nervios la atenazaron y encontró la salida diciendo eso, él le dijo que esperase un poco, que quería hablar con ella, la cual aceptó y se fueron en coche a un polígono apartado, a las afueras del pueblo, el típico polígono al que van las parejas en sus coches.

Una vez allí él le estuvo diciendo que hacía mucho tiempo que se había dado cuenta de que la quería como algo más que una amiga, que deseaba liarse con ella, Inma le replicó que ya se habían enrollado, preguntándole qué más quería, Manuel respondió que no solo ansiaba enrollarse una vez, sino que quería estar de rollo con ella, la cual aceptó asentando con la cabeza, estaba emocionada, era el chico con el que llevaba soñando desde hacía mucho tiempo, lo deseaba mucho, poco después Manuel se lanzó sobre ella y empezaron a besarse en el asiento delantero.

Pasado un tiempo, se mudaron al asiento trasero, él le susurró al oído que quería sentirse dentro de ella, mientras decía esto su mano bajó hacia la falda, se metió dentro y acarició su coñito por encima de las medias y el tanga, esto a Inma le encantó, su respiración se agitaba, aunque Inma era virgen no era una desentendida, ya que le gustaba masturbarse y había visto videos pornos entre otras cosas, aunque ella no lo había practicado, sí sabía lo que debía hacer. Ella mantenía la respiración muy agitada con lo que le hacía el chico, comenzó a desinhibirse, dejándose llevar por el momento, empezando a desnudarse, se quitó la camisa, al igual que hizo él, comenzaron a sentir los cuerpos contrarios al juntarse, fue una sensación estremecedora para ella.

Seguidamente, Manuel pasó a quitarle el sujetador de color negro, quedando sus pechos al aire estaban con los pezones erectos, apuntando al frente, estaban duros, él la besaba mientras con sus manos masajeaba sus pechos, Inma continuaba con la respiración agitada, incluso llegando a soltar algún gemido con la situación, después Manuel le chupó las tetas, causándole esto a Inma gran placer.

La pareja continuaba besándose, hasta que los labios de ella fueron bajando por el pecho de Manuel, disfrutando de cada parte de su cuerpo, hasta que llegaron a la parte superior del pantalón, fue besando esa zona mientras le desabrochó los botones del pantalón, contempló que dentro del slip había algo grande, así que lo sacó y pudo contemplar que tenía la polla erecta, le despojó del pantalón y del slip, y ella no tardó en comenzar a chupársela, era la primera vez que chupaba un pene, ella primero lamió la verga de arriba abajo, luego poco a poco la fue introduciendo en la boca, jugando su lengua con el glande, dándole golpecitos contra la lengua, después continuó chupándola mientras le masajeaba los testículos, él no tardó en empezar a gemir, eso le puso a ella muchísimo, Inma comenzó a acelerar, se la introducía en la boca cada vez más rápido, para después hacerlo lentamente, para ser inexperta no lo hacía mal, de modo que tras un rato Manuel le dijo que parase, que era suficiente, y que le tocaba disfrutar a ella, lo cual la puso muy nerviosa.

Manuel la recostó sobre la puerta, le quitó las medias, la falda y posteriormente le bajó el tanga negro, comenzó a comerle el coño, el cual lo tenía arregladito por los laterales y en su parte superior, era la primera vez que recibía sexo oral en su coñito, él le lamía la rajita de arriba abajo, le chupaba el clítoris con su lengua, y a ratos le introducía parte de esta en la vagina, ese coñito virgen estaba recibiendo su primera sesión de sexo oral, ella estaba disfrutando más que nunca, sus múltiples masturbaciones anteriores habían quedado en segundo plano, eso le llenaba mucho más, su respiración estaba agitada y soltaba gemiditos, ella tubo así su primer orgasmo de la noche gracias al sexo oral, su coño parpadeaba y lubricó bastante la vagina, llenando la cara del amigo, una vez logrado esto, los labios de él subieron y se besaron nuevamente.

En esa misma postura, ella recostada en la puerta, y él encima se comenzaron a besar, para seguidamente ponerse Manuel el preservativo, Inma estaba abierta de piernas, poco a poco ella comenzó a sentir como el miembro del amigo iba entrando en ella, él le dijo que lo dejara hacer, que quería que lo pasara en grande, una vez que logró penetrarla con casi todo su miembro, comenzó a follarla lentamente, su miembro salía y entrada despacio, era la primera vez que entraba una polla en la vagina de ella, él ansiaba que su amiga lo pasara bien y no sufriera, Inma no tardó en empezar a gemir, así que Manuel comenzó a acelerar un poco, mientras con una de sus manos le acariciaba el clítoris y la besaba.

Inma estaba fuera de sí, muy excitada, besándose con Manuel, sintiendo como le masturbaban el clítoris, y siendo penetrada por primera vez, estuvieron un rato así, hasta que cuando ella estuvo a punto de tener otro orgasmo le dijo que parase al chico, cosa que hizo, lo echó para atrás, quedando él tumbado, Inma se sentó encima, él agarró su verga y se la metió a ella, la chica sintió completamente la polla dentro de él, aunque ella no tenía dolor si sufría una sensación rara y desconocida, pronto comenzó a notar suavemente, mientras él le agarraba el culo, la pareja se besaban, continuaron haciendo el amor durante un rato aún, los dos gemían, ella al igual que Manuel estaban llenos de placer, el estar gimiendo los dos a la vez les puso mucho, y poco después se corrieron los dos a la vez, se quedaron inmóviles durante unos minutos, y una vez que terminó la acción completamente, él se sacó el miembro de dentro de ella y se quitó el preservativo, el acto había finalizado por el momento, y aunque a ella al principio le dolió un poco, como estaba a gusto y con la persona deseada al final disfrutó, y todo eso se convirtió en placer.

Inma había logrado ser desvirgada, tenía inaugurada su vagina, y además había hecho y recibido sexo oral por primera vez, con este estreno, logró y disfrutó de una relación sexual completa con un hombre, ella hasta ese momento solo se había masturbado su vagina en un principio metiéndose dedos y tras eso usando cosas, nunca tan grandes como un pene…

Comenzó con un mango de un cepillo del pelo, que era un poco más grueso que un dedo, después al cabo del tiempo empezó a usar otro cepillo un poco más grueso, y había acabado utilizando un cepillo de dientes eléctrico que ya no funcionaba, que es el usaba aún actualmente, que era más gordo, más parecido a un pene, aunque un poco más delgado, también me comentó que se había pensado el tener un consolador, pero que no lo había comprado porque le daba vergüenza que los padres pudieran encontrarlo, ella me comentó que se solía masturbar con bastante frecuencia, casi todos los días si no tenía pareja, y un poco menos si la tenía, a grandes rasgos esa era su historia con las masturbaciones desde que empezó.

Tras esto, quedaron los dos tirados uno encima del otro, ella encima de Manuel, estuvieron alrededor de tres cuartos de hora besándose y tocándose sus cuerpos de nuevo, ella masajeaba su polla, y él le tenía un dedito dentro de su vagina, el amigo jugaba con el dedo en el interior de la vagina, lo movía en círculos, lo sacaba y lo metía, con otra falange acariciaba el clítoris de la chica, estuvieron así durante bastante rato, ella estaba a punto correrse de nuevo, él se dio cuenta, de modo que a la vez que masturbaba su vagina con un dedo y el clítoris con otro, le introdujo un dedito de la otra mano en su culito, lubricado con su saliva, se lo introducía un poco, lo sacaba y lo lubricaba de nuevo, para cada vez ir penetrando un poco más su culito, aunque costó un poquito, al final se logró…

Manuel cuando observó que estaba suficientemente lubricado, comenzó a sacarlo e introducirlo lentamente, al igual que el dedo que tenía en su vagina de la otra mano, estaba recibiendo triple placer, su clítoris, su vagina y su culito, tenía los dos agujeros perforados, el culo era la primera vez que disfrutaba de algo dentro que no fuera introducido por ella, ya que Inma si se había masturbado algunas veces el ano, aunque ella no era amante del sexo anal, si había probado que se sentía varias veces, practicando con un dedo y con el mango del cepillo más delgado, y la verdad que según comentaba no le había costado mucho introducírselo y eso que no solía usar mucha lubricación extraordinaria, solo la saliva.

Ante este trabajo, el chico no tardó mucho en estar de nuevo con su miembro erecto, mientras Inma lo acariciaba con la mano, pudo contemplar como poco a poco iba subiendo el tamaño hasta quedar duro de nuevo, ella ante esto se sintió feliz por lo que había logrado, y poco después comenzó a pajearlo, agarrándole la polla y moviendo la mano arriba y abajo, primero despacio y después acelerando el ritmo progresivamente, las manos de los dos continuaban con sus faenas mientras ellos seguían besándose.

Pasado un tiempo, él sacó sus dedos de los agujeros de ella, y se dio una palmada en su rodilla, como diciéndole a ella que se subiera encima, Inma lo hizo, una vez así, Manuel sacó un nuevo preservativo y se lo dio a ella, la cual se lo puso con la mano, primero la punta, para ir bajando el preservativo por todo el pene, una vez que finalizó, se sentó encima de la polla, ella agarró el miembro y se lo introdujo, tras esto no tardó Inma en empezar a botar sobre el chico, esta vez más rápida que antes, pues estaba acostumbrada ya al pene.

Manuel le agarró con fuerza las nalgas y le aceleró durante unos segundos el ritmo, para después pasar a acariciarle las nalgas, Inma seguía bajando y subiendo su culito sobre la polla del chico, metiéndose una y otra vez su miembro por el coñito, siguieron un rato más así, estaba disfrutando con su segunda vez, mientras ella continuaba metiéndose la polla una y otra vez en su vagina Manuel comenzó a acariciarle con la yema del dedo su ano, introduciéndolo un poco uno de sus dedos posteriormente, él jugaba con su dedito en el interior del culito de Inma, y esto fue el detonante para la chica, ya que se corrió tras esta maniobra.

Inma no aguantó más y estalló de nuevo, alcanzó otro orgasmo, esta vez lubricó bastante más que antes, soltando algunos gemidos, tras pasar este momento, él la cogió del culo y continuó follando unos segundos más, hasta que estuvo a punto de correrse, entonces sacó el miembro de la vagina, y le preguntó a Inma que si quería que se corriese en su boca, la cual lo dudó un poco pero finalmente aceptó, así que le quitó el preservativo, y comenzó a mamársela con muchas ganas, no se anduvo con rodeos, se la introdujo entera en su cavidad bucal, la polla entraba y salía con gran velocidad de allí, ella ansiaba que el chico disfrutara de la corrida.

Momentos después Manuel le avisó de que se iba a correr, entonces Inma paró, pero continuó masajeándole los testículos, él agarró con una mano su polla y empezó a pajearse en la cara de la chica, la cual estaba un poco nerviosa y expectante, ella esperaba el esperma con la boca abierta y la lengua un poco fuera, poco después comenzó a correrse, salieron unos cuantos de chorros de semen, un poco entró en la boca, y el resto fue a parar a la barbilla, para seguidamente gotear hasta sus pechos, lo que se introdujo en su cavidad bucal se lo tragó una vez que terminó la expulsión de semen…

Sin pensárselo y sin saber que hacer con ello decidió tragárselo, ya que le daba vergüenza escupirlo, fue su primera corrida facial, y como ella estaba feliz por estar con el chico al que amaba, todo le parecía bien, incluso el semen no le disgustó al tragárselo, sus pechos quedaron bañados de liquido seminal, allí se encontraba más cantidad que en el interior de la boca, él sacó un pañuelo de papel, y le fue limpiando las tetas, aprovechando el momento para darle un último masaje por esta zona, ella se quedó inmóvil esperando a que el chico terminase, me comentó que no jugaron mucho con el semen, pero que actualmente si lo suele hacer, que le gusta refregarse el líquido por sus pechos.

Después de esto, ellos se quedaron unos diez minutos besándose, ya estaba amaneciendo, así que se vistieron, ella me comentó que al hacerlo se sentía avergonzada, él la acompañó a su casa y después Manuel se fue a la suya.

Inma me dijo que tras su primera relación sexual tenía sensaciones muy raras, se sentía como abierta, incluso cuando posteriormente se había masturbado, notaba que ya lo que se metía le sabía a poco, su ano me comentó que se había quedado casi igual, ya que no es que lo hubiese usado mucho esa noche, aunque según manifestaba ahora si lo tenía un poco más abierto, más que nada por satisfacer a algunos chicos, ya que a ella no es que le gustase mucho.

Inma había sido desvirgada por el chico al que amaba desde hacía bastante tiempo, él con su experiencia guió a ella en su primera vez, los dos años más que tenía Manuel le habían servido para alcanzar una mayor práctica en relaciones sexuales.

Autor: Fary

[email protected]

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.