LA PUTA DE MI PRIMA I

¡Comparte!

Hola me llamo Fernando tengo 20 años y les escribo desde Buenos Aires Argentina para contarles mis experiencias con el sexo las cuales son 100% reales, se que muchos saben por haber leídos mis anteriores relatos que por ser sorprendido por mi prima cogiendo con su mamá relatado en (LA PUTA DE MI TIA II) fui (extorsionado) a practicarle sexo cosa que me hizo disfrutar mucho ya que la desvirgué, pero fueron pasando los días y no tenia noticias de ella salvo lo que me contaba mi tía que trabajaba en mi casa.

Ella me decía que le iba mal en el estudio y que tal vez era porque ella no tenia mucho tiempo para ocuparse de su hija, y a sus hermanos no les importaba mucho, ya que estaban en la edad de tener novia y casi no permanecían en su casa, fue ahí cuando le dije que como ella sabía yo los sábados los tengo libres, no me costaba mucho ayudar a mi prima con sus problemas.

Mi tía me dijo que me lo agradecería mucho y así lo hizo, ya que mis padres estaban viendo la tele nos dirigimos a mi cuarto, y con la puerta con llave le dio una hermosa mamada a mi verga, la que a menudo recibe de parte de mi tía en cuanto nadie nos ve, se tragó toda la leche la limpió bien y se fue antes de que alguien se de cuenta.

Al otro día ya era viernes y al llegar yo del trabajo me comunicó que le había dicho a mi prima que la ayudaría con sus problemas y ella estaba de acuerdo, y que me esperaba el sábado después de comer.

Ya cuando llegó el sábado y mientras almorzaba, le dije a mi mamá que iría a casa de mi tía y le expliqué el motivo, cosa que aprobó y me felicitó, llegué a casa de mi tía y me abrió la puerta mi prima, me dijo que entrase y apenas cerró la puerta me dio un apasionado beso, cosa que me dio la seguridad que más que estudiar disfrutaría de mi verga nuevamente.

Después de besarnos le dije si no vendría nadie y me dijo que en toda la tarde no, pero igual aseguró la puerta con llave la que dejó puesta por las dudas, fue ahí cuando la seguí besando y tocando su cuerpo.

Llevaba puesto un Jean azul y una remera negra, obviamente sin corpiño, como lo explique antes tenia un hermoso busto, y unos hermosos pezones que eran para mi una debilidad, a pesar de que era la segunda vez que los vi porque rápidamente le saqué la remera y jugué como un bebé con sus tetas.

Luego me fui desnudando, primero me saqué la chomba blanca y después mi pantalón de algodón negro para quedar solo con un slip azul que remarcaba mi gran bulto, pero ahí pasé a desprender el Jean de ella el que se sacó, quedando solo con una bombachita negra y blanca que yo mismo bajé, y podía sentir la excitación que ella tenia, arrodillado chupé su conchita y mientras más metía mi lengua ella gemía y de su hoyito salían sus hermosos jugos, me saqué el slip y me senté en el sillón para que ella me diera su inexperta mamada.

Mientras estiraba mi verga de arriba abajo siento un movimiento en unos de los cuartos, situación que hizo que me pare asustado y le preguntara quien estaba ahí, ella me dijo que no estábamos solos y eso si que casi me mata, fue ahí cuando llamó por sus nombres a las causantes del ruido, Laura y Sol salgan, y así lo hicieron eran dos compañeras de ella, que al parecer estaban tan calientes como mi prima, ya que una llevaba el pantalón sin prender y la otra se venia acomodando la pollera, pero las dos sin disimular no dejaban de ver mi verga que de a poco se iba cayendo.

Fue cuando mi prima me dijo que les había contado lo nuestro, y que ellas no le creían, por eso las invitó para que lo vieran, y les dijo, ¿y ahora me creen?, a lo que las dos le respondieron que si, pero me sorprendió que lo hicieran con una voz normal y sin timidez lo que me hizo pensar rápidamente que estaba con tres jóvenes putitas, que tal vez me satisfacerian bien.

Lo primero que hice fue preguntarles si les gustó lo que vieron y volvieron a decir que si, entonces les dije que me encantar&iacu

te;a que participen en los juegos que hacemos con mi prima, y les pregunté con la mirada sorprendida de mi prima si tenían algún problema, pero esta vez contestaron que no, fue ahí cuando comencé a desprenderle el pantalón a una de ellas, y a bajarlo al igual que la tanguita blanca que llevaba, y dejar en mi vista una concha muy peluda, cosa que me calentó mucho al igual que su culo, que no era tan grande como el de mi prima, pero era lindo igual.

Al sacarle la remera me encontré que al contrario que mi prima ella llevaba corpiño, ya que a pesar de no tener grandes tetas eran un poco más anchas que la de mi prima, ya con Laura (mi prima me dijo su nombre) desvestida me dirigí a la otra o sea a Sol, a ella le bajé la pollera que llevaba y su bombacha, me encontré con una conchita casi sin pelos, como si se la hubiese depilado, y con una pequeña cola, pero tras su remera dejaba ver que ella si llevaba corpiño, porque lo necesitaba.

Rápidamente lo descubrí porque al sacarle la remera, al igual que el corpiño, quedó en mi vista unas hermosas tetas, que por mi experiencia no median menos de 95, si eran muy grandes para su edad no lo se, lo que si se es que rápidamente las chupé y sobé con mucho placer, el mismo que sentía ella.

Laura y mi prima que no paraban de masturbarse viendo como me comía las tetas de Sol mientras mi verga estaba dura como una roca, al notar eso mi prima me dijo si no quería que me la mamara, fue ahí cuando me senté en el sillón y ella la empezó chupar, jugaba con mi cabeza y trataba de bajar pero se le complicaba, ya que mi verga, como les dije, toma buen tamaño (18×5), pero igual la mamaba mientras Sol y Laura no dejaban de meterse dedos en sus conchitas.

Por eso se me ocurrió acostarme en la alfombra del piso y mientras mi prima me seguía mamando la verga ellas pusieran sus conchas sobre mi boca, o sea, que casi se sentaban en mi cara y yo le iba chupando sus hoyitos que estaban bastante mojaditos mientras mi prima me hacia tener mi primer orgasmo, el que largó varios chorros de leche que eran la delicia de mi prima, la que les dijo a sus amigas que probaran los restos que ella no pudo tragar, y que estaban en mi panza, y así lo hicieron, primero con un poco de asco pero de a poco no dejaron ni una gota de semen en mi cuerpo.

Si ya habían probado mi leche y les gustó, pero mi verga todavía estaba dispuesta a darle más jugos para que se deleiten en esa misma tarde mis tres putitas.

Espero que les haya gustado mi historia.

Autor: Fernando

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.