La revisión medica. Parte 2

Dominación BDSM, Hetero. Continua la revisión medica.

Me levante de la camilla y de inmediato cristina me dijo que saliera del consultorio,

– pero cristina estoy desnudo..??

– no importa

Sabía que no tenía otra opción así que comencé a caminar hacia la puerta la abrí y me quede parado en el marco de la puerta,

– vamos Octavio, nadie te vera, que esperas..??

Salí del consultorio y comencé a caminar lentamente por el pasillo,  mientras que gisel y cristina iban tras de mi, el suelo estaba bastante frió y mi trasero me comenzaba a doler, lo que seguramente provocaba un humillante espectáculo, ya que comenzaba a escuchar, como las dos se reían, pasamos algunos consultorios y gisel me dijo que entrara en una puerta algo grande que tenia a mi derecha, seguí sus indicaciones y entre a otro consultorio, pero este estaba aun mas grande y había dos camillas, una vez que las dos entraron gisel me tomo del brazo y me llevo hasta el centro el consultorio y me dijo que levantara los brazos, sin poder reprocharle nada, le hice caso, y después sentí como ambas se paraban detrás de mi y comenzaban lentamente a recorrer mi espalda, hasta que ambas llegaron a mis glúteos y comenzaron a apretarlos, mientras decían,

– algo bueno tenías que tener Octavio…jajaja…o que opina usted doctora gisel….

– mmhh…si, pero hay que revisarlos un poco mas…

– como usted diga doctora…

en ese instante comencé a sentir como ambas mujeres apretaban mas fuerte mis gluteos, haciendo que me inclinara un poco, y cristina de inmediato me dijo,

– sabes Octavio, pamela y yo tenemos muchos años de conocernos, así que me dijo que si ponías algún pretexto durante la revisión, podía reprenderte, por llamarlo de alguna manera, no lo había querido hacer, pero tu me obligaste,

– reprenderme….qqqqueee..comoo…cristina…

No había terminado de hablar, cuando sentí una fuerte nalgada, a la vez que cristina me decía,

– ahora ya entendiste..!!

– si cristina ya entendí…

– bien doctora gisel, dele cinco nalgadas al paciente,

– pero por supuesto doctora..

y de inmediato comencé a sentir la mano de gisel estampándose cinco veces sobre mis glúteos,

– listo doctora

– bien ahora voy yo,

y cristina comenzó a darme de nalgadas,

yo solo me movía de un lado a otro intentando no caer, pero eso a cristina parecía no importarle,

– bien Octavio, ya mero terminamos, solo faltan las vitaminas, recuéstate sobre una de las camillas,

Lentamente avance hacia una de las camillas y me disponía a subirme, cuando gisel me dijo,

– no Octavio, solo la mitad del cuerpo,

Entendí de inmediato como querían que me acomodara, así que sin decir nada, recline mi cuerpo sobre la camilla dejando una vez mas mi trasero expuesto, después sentí como gisel se paraba detrás de mi y separaba de nuevo mis glúteos, mientras que cristina sacaba una pequeña caja de uno de los cajones y se paraba igual detrás de mi,

– bien gisel, sostenlo firme voy a comenzar,

y después comencé a sentir como cristina apoyaba algo en mi entrada anal y lentamente comenzaba a metérmelo, así que me quede los mas quieto posible, hasta que aquello entro por completo,

– bien Octavio no te muevas faltan otro

y de nuevo sentí como volvía a presionar y otro supositorio se iba deslizando en mi ano, hasta que al fin entro por completo

– bien Octavio eso es todo, ahora quédate así unos minutos ahorita viene pamela

Y sin decir mas ambas salieron del consultorio riéndose, me quede así unos minutos esperando a pamela, mis nalgas me ardían y mi ano lo sentía bastante irritado, pero aun así no me moví, hasta que entro pamela y me aventó mi ropa a un lado y me dijo vístete, y después salimos de la clínica.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *