LA TRISTEZA Y LA DECEPCION, ME HICIERON BUSCAR AMIGOS

¡Comparte!

Hola tengo 31 años, mexicano, de una ciudad al Norte llamada Lerdo en Durango, soy casado desde hace 10 años, relativamente todo es normal, una vida normal, 2 hijos hermosos, siempre esta ella en la casa cuando regreso de trabajar, pero es fanática de traer un celular en la mano para enviar y recibir mensajes escritos.

Pero cierta ocasión encontré en el celular de mi mujer un mensaje que decía cosas de amor con otro hombre que no era yo, diciéndole el que la amaba, y busqué cual fue su pregunta a esa respuesta, ella le pedía que se lo dijera, dime que me quieres, por eso la respuesta de tu sabes que te amo, sentí que el mundo se me venía encima, inmediatamente la confronté y ella me hecho toda la culpa a mi, que yo la había descuidado mucho, pero que perdiera cuidado, que solo habían sido palabras, me dolió tanto pues yo la amaba, pero como soy muy inexpresivo no lograba hacerle saber eso, esa fue su arma, hablé con el imbécil aquel por teléfono y él lo negó todo ( la cosa es que ella si lo aceptó), por desgracia él se había ido de la ciudad y no pude descargar mi odio con él, ella me pidió perdón y por ese amor la perdoné (bueno traté), al fin al cabo no había pasado nada entre ellos (eso me quiso hacer creer), pero recordé que sospechosamente siempre se quedaba chateando hasta muy noche y si por alguna razón me levantaba a ver que hacía siempre cerraba las ventas de conversación y me decía vámonos a dormir, también recordé que algunas ocasiones aunque fuera muy de madrugada me despertaba para que tuviéramos sexo, y este era muy pasional (obviamente el imbécil la dejaba así de caliente).

Así que busqué la manera de entrar a sus correos (soy de sistemas) y logré descubrir su clave, encontré 2 correos de el diciéndole que porque a pesar de todo lo que pasó entre ellos pensaba terminar, yo le contesté haciéndome pasar por él y le volví a pedir que nos viéramos (o sea él y ella), para mi tranquilidad ella le dijo que todo quede como unos grandes amigos que fueron y se acabó no me busques más.

La frase de ella siempre fue que solo fueron palabras y las palabras se las llevaba el más bien regordeta y a mi ver no muy bonita, ahí encontré su correo y le mandé un mail diciéndole que me gustaría mucho contactar con ella ya que somos de la misma ciudad, como no recibí respuesta en 4 días pensé que no, pero el día 5 me contactó diciéndome solo "claro que sí", le volví a escribir por mail pidiéndole sus generales y su teléfono y mi sorpresa fue que inmediatamente recibí respuesta, en 2 horas te hablo.

Le hablé y si, ella contestó, una voz sexy, pero en mi mente veía a la gorda con su voz sexy, un tanto de incongruencia pensé en mi, "como nadie la pela por ser gorda debe estar urgida por eso me contactó", y yo si soy fanático, pero de las llenitas, pero no de las gordas como ella era en la foto, después hizo un comentario que me molestó, ya no le llamé, pero ella lo hizo en 2 días, me pidió disculpas.

-Me gustará conocerte- le dije -Sabes que voy a tocar con mi grupo musical en un centro comercial si deseas ahí nos podemos ver.

El día de la tocada estaba tan nervioso, ella podría conocerme fácilmente por que soy el único grande del grupo, 31 años y los demás son chavitos de no más de 18, llegada la hora, buscaba entre el público a una gorda como la de la foto y nunca la vi, en verdad me decepcioné, de pronto recibí un mensaje al celular, "Estoy aquí, búscame", y como loco la buscaba, pero nunca vi a la gorda, dije en mi, es una broma y no vino.

Terminó el show y volví e recibir una llamada al celular, era ella, yo decepcionado le contesté le dije: – porque me engañas, estás en tu casa, no aquí estoy, voltea a tu izquierda, y ahí solo vi a una chica hermosa

, de una sonrisa espectacular, grandes senos, muy buen trasero, chaparrita, y excelentes piernas ( es lo que más llama la atención), pero no veía a la gorda, incluso busqué atrás de ella si había una gorda, y con sonrisa picarona me dijo aún por celular, -si esa soy yo, me quedé imbécil al verla, pero traté de no demostrarlo, me acerqué, y lo único que atiné a decirle fue – me gusta lo que veo, solo me dijo, ya me voy, me dio un beso en la mejilla y me quedé sin saber que hacer o decir.

Esa noche no pude dormir de pensar en ella, pero su imagen de la gorda de la foto también se me venía a la mente. Seguimos contactando solo por teléfono y por Internet, y siempre que trataba de insinuarle algo me ponía mi tapón diciendo, yo nunca voy a salir con un casado y menos con un mocoso como tú, es porque ella tiene 35 y yo 31 – a mi siempre me han gustado más grandes que yo, no más chicos.

Vamos a hacer una cosa nos vemos mañana en la plaza y de ahí a ver a donde vamos, OK, pero conste que no va a pasar nada, y si comienzas a insinuarte me voy y te dejo ahí, OK, te veo ahí mañana.

Preparé todo por si las dudas, me lavé bien mi pene, perfumé mi cuerpo y mi entrepierna, y compré condones, por lo que pueda pasar, aunque a decir verdad yo pensaba que todo era en vano. Llegamos a la cita casi al mismo tiempo, ella con una minifalda negra dejando ver perfectamente sus hermosa piernas, llenas y súper formadas, arriba no podía ver mucho por la chamarra voluminosa que llevaba, eso si veía su sonrisa que es muy cautivadora.

Caminamos platicándonos nuestra vida, ella era divorciada con una vida muy triste con su ex marido, yo le platiqué de la infidelidad que me hicieron y muchas cosas más irrelevantes. Yo llevaba la ruta del camino, y de pronto entré a un hotel y no dijo nada, solo me siguió, ped&ia abrazados le dije al oído que viéndola en el centro comercial me había encantado y más su cuerpo, y su repuesta fue, yo ahí me imaginé que me cogías, eso me excitó muchísimo que fue cuando la besé en los labios y metimos nuestras lenguas, ella atrapaba la mía y yo la suya, subí mis manos toqué sus senos y por encima de la ropa y me di cuenta que sus pezones eran de un tamaño totalmente anormal, hermosos, inmensos, y sus tetas grandes como siempre me han gustado, al hacerlo, arqueó un poco su espalda y su respiración fue aún más acelerada.

Comencé a quitar su blusa y desabroché su brassier quedando al aire ese hermoso par de tetas que mostraban unos pezones, muy morenos y erectos, los comencé a chupar y ella movía su cadera echando su cabeza para atrás, sentí como se aferró más de mi adivinando que se había venido con solo chupar sus tetas, en ese momento comenzó a salir un líquido blanco de sus pezones, según se que eso puede salir cuando la excitación es muy grandes y por cierto lo comí todo y tenía un sabor agrio delicioso.

Quité su falda y su pantys besando sus piernas al mismo tiempo, y vi que estaba rasurada del vello púbico y me éxito aún más, seguí besando y chupando sus tetas, comencé a bajar pasé por su estómago, su ombligo, y hasta llegar en la parte donde estaba su vello, abrí sus piernas y me enseñó que su vagina estaba escurriendo de la excitación que tenía, comencé a usar mi lengua en su clítoris y cuando lo hacía ella se tomaba con todas sus fuerza de la cama, pero cuando metí mi lengua en su vagina como si fuera un pene se movía como si alguien la empujara de debajo de la cama y solo gritaba ¡si, si así!!! fácilmente sentí que tuvo 4 ó 5 orgasmos.

Luego me dice, desvístete bailándome, lo comencé a hacer como un streaper fracasado, y ella no perdía detalle, pero cuando quité mi calzón, no perdió vista de mi pene, y me dice, es enorme tu verga,–no al contrario, siempre lo he considerado chico, pero bueno a ella le gustó, me acerqué a querer a hacerle un baile rozándole mi pene en su cara, pero lo atrapó y comenzó a darle la mejor mamada que nadie había hecho metiendo todo haciendo muecas de querer vomitar, pero no lo sacaba de su boca, ahí fue donde me di cuenta que mi pene era grande, solo era lleno de complejos, porque nunca pudo meterlo todo a su boca

Déjame decirte que cuando se lo llegué a chupa

r a una ex pareja, se vino en mi boca y me la pasé vomitando, que asco, me dijo. Pues que lastima porque esa es mi fantasía. Le dije, el venirme en tu boca.

Continué besándola la recosté boca arriba, y la penetré fácilmente por la lubricación que tenía, y comencé a bombearla, ella facilitaba el trabajo por que subía sus piernas y las ponía en mis nalgas o ella las agarraba, mientras lo hacía tenía una mueca de entre dolor y satisfacción y no dejaba de quejarse. Luego la puse de lado y yo hincado y comencé a penetrarla, pero me dijo que su mejor posición siempre ha sido el perrito, así que la puse así y pude ver un gran espectáculo, su grandes y hermosas nalgas rebotando en mi, mi pene perdiéndose en su ser, su ano café y grande, por la excitación que tenía comencé a bombearla fuertemente, al grado que me lastimé la pelvis por los rebotes de sus nalgas, pero eso no importaba, ella me gritaba  Así, así más, más y le comencé a dar nalgadas mientras hacía es conmigo y me dijo que rico semen, no pensé que supieras tan rico, me comenzó a besar así de lado seguimos haciendo el amor estuvimos cerca de 2 horas sin hacer pausas Haciendo cuentas y estoy seguro que pensaras que soy exagerado, pero logré que tuviera 18 orgasmos y yo tuve 2 eyaculaciones.

Por supuesto que ahora salimos más seguido y tenemos sesiones de sexo subliminales porque no me pone límites y yo tampoco, lo único malo es que no me ha dejado hacérselo por el ano, y es como una obsesión para mi, por lo grande, café y delicioso, porque hoy le gusta que se lo chupe y que meta mi lengua en él.

Después les comento otra deliciosa sesión de sexo, y por cierto con mi esposa…

Autor: El Juan eljonhmora ( arroba ) yahoo.com.mx

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.