LAS AVENTRURAS DE UN ESCLAVO PERSONAL II

aventuras esclavo

Al llegar a la altura de su muslo noté horrorizado, cuando iba a enganchar el puño de la media en el broche portaligas

Recuerdo lo que pasó la ultima vez que vino Toby, hace unas tres semanas, motivado por la salida de nuestras dueñas hacia el festejo de cumpleaños de 23 años de la Señorita Marcela. Que es otra de las niñas del grupo. Nuestras dueñas concurrieron en compañía de dos interesantes pretendientes, uno de los cuales ya tenia avanzado el camino con la niña Verónica y la idea era presentarle un amigo a mi dueña, en consecuencia ambas dispusieron de emperifollarse en la casa de mi Ama.

Yo estaba preparando la ropa interior que usaría en la noche, para exhibir ante mi Ama, que dadas las circunstancias me ordenó preparar un juego muy sexy de bragas de encaje negras, con un fino portaligas del mismo color y medias oscuras con costuras con talón marcado que resaltaban sus maravillosas piernas. Un insinuante top de seda color natural con un precioso borde de encaje negro que se usa sin sostén, dejando entrever sus maravillosos pechos. Una falda mini con transparencias, muy corta del mismo color natural y un par de zapatos negros de taco finito bien altos con pulsera, combinados con un sobre del mismo color y unos divinos aros de mostacilla también negros .

Cuando llego la niña Verónica con su esclavo , fui convocado a la presencia de mi dueña y luego de recibirla besando sus simpáticos pies como corresponde, mi Ama ya desnuda y preparada para ser atendida, comenzó a darnos las instrucciones.

“Si te parece primero vamos a comenzar por depilarnos, y luego seguimos con unos masajes, en seguida nos bañamos, y por ultimo el maquillaje bien natural y ya quedamos listas para ir a la guerra”, dijo jubilosamente dirigiéndose a su amiga,

“A trabajar basuras”. Agregó luego echándonos una rápida mirada y dando una palmada.

Sin titubear Toby y yo pusimos manos a la obra; en mi caso tenia suerte, pues había depilado íntegramente a mi dueña hacia dos días y estaba seguro que salvo algún granito o pelo encarnado debajo de sus axilas no debería haber ninguna complicación.

Su tersa piel estaría suave como la de un bebe, por otra parte y este es un tema de esencial importancia en la vida de todo esclavo, mi Ama estaba en la mitad de su periodo menstrual, por lo que cabía esperar pocas complicaciones relacionadas en ese aspecto. En caso de la niña Verónica no sabia como se hallaba, pero ese era un problema de Toby.

Mientras yo estaba de rodillas y mi Ama hablando con su amiga, permanecía sentada con las piernas bien abiertas para permitirme arreglarle el “Jardín” terminando de recortar y peinar el pelo del pubis de mi Ama que lo usa muy corto y finito continuando los labios de la vulva. De pronto la Amita Verónica, le comento interrumpiéndola.

” Camila, que te parece si les damos un pequeño premio a los esclavos para que suden con mas ganas ” Reparando en el trabajo de Toby, que colocado en una postura similar a la mía, y en medio de las piernas de su dueña todavía se afanaba con el cuidado del adorable monte de venus de la Amita Verónica que ella usa totalmente afeitado.

Mi Ama de buen humor, le contesto con una carcajada

“Pensemos en un premio mayor, el que gane tendrá permiso para tener sexo y al que pierda tunda ” al tiempo que notaba divertida como rápidamente aumentaban las energías puestas por nosotros en la tarea.

” Bazofias ya oyeron, el que mejor ande se divertirá y el otro terminará el culo ampollado”. Nos dijo muy seriamente entonces la niña Verónica

La emulación siguió su curso, en el baño de nuestras dueñas yo también termine primero, y luego procedimos a embellecerlas y ataviarlas. Allí comenzaron mis desventuras, luego de maquillarlas y en el momento en que comenzaba a ayudarla a vestirse al deslizarle cuidadosamente la media que previamente había enrollado, en la pierna izquierda mi Ama.

Al llegar a la altura de su muslo noté horrorizado, cuando iba a enganchar el puño de la media en el broche portaligas, que en el entramado de la media comenzaba por motivo de una falla en la tela una corrida. Del inigualable placer que sentía en atenderla en los preparativos para una fiesta, pase a vivir una pesadilla.

Del miedo que me produjo pensar en la paliza que me aguardaba, casi empecé

a orinarme y solo atine a besar desesperado los pies de la diosa para lograr autorización de hablarle y tratar de hallar alguna explicación al estropicio.

“?Que te ocurre imbecil?, ¿Que mierda quieres¡” Dijo mi Ama muy molesta por ser interrumpida mirando la novela en la TV y reaccionado con rapidez me propinó un tremendo bofetón, que me tomó por sorpresa, doblo mi cabeza y me hizo ver estrellitas.

“Mi divina Ama, una de sus medias esta rota, estaba fallada, perdóneme por compasión Amita” Respondí sumiso, procurando no irritarla aún mas, con un tono de vos finito por el miedo mientras la mejilla izquierda me ardía. Al mismo tiempo que levantando la media corrida, se la mostraba sosteniéndola con manos temblorosas.

“?Si? ¿Y quien la rompió?, ¿Como te atreviste?, ¡Es un par nuevo, hijo de puta¡” dijo mi Ama con sarcasmo enojándose cada vez más, observándome con sus ojos profundos, al tiempo que levantaba las cejas. Cada vez mas indignada volvió a golpearme con todas sus fuerzas, con la mano abierta en mi cara. Repitió las bofetadas repetidas veces, mientras yo trataba de no bajar la cabeza, hasta que se calmó un poco, y allí empezó mi calvario.

Continuara

Autor: Ejorge

ejorge2004 ( arroba ) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *