Como llegue a ser así de zorra

Amor Filial Hetero, Incesto, Primo y Prima, Jóvenes y Cachondas.   Estoy saliendo de un rico baño de espuma, hoy es uno de esos días que consideras importante en tu vida y quizás para algunas mujeres un día soñado. Hoy es el día de mi matrimonio.

Camino rumbo a mi cama donde tengo ropa que usare en el ayuntamiento, hoy seré la dama ejecutiva que tanto calienta a mi novio y que se ve como la mujer exitosa que he logrado ser. Los tacos aguja de 10cm, las ligas negras con silicona para fijarlas a mis muslos, la micro tanga y el vestido negro ajustado al busto y amplio en mis caderas que llega hasta casi la rodilla y que hace esconder el culo torneado por los ejercicios que todos los hombres de mi trabajo desean penetrar.

Mi busto es copa C y la medida alcanza los 92cm y mi cintura es de 65cm pero no tiene nada de grasa, mis caderas y en especial mi trasero llegan a los 98cm, pero no siempre fui tan curvilínea, con 160cm soy un chica baja y que como máximo atributo físico en mi adolescencia eran mis piernas y mis labios.

Cojo mis ligas y al subirlas recuerdo el primer día que use este tipo de prendas, eran las de mi madre, tenían un diseño y las usé para calentar a un profesor de guitarra y dije en mi casa que eran para una actividad en mi escuela… Acomodo la micro tanga y recuerdo cómo llegué a ser la zorra que soy, todo cambió aquel día, ese día a mis escasos 12 años de edad.

Era un día normal, todo transcurría sin novedad alguna, salvo porque el profesor de historia no había llegado y nos liberaron antes de clases, entonces no tenía que esperar a mi hermano mayor o mi padre que me llevaban a casa, decidí caminar junto a Julia que era mi vecina y amiga de toda la vida. Al llegar a casa todo está normal, el auto de papa en la cochera y el de mamá no estaba, fui a la cocina tome un helado y subí rumbo a mi cuarto, al pasar por la recámara de mis padre veo a mi padre semi desnudo haciéndose un paja, levantó la mirada y veo en su televisor a una mujer recibiendo un pene enorme por el culo y otro por la boca… Mis ojo no daban crédito a lo que veía, incluso imagine que mi madre era la mujer de aquel vídeo. En shock me fui a mi cuarto y no salí de trance hasta muchas horas después.

Tomó el vestido negro, lo ajusto a mis tetas, mi cintura y ajustó el cinturón para verme aún más estilizada. Me calzo los tacos de charol y me voy a baño para comenzar con el maquillaje. Al tomar el delineador de labios mi mente vuelve atrás y recuerdo los días posteriores al ver a mi padre. Fuimos a casa de mis primos, todos mayores que yo, allí Mario el más cercano a mí en edad, 2 años mayor, me pregunta si me ha pasado algo, si alguien me ha lastimado y que él se hará cargo de golpear a quien sea… O algo así… 

  • No te preocupes primo, todo está bien…
  • No me vengas con esas cosas, te conozco y sé que tú no eres así de callada, venga cuéntame qué pasa.
  • Ufff primo, solo te pido que no le comentes esto a nadie y que todo quede entre nosotros…

Así comenzaron nuestras charlas a distancia o en persona sobre sexo y desde ese día nos hicimos más que primos, éramos confidentes… 

Ya habían pasado dos años y volvimos a vernos con Mario el ya parecía un hombre y yo ya tenía un desarrollo que me hacía ver cómo una mujer, mis pechos había crecido por ayuda de las hormonas, que debía tomar para regular mis periodos menstruales.

  • Hola Mario, tanto tiempo sin vernos, te extrañaba tanto.
  • Yo también a ti Carlita, estas grande… Mira cómo tienes esas tetas prima, se ven enormes…
  • Vale no me digas esas cosas, que no me hace mucha gracias que todos los chicos solo me vean las tetas.
  • Pe-pe-pero prima, es que son increíbles y además, no tienes culo, que quiere que te vea. Los ojos?

Entramos a casa nuestros padre hablaban y nosotros junto a Juan, mi otro primo, fuimos a la plaza…

  • Mira Juan que hermosas Tetas trae Carla a casa…
  • Pero Mario, déjala, es que acaso no ves que le incomoda, además ya llegará mi novia y no quiero escuchar que hablas así de las tetas la prima.
  • Por favor chicos, ya basta… Sé que me las miran pero no es necesario hacer comentarios.

Así pasaron los días hasta salimos los 4, mis primos y Beatriz… Al caminar pude hablar con ella y recibí algunos consejos.

  • Carla, con tu belleza podrás tener a todos los chicos que quieras, es más podrás tener de ellos lo que quieras.
  • A que te refieres?
  • A que si sabes usar bien tu inteligencia y tu cuerpo, puedes tener un esclavo en lugar de una pareja… Venga, una buena mamada y los chicos te traerán la luna… 

 Esa idea quedo en mi cabeza para toda la vida… Así regresamos a casa y llamea Mario, lleve la conversación hasta el tema sexual y le pregunté que era mejor, si una chica con buen físico o una que supiera usarlo… La respuesta fue “en lo posible ambas pero si debo elegir entonces que sepa usarlo”.  Pregunte por todo cuanto debía saber sobre cómo hacer feliz a un hombre, mi primo con cariño respondió a todas mis dudas y todas las respondió con total sinceridad por culpa del alcohol…

Ya he dejado mis labios rojos y muy bien delineados, mis ojos marrón oscuro se ven aún más grandes y el make up no make up está listo… El perfume lo distribuyó desde mi cuello, mis tetas y mi cola… Todos mi cuerpo debe estar perfecto para hoy… Hoy me casaré con quien hasta hace poco era mi jefe, el dueño de la clínica donde trabajo, que no pudo contra los encantos amatorios de la residente de neurología.

Subo al vehículo que me lleva al ayuntamiento y mi mente vuela hasta mi primera vez… Quien más podía ser, mi primo Mario fue quien me presto placenteramente su verga para aprender a mamar… Fue una noche de juerga, casi al final de aquel verano, yo tenía casi 19 y el 21… Las hormonas eran Dueñas de nuestras vidas y el alcohol amigo recurrente de nuestras salidas en grupo, fue así como un día al llegar de regreso a casa le dije

  • Hoy has bailado muy cerca de mi culo, cualquiera diría que soy tu novia. Recuerda que somos familia.
  • Venga prima que no pasa nada… Solo había poco espacio.
  • Mario, tú erección era por el poco espacio?
  • Carla! Pensé que no la habías notado… Lo siento de verdad no era mi intención.
  • Es que como no notarla mario, si me la pasabas entre mis nalgas y estabas como palo.
  • Prima, me siento avergonzado, creo que perdí la razón.
  • No te preocupes… Si no te dije nada allá, fue porque ahora me doy cuenta que me gusto sentirte así de duro contra mi…

Subimos al cuarto y vimos que Juan aún no llegaba, nuestros dormían y no pude evitar decirle lo que mi mente deseaba…

  • Mario, quiero aprender a mamarla!
  • Qué!!!!!?
  • Eso primo, quiero aprender a mamarla y que me enseñes o me dejes probar cómo se hace con tu pene.
  • Pero prima estas ebria, no sé si buena idea aquí… Aunque estás bien buena y tus tetas me ponen duro muy rápido y… Mira como la tengo…

Sacó su pene del jeans y era una pene bien formado grueso y circuncidado… Una delicia de la que en ocasión aún disfruto.  seguí todas las instrucciones al pie de la letra

  • Abre bien la boca…
  • No uses tus dientes…
  • Cubre tus dientes con tu suave labios…
  • Ahora trata de que entre algo más que cabeza…
  • Deja que tu saliva salga y escurra por tus cara y caiga sobre tus tetas, no le prestes atención… Eso excita mucho más…
  • Mírame a los ojos cuando la metes toda en tu boca…
  • Abre más la boca…
  • Si quieres descansar sácala y sigue haciendo la paja y lamiendo los huevos…
  • Vas a ser la mejor chupando penes de la ciudad, te lo aseguro…
  • Vuelve a ponerla en la boca ahora métela toda hasta que tu nariz toque mi vientre…
  • Sigue así… Vamos sigue
  • No dejes que se me baje, sigue mamando…
  • Sácala y hazme la paja…

A los pocos segundos se vino sobre mis tetas y pase su semen sobre mis pezones duros y mi piel.. 

Voy llegando al ayuntamiento y mi novio me espera, estoy húmeda y excitada por los recuerdo, la vaso-dilatación periférica facial hace pensar a todos que estoy nerviosa… Ahora los dejo, debo casarme y en unas horas más hacerle el amor a mi novio como ninguna mujer se lo hará jamás… 

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *