LO QUE PASO EN EL TALLER MECANICO

¡Comparte!

Por estar en una conferencia de trabajo, se me hizo tarde para pasar a recoger mi coche en el tiempo acordado con el mecànico, tomé un taxi y le pedì que me llevara, en pocos minutos estuvimos allá, pero que mala suerte, el taller ya estaba a oscuras, de todas manera ahí me quedé, abrì el seguro del portoncito de entrada, parecìa que no habìa nadie, vì mi coche, no habìa otro, como a escasos diez metros estaba un cuartito y se veìa una luz encendida, me dirigì rápidamente y toqué.

Se escuchaba una grabadora encendida, insistí de nuevo, cuando de pronto me abriò Renè, el mecanìco, me sonriò amablemente, tenìa tiempo de conocerlo, pero hasta en esa ocasiòn pude fijarme en èl, que bièn se veìa, muy fresco ya que acaba de salir del baño, tenìa su cabello ondulado, lo tenìa mojado y revuelto, un pectoral impresionante, un cuerpo atlético, no traìa camisa, con unos bóxer blancos que hacian resaltar su figura en el contraste del color moreno de su piel; me disculpé y le dì una breve explicación, me trató con mucha cortesìa y se dispuso a hacerme entrega del auto.

Yo estaba atónito observándolo, tenía piernas de futbolista, bien proporcionadas y fuertes, pude fijarme que no traía nada abajo del bóxer, porque se traslucìa bien su anatomìa y el vibrar a cada paso, de lo que escondìa, su sonrisa me prendía, me ponía nervioso, pero no tenía ganas de irme, le hice un poco de plática sobre la falla mecànica del coche, me hablaba de la averìa sufrida y como la habìa reparado, le ponía toda mi atención y pudo darse cuenta de mi interés por él, porque las miradas dicen más que muchas cosas.

Se recostò sobre el escritorio, entrecuzò sus pies y empezò a mover sus piernas, yo lo veìa de pies a cabeza, levantò la mano para acomodar sus cabellos, me excitò ver sus fuertes brazos y los vellos negros de sus axilas, vì que su bulto estaba ahora màs grande, se percatò de mi vista fija en sus partes, bajó la mano y suavemente se lo tocò, remojó sus labios y sonriò con dulzura, me tomò de un brazo y me jalò, para darme la vuelta y recostarme sobre su cuerpo, Pude sentir en mis nalgas lo duro de su palo, su respiraciòn en mis orejas, sus brazos rodearon mi cuerpo, sus manos empezaron a sobar mis tetillas, cerrè mis ojos para disfrutar tan rica caricia, empezó a darme delicadas chupaditas en mis orejas, en el lugar se sentìa el olor a grasa mezclado con aceite, y el olor a hombre rudo, de trabajo, sentìa su aroma a jabòn, a estar recien bañado.

Me agarrò las nalgas apretàndolas bien rico, les dio un suave masaje, las froto una y otra vez, me dio dos nalgadas, tomó cada nalga y me las apretó con fuerza pero con gran deleite, repegaba su fierro tieso en mi trasero, yo podía sentir esa dura estaca en el centro de mi culo, me daba movimientos giratorios, besó mis mejillas, me dio la vuelta y me beso en la boca, yo me prendí fuertemente de su cuello y nos empezamos a besar de una forma excitante, intercambiamos nuestras lenguas, nos dábamos ricas chupadas.

Me fui bajando, besè su torso, su estomago, le quité su bóxer y lleguè a donde quería, apareció una bonita pinga morena, cueruda que se frotaba pelando la gruesa cabeza, no era muy larga, pero tenìa muy buen grosor y una brillosa cabezota, por la punta le salìa el líquido que lo lubricaba, vì sus pelototas muy morenas, pero grandotas, se me antojaba morderlas, las toquè y las besè, con una mano tome su palo y lo empecé a mamar, metièndolo poco a poco en mi boca.

Me gustó su sabor y su olor, a limpio, le estiraba el cuero, chupándolo sabrosamente, se lo estuve mamando un buen rato, él apretaba mi cabeza, para que no dejara de hacerlo, le empecé a chupar las bolas, parecìan estar bien cargadas, quise devorarlas, las mamé con gran fuerza, metiéndolas en mi boca, que ricas estaban, las saboree con excitacion y placer, por sus gemidos me dì cuenta que lo estaba disfrutando mucho, me levantò y me empezò a desabrochar mi pantalòn, me lo bajó, de un jalòn me quitò mi playera, le dio unas mordiditas exquisitas a mis tetillas, las chupó y las ensalivó, me las acariciò, con sus dedos pudo notar que estaban duritas y que todo estaba listo para la acc

iòn, me girò y me agachò sobre el viejo escritorio, yo me agarrè bien, preparandome para la deseada chupada, separó mis piernas y me abriò las nalgas, metiò su lengua, dàndome ricas lamidas de arriba a abajo, lo hizo varias veces.

Después me empinó e intentò abrirlas un poco màs, me empezó a dar fuertes chupetones, casi mordiendolas en forma brutal, yo me quejaba por tan exquisita sensaciòn, siguió por un buen rato, hasta que considero que me tenia bien lubricado, sentìa que corrìa entre mis piernas la saliva , pero me enloquecía la excitante mamada, solo se escuchaba el sonido deliciosos y espumoso del chupete, con que delicia chupaba mi hoyo, lo mordía y metía la lengua, escarbando con ricos piquetes, me pasaba la lengua a lo largo de la rajada ensalivando mi culito, le daba ricos lengüetazos, era algo hermoso que me chupara el pozo con tantas ganas.

Me doblo las piernas y seguía mamando, me tenia en mi máxima doblez con el culo bien abierto me hizo girar y me levantó las piernas, de manera que quedè con las nalgas en la orilla y mis piernas bien abiertas, sus fuertes brazos me tenian bien atrincados, se puso el condón rápidamente me colocó su palo y en segundos me la dejo ir, yo estaba bien lubricado que la penetrada fue profunda y rápida, yo solo pegué un grito por el placer recibido.

Que rica estaca, que dura y que maciza, muy bueno para coger el muchacho, se movía a buen ritmo de un lado a otro de afuera hacia adentro, yo me se muy bien el juego, cuando el empujaba yo apretaba con fuerza el culo, aflojaba y el sacaba, eso te prende rico, sincronizamos los movimientos, con gran placer. asi estuvimos jugando un rato, después me acomodó de lado y me dobló las piernas, quedando mi culo bien expuesto, la penetración fue fácil porque yo estaba muy bien lubricado, él agarraba vuelo y la dejaba ir con fuerza yéndose hasta lo más profundo de mi, era algo descomunal, muy excitante, tragarte una rica verga como la del él, era un experto en la cogedera, que me la dejaba ir en forma despiadada, yo estaba súper caliente.

Después rápidamente se quitó el condón y quiso que se la mamara no lo pensé y me agache a mamar, me bajé rápidamente y me prendí de aquella hermosa estaca, para darle una voraz y salvaje mamada, la devoraba de un sorbo, de sopetón la metía y sacaba, la ensalivaba del tronco hasta la cabezota, disfrutando cada trozo de carne, la chupada era tremenda, fenomenal, quise mamar sus bolotas, ricas la condenadas, las chupaba con ganas, estaban aguadas y muy tibias, me encantan ese tipo de bolas grandotas y arrugadas, me metí primero una, después las dos, jugué un rato con ellas en mi boca, las mamé mucho.

Entonces empecé a sentir sus pulsaciones y las arremetidas que me daba, eran bestiales en señal de que se estaba viniendo, dando unos gritos de placer, por el goce que sentìa, me apretó fuerte viniéndose en dos o tres embestidas, se dejó caer, me chupò las tetillas y me dio un rico beso, sonreímos, se parò, me beso el pito bien parado y me coloco el condón.

Sin pensarlo se montó y se dejó caer con fuerza, lo que me hizo gemir, tenia unas nalgotas, y empezó a menearse con buen ritmo, en movimientos giratorios, después de arriba a abajo, al tomar ritmo yo me empecé a impulsar de abajo hacia arriba, hasta que pude tenerlo bajo mi dominio, después eran reabotones los que se daba, dando gritos de placer, su anillito me apretaba muy rico, sabia coger el cabron, asi estuvimos largo rato.

Después cambiamos la posición y lo agarré patitas al hombro, le abri bien las piernas como compás geométrico, pude ver su culo bien lubricado, él estaba jadeante le abr todo lo que pude, se la puse y en segundos se la tragó, dando un fuerte quejido, empezamos el mete y saca, sin parar él recibía los duros embates, se oía el ruido de la bombeada fuerte que se daba, no pude más y me descargué en grandes chorros de leche, él se empezó a masturbar con fuerza, lo ayudé hasta que se vino, bastaron pocos segundos para que yo le sacara la leche acumulada por tan bonito placer recibido.

La pasé muy bien y con ganas de que se repitiera….. Espero que así sea.

JordySI después de haber leído este relato, quieres hacer un comentario estoy abierto a la critica o a cualquier experiencia similar. Puedes contactarme en mi correoCancún, Quintana Roo.

Autor: Jordan Golden jordangoldy (arroba) yahoo.com.mx

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.