LOURDES

¡Comparte!

La conocí el último año del liceo. Se sentaba detrás de mí en la clase. Conversaba tanto, que a veces me molestaba. Nunca fui una alcahueta de la profe, pero sí necesito concentrarme un poco para leer o escuchar hablar a alguien, y con la conversa de esta chica, me resultaba difícil entender algo.

Tanto hablaba, que al final me enteré que vivía a solo 3 cuadras de mi casa. Empezamos a irnos caminando desde el liceo a casa. Estudiábamos juntas, salíamos a bailar junto con nuestros novios, pasábamos tardes enteras conversando en mi casa o en la de ella. Más en la de ella, porque los padres trabajaban todo el día, y podíamos estar solas. Ella siempre tenía problemas para estar con alguien más que nosotras, no se por que& Mi madre trabajaba 6 horas de mañana, por lo que en la tarde siempre estaba en casa.

Mi relación con mi novio era desastrosa. Luego de 6 años de salir, me dijo que era casado y con un hijo ¡¡..!! Mi amiga me decía que no siguiera con él, que no servía para nada esa relación, lo cual yo SABIA que era cierto, pero Gabriel me llamaba y yo le decía todo que si. Cuando le contaba que había salido con él, ella me quería matar. Yo sentía ganas de abrazarla, de pedirle perdón. Hasta me daban unas ganas enormes de besarla. Pero claro, no lo hacía, por miedo que pensara que me gustaba. Y en realidad si, me ENCANTABA. Tan delicada, tan linda, mmmmm& Me daba miedo pensar esas cosas. Yo no soy lesbiana, pero cada vez que veo una chica delicada y linda, me imagino besándole los labios. Luego me peleaba con Gabriel y por 1 ó 2 meses estábamos tranquilas, hasta que me llamaba nuevamente y yo caía de Nuevo en lo mismo.

En ese ínterin, conocí a Marcelo, mi actual marido, con quien casi fue un amor a primera vista. Salimos un par de veces, hasta que un día fuimos a su casa. Esa primera vez que hicimos el amor, yo me creí en las nubes. Nunca me había sentido tan bien, tan completa, tan mujer. El fue muy transparente desde el primer momento. Lo que pensaba, lo decía, sin ninguna vuelta, y eso me devolvió la confianza en mí nuevamente. Nuestros encuentros amorosos siempre han sido y son espectaculares. Probamos posiciones nuevas, nos contamos historias pasadas, o fantasías que nos gustaría cumplir algún día, lo cual nos calienta más, y en fin, no en vano hace 14 años estamos casados.

Cuando lo conocí, le conté a Lourdes, quien se quedó muy contenta. Tuvo oportunidad de conocerlo casi en seguida, ya que fue su cumpleaños al mes siguiente. Quedó encantada con Marcelo. No podía creer los comentarios de mi madre, a quien por supuesto, no le gustaba. Lourdes tenía 3 amigas más, con quienes nos reuníamos los fines de Yo le contesté que si, a Lourdes. Y a él le gustó la idea. Así que elaboré un plan para ver si podía lograr algo con ella. La llamé por teléfono para vernos en un bar. Cuando ella llegó, yo estaba muy nerviosa, no sabía como empezar. Hasta que hablando de esto y de aquello, le dije que había hecho un ménage a trois con mi marido y una amiga de él. Ella se quedó atontada&Noooo me dijo, ¿y vos que hiciste? ¿La tocaste? ¡Claro! le contesté, ¿pero&? ¿Cómo? me dijo, y yo le respondí que de a poco la empecé a acariciar. Que ella me dio un beso el cual le correspondí, y que bueno, que a mi me gusta probar de todo, y que la pasamos muy bien. Mi amiga no podía creerlo. Se hizo tarde y nos despedimos.

A la semana me llamó por teléfono y me dijo que quería verme en la casa de ella. OK le dije, voy esta tarde por ahí& En el camino me iba preguntando si le había pasado algo, porque la sentí rara. Cuando llego, ella estaba con un vestido re ajustado, que le marcaba el cuerpazo que tenia, medias negras y el pelo suelto, como le quedaba mejor. Yo se lo había dicho muchas veces, que su pelo enrulado suelto le quedaba precioso. No había nadie en la casa, y fuimos al cuarto de ella, como siempre a charlar. Se sentó en la cama y yo me senté al lado de ella, mirándola, sin ni siquiera pensar en nada, preguntándome que quería decirme. Se me arrimó& y me preguntó, ¿como fue tu experiencia con la otra mujer? Ah… era es

o& ¡dale! ¡Contame! Y yo le empecé a contar&y se me pego a las piernas&.y yo seguí hablando& hasta que me zampó un beso en la boca. ¡Que sensación! Me aflojé toda& esos labios tan suaves, la lengua metiéndose en mi boca& abrí los ojos y ella me estaba mirando. Y yo la dejé seguir besándome, mientras comencé a acariciarle las tetas por arriba del vestido. No podía creerlo, pero ahí estaba, y no iba a dejar pasar la oportunidad. Ella me preguntaba& ¿y te beso así? No… le dije, vos besas mejor. Y vos tenés una boca divina me contestó. Le subí el vestido hasta poder besarle las tetas. ¡Que lindas! Siempre se las miraba con ropa, o con soutien, o con el traje de baño mojado, pero ahora las veía en carne y ¡me encantaban! Y le dije… que hermosura& se las besé, primero despacio, con dulzura, con lo cual ella comenzó a gemir de placer, luego se las mordisquee… y me dijo ¡que bueno! ¡Me encanta! Mmmmm& yo me mojé en ese instante. Le pasé la mano por las piernas que tenían las medias y sentí como se estremeció. Me volvió a besar, me acariciaba la cara, las tetas, la cola& y yo seguí con mi mano hacia su pepa. Cuando llegué… percibí lo mojada que estaba, y no pude aguantar más, traté de romperle la media, pero no pude, así que le corrí el bikini como pude, y empecé a pasarle la lengua. Ella saltaba, temblaba, y se quejaba: mmmm&si&seguí&seguí& ¡Que rico su jugo! Salado, gelatinoso, mi cabeza daba vueltas. Hice tremendo esfuerzo por meterle más adentro la lengua. Esa media de mierda no se rompía!!! Le lamí el clítoris, le metí la lengua lo que pude por su vagina, y me llenó la boca de jugo, aaaaahhhhhhh ¡que acabada! ¡Que bueno! Yo estaba tan caliente que la besé en la boca para que sintiera su jugo, y me apartó en seguida. Su cara era de asustada. ¿Que pasa? ¿Te mordí? No, me dijo, esto es una locura, andáte! ¿¿¿¡¡QUE???!! Me muero por seguir, Lourdes, no me digas eso! No, por favor, vete, no puedo creer lo que hicimos. Pero& ¿no te gustó? Si, ¡claro que me gusto! ¡Por eso mismo! ¡Andáte! Y me fui, sin entender, con una calentura tremenda, que cu hard – miscelanea – Novedades

Para hacerme llegar tus comentarios, sugerenciaso si deseas colaborar con esta página, por favor, envíameun E-mail a webmistress (arroba) marqueze.netWeb: https://www.marqueze.net

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.