Lucerito (I)

Processed with VSCO with s2 preset

Hetero, Amistad. Un joven de 19 años cuando regresaba a su finca, recoge del borde del camino a una chica de 18, “lucerito”. Entre ambos pronto surge una gran amistad, unida por un hermoso secreto que probablemente dará lugar a algo mas grande y hermoso que esa simple amistad.

Ante el retén policial que avizoró en la carretera, Ruben aminoró la velocidad de la camioneta que conducía. Pensó que tendría problemas, pues por su minoría de edad no estaba apto para manejar vehículos. Sin embargo siguió adelante, se colocó la cachucha con visera y los anteojos de lentes de visión normal pero de apariencia especial que lo hacían ver como unos años mayor de lo que en realidad era.

Buenos días.

Buenos días, que sucede oficial ?.

Revisión de rutina, amigo; para donde se dirige ?.

Aquí cerca, al pueblo de Quinde, a la finca de la familia.

Esta bien, puede continuar, que tenga buen día.

Lo mismo le deseo, hasta luego oficial.

Puso en marcha el motor y lentamente arrancó, alejándose del reten, expulsó el aire de sus pulmones y emitió un suave silbido.

En otras oportunidades había tenido serios problemas para poder continuar sus viajes, era demasiado joven para conducir, apenas iba a cumplir diecisiete años.

Mas adelante vio en la orilla de la carretera a una chica, que al oír el ruido del motor de la camioneta, se detuvo a un lado de la carretera mirando hacia el vehículo.

Ruben, iba despacio. Le llamó la atención la belleza de la chica y la saludo con la mano, metros antes de cruzar frente a ella. Ella le respondió el saludo. Ruben escuchó en medió del ruido del motor y de la música del radió, la voz de la chica pidiéndole que la llevara.

Frenó inmediatamente, y miró por el espejo retrovisor y la vio que se acercaba afanada a la camioneta.

Perdone señor, me puede llevar hasta Quinde ?.

Si claro, súbase.

Se dirigió a la parte trasera de la camioneta. pero Ruben le gritó que se subiera adelante. Se colocó nuevamente a la altura de la ventanilla y le dijo:

“no quiero incomodarlo, porque llevo esta ovejita”.

No creo que sea ninguna molestia, súbase tranquila.

La chica abrió la puerta y se subió, llevando en sus brazos la ovejita, cerró la puerta de la camioneta y Ruben puso nuevamente en marcha el vehículo.

Vas hasta Quinde me dijiste ?.

Un poco antes de llegar al pueblo, me bajo. contestó la niña.

Como te llamas ?.

Lucero y usted ?.

Ruben Conde.

Ah, entonces usted es dueño de la finca El Condado, verdad ?.

Así es, la conoces ?.

Es que yo vivo en la finca que lindera con la suya.

En cual, en la de enfrente o la de abajo ? nunca te había visto.

No, en la que queda detrás de la loma, la que está detrás del bosque; seguramente no me había visto, porque nosotros utilizamos la trocha vieja que va a salir a la parte alta del pueblo; nunca utilizamos la carretera.

Con razón y ahora de donde vienes ?.

De la casa de la abuela, que me mandó a ir para regalarme esta ovejita.

Esta bonita, pero me parece muy tierna para separarla de la madre.

Si, tocará ponérsela a otra oveja que dio cría, para que la amamante; lo que pasó es que la mama de esta ovejita se la robaron. Por esos robos es que están haciendo retenes.

Ya estamos cerca de la desviación para la finca, quieres ir al pueblo o te queda mejor que tome el desvío ?.

A la entrada del Condado, me queda bien y le agradezco mucho, siempre son como diez kilómetros de la casa de la abuela a la casa.

La finca donde vives es de ustedes ?.

Que va; mi papa es el cuidador de la finca.

Cuantos años tienes ?.

Dieciocho y usted ?.

Casi cumplo veinte. Será que nos volvemos a encontrar ?.

Usted cuantos días va a estar en el Condado ?.

Solo hasta el lunes en la tarde, por que ?.

No solamente preguntaba, por si de pronto nos volvemos a encontrar.

Pues me gustaría mucho volver a verte, cuando vengo al Condado no tengo con quién conversar.

Si quiere podemos vernos esta tarde, después del almuerzo.

Perfecto, voy hasta tu casa ?.

Oh no, podíamos vernos arriba en el bosque.

Nunca he entrado al bosque, me parece que es peligroso, debe haber muchas alimañas o culebras.

No tema, yo lo guiaré por una senda que no tiene ningún peligro.

De acuerdo, tu me esperas en donde ?.

Hay una piedra grande a la salida del bosque que da al Condado, es fácil verla desde la casa, no es mas que siga la senda a un lado de la acequia y llega a la piedra, lo espero ahí, si usted está de acuerdo ?.

Claro que sí, no faltaré.

Uy, se pasó de la entrada de su finca.

Si quiero llevarte hasta tu casa.

No, no, por favor solo hasta la curva de la loma, no quiero tener problemas con mi madrastra.

De acuerdo, pero no entiendo porque vas a tener problemas.

Esta tarde le cuento; …..En esa curva puede dejarme y dar la vuelta.

Ruben paro, mientras Lucero se bajaba, despidiéndose hasta la tarde y agradecida por el aventón.

Ruben entró al Condado, le entregó la remesa a la esposa del agregado y le pidió el favor de que le preparara unos emparedados y un termo con jugo, expresando que no se preocupara por el almuerzo, pues el iba a recorrer la finca.

Ruben estaba ansioso, le parecieron eternas las dos horas que tuvo que aguardar para empezar a subir hacia el bosque, llegó a mediodía al lado de la enorme roca, lugar de la cita con Lucero.

Veinte minutos más tarde, oyó un ruido a sus espaldas e inmediatamente se paró del lugar donde se había sentado mientras aguardaba.

Pensé que tendría que esperarlo yo, fue el saludo de Lucero.

Llevo casi medía hora aquí sentado, fue la respuesta de Ruben.

Entonces no almorzó, me imagino.

Acostumbro a almorzar más tarde, por eso traje unos emparedados para ambos y un termo de jugo.

Yo ya almorcé, muchas gracias.

Son para más tarde.

No me puedo demorar mucho, mi papá llega pasadas las cuatro.

Tenemos tiempo, para que me muestres todas las maravillas del bosque.

Pero solo si promete solemnemente guardar el secreto.

A que secreto te refieres ?.

A un sitió muy especial que hay en el bosque y que es un secreto; Por eso debe jurar que guardará el secreto.

Está bien, Prometo que guardaré el secreto.

Lo Jura ?.

Si, si, lo juro.

Entonces vamos, sígame.

Lucero empezó a caminar a través de los arboles, Ruben la seguía más mirando el grácil cuerpo de la chica, que el entorno que los rodeaba; por lo cual en un momento dado no reparó en la raíz de un árbol que sobresalía del terreno y tropezó, no quiso por pena llamar la atención de Lucero y mientras él se paraba, la perdió de vista.

Avanzó en dirección recta esquivando arboles hasta que llegó frente a una enorme roca que le impedía el paso, miró hacia el lado izquierdo y vio unos pocos arboles que crecían al borde de un zanjón de unos seis metros; por lo cual concluyó que debía seguir hacia el lado derecho.

Había dado unos cuantos pasos, cuando oyó la voz de Lucero que lo llamaba desde los arboles al borde del zanjón.

Fue al encuentro de Lucero, quién lo esperaba sonriente y cuando estuvo a su lado; le dijo:

Quería ver si me podía seguir a la entrada del lugar secreto.

Pero no veo que haya ningún camino por el que se pueda seguir por este lado.

Precisamente ese es el secreto que juro guardar, dijo Lucero.

Bueno indícame a ver por donde es el sendero.

Sígame con cuidado, arrímese a este árbol y deslícese entre el árbol y la roca, ahí hay una muela de la roca como de un metro de alta, súbase a esa saliente de la roca sin temor y sigue por la derecha suba un poco en pendiente y luego baje.

Bien, bien, yo te sigo y tu me vas indicando, de acuerdo ?.

Lucero siguió adelante, tal como le había indicado, luego de seguir una senda inexistente, solo conocida por ella según supuso Ruben, llegaron a un sitió maravilloso, donde había una cascada de agua cristalina que brotaba de las rocas y formaba en la base una laguna de unos cincuenta metros de diámetro,; solo por la parte que ellos llegaron había arboles y una pequeña playa que daba acceso a la laguna.

Que belleza, esto es increíble, no sabia que esta laguna existiera y hace casi diez años que somos dueños de esta finca dijo Ruben.

Precisamente por eso es secreta, contesto Lucero.

Pero tu como te enteraste ?.

Ese es otro secreto, que algún día le contaré.

Vamos, creo que si me lo puedes contar.

Solo se lo contaré, el día que esté convencida de que cumplió el juramento que hizo, cuando entramos en el bosque.

Bien, no insisto. Definitivamente esto es una maravilla, queda totalmente escondida, tiene algún nombre ?.

Yo le llamo el Cielo.

Yo también le llamaré el cielo. Esa cascada y la laguna lo invitan a uno meterse inmediatamente en ella; quisiera bañarme.

Yo siempre me vengo a bañar aquí, si quiere meterse a bañar yo lo espero.

Bañémonos juntos.

Me da pena, no traje combinación.

No te preocupes por eso; yo tampoco traje pantalón de baño y; creo que si los dos podemos compartir el secreto de esta belleza, también podemos guardar el secreto de bañarnos sin traje de baño.

Uy, no, como se le ocurre decir eso; apenas nos acabamos de conocer.

Mira Lucero, es verdad que nos acabamos de conocer; pero no se por que tu me confiaste un secreto, que quién sabe cuanto tiempo has guardado en tu intimidad; ese hecho significa que has confiado en mi como si me conocieras de toda la vida, o hace mucho tiempo; por otra parte te confieso que luego de que te dejé en la curva de la loma cerca de tu casa, he estado pensando en ti en muchas formas y lo que más lamento es no haberte conocido hace muchos años; confía en mi que quiero también confiar totalmente en ti.

Pero es que,…. yo siempre me he bañado aquí desnuda. Yo también me bañaré desnudo, así estaremos a la par.

Para usted es muy fácil decirlo, como es hombre.

Para ti, también es fácil por ser mujer.

Usted es muy rápido para pensar y parlamentar, No ?.

Creo que eso no tiene importancia, lo que verdaderamente importa es si estas cómoda estando conmigo, es decir; estas bien contigo misma estando a mi lado, al fin y al cabo tu estas en tus terrenos, en tu casa, así la finca sea de mis padres, tu vives aquí, el Cielo es tu secreto que hoy me confiaste, el visitante soy yo; y te confieso que a pesar de mi torpeza para andar por el bosque me siento tranquilo y feliz a tu lado.

Puedo hacerle una pregunta ?.

Claro que si todas las que tu quieras, pero por favor trátame con entera confianza, o dime si quieres que yo también te trate de usted ?.

No me atrevo, usted es de los patrones y yo soy de los cuidadores de finca.

No, eso no es así, tu estas aquí como Lucero y yo como Ruben dos personas iguales, que comparten un secreto y espero que con el tiempo mucho mas que una amistad.

Vamos por favor dame toda tu confianza así como yo te brindo la mía.

Gracias, pero es que usted..

Pero… tú, vamos dime.

Es que… tú……, no puedo es por la costumbre, me entiende.

Tranquila Lucero, muy pronto te darás cuenta que en mi puedes confiar como en ti misma.

Puedo hacerle una pregunta ?.

Hazme todas las preguntas que quieras, ya te lo dije.

Tiene novia.

No, no tengo.. y tu tienes novio.

No,  varios muchachos me molestaban pero era mas como un juego, me entiende. Pero ….tu…. alguna vez has tenido novia ?.

Si, una vez tuve una novia, una prima mía, que se fue a vivir a Europa y hasta ahí llegamos.

Pero fue novia, novia ?.

No entiendo la pregunta, ?.

Mejor dicho, fue como si fuera su mujer ?.

Quieres decir, que si hicimos el amor ?.

Si, eso.

Si, como despedida.

No la extraña ?.

No, eso fue hace dos años y al poco tiempo supe que ella estaba de novia por allá donde vive.

Pero la quiso mucho ?.

Si la quise, como se quiere a una prima, con la cual se ha crecido toda una infancia y con quien siempre se ha jugado; es como si el noviazgo hubiera sido otro juego mas, me entiendes ?.

Pero cuantas veces fue su mujer ?.

Dos veces, Por que ?.

Usted cree, que ella ya no lo quiere ?.

No, no creo, hace poco me envió una carta con unas fotos de toda la familia de ella, y en una foto está muy abrazada de un muchacho que me dice que es el novio; también me pregunta que si he vuelto a tener novia.

Y….? Ha vuelto a tener novia ?.

No, me dediqué solo a estudiar, no he pensado en eso, tal vez porque soy muy tímido.

Tímido ?. Eso si que no se lo creo.

No veo porque tengas que dudar de lo que te digo. Tu como te consideras tímida o no.

Normalmente no

soy tímida, con usted me siento tímida.

Que pena, a mi por primera vez en la vida me ocurre todo lo contrarió, contigo no me siento tímido. Pero espero que cada vez mas te vayas sintiendo tranquila conmigo verdad ?.

Continuara…….

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *