Madre e hija cogen divino

¡Comparte!

Ella me dice, no quiero perderme la oportunidad, y toma la pija con sus manos y comienza a lamer la cabecita, le da chuponcitos, lame desde la cabeza hasta mis huevos, y luego la introduce en su boca, dando pequeños chupones, hasta que la mete casi toda dentro para sacarla y exclamar… Que pijota hermosa tenés Fede! Te la voy a mamar hasta que salte esa leche, que debe estar riquísima.

Mi relación con Sonia, mi vecina continuó desde el primer día hasta el día de hoy, dos por tres cuando ella viene desde Buenos Aires a Bariloche (Argentina), busca alguna excusa como para llamarme y que me cruce hasta su casa y allí aprovechar el momento a darnos una sesión de sexo.

Pero en estas vacaciones del invierno pasado, las cosas mejoraron, por lo que me toca a mí, ya que como aquí está el centro de esquí, vienen muchos turistas nacionales y extranjeros a practicar ese deporte. Y para no ser menos, Lilian, la hija de Sonia aprovecha estas vacaciones para venirse a pasar en su casa. Siempre desde que los conozco, Lilian viene acompañada de algunas amigas o algún novio, pero en esta ocasión vino solita.

Desde su llegada, no faltó oportunidad de cruzarme con ella e intercambiar los saludos, o comentarios del clima, o de la temporada de esquí, o cualquier otro tema, ella es una mujer muy abierta a hablar. Pero personalmente yo cada vez que lo hacíamos notaba un aire extraño en su mirar, o en expresarse hacia mí… eso me mantuvo “despierto” y cada vez que volvía a encontrarla me acercaba a hablar de cualquier cosa para ver que descubría… pero nada.

Cierto día, suena el timbre de mi casa y voy a ver quien es, y era Lilian, que con una sonrisita me decía… “ay, sabes que no puedo ingresar a Internet con mi computadora y no se que le pasa, se que vos sabes algo de eso y te venía a pedir si por favor podrías… “, no la dejé terminar y le dije que por supuesto, que en unos minutos estaría en su casa.

Le aviso a mi mujer de esa “emergencia” de Lilian, nuestra vecinita, y pongo rumbo a su casa, llego, toco el timbre, y ella me abre diciéndome…”pasa, estás en tu casa”… y hablando del tema de su computadora subimos a su dormitorio, donde en una mesita muy bien ubicada tenía su computadora portátil.

No he descrito a Lilian, ella con sus 26 años, estaba muy buena, mide más o menos 1.70, unas tetas muy prometedoras, buena cintura, y una herencia de su mami, un culo divino, redondo, con unas nalgas que parecen partirse cuando se mete un pantalón ajustado.

Así que me siento, y me aboco a ver cual era el problema que le impedía acceder a Internet, la revisé de todos los lados…y todo estaba bien… pero no lograba conectar, así que procedí a lo que tenía que haber hecho al principio, ir al router y fijarme si estaba encendido… y no lo estaba, así que lo encendí…y listo…

Terminada la tarea… Lilian que estaba sentada en su cama, observando mis movimientos, me preguntó ¿y que tenía? volviendo a poner esa carita con ese aire extraño que me venía intrigando. A lo que le contesté que no tenía nada malo, solo que no había encendido el router y por eso no se conectaba, pero… y ahí hago una pausa, a lo que ella me dice, “…pero qué” mientras apoyaba su mentón en ambas manos…y sonriéndome. Le digo… “se me hace raro que esto no lo hubieras sabido hacer” es algo muy sencillo que cualquiera lo soluciona.

Entonces ella me dice, muy sonriente… “es verdad, tenés razón… lo hice a propósito porque te quería hacer una pregunta, y no hallaba la forma de estar un momento a solas y bien tranquilos”. Bueno, tú dirás… le dije, pregunta lo que quieras.

Ella hace una pausa y me pregunta:

¿Vos y mi madre, tienen algún secretito muy bien guardado? Creo que ahí mi cara pasó por todos los colores habidos y por haber… y le dije… “Noooo, ¡como puedes pensar en eso!”… y ella me contesta, “Mira Fede, indirectamente mi madre me lo dijo, porque en una oportunidad allá en mi casa de Buenos Aires, levanté el tubo del teléfono para hacer una llamada desde mi dormitorio, y estaba hablando mi madre con una amiga… y sin querer oí en esa conversación, que ella le comentaba sus aventuras contigo”.

Huyyyyyy pensé para mis adentros… se cagooo todo. Pero lo que me dijo luego me tranquilizó. Me dijo…. “Mira, no te preocupes por mi parte, si tienes aventuras con mi madre, se que mi padre no la satisface como debe y ella tiene derecho a gozar como mujer, y me alegra de que seas vos que te conozco”…

Yo en ese momento largo un suspiro de alivio…. diciéndole: “Gracias por ser comprensiva y…. “, no me deja terminar la frase, y me larga un… “Peroooooo, hay otra cosa mucho más importante que quiero preguntarte”… Y bueno le dije… pregúntame, soy todo orejas…. Ella me dice…”¿es cierto que tenés una pija enorme? ¿Y porqué me preguntas eso?…le contesto… y me responde “porque también mi madre se lo comentó a esa amiga, así que eso me dejó intrigada, por eso te lo pregunté… así que dime ¿la tienes grandota?”

Yo haciéndome el tonto… le digo… no se, nunca me la medí (mentiras), y ella me deja frío diciéndome… “es fácil…sácala que quiero mirarla”… Pero ¿estás segura de lo que me pides?…le dije, “Siiiiiiiii, dale, no tengas miedo, sacala que la quiero ver” me dice con una carita llena de ansiedad… lo que eso me estaba ya poniendo excitado y mi pija estaba comenzando a tomar forma debajo de mis pantalones lo que ella comenzó a notar…

Así que ni lerdo ni perezoso…comienzo a bajar el cierre de mi pantalón…y extraigo mi pija que estaba ya bastante paradita…. la miraba a ella que no quitaba la vista de mis movimientos…y cuando la ve… sus ojos se iluminaron, y largó un “Ahhhhhh mmmmmmm” a lo que yo le pregunto… ¿…y satisfecha ya?

Ella contesta… “Ummmm, papito que pedazo de pija tenés… con razón mi madre estaba muy feliz contándoselo a su amiga… mirá mi vieja…lo que se come cuando viene” Yo le digo… bueno, ya está, la viste… vamos a comportarnos porque esto se está saliendo fuera de órbita… y ella,…”no Fede…no está aún…vamos a medirla quiero saber cuanto te mide…”

Saca del cajón de su mesita de luz, una regla y viene y se arrodilla frente a mí… me toma la pija que con sentir el contacto de la suavidad de su mano se me puso durísima, y con la otra coloca la regla sobre mi verga y la mide… “papito… 19 cms… que pedazo de pija que tienes…” yo ya estaba para cualquier cosa…así que le dije “Mira Lilian… si la deseas es toda tuya, pero hace rato que estoy aquí y mi mujer se va a poner molesta, así que vamos a coordinar para algún momento si deseas tenerla”

Ella me dice…Noooo, ¡A h o r a!, no quiero perderme la oportunidad, y toma la pija con sus manos y comienza a lamer la cabecita, le da chuponcitos, lame desde la cabeza hasta mis huevos…pasando por todo el tronco, mirándome a veces… y luego la introduce en su boca, dando pequeños chupones, hasta que la mete casi toda dentro… para sacarla y exclamar… “¡Que pijota hermosa tenés Fede! Te la voy a mamar hasta que salte esa leche, que debe estar riquísima…”

Y comienza a hacerme una mamada espectacular, cada tanto me preguntaba entre chupadas, si lo hacía mejor que su madre… yo le contestaba que si, lo que era cierto… eso parecía que le daba estímulo, ya que me la chupaba más rico, corría la piel dejando toda la cabeza descubierta y con la lengua hacía círculos sobre ella…causándome un placer enorme… ella continuaba con ese trabajo placentero… y le dije… “no quiero terminar en tu boca solamente” y que te quedes con las ganas, ven, ponte en cuatro patas en la cama.

Ella obedece… se baja el jeans con bragas dejándome ver el culazo hermoso que tiene y se coloca como le pedí… dejándome a la vista el negro agujerito del culo, centro de dos nalgas redondas y su concha que babeaba ya… así que me pongo detrás de ella y comienzo a pasar la cabeza de mi pija entre sus nalgas, por su culito, hasta que llego a su concha… cuando siento su voz jadeante, diciéndome… “por favor… no seas malo… métemela toda de una vez…la quiero dentro de mi concha”

No me hice esperar, de un solo envión se la mandé toda dentro, ella largó un fuerte “aaaaaassssiiiii, que ricoooooooo” y comencé a bombear, mi pija parecía un pistón entrando y saliendo de su concha, yo le preguntaba si le gustaba como me la estaba cogiendo, y ella me contestaba que si…que le encantaba, que iba a ser mi putita junto a su madre… que se entregaría cada vez que se lo pidiera… que sería toda mía…y un montón de cosas más.

Así que le dije que me avisara cuando estaba por venirse, para hacerlo juntos… y me comenta… no papi…noooo… quiero que me des la leche en mi boca, esa pija hermosa tiene que ser mamada por esta boca, que quiere saber el gusto de tu leche…

Cuando estaba por venirme se lo avisé y ella sale de la posición arrodillándose en el piso comenzando a mamármela de nuevo… diciéndome. dame tu leche papi, dámela toda, dámelaa…y me masturbaba la pija poniendo la cabecita en su boca…

No aguanté más y comenzaron a salir los latigazos de semen, uno, dos, tres…que fueron a parar a su garganta… y ella tragó con gusto…saboreándose, lamiendo la pija…chupándola…

Así que cuando terminó, se para…nos abrazamos, y me dice…

“Este va a ser nuestro secreto, seré tuya cuando quieras y donde quieras”…. y yo bajando mis manos acaricio sus nalgas, y con mi dedo mayor…toco su culito… a lo que ella, me vuelve a decir… “y también te daré mi culito, pero eso será otro día”.

Así que ahora… más que feliz y contento, tengo dos hembras hermosas a mi disposición, un modelo más veterano y otro modelito más joven… las dos, madre e hija cogen de lo más divino, las dos maman riquísimo mi pija… y las dos tienen un culo buenísimo… las disfruto enormemente.

Espero haya gustado el relato… y no es salido de mis fantasías…pura realidad.

Autor: Fgimp

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.