Madre que no puede olvidar

¡Comparte!

Me comencé a masturbar en la escalera… estaba acostada en la escalera, con la bata abierta, me tocaba los pechos y mi vagina, ya no pensaba en nada, parecía una perra en celo, estaba muy caliente, quería seguir mirando, me paré, me asomé por su puerta y seguí mirando cómo se corría una rica pajita con mi tanga en la mano.

Hola, soy una mujer de 41 años, casada, con mi esposo tenemos una relación sexualmente muy, muy activa… vivimos en una zona minera y él trabaja 4×4 (4 días en la minera y 4 días en casa), cuando está en casa tenemos sexo muy seguido y cuando está trabajando tenemos sexo telefónico, no siempre pero si muy a menudo…

Tenemos 2 hijos, uno de 20 y otro de 12 años. El de 20 lo tuvimos cuando pololeábamos (novios), el pequeño lo quisimos tener cuando estábamos estables económicamente…Con mi esposo siempre leemos las historias de esta página, pero nunca las de incesto, no nos llaman la atención (por eso sé que él no leerá este relato).

Bueno, vamos al grano… mmm no sé cómo empezar…

Una noche que mi esposo se encontraba trabajando, yo ya me había acostado, mi hijo menor estaba durmiendo en su habitación, mi hijo mayor estaba con su novia en el living viendo una película… yo me levanté a tomar agua, pero estaba todo oscuro, fui al living y solo vi a mi hijo en el sofá (estaba de espalda, solo se veía su cabeza), me acerqué despacio, cuando iba llegando me di cuenta que su novia le estaba haciendo sexo oral…me alejé inmediatamente, pero no alcancé a ver nada.

Quedé muy intrigada y algo excitada… como no me vieron me atreví a volver, lo hice sigilosamente…  estaba parada justo atrás de mi hijo, ahora si veía como ella subía y bajaba su  cabeza con el movimiento, quería ver el pene en su boca, pero no podía, si podía ver que mi hijo le tenía la mano en su vagina, le había subido toda la falda…   esta escena me excitó mucho más… me retiré despacio directo a mi pieza, me metí en la cama y me comencé a masturbar…

Estaba metida en mi cama, me saqué mi tanga y me comencé a tocar, me mojé muy rápido, estaba muy caliente, entonces llamé a mi esposo para una sesión de sexo telefónico, él estaba durmiendo pero accedió (claro que no le conté porque estaba tan caliente).

Ya habían pasado varios minutos desde la escena del sofá, en eso mi hijo entró a mi pieza, me preguntó: “Estás despierta?”, luego y se acostó al lado mío a ver TV… Me dijo que su novia se había ido (vive en el mismo condominio o villa), me preguntó con quien hablaba, “con tu padre”, le dije,   y quiso saludarlo, estaban hablando por teléfono, mi hijo acostado al lado mío y yo masturbándome bajo las sábanas…  No sé porque, pero casi no podía reaccionar…

Luego se despidió de su papá y me dio un beso en la mejilla, se iba a su dormitorio…Lo que hice luego fue muy tonto… al besarme me puso su mano en mi cara… y sentí el aroma de la vagina de su novia, tomé su mano, con la otra mano tapé el auricular del teléfono (para q mi esposo no escuche) y le pregunté, “Fabián, ¿que estabas haciendo con estos dedos?”, lo dije con  voz algo coqueta (que tonta, soy su madre…).

Se puso nervioso, me dijo que nada, entonces me acerqué sus dedos a mi nariz, los olí, luego chupé dos de sus dedos y me reí, dije: “mmm, no me equivoco, pero no importa, hombre… es normal”, pero me fijé que su cara cambió de asustado a excitado… creo que fue al chupar sus dedos, me preguntó, “¿Qué estás pesando que hice mamá?”, y no retiró su mano que estaba frente a mi cara, volví a chupar sus dedos, ahora mirándolo a los ojos, luego retiré su mano y dije “ve a acostarte”.

No dijo nada, se paró, me miró, pero cuando se iba vio mi tanga en mi cama, se sonrió y la tomó… “¿Qué haces?”, le dije, se paró al lado de mi puerta y dijo que si los quería que los fuera a buscar… sabía que no iría… nunca nos habíamos cruzado alguna mirada coqueta o algo por el estilo… solo en ese momento.

Se rió y se fue, mi esposo seguía al teléfono, hablé pero el pobre se había quedado dormido, ufff, con lo caliente que yo estaba. Colgué y me seguí masturbando, ahora completamente desnuda y encima de las sábanas, ya no me importaba si mi hijo entraba, no sé si a todos les pasa, pero en ese momento no pensaba mucho en las consecuencias.

A esa altura ya estaba muy caliente y mis dedos no eran suficientes para acabar… así que me puse una bata y fui a su pieza. Me paré frente a su puerta y la abrí despacio, solo tenía el televisor encendido, no me escuchó ni me vio… él estaba sentado en el borde de su cama, sin camisa y con los pantalones más debajo de sus rodillas…  se estaba masturbando… con la otra mano sostenía mi tanga y la acercaba a su nariz y a su boca…

Ufff … es lo que quería ver… pero me quedé congelada,, luego me fui, no alcancé a bajar a mi habitación y me comencé a masturbar en la escalera… estaba acostada en la escalera, con la bata abierta, me tocaba los pechos y mi vagina, ya no pensaba en nada, parecía una perra en celo, estaba muy caliente, quería seguir mirando, me paré, me asomé por su puerta y seguí mirando cómo se corría una rica pajita con mi tanga en la mano,  fue aumentado la velocidad de sus movimientos…  hasta que con una mano extendió mi tanga y acabó esparciendo su leche en mi tanga, también saltó a la pared y la alfombra.  Todo acompañado de unos ricos quejidos…

Se quedó unos segundos tocando suavemente su rica verga…  adivinen, ¿que hice?… (Era la oportunidad para retirarme, ¿cierto?, aun tengo el sentimiento de culpa…  creo que debí irme a dormir)…

Le hablé… le pregunté: “¿Ya terminaste?”… me miró asustado, solo dijo “¡mamá!”. Cerré mi bata, me acerqué a él le dije, “disculpa, no te quise interrumpir, es la paja más rica que he visto, me gustó mucho”…

Él no decía nada…  me agaché frente a él, le saqué las zapatillas, el jeans y sus bóxer…  tomé sus bóxer y los olí… “mmm esto huele a hombre…me los llevaré”, “¿Qué harás?”, le dije que me masturbaría… que si él lo hizo con mi olor no le molestará que yo lo haga con el suyo, luego bajé la vista a mi tanga, estaba llena de semen, le pasé mi dedo y dije “mira cuanta lechita desperdiciada”, saqué mis dedos llenos de semen y los chupé frente a él…

En vez de seguir asustado, esto lo excitó y su pene se repuso con una gran erección, y mirándome a la cara se siguió masturbando… nuevamente desabroché mi bata y le dije “déjame ayudarte”, tomé su pene y lo comencé a masturbar yo….

No pensaba en nada… en nada más que en su pene… Él se paró, cerró la puerta, yo me paré, me terminó de sacar mi bata, nos acostamos en su cama y me besó…

No les contaré detalles, pero mi hijo resultó ser un buen amante…empezó arriba mío, luego yo estuve arriba de él…  luego me puso en cuatro y me dio con todo… hasta por mi ano… tuve muchos orgasmos, no sé cuantos, él acabó dos veces, una en mi ano y otra en mi boca…

Dos días después conversamos, le pedí perdón y quedamos en que nunca más se repetiría…

Pero ahora, al relatar la historia me he excitado mucho, estoy sola y él está en su pieza, ¿qué hago?, tengo muchas ganas de subir… ufff, estoy muy excitada…  fue tan rico ese día…mmmm.   Aay, no sé que hacer…

Autora: Susana

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

3 Comentarios

Dejar un comentario
  1. amiga que relato tan erotico yo te recomendaria k lo agas siempre y cuando el cuerpo lo pida y si no pues

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.