MAMI, SANDRA, DANIELA Y YO I

Hola Amigos, acá es Marco, estoy escribiendo después de conocer muchos relatos de amor entre familiares y también para comentar las experiencias que sucedieran conmigo, el amor especial que tenemos en nuestra casa.

Escribo para comprender mejor el amor que vivimos todos, compartiendo nuestras ideas, cambiando ansiedades, alegrías, particulares y dudas, es muy difícil hablar de este tema, pero me parece oportuno, mi hermana Sandra que lee los relatos conmigo en la Web y también escribió esto junto conmigo, nosotros descubrimos un gran número de amores parecidos con lo nuestro a pesar que algunos relatos no son verídicos y esto no es un relato de sexo, más de un amor muy bello y una parte de la historia de mi vida, voy relatar lo que sucedió en mi familia, como el amor filial desconocido surgió en mi familia.

Yo con 21 años trabajaba con mi padre en su oficina y noviaba con Daniela hacia algunos años, hija sola, rubia, 19 años, ojos claros, una chica como las otras de su edad, yo fui su primer hombre cuando ella tenia 18 años, muy caliente y morbosa seguimos apasionados, gusto mucho del sexo y ella que me permite todo lo que deseo, nuestra relación siempre fue la mejor posible, siendo cómplices con nuestro amor, las familias son amigas y todo seguía muy bien en nuestra vida afectiva, ella haciendo clases de Universidad, apuntamos su cabo como la data para nuestro matrimonio, y Daniela pasó a vivir más en mi casa que en la de ella, mis padres gustaban mucho de la nuera y la habitación de mi hermanita Sandra pasó a ser de ella también.

Cuando menos se esperaba, mi padre murió de infarto con 47 años, suceso que cambió la rutina de nuestro lar, fue muy difícil para la familia y Mami (Laura) sintió una fuerte y profunda depresión nerviosa tumbándola en cama, y su salud pasó a ser peligrosa, yo, mi hermana y mi novia muy preocupados dormíamos con ella en su cama, haciendo cariños para llenarle valor, nada hacia ella para reaccionar, hasta que la invité para que juntos cuidáramos de la oficina de mi padre, fue la solución, ya mejor Mami dijo que yo había hecho volver sus motivos de vivir y ahora era el hombre de la casa y ella la matriarca.

La vida fue retomando su normalidad, pasé a vivir con las tres mujeres en casa siempre cuidando de confortar a mi hermana, mi Mami, y noviando con Daniela, seguía la recuperación de Mami, yo dividía mi atención con ellas y la vida cambió, olvidé muchos amigos, mi tiempo después del trabajo fue solamente para mi madre, mi hermana y mi novia, o sea, la familia pasó a ser mi primera preocupación, nuestras relaciones familiares fueran para mis suegros, mi abuela y pocos amigos, solo los más próximos.

En las noches seguimos los cuatro a hablar y mirar la Tele en la cama de Mami, yo cambiaba caricias abrazando a las tres y cuando no dormíamos todos con Mami en su cama, yo en la habitación de las chicas noviaba con Dani, y eso interesaba a Sandra que miraba todo en su babydol muy transparente, Dani no le importaba con la presencia de Sandra, yo sacaba sus grandes pechos al aire y los acariciaba, yo veía a mi hermana muy atenta en nosotros, ella se parece mucho con Mami a pesar de más pequeña, senos grandes y firmes, la piel rosada, yo pegado a mi novia cambiando miradas y sonreídos con mi hermana, notando y comparando los detalles del cuerpo de chiquita de mi hermana, con el cuerpo maduro de Mami y concluí que las dos son muy parecidas y preciosas.

Mirar el cuerpo de mi hermana no es algo nuevo para mí, en nuestra casa en la parte de arriba, todos siempre transitaban desnudos, unos y otros naturalmente, y en la suite de mi padres desde niños yo, Sandra, Mami y Papi hacíamos baños juntos en la jacuzzi todos los días, y hoy ahora sin Papi aun hacemos baños los tres juntos en la jacuzzi y más, en mi cuarto y de Sandra, tienen una puerta interna que permite comunicarse las dos habitaciones con nuestro baño común y nos miramos sin ropas todos los días en el dormitorio o baño, las puer

tas estaban siempre abiertas, eso es normal entre yo y Sandra.

Mi hermanita presenciaba mi intimidad con Dani que rozaba en mi a las miradas de Sandra, cachondos íbamos a mi habitación, yo no cerraba de todo la puerta interna y mi hermana espiaba lo que sucedía en la cama entre yo y mi novia que no se importaba con eso, yo posicionaba a Dani de modo que mi hermana mirase todo en detalles, yo cogía mi novia mirando a mi hermana, cuando Dani chupaba mi verga yo cambiaba sonrisas con Sandra y eso ampliaba mi excitación, me gustaba mirar su cara cuando la boca de su cuñada tragaba mi verga toda hasta las pelotas, la verdad es que mi hermana gustaba de espiarme follando mi novia.

Las libertades entre los tres crecieron en poco tiempo, y las chicas pasaran a caminar solo con braguitas sin ceremonia, en ese verano mi hermana estaba maravillosa con la piel quemada por el sol y las grandes tetas destacadas por las marcas de su pequeño bikini, yo miraba su cuerpo con admiración.

Sin Dani en casa y los dos en mi habitación, ella solo de braguita hablaba de sus clases de baile, yo desnudo mirando a ella bailar y sus pechos quemados volando al aire mi pene empalmado, ella no conocía así tan cercano la hinchada y enorme verga, me gustó mucho que ella cambiara sus miradas entre mi ojos y mi polla dura mientras bailaba, después ella fue al baño y volvió desnuda diciendo que iba mostrar la última clase de baile y empezó bailar para mi, yo mirando su cuerpo quemado, la rajita, su sensualidad con la “danza árabe”, los brazos arriba los pechos estaban maravillosos, largas miradas para mi pene duro fueron el regalo de mi hermana bailarina, estaba acostumbrada a verme desnudo, pero no empalmado y muy cerca, despacio fue manoseando mi verga con sus miradas, ella ahora quemada del sol, las tetas estaban tan preciosas, al final de la bailada árabe sensual y las miradas para mi verga dura, en pie grité "Bravo" y la abracé enconchando su cuerpo con el pene enorme y duro de piedra y pasé tocar sus senos y pellizcar los pezones…

Con eso surgió un clima raro entre yo y mi hermana, otro día los dos desnudos ella se sentó encima de mi piernas, acomodé mi verga dura entre los muslos rozando su rajita virgen, fue muy bueno sentir la piel maciza, apretar las tetas firmes y los pezones erectos, sentí que ella estaba cachonda con lo manoseo en las tetas, ella abrió las piernas y acaricié la rajita de Sandra con pocos pelitos, haciendo caricias en la piel de los labios de la vagina y así comenzaron nuestras caricias sensuales, mi hermanita ya era una linda y muy preciosa morocha, soy su hermano, siempre se sintió muy tranquila y confiada en mi, permitió que yo depilase su rica conchita cambiando sonrisas y besitos conmigo y nuestras intimidades fueran creciendo.

Era una rutina, ella bailar desnuda y después sentarse en mi verga y hablamos cambiando caricias, tanto es que algunas veces yo no tenia erecciones, yo estaba muy bien follado por Dani, pero ella se deslumbró cuando sus manos delicadas tocaron mi pene por primera vez, el estaba flojo y su tamaño es la mitad de cuando está duro, pero yo diciendo lo que ella debía hacer, la verga fue creciendo y engrosando en las manos de mi hermanita, cuando la polla estaba dura pregunté a ella si ya había visto una gozada de hombre, ella respondió que no más quería ver y así salió la primera de las muchas pajas que ella me hizo, gocé en sus pechos, hice una masaje en sus senos con la leche caliente.

Yo estaba mirando una revista porno en mi cama cuando Sandra entró solo de braguita preguntando "¿que haces, mí príncipe?", sin responder nada abrí las piernas y mostré mi pené duro para ella, cambiamos una sonrisa, ella se aproximó acariciando mi verga con sus manos, fue mostrando en la revista toda trepada mientras me hacia una paja, ella vio en la revista porno todas las maneras de sexo oral y también después de coger la mujer en la concha y culo en posiciones explícitas, y como el hombre gozó en las tetas.

La paja seguía hasta que yo dije que estaba con saudades de las caricias de mi novia, ella sonrió diciendo, "yo puedo hacerte las mismas caricias que Daniela mí amor…", ella se tumbó a mi lado y por primera vez nos besamos en la boca con pasión, nuestras lenguas juguetonas volvían como serpientes, mirando en mi ojos ella dice, "príncipe, puedes hacer conmigo todo lo que haces con Dani en la cama…", miré sorprendido, ella quería darme su conchita, yo no tenia gan

as de coger mi hermanita, pero ella quería comerme y no podía que se pasase en blanco, besé, mamé sus pezones y ella gimió, saqué su braguita, le hice cariños, besé y lamí los labios de la rajita rasurada hasta que ella se corre.

Las primeras intimidades fueran muy buenas, ella acariciando mi verga a gusto, yo lamiendo todo su cuerpo, mamando sus pezones y besando la conchita, al fin de nuestras caricias ella me hacia una cubana y yo gozaba en sus pechos deliciosos.

Todas las noches que Dani no venía en casa, después de Mami dormir yo excitaba a mi hermanita virgen desnuda en mi cama, pasado más de un año, las cosas entre yo, Dani y mi hermana seguían muy bien, Dani no se daba cuenta de nada y seguía cada vez más apasionada, dormíamos los tres en la cama con Mami, abrazando a las chicas yo besaba sus cuellos y lamía sus orejas, Dani es mi futura esposa, Sandra mi enamorada secreta y los tres tenemos muchas intimidades, yo hacia caricias en las dos chicas al mismo tiempo.

Mami en su babydol muy transparente atenta en nosotros, miraba mi ojos, y yo notaba sus pezones erectos, desde que Mami enviudó no tuvo ningún hombre, solo vivió para sus hijos, su nuera y el trabajo, Mami es madura pero aún joven y por la situación tiene las mismas o más necesidades que Dani y Sandra, abrazado con las chicas yo tentaba amenizar la situación enviando besitos y sonrisas para Mami.

En la oficina todos los colaboradores ya habían ido y solos los dos Mami comentó que estaba aburrida conmigo y preguntó por que yo hacia muchos más cariños en las chicas que en ella, pensé, "¿es posible mi madre tener celo de las chicas y desear también mis caricias?"…, sorprendido no creí que podía haber celo entre ellas entonces dije, "ohhh Mami, no sea por eso, voy hacerle muchas caricias, las mismas de las chicas…", de pie abracé Mami por la espalda con las manos en su barriga, agarrando las nalgas, besando su cuello, lamiendo sus orejas.

Mami cerró los ojos y me dice, "Marco, estoy volando en tus brazos cariño, sigue abrazándome fuerte hijo que estoy necesitada…", Mami apretando la concha contra mi verga se derretía con mi caricias, besos y lamidas en su cuello.

La solución para aplacar sus celos de las chicas fue acariciar Mami todos los días después del trabajo en la oficina, en una de las veces mi pene comenzó a endurecer, cuando mi madre sintió la erección en su concha empezó a suspirar y apretando las nalgas contra la verga dura, yo la apreté contra mi polla, Mami debía estar tan loca por una follada que me besó en la boca y gozó solo con las caricias que hice en ella y así comenzó el amor filial entre mi madre y yo, en la oficina yo besaba mi madre de lengua, acariciaba a ella a gusto y la abrazaba.

Ocurre que en casa nosotros con vergüenza no hacíamos nada, pero yo quería pegar las tres juntas y así darle placer a Mami, como acaríciala junto con las chicas, todo parecía sin solución hasta que Dani con dolor en la espalda me pidió que le hiciera masajes en ella, al cabo del masaje en mi novia aproveché la ocasión, hice un buen masaje en mi hermana y otra en Mami también, así finalmente pude acariciar a mi madre a gusto junto con mi hermana y mi novia tranquilamente lo que fue un clima muy raro entre los cuatro.

Pronto, yo pasé a ser masajista de las tres y es el final de los celos pensé, fueran los masajes en ellas que permitirán un gran avance en las intimidades entre los cuatro, siempre empezando las masajes con Dani seguido de Sandra y Mami al final, después que las chicas dormían yo masajeaba Mami con las piernas abiertas, despacio sacaba la braguita al lado, separando las nalgas vislumbraba el agujero y la raja peluda tan cerca de mis manos que volaban acariciando los muslos en las partes internas, rozando los labios desnudos.

Yo tocaba y sentía caliente la concha de mi madre en mi manos, quitaba las luces y abrazando a Mami por la espalda hablaba en su oreja, que ella tan preciosa no debía tener celos de las chicas, que ahora iba hacer en ella todas las mismas caricias y también otras que quiera, tocando los senos sentí en mi mano sus pezones erectos, la conchita excitada con mi caricias para sentirse deseada, me gustaba dar esos cariños de hombre para Mami junto con las chicas, ella le gustó mucho de todo también y luego pasé a cambiar caricias con las tres juntas notando que ellas gustaban de rozar sus c

uerpos en mi.

Ahora eran las chicas y Mami que me abrazaban haciendo cariños juntas pidiendo para que yo hiciera masajes en ellas yo tocaba sus cuerpos con sensualidad hablando que amaba a las tres y ellas gustaban mucho de todo y fue en una noche de verano en un baño de jacuzzi que yo, Sandra y Mami empezamos nuestro amor filial juntos, Mami abrazada conmigo tocó mi polla y pelotas, haciendo caricias largo rato, mi hermana miró todo y pasó a hacer lo mismo, yo por instinto hice cariños en ellas tocando en la concha de mi madre, que con los ojos cerrados sonreía con las caricias, rocé mi pene sin erección en la concha de Sandra besando su oreja, acariciando los pechos y pellizcando los pezones, después fue la vez de Mami para caricias y pellizcadas.

Hice de todo para las dos por largo rato, tocar a gusto y con permiso, las partes íntimas de mi madre y mi hermana juntas, manoseando mi verga despertó en mí atracción por ellas, yo pasé a tomar sus cuerpos y tocarlas de la cabeza hasta besar los pies y ellas eran muy felices con esto, ahora las dos estaban muy cariñosas con mi polla.

Cierta vez mi hermana estaba en la ducha en nuestro baño, fui desnudo a mirar sus intimidades, los senos con aureolas largas, al rasurar las piernas y la conchita ella miraba mi pene erecto, yo veía muy cerca todas las transformaciones del cuerpo de mi hermana, de niña a mujer desde que sus vellos y tetas iniciaran a crecer, sus costumbres íntimas, hasta los ciclos menstruales, cuando ella acabó la rasura entré en la ducha junto con ella tomando sus nalgas y rozando mi polla en la raja lisa, enjabonando sus morbosas tetas, cuando Mami entró y miró a los dos abrazados, por la espalda de Sandra con mi verga dura entre sus piernas y los pechos en mi manos, Mami miró fuerte mi verga dura y seguimos nuestro baño.

Sandra tan hermosa con mi verga entre las piernas solo sonreía, quité a mi hermana y Mami vislumbró mi verga tamaño grande y grosor total, esa fue la primera vez, Mami miraba mi ojos y mi pene duro sonriendo, la invité a ducharse con nosotros, ella dijo, que en una próxima vez y se fue…

Otra noche yo de sunga de playa veía la Tele con Mami haciendo caricias en sus piernas cuando entró Sandra solamente de braguitas, yo la abracé y nos acostamos juntos, ella enconchó sus nalgas en mi verga, tomó mi mano y la llevó a sus senos, apretando la concha contra mí pene, estábamos en roce a las miradas de Mami, cuando Sandra se levantó su braguita estaba toda entre las nalgas y la concha al aire, Mami vio eso y miró mi pene enorme que había salido la cabeza de la sunga, yo no tenia como disfrazar la erección, ella reparó en la verga que era un escándalo, mirando el volumen preguntó si la sunga no estaba muy apretada, yo respondí sí y ella dice que yo debía sacarla para más libertad y ver por primera vez mi verga dura cercana, Mami que luego tomó en su mano dice, "mi bebé es un hombre ahora, estoy conociendo la bella polla que Daniela tiene para sí…, que mujer no es feliz con ese monumento…, hijo, tu pene duro tiene el doble de tamaño de cuando está flojo…".

Mami examinando mi verga dura se sorprendió con el porte y tan grueso, lo tengo con 18cm de longitud por 5cm de grosor, los ojos decían que Mami estaba encantada porqué besó la cabeza muchas veces hasta que empezó a acariciarme con morbo, me acosté a su lado boca arriba, sus manos hacían arriba y abajo con la piel, mirando eso ella me puse en trance y los cariños cambiaron para una paja, pensé que era eso que Mami deseaba, ya iba gozar en sus manos cuando gemí.

De súbito Mami despertó del trance, se puso de pie y fue al baño diciendo, "quité la lámpara hijo y ven acá conmigo esta noche", yo desnudo con mi polla dura como acero, con el cuarto oscuro abracé a mi Mami por la espalda agarrando sus gustosas nalgas, ella había sacado su babydol y estaba solo de braguita, yo acomodé mi verga entre sus piernas y la concha separado de ella solo por su braguita, el rincón estaba muy caliente, hice cariños en las tetas y pellizqué sus pezones erectos, besando su cuello y orejas, hablaba palabras amorosas, Mami permitió todas mi caricias hasta que cogimos, ella gozó y dormimos así abrazados desnudos…

Era claro que mi hermana gustaba de mi polla, ella roza en mi a cerca de Mami que ya había visto los dos rozando desnudos en el baño y no comen

tó nada, pero ahora ella conoce mi verga dura.

Hice en Mami caricias de hombre en las tetas y las mismas de aquel día en su hija y ella hasta gozó con los roces, parece que ella no se importaba en nosotros seamos madre, hijo y hermanos, eso despertó el amor filial que yo ahora conocía en mi, a pesar de ser mi hermana y madre, yo pasé a amarlas y mirarlas con otros ojos.

Sandra una chica muy caliente, yo su enamorado secreto.

Mami una viuda muy preciosa, mi cómplice y una mujer rara deseosa de caricias.

Así fue el inicio de nuestro amor filial y de la relación familiar.

Autor: Marco & Sandra

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *