MANUEL Y PAMELA (parte 1)

¡Comparte!

Llegaste tu al hotel en el que habíamos quedado de vernos esa mañana, nervioso y pensando en lo que podría pasar mas adelante, cuando pediste lahabitación, dijiste al encargado que esperabas la visita mas tarde de un "amigo" que te entregaría unos documentos y con el que platicarías durante unashoras, por lo que querías que lo dejaran pasar sin problemas, el encargado te dijo que si, que no había problema y te dio la llave de la habitación. Cuando llegaste a ella la examinaste y pensaste que si, que era un buen lugar para nuestro encuentro. Rápidamente me llamaste al celular y me dijiste que ya todo estaba arreglado, me diste el número de la habitación y me dijiste que me esperabas.

Yo terminé el café con el que me había estado entreteniendo, apagué el cigarro y pedí la cuenta en ese restaurante tan cercano al hotel en el que habíamos quedado de vernos, cuando me levanté, sentí como la tanga de hilo dental que me había puesto en el baño de ese restaurante se encajaba un poco más entre mis nalgas y como mis medias de red apretaban mis muslos, tomé al hombro la maleta que contenía todo lo necesario para mi transformación y con paso seguro me dirigí hacia el hotel, no hubo mayor problema para pedir el acceso a la habitación y toqué levemente la puerta indicada.

Escuché ruido adentro y entonces abriste la puerta…las piernas me flaquearon de la emoción que me producía verte, no te niego que sentí un escalofrío cuando amablemente me invitaste a pasar y cerraste la puerta detrás de mi, una vez que habías puesto elseguro y mientras yo examinaba el lugar, me abrazaste desde atrás fuertemente y dijiste a mi oído nuevamente: "bienvenida muñeca, te estaba esperando" y pasaste tu lengua caliente por mi oído mientras me presionabas contra ti y mis nalgas sentían como tu hermosa verga también me daba la bienvenida. Cerré los ojos y a mi mente vinieron los bellos recuerdos que aún tengo de nuestro primer encuentro en el NH.

Como pude y sin desearlo mucho me desembaracé de tu abrazo y dándome vuelta para quedar frente a ti te di un rápido beso en tus labios y te dije con la voz más femenina que pude "dame un segundo mi amor, déjame pasar la baño para ponerme cómoda" y coquetamente corrí hacia el sin darte tiempo de nada más.

Una vez sola en el baño y sintiendo aún la fuerte presión de tus brazos, la humedad que habías dejado en mi oído y tu olor de macho excitado, abrí la maleta y saqué todo lo que en ella había, ordenándolo sobre la mesita que allí encontré. Me despojé de mi ropa de hombre que no iba a ser necesaria durante las siguientes horas y me quedé solamente con la tanga de hilo dental roja y esas medias de red rojas tambiénque tanto me gustan. Deseé una vez más no haber sido tan velludo y que mis senos fueran un poco más grandes, pero en fin, no había nada que hacer para ello, menos en este momento en el que sabía que me esperabas afuera de ese pequeño baño.

Primero tomé el brassiere negro y me lo puse acomodando los tirantes para que no quedaran desalineados ya que eso no me agrada y lo ajuste para que cubrieran mis pechos como toda una damita, después me decidí por una pantaleta roja también para ponerpor encima de mi tanguita, para de esa manera hacer aún más "difícil" tu acceso hacia mi sexo, me coloqué el baby doll negro que había comprado especialmente para este encuentro y lo ajusté con la cinta que se amarraba por detrás para ajustar un poco el tamaño demi vientre, después me calcé los zapatos de tacón que tanto me gustaban y caminé un poco por el baño para adaptarme a ellos, pinté mis labios de un rojo intenso, me coloqué los aretes, el collar y las pulseras y deseé como nunca haber traído conmigo una peluca pero tampoco es algo que pudiera resolver en ese momento. Apliqué un poco de rubor a mis mejillas y unas gotas de perfume en las zonas estratégicas de mi cuerpo, tomé una pastilla de menta que me daría un mejor aliento, respiré profundamente y salí del baño.

Tú estabas recostado en la c

ama aún vestido, veías en la televisión una película porno en la cual un negro impresionante sodomizaba a una rubia platinada de senos enormes y evidentemente esto había ayudado a incrementar tu erección que se notaba claramente aunpor debajo de tus pantalones de mezclilla, desviaste tus ojos hacia mí y adiviné en ellos tu deseo, me observaste y me hiciste sentir que con los ojos me poseías, en tu boca apareció una sonrisa y te incorporaste un poco de la cama mientras me decías, "ven Pamela, acércate a mi" caminé torpemente hasta quedar justo enfrente de ti, que ya estabas sentado enel borde de la cama y te dije suavemente "aquí estoy amor, para ti".

Me acariciaste por encima de mi lencería, pasaste tus manos por mi pecho, por mis piernas, me diste la vuelta y acariciaste mis nalgas, mis muslos, mi espalda y suspirando, pasaste tus brazos fuertes por mi cintura mientras me apretabas contra ti y sentí tu cara pegada a mi cuerpo mientras tu manos subían a acariciar mis pechos por encima de esa deliciosa ropa.

Nuevamente y sin desearlo mucho, me zafé de tus brazos y me di la vuelta buscando el control de la televisión para apagarla y poner el radio, localicé una estación con música suave y corrí a bajar las luces para dejar el cuarto un poco en penumbras, con completavisibilidad pero en un ambiente mas íntimo. Tomándote de la mano, te invité a bailar conmigo y nos abrazamos mientras nos movíamos al ritmo de la música…

Desde ese momento era evidente que tú tenías el control, me movías a tu antojo sobre nuestra improvisada pista de baile y yo me intoxicaba con tu aroma, con mi cara sumida en tu pecho, con tus firmes brazos protegiéndome y tu verga presionando mi vientre, después de un tiempo (no se cuanto) levanté mi cara para verte a los ojos y por un instinto natural de mujer, mis labios buscaron los tuyos, lentamente acerqué mi boca a la tuya y besé suavemente tus labios de hombre, tú respondiste al beso suave, mismo que poco a poco se hacía más intenso, mi lengua salió y presionó tu boca para que la abrieras y le dejaras entrar, lo hiciste lentamente y encontré tus dientes húmedos y la punta de mi lengua se encontró con la tuya, a partir de ese momento la locura se desató en ese beso y fue ya más un juego en donde nuestras lenguas se exploraron mutuamente y nuestroslabios se sellaron con las bocas abiertas y un beso profundo nos sumió en el placer de los amantes, mis brazos alrededor de tu cuello y los tuyos abrazándome por la cintura, intercambiando nuestra saliva y nuestro deseo, lentamente y sin dejar de besarnos te llevé al sillón que había en la esquina y comprendiste lo que yo quería por lo que te sentaste en el y te besé una vez más antes de separarme de ti momentáneamente.

Suspiré de manera profunda y traté de poner mis ideas en orden, luego, busqué en el radio una música un poco más movida y una vez que la encontré me di la vuelta frente a ti y empecé a bailarte sensualmente, cerca de ti pero sin dejar que me tocarás, movía mis caderas al ritmo de la música y acercaba mis pechos a tu cara, pero no dejaba que tú te movieras, deslice mis nalgas por tu pecho, me senté sobre ti y moví mis caderas encírculos sintiendo la dureza de tu verga erecta, me moví como una gata caliente y pasé mis manos por tu pecho mientras desabrochaba algunos de los botones, dejando ver tu pecho fuerte, te acaricié por debajo de la ropa con una mano mientras la otra se ponía porencima de tu verga aún cubierta por el pantalón y tu ropa interior, acariciándote y besando tu cara, acercando mi boca a la tuya pero sin dejar que me besaras nuevamente, lamiendo tus labios sin ponerme al alcance de tus besos y sin dejar de estimularte elpecho, tu abdomen, y con la otra sosteniendo firmemente tu verga por encima de tu ropa.

¿Quieres que continué??

Dímelo amor

Mientras te mando un beso como el que te describí

Pamela

Autor: Pamela nenita4umx (arroba) yahoo.com.mx

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.