MANUEL Y PAMELA (parte 4 y ultima)

Me dijiste " aguanta mi amor, voy a empujar la cabeza adentro" y tomándome de las caderas empujaste de manera controlada tu verga dentro de mi hasta que tu bulboso y amoratado glande traspasó la entrada de mi ano, el dolor que sentí fue poco comparado con la satisfacción que me producía darte ese placer y las lágrimas que escaparon de mis ojos fueron muestra de la enorme felicidad de sentir que finalmente estaba recibiendo en mis entrañas a mi hombre. Dejaste por unos momentos la cabeza de tu hermoso pene dentro de mi, dejando que me acostumbrara a tenerla dentro y tomándome nuevamente de las caderas, emulaste un poco más, penetrando mis entrañas como durante tanto tiempo lo había yo soñado, sentí que me llenabas por completo, pero volteando por encima de mi hombro me di cuenta de que llevabas menos de la mitad de tu verga dentro de mi.

La invasión en mis entrañas por parte de tu verga se fue tornando de un dolor fuerte a un placer intenso y fue en ese momento que vinieron a mi mente las imágenes de una nena siendo desflorada por su novio, y me invadió igualmente una enorme felicidad al saber que estaba contigo, con mi macho y que me dejabas disfrutar del placer reservado para las mujeres como yo. Sentí como hacías aún más presión y entonces yo misma fui la que empujó mi grupa hacia atrás para enterrarme aún más tu pene, ya no había dolor, solo un profundo sentimiento de amor y de pasión hacia ti y de agradecimiento por lo que estabas haciendo conmigo, empujaste una vez más y sentí tus testículos chocando contra mis nalgas, en ese momento ya estaba totalmente penetrada e empalada en tu hermosa herramienta, el sacrificio ya estaba consumado y lloré de felicidad al saber que ya era ahora si en toda la extensión de la palabra una mujer,

Una vez que me acostumbré a tenerte dentro, te dije, "cógeme mi amor, hazme el amor" y así lo hiciste, bombeaste dentro de mi sacando y metiendo tu verga hasta el fondo de mis entrañas, me hacías gritar de placer con cada nueva embestida, me tomaste por lascaderas y con mi total cooperación me follaste como a una perra enamorada de su macho, me decías palabras lindas y después insultos que a mi oído sonaban deliciosos, cada vez que tu verga se metía hasta el fondo de mi me dabas una nalgada.

Después tomaste mis manos separándolas de las nalgas que hasta ese momento había mantenido abriendo y las usaste como punto de apoyo para moverme hacia delante y atrás, después las soltaste y te inclinaste sobre mi presionando con tu cuerpo el mío y buscaste mi boca de la cual estaba escurriendo saliva por el intenso sentimiento que me embargaba, en ese momento aún cuando quería, no podía yo articular palabra alguna, solamente musitaba y me sentía en una carrera hacia mi primer orgasmo el cual sentía yo quemándome por dentro, tus movimientos se hicieron de repente más veloces y llegó un momento en el que creo que perdí la conciencia, pero un momento después estalló dentro de mi una fiesta de sensaciones que me hizo ver luces multicolores que explotaron en el sentimiento más intenso que he tenido en mi vida, mezcla de euforia, alegría, lujuria y de mi clítoris empezó a salir mi eyaculación sin necesidad de haberme siquiera tocado, quedando sobre la cama como una clara muestra de mi clímax.

Tú estabas también muy excitado pero controlaste tu deseo de terminar y entonces sacaste completamente tu verga que brillaba y lucía en su máximo esplendor, solamente por un par de segundos antes de clavarla nuevamente hasta el fondo, tomaste muchas fotografías de mi ano abierto y de tu verga chorreante y palpitante y repetiste algunas ocasiones el sacarlacompletamente y después clavarla hasta el fondo.

Una vez que me habías dado el privilegio de tener mi primer orgasmo fue entonces omento para que tú tuvieras el tuyo, entonces empezaste a bombearme a tu propio ritmo, yo en ese momento ya solo era una mujer entregada, sumisa y receptiva, ya no tenía pensamientos más que el de hacerte feliz y sentía tus acometidas de manera deliciosa y me h

acían vibrar pero yo ya estaba completa. Incrementaste la velocidad de tus penetraciones y de repente sentí que tensabas tu cuerpo, metiendo aún más al fondo de mí tu verga y un calor intenso me inundó al tiempo que eyaculabas con fuerza dentro de mi, tu mujer. Solamente salía de mi boca el decirte "si, si, vente dentro de mi y hazme un hijo mi amor". Sentí claramente como chorros de semen salían de tu verga y se quedaban dentro de mis intestinos, calientes y espesos, llegando incluso a salir por las paredes de mi orificio anal de la inmensa cantidad que habías depositado en mi interior.

Volteé a verte y en tu rostro había una gran sonrisa de satisfacción y de orgullo al haber sometido de esa manera a tu hembra y entonces sin sacármela todavía te inclinaste nuevamente sobre mi y me besaste, fue un beso en el que nos dijimos todo lo que sentíamos, pasó de ser dulce y tierno a arrebatado y pasional, fue un beso hermoso en el que sellábamos nuestro pacto de ser amantes, entonces sentí como poco a poco tu verga ibaperdiendo su fuerza y su erección y salía de mis entrañas, hasta que finalmente salió completamente, sin moverme mucho la tomé entre mis manos y la acaricié suavemente como dándole también a ella las gracias.

Seguí tendida boca abajo en la cama por que no quería voltearme por el miedo a dejar salir tu esperma de mi interior, pero finalmente lo hice y sentí como gruesos goterones de semen escurrían por mis nalgas, me levanté al baño y tu leche escurrió por mis piernas debido a la gran cantidad que habías eyaculado dentro de mi, esto nos hizo reír a ambos y nuevamente me sentí muy dichosa de ser tu mujer, corrí hasta el baño en donde cerré la puerta y sintiendo como más y más esperma me escurría, volteé a verme en el espejo y me vi mujer, completa y orgullosa, caliente y enamorada, amada y deseada, feliz y satisfecha, pero mas que nada, TUYA

Siempre

Pamelacomentarios o recomendaciones bienvenidas

Autor: Pamela nenita4umx (arroba) yahoo.com.mx

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *