MAS UNIDOS QUE NUNCA

unidos nunca

Hola soy Alejandro, soy el autor del relato titulado el amor no es fácil de comprender, bueno estoy aquí para contarles una vivencia que tengo de mi relación con Juan Pablo. Ahora estoy libre de amar plenamente sin restricciones, Les empezaré a narrar lo que me pasó un día Jueves.

Me levanté por la mañana algo cansado y debilitado por un resfriado, en fin me fui a la Universidad a clases, cuando estaba en clase aburrido y enfermo recordé que había tenido una discusión muy fuerte con Pablo unas noches atrás, por eso no me tenía nada de chiste ir a la escuela, total les explicaré el motivo de la discusión con Pablo, él me fue a buscar a la escuela hace unos días antes de pelearnos, yo estaba trabajando en una investigación que me encargaron estaba muy ocupado, cuando llegó para acercarse a mí me dijo vámonos en este momento quiero pasarla muy bien contigo y tú estás haciendo esta estupidez de tarea, seguía hablando, hablando en forma muy prepotente hasta que le dije: Sabes no todo es el sexo en la vida y yo no estoy a tu disposición al momento que llegues y estés caliente y que me lo pidas y más en la forma en que llegas de tan mal carácter le dije vete estoy con una tarea me dijo: Vete al diablo aquí se terminó todo no pidas ni me ruegues lo que tanto te gusta y en ese momento enfrente de bastante gente de la Universidad se agarró su paquete y me dijo dile adiós porque ya no lo vas a saborear.

Yo estaba tan enojado y avergonzado por lo que me hizo Pablo y por su forma tan inmadura de actuar que solo le dije: No quiero volver a verte en mi vida, no quiero saber nada de ti. Y él se fue enojado y maldiciéndome, yo igual. Pasaron 3 semanas de mi rompimiento con Pablo y él no me llamaba ni buscaba, ni sabía nada de él, mi orgullo me decía que no lo llamara que no me rebajara a buscarlo eso hice, pero me sentía triste y desolado sin amor. Pasaron 4 semanas y nada sabía de él, ya me hacía a la idea de no contar con él, traté de olvidarlo seguí con mis actividades normales el trabajo y mis estudios y me dije a mi mismo este tiempo que estoy solo debo de aprovecharlo.

Pasó un mes y yo empecé a salir a divertirme con mis amigos, llegaba muy tarde a mi casa casi siempre que convivía con mis camaradas una de esas noches que llegaba a mi casa adivinen quien estaba en mi puerta esperando que llegara, era Pablo lucía alegre y radiante. Cuando llegué a subir las escaleras para arribar a mi hogar él me tomó del brazo para detenerme y me dijo: Porque no me buscaste y me besó a la fuerza, yo solo lo empujé y le dije: Ya terminamos no se porque estás aquí, vete por favor, él se fue.

Esa noche no pude dormir pensando en los buenos momentos de sexo que tuvimos y como yo era feliz a su lado, lo que él y yo teníamos era más que sexo, era amor y eso me atormentaba. Pero al día siguiente fui a la Universidad a clases y al salir de clases me lo encontré esperándome, él se acercó a mí y me dijo: Perdóname he sido un imbécil a lo grande solo dame la oportunidad de aclarar las cosas. Le dije: Esta bien, pero en otra parte, no es ni el lugar ni el tiempo adecuado para discutirlo, vi una sonrisa que se le dibujaba en su cara al oír lo que le dije.

Quedamos de acuerdo en mi casa a las 6 PM a esa hora no había nadie en mi hogar, el llegó puntual empezamos a conversar, él era extremadamente amable en todos los sentidos, me empezó a decir te necesito me siento perdido, eres lo mejor que tengo y te estoy perdiendo con mis estupideces le dije: no puedo olvidar lo bueno que tuvimos, pero no se que pensar acerca de ti un día eres excelente en todo conmigo y a los otros días eres un estúpido de mierda, te he aguantado tus celos, tus frustraciones, y tu obsesión acerca del sexo que quieres cogerme todo el día y noche, si por ti fuera no trabajara ni estudiara con tal de complacerte en la cama y que me quedara contigo fornicando.

El se quedó serio y yo le dije: Todo lo que te digo es cierto y me harta estar de vuelta en esa situación otra vez contigo, en este momento que estoy solo me siento a gusto e independiente de hacer lo que a mi más me gusta y no quiero cambiar eso. Me dice: entonces no me darás

la oportunidad de cambiar Alex, en este tiempo que no te tuve me di cuenta que debía cambiar contigo y eso haré, pero dame una oportunidad más dámela no sabes como te quiero, quiero demostrártelo. Le dije está bien, vamos a comenzar de cero, estábamos felices volvió mi color y el de él y fue algo espontáneo empezamos a besarnos salvajemente sin nada de que preocuparnos solo gozar el momento, él me lamía tiernamente mi oreja me besaba mis ojos, boca, nariz todo, yo estaba a 1000, quería todo, me rompió mi camiseta y mi ropa y me cargó y yo lo abrazaba y me llevaba a mi recámara para hacer el amor.

Estaba invadido de amor, cachondez, lo quería todo me valía si me familia llegaba en cualquier momento, todo lo tiré al igual que la ropa de Pablito, solo quería gozar, yo empecé por besar y lamer desde sus pies hasta su carnosos labios, estaba dispuesto a dejar todo atrás, quería solo complacer mis bajos instintos, nos seguimos besando salvajemente y él empezó a meter un dedo en mi hoyito, eso me gustaba bastante el lo seguía haciendo frenéticamente mientras nos besábamos, se me antojó darle una buena mamada a su gran pene que tanto me gustaba saborear eso hice y jugaba con sus bolas el gozaba al límite, me detuve solo para lubricarme mi hoyito y ponerle lubricante a su pene mientras le ponía lubricante a su pene lo masturbaba y yo gozaba de lo lindo.

Por fin tenía su pene en donde lo quería adentro de mí y muy adentro eso me daba escalofríos y placer, él y yo solo nos mirábamos intensamente mientras me la metía y sacaba de golpe eso me gustaba, nos besamos tiernamente y me dijo al oído entrégate más a mi, yo lo hacía sin importar nada, y para mi el sexo se convirtió en algo que puede ser puro e íntimo de una pareja que se ama. Hasta llegar a ser algo sucio rico o sea coger sin tapujos ni miedos experimentar todo con tal de llegar al orgasmo.

Así llegamos a estar teniendo sexo frenéticamente hasta que llegó mi familia, y me tocaban el claxon para que ayudara a bajar las compras algo que me puso furioso, pero no hice caso me valía madres todo, seguí besándolo y me vine en su vientre y él adentro de mi y así nos quedamos un rato cerré mi cuarto con seguro y nos fuimos a bañar juntos, nos abrazamos y besábamos y enjabonamos nuestros cuerpos, salimos de la ducha a vestirnos.- aclaro que en mi casa cada quien tiene su propio baño en su cuarto.

Salimos felices después de esas 2 excelentes horas que nos dimos de placer. Proseguí a presentarlo a mi familia como un gran amigo mío.

Autor: Alejandro

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

14 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Relatos Marqueze

Ahora ya puedes tener tu perfil de usuario en Relatos Eróticos Marqueze.

Puedes poner una descripción sobre tí y tus gustos, mostrar tu nombre, tu foto y tu correo públicamente para que otros usuarios de la web puedan ponerse en contacto contigo.

Un saludo, El Equipo de editores de Marqueze.net

Un comentario

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *