MASTURBANDOME CON DIANA

Amo masturbarme de todas maneras enloqueciendo a mi verga, escupiéndole el cuerpo y el glande, empapando la pija con sus propios jugos, tironeando mis huevos, usando aceites, cremas, a veces tocando solamente el glande, en esa partecita de atrás tan sensible, apenas rozando con mis dedos, hasta que no puedo más y acabo infernalmente.

Tengo muy buenas pajas mirando fotos o revistas, me gustan especialmente minas que están en una doble penetración, con ano y vagina dilatas, penetradas hasta el límite por penes gigantescos, que terminan con el culo lleno de leche, goteando semen.

Me doy todo el tiempo que pueda para gozar y gozar mi pija, lo hago lento, lento, estimulando el glande y subiendo y bajando muy despacio el cuerpo de la pija, mientras veo que se hincha y se pone violeta, postergando todo lo que pueda la eyaculacion, caliente, enloquecida, abundante..

Mucho me pajeo pensando en una rubia deliciosa, que se llama Diana y es una amiga de mi esposa, que me tiene loco. Ahora mismo me sale líquido espeso, y me pajeo mientras escribo esto, es muy fuerte lo que me mueve esta rubia.

Es de unos cuarenta, flaca, rubia, con pelo ondulado y con cuerpo, de piernas largas, culo muy proporcionado, una concha grande, se nota muy bien el tajo con los pantalones ajustados, la divina vive al limite provocando, si puede tocarte en un roce que parezca casual lo hace, y es muy, caliente.

Diana sabes, me estoy refiriendo a vos, me pones loco con tu sola presencia. Tu voz, tu boca es una invitación a besarte, lamerte la lengua, comértela toda, besarte hasta enloquecerme, comerte tu lengua carnosa y voraz, chupártela como preanuncio de la chupada de concha que muero por hacerte.

Los besos que tengo para tu concha, abriéndola con mi boca y mi lengua, aspirando tus olores, probando y tomando tu jugo de puta caliente, es el momento más esperado de mi vida.

Te quiero comer la concha increíble que tenés, tironearte de los labios y abrir esa flor para hacerle el amor con mis besos y mi lengua.

Quiero tu jugo y tus gemidos, quiero hacerte acabar, quiero tus gritos y tu acabada en mi boca, sentirte terminar como caliente y hermosa, hembra de mis sueños. Me reservo la pija para hacerte la cola.

De vuelta a besarte, de vuelta a comerte esta vez el ano, a lubricarte, a escupirte, a meterte una lengua entera, a chuparte el culo besarte como si fuera tu boca y tu concha.

Quiero apoyarte el glande, deseoso, hinchado de ganas de cogerte, para hundirlo. Si, cuesta un poco, sos estrecha de caderas, no querés darme la cola, pero si, si…querés, se está abriendo, mi jugo es tu lubricante, ya estuve lamiendo, te metí un dedito, abrí tu esfínter, no cuesta tanto.

Gemís, entra mi pija, estás hermosa, te deseo tanto, tu culo me aprieta la pija, te estoy cogiendo, sos hermosa, duele, pero también te da placer, Diana, mmmmm. Como gozamos, como gemimos, hay olor a verga, a concha.

Hace calor y hay olor a hembra cogiendo, a macho cogiendo. Acabo en tu pelo, que hermosa, te corro el cabello quiero acabar mirándote a tus ojos verdes, a tu boca carnosa.

Me salta, me salta mucha leche, en tu cara en tu pelo, y siento tu placer, en tu mirada caliente. Si Diana, te deseo.

Autor: Pablo

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *