ME COMI A MI VECINA

¡Comparte!

Esta historia que les cuento pasó en un momento en que yo ni me lo imaginaba.

Tengo una vecina la cual tiene dos hijas gemelas, una de ellas es casada, pero casi todo el día para en la casa de su mama, su marido la recoge por las noches.

Ella es media canelita quebradita de unos senos medianos pero redonditos y duritos, un culito suavecito y bien paradito, a varios de la cuadra nos vuelven locos esas hermanas.

Un día estaba yo regresando temprano de la oficina, ya que por un inconveniente no había electricidad nos dieron el día libre, así que me apresuré a irme a descansar, en el camino me encuentro con Chio, la gemela casada, al parecer estaba esperando un taxi, yo iba en uno así que le pedí al chofer que se acerque, le pasé la voz y le dije que suba que la podía llevar a casa, me agradeció y se subió.

Camino a casa la charla fue amena, nos conocemos de niños así que tenemos bastante confianza, ahí me contó de que no tenia un buen matrimonio, su marido era muy mujeriego y ella sabia que se entendía con otra mujer, la apoyé en mi hombro y le dije que pensara las cosas que de ser así mejor se separe.

Así llegamos a la casa y estaba su mamá, la otra gemela trabaja y es soltera así que no se encontraba, me despedí de ella y me fui a mi casa que esta casi frente a la suya, al poco rato después que tomé una ducha veo por la ventana de mi cuarto que su mamá se retira, por ende pensé que ella se quedaba sola.

Se me hacia un mundo en la cabeza pensando en tenerla encima mío cabalgando y haciendo que esas dos ricas nalgas se estrellaran en un rico y rebote con mis huevos.

Estaba tomando un refresco cuando llaman a la puerta y era ella, pidiéndome que la ayude con el PC de su hermana, que estaba fallando, le dije que sin ningún problema, así que cruzamos a su casa y me dirigió al cuarto de su hermana.

Prendí el pc y me di cuenta que el error era simple así que procedí a corregirlo, ella llevaba un vestido de una pieza que me dejaba ver sus ricas y bien duritas piernas.

Cuando le avisé que estaba listo ella se me acercó y me dio las gracias con un beso en la mejilla, al hacerlo como yo estaba sentado me dejó ver sus hermosas tetas, esto produjo una erección que ella notó, nos sonrojamos ambos, me trajo un trago como para que nos pase el bochorno pero eso mas bien nos desinhibió….la cogí del rostro y empecé a acariciarlo

..Ella cerró los ojos y besó mis dedos, con este mensaje me abalancé sobre ella besándola en la cosa, ella me correspondió.

Mis manos empezaron a ir hacia el sur de su cuerpo. Apreté sus nalgas con fuerza ella dio un gemido en mi oído, bajó sus manitas y las colocó en mi verga subiéndola por encima del pantalón, le subí la falda y metiendo mis manos entre su diminuta trusa empecé a sobarle esa rica cueva que casi inmediatamente empezó a dejar brotar sus jugos, cosa que no pude resistir y tumbándola sobre la cama de su gemela la desnudé y procedí a comerme ese rico coño.

Lo lamía lo mordía metía mis dedos y ella se retorcía de placer en la cama me jalaba los cabellos y me pedía que siguiera. Hasta que explotó un chorro de jugos en mi boca estaba tan rico ese coñito que seguí lamiéndolo, ella se paró y me dijo "yo también quiero chupártelo"

Así que nos pusimos en la 69 y empezamos un rico mutuo sexo oral, cogió mi pene con ambas manos, lo miró, lo besó y empezó a lamerlo hasta que se lo introdujo todo, yo seguía chupando y lamiendo, jalando su clítoris, hasta que ella se paró y empezó a montarme, se empezó a mover primero en forma circular, su conchita era chiquita y apretaba bastante mi vara, cosa que me encendía mucho más.

Aceleró el ritmo y seguimos, la bajé y la puse en perrito, contemplé ese hermoso ano redondito ya paradito frente mío .Y empecé con mis embestidas, primero despacio y a medida iba acelerando, mientras hacia eso le apretaba los pechos, le lamía la espalda, hasta que me vine como un burro y

derramé toda mi leche dentro de ese huequito que me fascinaba.

Ambos jadeamos de placer ya que ella también tubo un segundo orgasmo al mismo tiempo, nos echamos en la cama y nos besamos….al rato se levanto y me dijo vamosnos, vamos a pasear y a comer…

Nos cambiamos y antes de salir me besó en la boca para agradecerme que me vuelva su amante, que con su marido iba a ser ojo por ojo cuerno por cuerno…..

Desde ese día somos amantes, tiramos dos o tres veces por semana en hoteles o en su casa los fines de semana que su marido no está…

Autor: Martín yotupapirico (arroba) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.