Me convertí en una buena puta

¡Comparte!

Mi nombre es Ángeles,soy de Bs As tengo 42 años, dos hijos que son de mi esposo pero viven con nosotros. Carlos es un poco mayor que yo y a el siempre le a gustado salir a divertirnos, tomar unos tragos, cenas con amigos, ir a bailar, etc. Porque sos una pareja muy juvenil, el hace deportes y se mantiene muy bien, yo mido 1,65, peso 56 kg, mis pechos tienen unos retoques de cirugía, pero se ven muy lindos, bien levantados, mi cola abultada a pasado por mucho gym y junto a mis piernas dan una armónica visión de mi cuerpo que con mi abdomen plano, todavía atraigo las miradas de muchos tipos grandes y no tan grandes. Una tarde de viernes estábamos en casa y Carlos me invito a ir a ver un recital de los Piojos, una banda que me encanta y que tocaba esa noche estadio de el Club River, por supuesto que acepte, el me dijo que había comprado por internet un par de entradas preferenciales y que tendríamos una muy buena ubicación, el recital comenzaba a las 22 hs, pero debiamos llegar un rato antes, entonces me duche y le pregunte a Carlos que ropa quería que me pusiera, el me dijo que algo lindo porque después del recital quería que fuéramos a beber unos tragos, me puse un vestido liviano, en color crudo, de esos tipo de gasa, con picos que tapan mucho, pero también cuando se abren dejan ver bastante, con un escote que llegaba casi hasta el principio de mi ombligo,ya que era verano y hacia bastante calor, a esto le sumaban unos zapatos de taco bastante altos que levantaban aun mas mi culito. Al llegar al estadio nos ubicamos rápidamente en la fila de entradas preferenciales, cuando fue nuestro turno para entrar la gente de seguridad nos llevan a un costado y nos dicen que habíamos sido víctimas de una estafa, que esas entradas eran falsas o truchas , como decimos nosotros, mi esposo comenzó a discutir con ellos, pero a decir verdad esa gente no tenia nada ver con lo que nos pasaba a nosotros, yo no soporte la situación y rompí en llanto, deseaba mucho ver el recital y estábamos quedando afuera, de repente el que parecía jefe de seguridad se acerco a nosotros, calmo a Carlos y le pidió que esperáramos un rato que iba a hablar con alguien y volvía, mi esposo me abrazo y me dijo que nos fuéramos, que no había nada que hacer y así lo estábamos haciendo cuando volvió el guardia y nos obsequio un par de entradas para el sector de césped, entonces me miro y me dijo:
Ya no llores, vas a ver el recital-
me pareció un lindo gesto, ya que las entradas estaban agotadas, entonces la abrace, le di un beso en su bien afeitada cara y le di las gracias, Carlos también le agradeció y nos fuimos para entrar al sector de campo, al entrar nos fuimos haciendo paso atraves de la multitud, evidentemente yo no estaba ni con el calzado adecuado para el campo y mucho menos con la ropa adecuada, ya que estábamos parados, muy apretados y a cada momento podía sentir como distintas manos me rosaban el culito, las luces del estadio se fueron apagando y comenzó a tocar una banda soporte, ya eran pasadas las 21hs, y cuando el escenario quedaba a obscuras no se veía nada, un grupo de chicos de unos veinti y tantos años se había ubicado detrás nuestro y alguno de ellos me tocaba el culo cada vez que tenia la oportunidad, yo no le daba importancia, ni le decía a esposo ya que el no estaba en su mejor día y seguramente se iba a terminar peleando con todo el mundo, así que decidí dejar las cosas como estaban, si al fin era solo una tocada que no hacia nada, solo lo calentaba a quien me colocaba sus manos en mis nalgas, la musica estaba muy buena y todos a nuestro alrededor saltaban, yo decidí hacer lo mismo y mi vestido se levantaba, en eso uno de mis zapatos se clavo en el césped, le grite a Carlos para que me ayudara pero el no me escuchaba por el volumen del sonido, entonces decidí hacerlo yo misma y me solté de la mano de mi esposo, al agacharme no tome en cuenta que mi culito quedo al descubierto y el tipo de atrás no solo toco mis nalgas sino también, puso una mano en mi espalda, obligándome a quedarme en la posición que me encontraba y con los dedos de su otra mano engancho mi tanga, la hizo a un costado y comenzó a meter otro dedo en mi conchita, yo gritaba pero Carlos no me escuchaba, en eso pude ver que otros de los muchachos se pusieron al lado de mi marido, haciendo una especie de pared para que este no pudiera vernos, el tipo me tenia a su antojo, de un tirón arranco mi ropa interior, en solo un movimiento sentí como su pene entraba en mi interior, yo estaba enojada pero muy mojada, un desconocido me estaba cogiendo en un estadio repleto de gente y la verdad es que me gustaba mucho, el saltaba, le pegaba palmadas a mi culito expuesto, en un momento sentí que se llenaba mi interior con su leche, y respire aliviada, ya todo terminaba, pero… me equivoque, otro de los chicos se acerco a mi odio y me dijo decile a tu marido que vas al baño y te venís conmigo y ojo si hace problemas lo rompemos a tropadas, eran muchos los tipos así que me acerque a mi marido quien ni se había enterado que a su lado me habían cogiendo y le dije que iba al baño, me dijo :
queres que te acompañe?-
-nooo, quédate que estamos bien ubicados-
bueno no tardes –
me di la vuelta y salí en busca del baño, me sentía re sucia, mi piernas chorreaban fluido, en eso alguien me tomo de la cintura, beso mi cuello y me dijo:
me gustas mucho-
ah si? Y todo lo que te gusta lo tomas así por la fuerza?
Nooo, con vos no me pude resistir-
Mira que bien.. cuantos años tenes? Te pregunto porque vas a terminar preso-
Tengo 22 años y no voy a terminar preso porque si vos estas acá conmigo, es porque te gusta que te cojan-
sabes cuanto años tengo? Podrías ser mi hijo-
Pero no lo soy y si lo seria te cogería todos los días, estas muy bien-
nos dirigimos a un sector en el que el presento una tarjeta y pasamos , me llevada tomada de la mano, me besaba, yo estaba muy excitada, la verdad era que el chico me gustaba y además no llevaba tanga puesta, ya que había quedado tirada en el campo, fuimos a unos vestuarios y yo ya quería que me la metiera, no lo soportaba, el me subió a una banca larga y me comenzó a lamer toda mi conchita, yo gemía como loca, el dijo:
-te gusta eso , no putita?
siiii, no hables, dale que mi marido me espera-
pedime lo que quieras que te haga-
métemela por favor-
el comenzó a meter su pene y mientras lo hacia me decía
me vas a dar tu cel para que te llame cuando yo quiera? Desde hoy sos mi putita, o le voy a tener que contar a tu marido-
siiiii, si pero quien me cogió antes?-
quédate tranque el otro es mi hermano y vas a ser solo nuestra putita-
si, acequiero siiiii-
el descargo todo su semen en mi interior y yo por la excitación me di vuelta y se la mame hasta dejarlo retorciéndose, como no tenia con que limpiarme no tu mas que tragarme todo el resto que quedaba en su pene, el saco un bolígrafo no se de donde y me pidió mi numero de teléfono celular, cosa que le di rápidamente, pues nunca había vivido una experiencia así y quería repetirla. Nos acomodamos la ropa y salimos rumbo a la multitud, al llegar adonde estaba mi esposo ya estaba por comenzar el recital de Los Piojos, mi esposo me beso, me dijo que tenia un saborcito extraño en mi boca pero que le gustaba, yo me ruborice pues era el sabor a semen del chico, pero me sonreí y no dije nada, la banda empezó a sonar y mientras ellos tocaban en el escenario, a mi me tocaban el culito constantemente…fue una experiencia muy linda. Al terminar el show, Carlos y yo nos fuimos a cenar como estaba planeado, en mitad de la noche me llego un mensaje al cel que decía:
que descanses putita, mañana nos vemos-
pero esa es otra historia…

FARAONGUS

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Un comentario

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.