MEJOR OLER DEL ENVASE

La historia que voy a relatar a continuación sucedió cuando yo tenía 18 años, Nancy ya era una mujer madura tenía dos hijos, Nancy es una mujer excepcional siempre me he sentido atraído hacia ella tiene un culo bien redondo, firme y pronunciado que hace el deleite de todos los que la ven en la calle. Sus senos no son muy grandes que se diga, pero si bien firmes a pesar de sus 28 años, en ese entonces, debo aclarar ya que ahora yo tengo 25 años y Nancy 37 y me decidí a contar esta historia para compartirla con todos ustedes, para mi siempre ha habido mucha confianza entre mi familia y la de Nancy.

En cierta ocasión estábamos de vacaciones ambas familias Vi cuando Nancy salía del baño no advirtió mi presencia y salió del baño solo con una toalla encima la cual se quitó en el cuarto dejando la puerta de su cuarto abierta y su cuarto está frente al mío y cuando dejo caer esa toalla me maraville viendo su rajita toda peluda ella no se dio cuente pero la vi hasta que me cansé y era ella la que más me gustaba y siempre me hecho unas pajas sorprendentes pensando en ella. Por la tarde nos fuimos a comer.

Ella vestía unos jeans apretados al cuerpo lo cual demarcaba muy bien su enorme y hermoso culo me pidió que la acompañara a la terraza de la casa para tomar algo de sol yo le dije que si por supuesto, ya en la terraza ella se inclinó sobre el borde de la misma dejándome ver su culo por encima de los jeans, antes yo solía abrazar a Nancy para así rozar mi verga en su cuerpo lo cual me excitaba mucho así que aproveché y la abracé por detrás mientras ella estaba viendo hacia la calle y así mi verga pudo hacer contacto con su culo me sentía en la gloria, ella al parecer sintió lo duro de mi verga porque su reacción inmediata fue mirarme con asombro yo pensé que me iba a reclamar pero no fue así.

Después de lo sucedido en la terraza bajamos otra vez a la casa ella se arregló para salir y me dijo que si iba con ella yo le contesté que no que iba a esperar a mi papá para ir a jugar fútbol, ella dijo que bueno y se fue, pero mi intención era otra, la de quedarme solo en su casa para poder darme una paja porque el encuentro de arriba me había dejado muy caliente.

Así que apenas se fue rebusqué en su ropa sucia y me encontré sus braguitas tras olerlas un rato me bajé el cierre del pantalón y me empecé a dar gusto, cuando me di cuenta que Nancy me estaba observando ya que había regresado por su bolso olvidado, en ese instante no sabía que hacer, quería que me trague la tierra, Nancy me dijo, ¿que haces? yo sin palabras solo supe decirle "me gustas mucho Nancy, así que como estás lejos de mi alcance debo conformarme haciéndote mía aunque sea solo en mi mente"

No sabía porque diablos dije eso y lo que más me intrigaba era que haría ella, pasaban mil cosas por mi mente, que llamaría a mis padres y les diría lo ocurrido, pero nada de lo que pensara me acercaría siquiera un poco a su reacción: se acercó hacia mi y me dio un beso que nunca olvidaré, yo en respuesta me quedé atónito por un momento pero luego no se como reaccioné y le devolví el beso, nuestras lenguas se entrelazaban y mis manos sin control recorrían su cuerpo, cuando yo no se porque diablos la separé de mi y le pregunté con la poca voz que me quedaba ¿por qué?

Ella me miró con la cara de una niña que ha hecho un travesura y me dijo: mi vida, ¿que crees que no me he dado cuenta como me miras y hasta me punteas?, yo siempre he querido tenerte dentro de mi pero tú eres muy tímido y como ahora has dado el primer paso no podía dejar pasar esta oportunidad.

Además para que quieres oler ropa sucia es mejor oler del envase Yo sorprendido por su respuesta me creí el hombre más feliz del mundo, había logrado lo inalcanzable excitar a Nancy mi sueño hecho realidad, pero fue mayor mi felicidad cuando ella se acercó hacia mi se arrodilló y dijo: ahora deja que hacer su trabajo. Act

o seguido me bajó el cierre del pantalón y me pegó una mamada increíble su lengua me recorría la verga del glande hasta la base del pene, los testículos era una cosa increíble me lamía los testículos y eso bastó para que me viniera en su boca ya que estaba muy excitado, tenía a la mujer por la que siempre me había sentido atraído y mejor aún a mis pies pegándome una mamada que parecía de otro planeta.

Ella se levantó hasta la cintura el vestido que tenía puesto dejándome ver sus braguitas, se sentó en el filo de la cama y me dijo, ¿qué tal si le devuelves el favor?, y aunque antes había tenido relaciones jamás una chica me había pedido que le lamiera la concha y sin pensarlo dos veces me incliné, le hice a un lado sus braguitas y empecé a lamer, primero su entrepierna quería excitarla, luego su monte de venus, después su vulva hasta que me encontré a mi mismo delante de su cavidad vaginal, con la lengua de fuera recibiendo sus fluidos y solo pude cerrar los ojos y meter mi lengua en su cueva.

Ella dejó escapar un grito de placer y se tensó toda, contrario a lo que yo pensaba el sabor de su vagina era exquisito y ya no pude parar solo acerté en tomar sus piernas abrirlas lo más que pude y seguir en mi tarea, ella parecía estarlo disfrutando ya que me pedía a gritos no parar mi amor y eso me incitaba a seguir hasta que ella tuvo un orgasmo increíble.

Se quedó cansada un momento en el borde de la cama y yo que a pesar de haberme corrido hacia unos momentos antes tenía la erección más grande provocada por estar haciendo mi sueño realidad follarme a Nancy.

Yo caí en la cama totalmente desfallecido y sudado ella se colocó encima de mi y me dijo que por favor no contara lo acontecido a nadie y que mientras mantuviera el secreto podríamos seguir teniendo estos encuentros yo le dije claro que no lo diré.

Autor: Tondijr

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *