Mi amante y su hija

amante relato

Esta historia es 100% real y la primera parte comenzó hace poco mas de un año.

PRIMERA PARTE:

Tengo 44 años, mido 1,80 con un excelente estado físico fruto de la habitual concurrencia al gimnasio, soy abogado (tengo con dos colegas un estudio) mi estado civil es casado desde hace 18 años y siendo que mi esposa es una hermosa y fogosa mujer fuera de algún “touch and go” no he tenido necesidad de tener una amante.
Pero ya hace casi dos años mi secretaria me dice que una dama quería ser atendida exclusivamente pro mi ya que era “una vieja amiga”.
Cuando entré a mi oficina reconocí al instante a Celeste ¡como olvidar a la chica que había sido la Reina de Belleza del colegio secundario (tiene dos años menos que yo pero parece que tuviera solo 30 años y sigue tan hermosa como a los 17).
El motivo de la consulta era que quería que me encargara de su divorcio porque el marido era borracho y le pegaba.

El trámite no fue sencillo ya que el tipo no quería el divorcio de mutuo acuerdo pero luego de 7 meses logré la ansiada sentencia y como el ex marido fue el perdedor pagó los suculentos honorarios.
Celeste me preguntó si me debía algo a lo que rápidamente respondí que con un beso me conformaba, y ella se me acercó y me dio un beso en la mejilla y se fue diciendo “estaré en contacto”
A los tres días recibí un mail donde me me invitaba a cenar a su casa el siguiente martes, y siendo ese día el que asistía a la cena mensual de mi club no tuve que inventar excusa en mi casa.

Luego de comprar un ramo de flores y dos botellas de champaña (legítima francesa) aparecí por la casa de Celeste quien me abrió la puerta vestida con un elegante y muy sensual vestido (un rico olorcito a comida se percibía en el ambiente pese a la existencia de dos velas aromáticas encendidas).
No voy a relatar la cena que fue exquisita. Cuando brindamos por “la nueva vida de mujer libre” se acercó y me dice “los honorarios que te debo” y abrazándome con fuerza me besa en la boca y fue como haber recibido la descarga de un rayo ya que mientras nuestras lenguas jugaban mi verga se puso como roca al sentir el calor de su cuerpo pegado al mio.
No tardé ni un minuto en bajarle el vestido y ¡sorpresa! me encontré que debajo no tenía ropa interior con dos magníficas tetas con pezones dorados duras y solo un pequeño bosquecillo de pelos en su pubis.
La tiré sobre el sillón y besé todo su cuerpo minuciosamente (ese cuerpo que había inspirado numerosas pajas a los 18 años cosa que le dije) y ella me bajó los pantalones y el bóxer para comenzar a besar mi pija y a chuparla deliciosamente.
Nos fuimos al dormitorio y allí consumamos la maravilla del acto sexual de dos seres apasionados.

Esa noche me retiré luego de dos sensacionales cogidas quedando en que los encuentros se iban a repetir.
No era tarea sencilla la de repetir los encuentros debido a mi matrimonio y a que su hija viviría con ella (solo la conocía yo por las fotos que me había mostrado Celeste y sabía que tenía 17 años).
Así que tenía que alquilar un departamento amueblado y logré encontrar uno en el mismo edificio donde tengo el estudio lo que simplificaba mucho las cosas.
Ese era nuestro Nido de Amor donde nos encontrábamos tres o cuatro días a la semana y en alguna oportunidad me podía quedar a dormir con ella con la excusa de “viajes de negocios” y en alguna oportunidad la llevé como compañía en viajes de negocios reales que se prolongaban uno dos días mas de lo necesario y así pasó un año.

SEGUNDA PARTE

Una tarde luego de haber tenido la habitual ronda de sexo me dice: “el martes cumple 18 años Rocío (la hija) y quiero darle un regalo especial” por lo que le dije que yo le pagaría gustoso el regalo que ella eligiera y se rió con su risa cantarina para decirme “el regalo para mi hija es que quiero que vos la hagas mujer, porque me ha contado que aún es virgen porque tiene miedo a ese tema de la “primera vez” .

Así que preparamos el departamento especialmente para la ocasión incluyendo el detalle pedido por Celeste de que tenía que haber dos o tres cámaras conectadas a un equipo para que ella pudiera ver ese acontecimiento.

Y una tardecita de un martes me trajo a us hija y al fin pude conocerla y era la imagen exacta de Celeste a los 18 años.

Toda una ceremonia fue la previa con besos en la boca, en el cuello y caricias Le quite la blusa y encontré los pechos de Rocío al descubierto se los chupe bastante mientras le quitaba el pantalón en lo que logra quitárselo descubrí la tanguita, se veía tan deliciosa que la acosté y la empecé a besar mientras bajaba por su hermoso cuerpo virginal hasta que llegue a su virgen y jugosa vagina le quite la tanguita y la vi por primera ves toda rasuradita y brillante por sus fluidos, se la bese y luego se la chupe hasta mas no poder…ella tuvo su orgasmo tan delicioso que me pedía mas.
Luego cuando termine de chuparsela me puse de pie y me desvestí ya para ese momento tenia mi pene super parado, senté a Rocío y yo de pie frente a ella y le dije que me la chupara y ella me la chupa pero por ser tan inexperta no fue muy buena pero en otra ocasión me dedique a enseñarle, ya cuando estábamos muy excitados la volví acostar y puse mi pene en la entrada de su virginal vagina, y empecé a introducirla hasta que llegue a su himen le pregunte que si le dolía y me dijo que no entonces le pregunte que si seguía y me dijo que si que tenia demasiadas ganas de que se la metiera a lo que hice caso y se la seguí metiendo con cuidado para no lastimarla. Sentí como se le rompia el himen y ella dio un pequeño grito ahogado parecía mas un gemido que un grito y me detuve le pregunte que si seguía y ella me dijo que si que siguiera y así lo hice termine de introducir mi pene cuando lo tenia adentro por completo empece en mete y saca hasta que ella tuvo su orgasmo, yo aumente mis movimientos hasta que llegue a mi orgasmo y derramé mi semen dentro de ella.

Estuvimos toda la tarde haciendo el amor y cuando ella se fue apareció Celeste y me preguntó “¿te queda algo de lechita para mi?” y por supuesto que pude satisfacerla porque ver grabado en vídeo la desvirgación de Rocío hizo que mi verga volviera a ser una roca.

Después de eso me hice asiduo visitante al departamento de Celeste ya que Rocío me aceptó como “el macho de mamá” y una noche después de una cena minimalista se hizo realidad una hermosa fantasía que venía soñando….Celeste y Rocío que mas que madre e hija parecían hermanas hicieron un tremendo show erótico lésbico y a continuación les hice el amor a ambas en la misma cama.

LA DESPEDIDA

Hace dos semanas pasamos los tres un fin de semana de intensa y desenfrenada pasión para despedirnos ya que luego de vender sus bienes en el país se fueron a vivir a México donde Celeste fue trasladada por la empresa donde trabaja.

¿ Y AHORA? Siento un enorme vacío en mi vida….mañana estaré partiendo de vacaciones (aprovechando la feria judicial) con mi fiel esposa y esperando que en febrero cuando retorne al Estudio aparezca alguien que llene ese vacío dejado por Celeste.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

14 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

2 Comentarios

Dejar un comentario
  1. Hola que relato realmente me gusto vivo en mexico no seas egoista y cuentame mas anecdotas de tus amantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *